27 de noviembre de 2012

La Sibila y el Filósofo



¿Quién me saca de mi silencio,
de entre las ruinas que me atesoran
y de la mortaja de los tiempos?

La Sibila vio caminar entre la bruma
la gran incógnita de los tiempos.
Desfilaron ante ella esquirlas,
almas perdidas y humo de incienso.

Ante la cueva un fuego clama.
Es el Filósofo que regresa
a beber las aguas donde la paz le calman.

Y miró la luna al cielo,
y quiso besar a la Sibila,
pero ella aguardaba en el Oráculo
que el hombre de la cueva volviera a describirla.

129 comentarios:

Verónica C. dijo...

Hace viento en esta frontera.
Un viento que anuncia que el invierno llegará, como una promesa largamente acariciada.
Y yo desde el silencio te recuerdo como la brisa de primavera que llegó acariciando los muros de esta atalaya.

TORO SALVAJE dijo...

No sé que me gusta más si el poema o tu comentario.

Los dos son magníficos.

Besos.

Verónica C. dijo...

:) Toro Salvaje...

Besos

Juan Antonio dijo...

Pero el filósofo debería saber que no es posible intimar de modo tan abrupto con una Sibila. Si es que no se les puede dejar solos.

Besos perfumados.

Verónica C. dijo...

Ah, Juan Antonio... creo que la Sibila y el Filósofo querrían precisamente que les dejaran solos...

Ya sabes que la Sibila se desarma ante una buena rfelexión llena de misterio.

Besos, perfumados y envenenados, todos para ti, disfrútalos

TriniReina dijo...

Estoy de acuerdo con Toro.

Y, también sé que una vez en la cueva del silencio, muy potente ha de ser el filósofo o el oráculo que de ese lugar te saque.
Pero existe, claro que existe quién de ahí nos extraiga.

Besos

carlos Niederheitmann dijo...

Tu eres la cueva, el filósofo es el espíritu que te mueve, la sibila el presagio de grandes poesías. Esta entrada, no tiene salida. Llegó para hacerse eterna en su propia belleza. Que grandiosidad tan inmensamente enorme en belleza la que has hecho. Es un suspiro que va y viene como boomerang, suspiras mil veces y la llama de la cueva siegue flameando.

Besos enormes.

Verónica C. dijo...

Querida Trini, yo caí en esa cueva del silencio y me asilvestré con la amiga soledad.

Potente, si, pero no imposible.
Hay aún personas, como tú ,que conseguís que hasta vuelva a creer que todavía todo es posible :)

Besos con mi cariño

Verónica C. dijo...

Pero mira que eres guapo, Carlos!!!

Besos y abrazo grande

Amanecer Nocturno dijo...

El Filósofo te sacará. Primero debes darle la mano y un trocito de tu alma.

Un beso!

Verónica C. dijo...

Qué bueno, Amanecer Nocturno ;)

Mira que si el filósofo está esperando a que la sibila haga lo mismo y se quedan ahí quietos hasta que la amenaza maya haga estallar la cueva...

A mi desde luego la filosofía me rescata de mucho.

Besos!!!

Neuriwoman. dijo...

Un día delicioso y fresquito para disfrutar de tu poema. Esa Sibila, profeta y adivina, seguro que ya habia visto en sus sueños ese nuevo encuentro.

Un abrazo.

MORGANA dijo...

Le diré a la sibila que me vaticine el futuro mientras el filósofo prepara un fuego en esa maravillosa cueva llamada silencio...lo necesito,Vero(el silencio no el fuego :-)
Maravilloso el poema pero tu comentario aún más.
Besos silenciosos shhhhhhhhhhh

MAR dijo...

Buena pareja hacen, una sabia y un filósofo
Tu comentario es excelente
Esa frontera existe, o es imaginativa?
Creo que existe.Por Huelva?
Bss,preciosa¡

guille dijo...

¡Que dificil es conseguir privacidad cuando se está con quién abarca todos los deseos!

Siempre aparece alguien para cortar la magia.

Pitt Tristán dijo...

