22 de mayo de 2017

Stand by


-Imagen Duy Huynh-


Me harté de subir cimas
y de bajar(las) rodando.
Me saturé de las noches
sin sus días y de esos días
que oscurecieron, aún más, sus noches.

Me apenó el dolor
de cada separación; el dolor
de la imagen de la desolación.
¿Sabes de qué hablo?
Entiéndelo: es ese dolor
que te quiebra la respiración.

Me hice viento
ante tanto verso de amor
que me roza la incredulidad.
Me fugué del pensamiento
y bajo el sagrado tejo,
descansé de tanta vida.

Y ahora…
La gran incógnita ante el escepticismo.

-Verónica Calvo-

18 de mayo de 2017

Del vendaval y la guerra


-Imagen Brooke Shaden-

La mente como un vendaval
produce la palabra violenta.
Quieres el alivio del olvido
mientras desenfundas
el reproche y dejas libre
el caos donde habitas.

Provocas incendios
donde quemar la ira
que te alimenta;
la ira que te produce
tu incapacidad de vivir.
Y te vuelves víctima
acusadora de pareceres.

Saber dañar no es meritorio.
Si te defraudé fue por tus altas miras
ajenas a la verdad que ofrecí.
A tus intenciones de guerra,
le brindo mi mente oscura.
Es decir, el más absoluto mutismo.


-Verónica Calvo-

14 de mayo de 2017

Bajo la lluvia


-Imagen tomada de la red- 


Lenta paseo bajo el gris del cielo.
Qué sola este domingo está la calle.
Hojas secas se abrazan a mi talle,
me amparo y refugio bajo este velo.

Bajo la lluvia escondo la tristeza
que ha dejado el recuerdo inoportuno.
Mejor sentir que no tener ninguno
de aquellos días llenos de belleza.

Añoro de su cuerpo la fragancia,
el cálido abrazo que me estremece
y su voz llamándome en la distancia.

Así en soledad lo perdido crece,
te deja como un huérfano en la infancia
buscando en la lluvia, el amor, que ofrece.


-A Manel, que partió hace un año-

-Verónica Calvo-

10 de mayo de 2017

Alejandra Pizarnik: A la espera de la oscuridad

-Imagen tomada de la red-

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
Perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos


6 de mayo de 2017

Cuando te alzas del caos

-Imagen Elizabeth Lacunza-
En los brazos
que mecían el dolor
te escuchaste en el silencio.
Levantaste tu sombra del polvo
encaminándote al filo del valor.

Quisiste romper cadenas,
volar en la ingravidez que da paz.
Tus alas fueron paraíso y luz
y nadie se atrevió a encarcelarte,
de nuevo, el alma y el corazón.

Gestaste del disparaste
motivos para alzarte entre el caos.
Y sin esperar nada ni a nadie,
enterraste, al despertar,
todo aquello que fue ruina.

Ahora eres gota en el mar de sal,
tinta del manuscrito de tu vida,
suspiro en el aire que te acoge
y caminante que busca la libertad.

-Verónica Calvo-

2 de mayo de 2017

Hastío

El enfrentamiento absurdo
que no busco
y en el que me debato.
El silencio que me imponen
y que rompo con firmeza.
Las palabras que muerdo,
que trago o escupo.

Por lo que ya no paso.
Por lo que ya no trago.
Por lo que no es mi vida.

De nuevo a empezar,
con la mirada cansada,
la salud deteriorada
y la credulidad evaporada.

Será respirar el humo de los días
                       qué verdad…
esperando al piadoso velo del olvido
                         qué mentira.

-Verónica Calvo-

28 de abril de 2017

Japonismo: Tanka (1)


Pétalo en rosa
tacto suave de seda
sobre mi mano
dejas tu aroma dulce
cual si fueran sus labios

-Verónica Calvo-

24 de abril de 2017

Aquel otro abril

-Imagen tomada de la red-


Recuerdo tu cosecha
fecundada en versos.
Música donde nadar desnudos
un mundo saturado de estrellas.
Quisimos renacer entre las ortigas,
ser avalancha y vuelo de ave rapaz.

Y quedamos naufragando
geografías distantes.
Aquellos perfumes diluidos
entre tu continente y mi contenido.
Todo aquello que fue
y que ahora es escaso,
lo guardamos en un ataúd.

Al atardecer,
el oleaje con su espuma,
llevará este poema mar adentro
y tal vez, lloraré, como en aquel otro abril.

-Verónica Calvo-

20 de abril de 2017

Emily Dickinson: Poema

-Imagen: Leonor Fini-

¿Quién sufre más,
la mano que cuida,
o el corazón tan suavemente nacido,
pesa doblemente
porque la mano se fue?

¿Quién bendice más,
el labio que puede,
o el que se fue a dormir
como “si pudiera” intentando
sin la fuerza de realizar?


(1759)

16 de abril de 2017

Queda


-Imagen tomada de la red-


Qué poco queda
de aquellos días de ternura.
Solo queda
el desconsuelo del recuerdo en mis venas.

 Qué poca vida,
               cuánta tristeza.

Queda
este silencio que reaviva tu ausencia.

-Verónica Calvo-

12 de abril de 2017

Exposición: Gloria Fuertes 1917-1998

-Imagen Fernán Gómez Centro Cultural de La Villa-

En el año 2017 se cumple el primer centenario del nacimiento de la poeta madrileña Gloria Fuertes. Con motivo de tan importante efeméride, se realizará esta exposición en torno a la vida y obra de Gloria Fuertes.
 Gloria Fuertes, poeta. Poeta de los niños, sí, pero también y sobre todo una mujer adelantada a su época, feminista, pacifista, reivindicativa, surrealista, poetisa, siempre del lado de los desfavorecidos, poeta social por excelencia.
 En poesía infantil es un referente. Su obra marcó un antes y un después en el género. La exposición será un recorrido artístico y vital con el objetivo de dar a conocer su vida y reivindicar el lugar que le corresponde por derecho en el panorama literario español del siglo XX.

