6 de octubre de 2017

Almudena Guzmán: un poema

-Imagen Katia Chausheva-






Hasta entonces
nadie me había escuchado.

Todos venían a mí
con sacos y sacos
de palabras
y ahí me quedaba yo
y ahí me dejaban ellos
como un burro
al borde del precipicio,
deslomada por el peso ajeno
y sin poder aligerar
ni un solo gramo
de mis propias alforjas.

Ahora,
mientras hablan y hablan,
pienso en lo que me ha dicho
el príncipe rojo
y sonrío:

No los perdones
porque saben lo que hacen.



(De El príncipe rojo)

7 comentarios:

Maite Lorenzo dijo...

Un buen poema... hace reflexionar.
Voy a volver a leerlo.
Gracias, verónica.
Muchos besos

LA ZARZAMORA dijo...

Muy de actualidad y en todos los sentidos...
Tanto en lo personal, como en lo social.

Besos, Corsaria.

tecla dijo...

Sacos de palabras llenos de sinsentido que nos enturbian la mente hasta el bostezo y luego nada.
¿O son montones de palabras que nos llenan de sabiduría?
–Son palabras de amor Tecla, que vuelan como pájaros agitando la noche.

lunaroja dijo...

Muy buen poema! (Desconocía a la autora)
Gracias por traerlo!
UN beso!

Verónica Calvo dijo...

Os recomiendo leer a Almudena Guzmán.

Gracias por los comentarios.

Patty dijo...

Gracias por la sugerencia, bello poema. Un abrazo corazón :*

TORO SALVAJE dijo...

Lo leí el otro día.
Y me gustó.
Sí.

Besos.