Versos más nobles y discretos
no he leído en mi vida.
¡Lloré al leerlos... yo,
que no tengo lágrimas
para mis propias penas!
¡Cuántas tentaciones encuentran
cobijo en el camisón
de una mujer,
cuando está sola en su alcoba!

Pitt el poeta loco.

Pedro Luis López Pérez dijo...

La Sibila buscaba la predicción(¡Que paradoja!) de su futuro en el Oráculo, antes de ese beso incierto.
Precioso Verónica C.
Un abrazo.

Jerónimo dijo...

Nada como un buen filósofo para insuflar nuevas energías a una sibila casi derrotada por tanto silencio.
Seguro que del encuentro salió renovada como el ave fénix.

Bello.

Alicia Fernández dijo...

El filosofo la sacara de la cueva del silencio, y seran alma con alma, y la paz llegara. Besos

poppy dijo...

Hola Verónica, me gusta mucho tu
poema sobre la Sibila,hacía ya
tiempo no escuchaba de ella :)
aún estaba en la cueva ...allí
ira a rescatarla!
Que bien escribes,un placer leer
lo que compartes.

Tu comentario del principio,
una bella exposición del
arte que sale por tus poros.

Maravilloso día y días por venir!
Abrazos de luz y sonrisas :)

Plebeyo Sir dijo...

entre los versos, el silencio cobra el sentido

Tracy dijo...

Opino como Toro.

paco kali dijo...

El poema es muy bueno, me ha gustado
bastante pero le encontraba algo que
no me cuadraba como si le faltara
algo. Y me has dado la respuesta
en tu comentario. tendrías que
haberlo puesto en cabecera-no me
hagas caso cada uno hace lo que
quiere que para eso es dueño de
su blog- en fin, la poesía buena
el comentario, mejor. pero como
tengo los dos pues me quedo
con todo.
Un abrazo y defiende bien tu atalaya,

Delion La Barge dijo...

La mortaja de los tiempos.
Es un gran verso que encierra la esencia de este poema.

Creas misterio y profundidad,te felicito,lo encuentro buenísimo.

Besos

ALBORADA dijo...

La sibila es el alma, el filósofo la inspiración, la cueva el silencio necesario, sin resquicio, sin la fueria del viento que apague la llama que desde tiempos arde en el oráculo de los dioses, Prometeo matando las sombras de la noche y en sus manos la luz que tus versos reclaman....

Aynsssssssssssssssssssssss, Verito, amiga mía.

Un abrazo


P.D: La música me lleva a una danza mística, sangre, río, pálpitos del ser...

Verónica C. dijo...

Seguro, Neuriwoman, tal vez por eso espera paciente en su silencio a que le filósofo la vuelva a descubrir.
Tal vez sólo con eso la sibila se contenta.
¡A saber!

Besos

Verónica C. dijo...

Morgana, te deseo que encuentres ese silencio que siempre nos sana y nos reconforta porque siempre nos ancla a nosotras mismas.

Besos y abrazo enorme

Verónica C. dijo...

Mar, al menos seguro que intelectualmente hacen buena pareja, me da a mi que si :)

Existe la frontera.
Yo vivo en plena desembocadura del Guadiana, frontera con el Algarve portugués.
Huelva, si.

Besos ***

Verónica C. dijo...

guille!!!

Pues si!!! :D

Verónica C. dijo...

Pitt... poeta loco...

Te digo lo que te digo a veces, eso que suena a dorado ;)

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Me gusta, Pedro Luis.
Y ella ¿qué vería?
¿Pudo leer el corazón del filósofo, pudo saber qué había de verdad y de mentira en el interior de ambos?

Besos, gracias :)

Verónica C. dijo...

Qué ojo tienes, Jerónimo ;)

Seguro, porque si consiguió sacarla de su silencio y de la mortaja de los tiempos, renació como el Fénix.
¿Y qué pasaría después?
Siendo ellos seres de silencios y observaciones pudiera ser que separaran los caminos aunque saben dónde encontrarse.

Besos

Verónica C. dijo...

Alicia, qué bella historia para ellos has ideado :)

Besos

virgi dijo...