Gloria Fuertes, poeta de todos y para todos.

Temáticas de las diferentes salas de la exposición:

1917-1935. Niñez y adolescencia.
1936-1939. La Guerra (in)Civil.
1940-1954. Postguerra.
1955-1965. Poesía social. Gloria en EEUU.
1966-1975. La década prodigiosa.
1976-1998. Imparable. TVE

Del 14/03/2017 al 14/05/2017
Precio: entrada gratuita
Horario: martes a domingo y festivos de 10:00 a 21:00h.
Lugar: Sala de Exposiciones de Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa.
Plaza de Colón, 4 (Madrid)


8 de abril de 2017

Aquí


-Imagen tomada de la red-


Aquí está la eternidad del instante.
Momentos de vida,
-recuerdos y marejadas-.
No es más correcto atesorar pruebas
que escupir lo que te tragas.
Mira la noche estrellada
y olvida lo incorrecto.
Aquí puede ser páramo o vergel.
Al infierno o al cielo
va la mente y se dispersa.
Sea acantilado o cordillera,
si vences tus ideas,
ganarás la guerra de tus dudas.
Y aquí me quedo,
envuelta en la mañana,
sonriendo a las estrellas.


-Verónica Calvo-

4 de abril de 2017

Plenilunio en mi bosque


-Imagen tomada de la red-



Plenilunio,
descubres secretos
que el bosque profundo guarda.
Árboles ancestrales,
entre sus ramas,
acogen estas sombras
donde escondo lo que susurra el alma.
Plenilunio,
desnudas todo aquello que oculto,
omito, callo, guardo y aguardo
a la espera de una luz de esperanza.

Y mientras,
en la profundidad del bosque,
me escondo, habito y callo.


-Verónica Calvo-

30 de marzo de 2017

Recapitular



-Imagen tomada de la red-

Suceder en la aurora
y acontecer en el ocaso.
Ser agua viva
incluso en el estanque.
Volver a pasear las calles
y cobijarme en mi silencio.

Suceder, ser y volver
a las altas cimas donde habité antaño.
Tomar distancia,
hasta del poema y sus consecuencias.
Recapitular y poner, tras el epílogo, el punto final.

-Verónica Calvo-

26 de marzo de 2017

Vengo del mundo

-Imagen Nicoletta Tomas-
Cierro la puerta.
Necesito escucharme,
sustentarme, equilibrarme.
Prefiero esta soledad,
que está en mis manos,
al ruido de voces falsas
que saturan el espacio.
Si soy un poco tuya
no olvides que no tengo dueño,
no soy sumisa y en duelo me bato.

Cierro la puerta.
Vengo del mundo y necesito
despojarme de lo mundano.


-Verónica Calvo-

21 de marzo de 2017

Las pequeñas esencias: XXXVII

Delicada piel,
sobre la mía pereces,
siendo gota de rocío,
madrugada silente.
Ante tu palidez de luna
rindo este homenaje.
Deliciosa piel
que la mía enciendes,
eres mi relente,
mi presente,
mi vida ausente.


-Verónica Calvo-


   

17 de marzo de 2017

Tanka





En esta vida
hay dolor y alegría
sigue adelante
como la mariposa
siempre en transformación

-Verónica Calvo-

13 de marzo de 2017

Antonia María Carrascal: El hombre que te habita

-Imagen Edilica-



Nos encontramos ante un poemario lleno de observación, reflexión, sentimiento y profundidad.
Antonia María Carrascal versa a la naturaleza en todas sus manifestaciones: desde la Madre Tierra hasta la naturaleza humana.
Poesía libre, aunque encontraremos algunos sonetos magistralmente elaborados, tanto en su técnica como en su contenido.
Este poemario es un grito desgarrador ante la mezquindad humana, ante el maltrato al planeta, pero también es un homenaje a la belleza, al gran poder que nos habita.
Para disfrutarlo lentamente, pues cada poema te lleva a la reflexión; es un llamamiento a la conciencia.
El lenguaje de la autora es cercano, nada cabalístico, pero no por ello carece de lenguaje poético, refinado y culto. Es pura poesía que conmueve, que te lleva al silencio y te llena de imágenes y sensaciones.

Lo he disfrutado mucho. De hecho, me acompañará durante mucho tiempo pues estoy segura de que en futuras lecturas más me llenará y su esencia abrirá nuevas reflexiones y sentimientos.
Solo queda felicitar a Antonia María Carrascal por su inmensa sensibilidad y su buen hacer en la poesía.

Altamente recomendado.

Me llamo tierra

Me llamo Tierra y Diosa y madre y soy
el vientre que a tu ser ama y sustenta.
malherida de amor, rota y sedienta
me agoto sin saber a dónde voy.

¿He pronunciado ir? Varada estoy
pendiente de tu hacer; muda, y atenta
a calzar el cristal de Cenicienta
o morir contra el lobo, desde hoy.

Cansada y solitaria me sustento.
Condenada al listón equilibrista,
el capital que adeudas yo condono.

Maltratada la carne, aún intento
no apartar de ti la vista
porque eres mi hijo y te perdono.

-Antonia María Carrascal-
El hombre que te habita

Editorial: Edilica
ISBN978-84-940895-7-2
Número de páginas: 68
Precio: 10€