22 de octubre de 2017

Mediocridad

-Imagen Leonor Fini-


Están por todas partes.
Se han extendido como plaga.
Alaban, tienen la palabra exacta
y miran si les crece el comentario y la visita.

Copian diseño, calcan contenido
y plagian sin rubor las ideas ajenas,
aquellas grandes letras 
que saben jamás crearán.

Han hecho piña
y auguro acabarán,
como cuervos que son,
sacándose los ojos
las entrañas y la vida.

Yo las vi hace poco.
Estaban en su corral.
Parecían dóciles, inofensivas
y hasta bellas.
Pero no te dejes engañar
por su dulzura:
han anidado en tus letras
y te robarán el alma,
la sangre, la idea y el poema.


-Verónica Calvo-

40 comentarios:

Rafael dijo...

Por eso hay que apostar por la sinceridad y la humildad y seguro que seguirán surgiendo esos "latidos de la propia vida" hacia la poesía.
Un abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Y sí.
Y proliferan como las setas venenosas que son.
Asco pena... y lástima por lo poco que son y lo mucho de lo que van.
Suenan a hueco.

Besos, mi Corsaria!!!

Raquel dijo...

Hace un año y algo hallé a una plagista de las más audaces. La denuncié a quienes le comentaban. Desapareció tras un blog para invitados. Hay otra que plagia mezclando propio y ajeno, muy conocida y elogiada... Nada hay que decir, pero, te lo cuento.
La mediocridad, la osadía, la falta de ética.. ¿Qué buscan? Falsos aplausos que se los cuelgan como Premio.
Saludos respetuosos

Verónica Calvo dijo...

Rafael, hay personas que entran a trapo, se llevan lo que pueden y se aplauden a sí mismas.
Esas personas jamás podrán crear nada. No tiene propia vida, ni vergüenza.
Eso sí, lo de los latidos bien que se lo aplican como propiedad.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Proliferan como setas venenosas que son... Mejor no lo has podido definir.
A mi no me dan pena. Personas dañinas que no merecen mi respeto, por cobardes, ladronas y sinvergüenzas.
A la Gran Madre, la espero.
Qué decir que no sepas???

Besos con todo mi cariño y solidaridad, querida Corsaria Rebelde!!!

Verónica Calvo dijo...

Bienvenida Raquel.
Así son de cobardes. Y así de desprotegido está un autor ante esta lacra.
Quiero creer que la gente se da perfecta cuenta de la mediocridad de esas personas, y más cuando leen habitualmente blogs. Lo que no entiendo es que las aplaudan.
Pues esa persona que mencionas lo mismo es una de las que menciono en este poema.
Qué buscan??? El reconocimiento que jamás tendrán o conseguir que sus obsesiones se fijen en ellas. A saber.

Gracias por comentar en este poema.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Que asco me dan...
De verdad.
No sé cómo pueden mirarse en el espejo y no vomitar.

Besos auténticos.

lunaroja dijo...

Te entiendo tanto! He pasado por esos momentos,he peleado,he conseguido hacer valer mis derechos,pero,todo ha tenido un coste en mi. Rabia,impotencia,dolor,enojo.. emociones tan dañiñas.
Son lacras que como dices tú,lamentablemente se alimentan de la energía de otros. Y lo peor,es que muchas veces pasan desapercibidas,hasta que es demasiado tarde.
Un abrazo niña!

Amapola Azzul dijo...

Uff¡¡.
Me quedo sin palabras.

Besos.

Anónimo dijo...

Agazapadas
tras la pantalla miran.
Sin inspiración.

Supongo que la rivalidad es frecuente entre quienes os dedicáis a las letras.
Es más común un talento sin premio,que un premio con talento( tela de araña).
Lirio del valle.

Rosa dijo...

Sí, Verónica, personas dañinas.
Existen, sí. Hay que protegerse de ellas.
Muy buen poema.
Siento lo que te hacen, al final, mucho peor para ellas.

Un beso, querida amiga.

Noelplebeyo dijo...

una pena....que copien, usurpen e imiten el arte de otros

besos

tecla dijo...

El placer lo da la necesidad de escribir, de expresarnos y contar lo que sentimos.
Sin esa necesidad no somos nadie.
No suelo fijarme en si alguien me plagia o no me plagia.
Me da lo mismo.
A lo mejor es que no me plagia nadie.
Yo qué sé.
Te dejo un beso, Vero.

Lichazul oo dijo...

de esos seres la nata se forma
por eso hay que estar en forma para salir volando

ánimos Verito
abrazos

Verónica Calvo dijo...

Asco es poco, Toro Salvaje.
Y están ahí, en todos los blogs. Y comentan.
Y roban.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

lunaroja, te aseguro que estos cuervos se camuflan muy bien.
Se van llevando ideas, palabras, ideas, diseños, imágenes, textos... que si hablas "de" yo más...
Y sí. Seguro que te de tanto en tanto se nutren de ti también.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Amapola, está a la orden del día.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Lirio del valle, en mi caso y en el de muchas personas que conozco, no competimos.
Solo los mediocres roban, porque no tienen capacidad para crear.
Y además tienen un gran complejo, porque necesitan subirse al pedestal para que se les adore.

Y sí: hay mucho premiado sin talento y mucho talento que jamás será medianamente reconocido.
El arte es otro negocio, desgraciadamente.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Querida Rosa,
a mi precisamente no me lo suelen hacer, aunque la semana pasada alguien me ha comentado y cuando he ido a su blog leí un poema calcado a uno mío.
Ya hay que tener poca vergüenza.
Este poema trata de avisar, por decirlo de algún modo, de esto que está pasando desde hace tiempo.

Besos grandes.

Verónica Calvo dijo...