Nivelazo de pareja, entre una y otro podrían tal vez adivinarnos alguna posibilidad del futuro nefasto que se nos acerca?
Besos, preciosas letras, Verónica.

Verónica C. dijo...

poppy, agradecida :)

La sibila en su silencio observa.
Es escurridiza, por eso a veces desaparece.

Besos, que todo fluya!!!

Verónica C. dijo...

Plebeyo Sir, el silencio siempre cobra sentido, es un aliado que se expresa magníficamente incluso cuando no queremos oírlo.

En un verso el silencio se vuelve eterno, resuena como un eco y llega directo al corazón.

Verónica C. dijo...

Ole Tracy :)

Verónica C. dijo...

:D pacooo!!!

Claro que te hago caso, faltaría más!!!

Es una dedicatoria.
Y como el poema es para esa persona, el comentario, lo que digo, tiene un significado que evidentemente puede unirse al poema.
Al fin y al cabo es casi lo mismo.

Abrazos desde la atalaya en esta noche de aire frío

Verónica C. dijo...

Mi querido Delion, esa mortaja pesa mucho, pues los tiempos acumulan demasiado peso.
Pero ella al ser sibila sabe que todo es transitorio, que la liviandad se impone.

Me alegra que te guste el poema.

Besos

Verónica C. dijo...

Mayra, por la diosa, que me embalo!!!

Qué buen comentario dejas, uf... pura pasión :)

Esa música precisamente es eso, puro misticismo, sangre, pálpitos... ¿Viste cómo se llaman y cómo se llama la canción? ;)

Besos mi querida amiga

Verónica C. dijo...

virgi... :(

Yo no quiero oírlo.
Bastante con vivirlo y ver cada día más desplome a mi alrededor.

Gracias por piropear a mis letras :)

Besos

Lapislazuli dijo...

El tiempo y el silencio son inmanejables, aun para la Sibila
Un abrazo

Marisa dijo...

Querida Verónica
me voy a dormir
con una sonrisa,
ojalá que sea cierta
esa promesa del viento.

Besos y hasta mañana.

Verónica C. dijo...

El tiempo si.
Lo del silencio, Lapislazuli, lo pongo casi en duda.

Besos

Verónica C. dijo...

Marisa, ojalá... Y que venga a favor y que encontremos billete :)

Besos querida Xanela

STARLIGHT dijo...

Muy buena entrada,el tiempo laberinto indesifrable e indisoluble, saludos estelares desde mi querida Guatemala

Gilberto Cervantes dijo...

Me gusta tu poema, y tambien tu comentario... nada, quien escribe con el alma siempre enamora.

Precioso, Veronica!!

Besos y se feliz!

Rafael dijo...

Alguien habló, desde el silencio, en tus letras y en tus versos...
Un abrazo en la noche.

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Creo que nunca intimarán pues son demasiados distintos en su esencia, son de esos amores en el que uno espera del otro y esa espera se hace eterna.
Muy místico Vero e increíblemente hermoso.
Te dejo un beso

Lyliam dijo...












Que de difícil ha de ser predecir el futuro, conocer de antemano. Será ese el silencio que la envuelve? El filósofo vuelve a buscar su paz, pero tendrá que ganarsela nuevamente. Y cada vez que regrese hasta los muros de esa Atalaya a sacarla de su silencio y de su cueva tendrá que hacerlo con el corazón bien abierto para que la Síbila pueda saber si valió la pena esperar viendo pasar esquirlas.
Un abrazote bella, con cariño de siempre Vero.








Unknown dijo...

Esa línea "que el hombre de la cueva volviera a describirla" que bien suena.
Saludos
David de observandocine.com

Verónica C. dijo...

Así es STARLIGHT, indescifrable e indisoluble.

Besos desde la frontera

Verónica C. dijo...

Agradecida Gilberto :)

Todas las acciones hechas desde el corazón tienen su presencia, sean las que sean.

Besito apretaíto *

Verónica C. dijo...

La sibila salió de sus sombras y entre el humo de incienso me susurró estos versos, Rafael.
Esquirlas aireadas con la mera esperanza de retener de alguna manera un recuerdo maravilloso.

Besos

Verónica C. dijo...

