10 de octubre de 2017

La ventana


-Imagen tomada de la red-
Es de noche.
Lo confirma una mirada a la ventana.
Esta ventana me remite
al recuerdo gris plomo
de una porción de cielo
triangular y anodina.

-Anestesia. Un día y otro.
Un día y o t r o. Anestesia. –

Pero ahora es de noche
y esa ventana es amplia.
Aun así
esquiva los vencejos del estío
y evita que la luz, pose su presencia
dentro de este cuarto.
En la noche la ventana
duerme su extremo cansancio
mientras yo, en mi insomnio, la vigilo.

-Verónica Calvo-


36 comentarios:

Rafael dijo...

Versos profundos.
Un abrazo.

lunaroja dijo...

Me encanta como la ventana cobra vida a través de tu mirada! Me ha encantado como le has dado protagonismo, pasando a ese primer plano desde tus ojos.
Precioso!

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Rafael.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

lunaroja, esa ventana me ha acompañado mucho tiempo.
Se merecía un poema.

Un abrazo grande.

Tracy dijo...

¡Qué bien escribes mi niña!

Carmen Silza dijo...

Esa ventana que has dibujado me es muy familiar, la has hecho mía.
Tu ojos han hecho vibrar a esa ventana.
Me ha encantado este poema Veronica, excelente, mi felicitación.
Un abrazo y feliz tarde.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Tracy!!!

Verónica Calvo dijo...

Esa ventana también es tuya, Carmen.
Muchas gracias por tus palabras.

Feliz tarde para ti también.
Abrazo.

Noelplebeyo dijo...

Una ventana para mimar

Besos

Maite Lorenzo dijo...

Cómo me gustan las ventanas...
Recuerdo la novela "Entre visillos" o "Desde la ventana" de mi querida Martín Gaite.
Precioso poema...
Besosssss

Verónica Calvo dijo...

Las ventanas y sus historias, Profe.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

También me gusta Martín Gaite, Maite.

Gracias y besos.

Frontera Esdrújula dijo...

Una ventana que no por ser amplia admite cualquier asalto. Y la poeta, vigilante desde su insomnio. ¡Cuánto dices con tan poco, Verónica!

Soy Marian. Un abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Desde tu ventana, mi balcón es más bonito ;)
Igual no lo sabes, pero subleva mi anestesia con tus versos desde tu mirada ora opaca ora luminosa.
La noche no es eterna, y al igual que ésta llega, le suceden sus amaneceres... no exentos de sus dosis de anestesia según las horas, el cansancio y los hastíos, pero ahí está la vida, que empuja, que sigue, y tu voz sigue siendo necesaria.

Besos, mi querida Corsaria!!!!




Verónica Calvo dijo...

Esa ventana es testigo de mis momentos, Marian.
Bien ha merecido un poema.

Muchas gracias por tu palabras, siempre.
Abrazo grande.

Verónica Calvo dijo...

Tu balcón es parisino, tuyo y un poco mío :)
Tu balcón y mi ventana son testigos de esos momentos que bien describes, pero sobre todo son cómplices y confidentes.
Ojalá sigamos disfrutando, pese a los momentos en que la anestesia es la piadosa vía de retorno, de los paisajes que nos ofrecen y nos inspiran.

Y por lo demás... gracias. Gracias, Eva, tu sabes el por qué de mi eterna gratitud hacia ti.

Todo mi cariño, Corsaria!!!

tecla dijo...

Noches de insomnio vigiladas por la luna y la presencia a veces de las pesadillas.

Espero y deseo que no te tenga que vigilar la anestesia.
Un beso, Vero preciosa.

Verónica Calvo dijo...

Noches de sombras que van pasando como la misma luz de las estaciones, tecla.
La anestesia nos devuelve, de algún modo, a la cordura.
Pero sí: que se instale.

Un beso grande.

Marisa dijo...

Una ventana
por donde penetran
los recuerdos,
los sueños...

Un abrazo muy grande Vero.

J. R. Infante dijo...

Son tantas las imágenes que retratas en tus versos que elevan el poema hasta el cielo, visible tras esa ventana.- Fuerte abrazo, Vero.

Conchi dijo...

Ventana e insomnio que despiertan bellas letras Verónica.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Así son las ventanas,querida Marisa.
Son una metáfora.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Pepe.
Siempre estás presente.

Abrazo grande.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Conchi, por verlo así.

Besos.

Patty dijo...

Muchas veces las historias nacen de un insomnio, tu vislumbras tu ventana de la mejor forma viendo lo positivo en medio de la soledad.

Sergio dijo...

Ya no volveré a mirar una ventana del mismo modo, sin verla. Especialmente de noche, cuando los objetos tienen vida propia. Maravilloso poema. Un abrazo

Rosana Marti dijo...

Desde la ventana se ve un más allá, que pocos pueden percibir, tú lo ves genial.

Besos:))

Verónica Calvo dijo...

Gracias por tu enfoque, Patty.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Sergio.
Los objetos pueden tener una personalidad enorme ya que nosotros se la damos.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Dicen que los poetas ven lo que hay entre una hoja y el cielo.
A veces me pasa. Sabes de qué hablo, Poeta Rosana.

Besos.

María Socorro Luis dijo...


...ventanas para espiar la vida, por donde se escapan los sueños...

Besos, Vero.

Verónica Calvo dijo...

Cada ventana, nuestro particular mundo.

Besos, Soco

Ceciely dijo...

Apreciar la parte abstracta de las cosas... es sentirnos privilegiad@s.
A veces el imsomnio nos hace iluminados.
Tus poemas tienen estas dos cualidades.
Me encantan!
Abrazos Verónica.

Verónica Calvo dijo...

El insomnio nos sumerge en una mente onírica y abstracta. Al menos esa es mi sensación

Agradecida por tus palabras, Ceciely.
Abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

El poema es magnífico.
Una pasada.

Y la ventana es muy afortunada.
Espero que lo valore.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Solo quienes han contemplado el triángulo anodino de cielo en días de anestesia saben lo importante que se puede volver un objeto.
O será obsesión, a saber.

Gracias, Toro Salvaje, por decírmelo.
Petons!!!