Si al menos lo hicieran con algo de gracia, cultura y estilo, Profe...

Besos.

Verónica Calvo dijo...

tecla, tampoco estoy pendiente de si me plagian, pero alguna vez me he topado con ello.
Pero sí que he visto a esta bandada de cuervos hacerlo sistemáticamente y descaradamente.
Copian palabras, ideas, secciones... y hasta el diseño del blog.
Aviso: están por todas partes.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Elisa, lo que me mata es la impunidad con que se van llevando todo y se aplaude.
En concreto a mi me leen y alguna palabra identificativa se han llevado.
Pero a otras personas no las dejan ni respirar.

Besos.

Maite Lorenzo dijo...

Cuando era joven me premiaron un poema, hace ya tanto tiempo.
Hojando un libro de una "poeta" de mi pueblo hace poco, encontré mi poema...

Besos, Verónica.

Sergio dijo...

Hace mucho que me indigno por estos robos. Porque el que tiene el talento también sabe dónde y cómo usarlo. Los que lo roban lo sacan de contexto y lo usan con torpeza. Lo desvirtúan en suma. Pero como tú bien resumes, eso tiene su propio enemigo en sí mismo. No van muy lejos. La mediocridad tiene un éxito rápido y con mal final. Me gusta creerlo. Gran colección de versos la tuya, para pensar. Y además eso, que es tuya. Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Maite, denuncia.
Me indigna.

Hay que cuidar/se, porque están encima.

Besos

Verónica Calvo dijo...

Sergio, a la larga much@s caen, pero siento que la mayoría quedan impunes.
Y lo digo porque veo cómo son aplaudidas y comentadas estas personas y me indigno. Y lo peor es que roban, plagian y se adueñan y hay quienes leen el original y a continuación leen el mal sucedaneo y no pasa nada. O no se enteran de nada o qué pasa.
Y sí: mía. Para bien y para mal lo mío ha sido, es y será mío.

Gracias.
Abrazo.

José Manuel dijo...

El título lo resume todo, "mediocridad"...Eso es lo que son, pero aún así hacen daño.

Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Si que hacen daño, José Manuel.
Y quienes les siguen el juego, también.

Besos.

Raquel dijo...

Verónica, la persona a la que le encontré plagio queria copiarle todas esas partes que obtiene de discursos en. Pdf de catedraticos, criticas de cine, cientificos, religiosos etc. Pero si lo envío no lo va a publicar. Quienes le comentan tienen que enterarse y son muchos.
Excelente tu poema

Raquel dijo...

Veronica, si denuncian los autores con la parte plagiada a blogguer, le cierran el blog. Ya me comuniqué con ellos y lo confirmaron. Yo no puedo por no ser autora plagiada. Te cuento que hasta lo erótico lo plagia injertando algo suyo.
Sus aplaudadores tal vez lo sepan pero buscan retribución
Cariños, excelente poema

Carmen Silza dijo...

Ufff!Verónica, esos vampiros de verdad que me dan yuyu.
A veces he sentido ganas de abandonar, de cerrar y escribir solo para mi, jode!hablando mal, porque si no, no me desahogo.
Estoy harta de ver como entran, se tiran horas y se van sin dejar comentario.
Si no tienes imaginación largate A hacer otra cosa, pero no robes las ideas de otros.
Feliz noche.
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Raquel, así es.
De todas maneras no está mal estar en REMES porque públicamente denuncias y ellos, además, dan un toque. Te aseguro que lo lee mucha gente.
De todas maneras nunca se debe publicar nada que no esté registrado.
Gentuza de este calibre abunda, y sí, quienes les aplauden, y muchas veces, sabiéndolo, son igual de gentuza que ellos. Y sí: querrán la visita y el comentario, si no, cómo se explica.
Plagian y plagian impunemente.

Abrazo y gracias.

Verónica Calvo dijo...

Ya te digo si jode, Carmen.
Te quitan las ganas de escribir porque encima aplauden sus sucedáneos, cunado creo que muchos de sus lectores se dan cuenta, como bien apunta Raquel en su comentario.
Es verdad lo que dices: entran, se pasan horas, se van. Se van con tus palabras o toman ideas.

Como le digo a una amiga, que no nos quiten las ganas!!!

Un beso, Carmen.

Patty dijo...

Siempre existe la maldad, sobre todo en gente siniestra que no le gusta progresar, lo que les encanta es retorcerse entre la mala entraña, lo mejor es alejarse... muy sincero tu poema Verónica, besos :*

Alicia dijo...

Dan pena ese tipo de gente. Te dejo un abrazo amiga

Verónica Calvo dijo...

Patty, no te puedes alejar. O dejas de escribir o ahí están los cuervos.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Alicia, a mi no me dan pena.
A mi me indignan.
Que roben directamente o plagien descaradamente, que aplaudan sus comentaristas y que sean las Reinas del Mambo, como que me supera.
Y que conste que a mi solo me han quitado palabras. Pero sé de qué y de quién/quienes hablo.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

La mayoría de los que habéis comentado tenéis a los cuervos del poema en vuestras letras.

Muchas gracias por vuestra visita y comentarios.

AMBAR dijo...

Nunca me he percatado de que me haya pasado algo de eso, y la verdad es que da miedo, nuestra mente trabaja, produce y comparte.
Nuestro corazón siente, pero creo que si te roban el fruto de tu ingenio, al alma le duele.
¿Cómo se puede saber cuándo te ocurre algo así?
Un abrazo.
Ambar

Verónica Calvo dijo...

Ambar,cuando conoces tu trabajo y el de otras personas, lo reconoces. No hay lugar a dudas.
Y sí. Duele, indigna y enfada tanto como ver que se aplaude y se endiose a quien lo hace.

Abrazo.