Osvaldo, tienes buen ojo, como Jerónimo ;)

Ambos demasiado estáticos, silenciosos y esquivos.
Habitan cuevas distintas dentro de un micromundo que se escapa a la razón. Es más, desafía la lógica y a las estaciones.

Besos y gracias :)

Verónica C. dijo...

Lyliam, puede ser... Como mujer con sexto sentido sabes lo incómodo que resulta muchas veces "saber", imagínate a la sibila allá con su oráculo viendo todo el día acciones y resultados.

Quien pierde la paz tiene que volver a ganársela.
El filósofo de tanto en tanto acude a su encuentro y ella, como sibila que es, silenciosa, esquiva y solitaria, por mucho que quiera cerrarle la puerta, no lo hace.
Tal vez necesite de su presencia, su reflexión y palabra para mantenerse cuerda en la atalaya desde donde divisa las almas y las esquirlas.

Besos mi querida amiga, fuerte

Verónica C. dijo...

David, muchas veces necesitamos la presencia de alguien a quien estimamos para que nos devuelva un poco de calor vital y que nos diga que no está todo perdido, que somos queribles pese a todo y que no somos tan malos como creemos.

Saludos

(Ya voy a verte después, me alegra verte)

Arruillo dijo...

Conjugas el tiempo amparada en esos versos y en esos mitos que en definitiva te hacen sentir el presente. Ojalá seas una sibila, Vero y te sirva para disfrutar de la poesía y de tu tiempo.
Un abrazo

José Manuel dijo...

Dentro de esa cueva del silencio todo cobra sentido, hasta la presencia más vital.
Coincido con la mayoría, los versos maravillosos pero el comentario sublime.

Besos

Darío dijo...

La cueva es el habitat natural del filósofo, sólo desde allí podra valorar a la luz...Un abrazo.

Nómada planetario dijo...

La Sibila tiene una paciencia infinita. Yo en su lugar hubiera recorrido los campos del conocimiento sin demora.
Besos mientras los virus gripales me machacan.

S. dijo...

Yo prefiero dejarlo en la posibilidad. Que quede suspendido ese momento de caminos posibles en el que aún no ha ocurrido nada. No vaya a ser que el filósofo defraude y viceversa. Aunque sería bonita una hermosa descripción de la Sibila.

Marinel dijo...

Precioso poema donde el recuerdo languidece en espera esperanzada.
Tu comentario es tanto o más bonito incluso que el poema,me encantó.
Besos.

Walter Dardo Bohmer dijo...

Esperar de piernas cruzadas en esa cueva... se me hace eterno.

Mariangeles Ibernón Valero dijo...


El poema me ha gustado...tu comentario aún mas, ahora: hoy hablaremos de otra cosa..jjajjajjajjaj

Amiga Vero, todos somos buenos, todos tenemos un alma y un armarito llamado corazón, lo que pasa que hay personas que no saben utilizarlo, no saben que lo tienen, se niegan a aceptarlo....no existe mas ciego que el que no quiere ver. Este comentario, perdona , te aclaro es por la respuesta que me das en tu anterior poema....
quizas si cada uno de nosotros, tarea dificil, buscasemos en nuestro interior....un empujoncito cada uno y las cosas que a veces se ven o blancas o negras.....las veríamos de otro color......la vida está llena de luz y color, siempre hay un rayico de esa luz y esperanza para todos los corazones.

Lo siento me errrollo como una persiana, esto es largo y complicado, no obstante dejame repetirte.......que bravo y felicidades a lo bueno y bien hecho.
BESUkkkkkkkkIIIIIIIsssssssssssssss........de sur a sur...eres un SOL.

Verónica C. dijo...

Qué cosas tan bonitas me dices, Arruillo :)

Todas las mujeres tenemos dentro una Sibila.
Espero que la mía sea amable y me aporte la visión de lo bueno, de saber intuir el camino hacia la verdadera plenitud y con ello me enseñe a ser sincera en mis palabras.

Besos y buenas musas

Verónica C. dijo...

Qué haríamos sin esas cuevas, José Manuel, y sin esas atalayas acariciadas en la primavera...

Besos, gracias :)

Verónica C. dijo...

Si, Darío, y podrá entregar una magnífica reflexión que llegará a unos cuantos oídos atentos.

Abrazo

Verónica C. dijo...

S. vale, tu propuesta está interesante y no exenta de lógica.

Mientras ambos no creen expectativas en el otro no habrá posibilidad a sentirse defraudado.
La sibila intuye y "ve" y el filósofo una vez se aparta del mundo sabe discernir y se queda con la esencia.

Verónica C. dijo...

Marinel, esperanzada y no exenta de escusas, no creas.
Cuando se encuentran ambas personalidades suelen ser esquivas, tal es su celo por mantener autonomía.

El comentario veo que os llama la atención y que lo encontráis incluso mejor que el poema.
Está bien, ¿por qué no?
Es directo y así espero le llegue y lo encuentre el destinatario.

Besos y gracias por tu presencia

Verónica C. dijo...

¿Con las piernas cruzadas? Walter, se te dormirán!!! :D

La paciencia es una noble virtud y es todo lo que en principio debemos tener en esta vida. Luego ya vienen otras.

En esa cueva hay más que lo aparente, no hay mente centrada en una espera.


Besos

Verónica C. dijo...

Mariangeles, aquí exprésate todo lo que quieras, sin importar la extensión.

Si, de acuerdo contigo.
Si algo aprendí en esta vida es que hay matices incluso en lo extremo, que un corazón va a su bola y que si le hiciéramos más caso menos ciegos estaríamos.

No, no todos somos buenos, mira el planeta.
Mira al ser humanos, mírate, en tus bajezas, porque las hay, como las mías, feas u oscuras.
Otra cosa es que tengas la conciencia de querer hacer de tu vida un lugar de acción más positivo, bueno, amable, sereno... Que te empeñes en hacerlo mejor, más solidario, empático, paciente... Y que sepas perdonarte cuando caes en todo aquello que catalogamos como imperfecto, malo, denso...
¿Sientes ira? ¿Tienes miedo? ¿N no criticas?
Imperfectos que tratamos de hacerlo bien, nada más.

Pero a mi años, que ya son unos cuantos, no creas, he visto la maldad más densa y también he tenido la suerte de conocer verdaderos Seres Humanos.
El alma es el alma y la mente humana es otra cosa.

Besos grandes

Verónica C. dijo...

DE PATRICIA H POR CORREO ELECTRÓNICO:

Precioso y delicado este poema.
De una gran inspiración y belleza.

Verónica:
Gracias

Maribel Flores dijo...

Imágenes plásticas, fragilidad y belleza se vierten en tu poema.
Besos.

mentalhesitation dijo...

Pues...me quedo con el comentario...
Ya me gustaría a mi, ser tan light y tannnnnnnn artista para expresar el mensaje indirecto al destinatario indicado.
Yo tb he visto maldades, he visto bondades...y ante esto digo;
" Yo he visto cosas que vosotros no creeríais:
Atacar naves en llamas más allá de Orión…
He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser…
Todos esos momentos se perderán… en el tiempo, como lágrimas… en la lluvia"..pues así....TODO.
besazo

Verónica C. dijo...

Besos querida Maribel, es una alegría verte :)

Verónica C. dijo...

Anda mentalhesitation, si eres una artista!!!
Todo es ponerse, dejarse fluir, no censurarse, si te sale una cursilada te ríes, te lo perdonas y a otra cosa, mariposa!!!

Jo... si escucho la música de fondo de Blade Runner... una de mis pelis favoritas.
Flipaba con Pris.

Pues también vi naves en llamas más allá de Orión, qué contarte entonces que no sepas...

Besazo

Luna dijo...

Hola otra vez :), lindo poema!!, te felicito

Teresa dijo...

Una pareja con futuro, si les dejaran :)

Siempre me apetece pasar por tu casa. No dejas de sorprenderme con el ingenio que desprendes y el buen hacer de tu palabra. Siempre tendrás mi admiración querida Verónica.

Te dejo un besote grande.

MAJECARMU dijo...

Esa sibila,que vuelve de los siglos sabe muy bien lo que quiere...También lo sabe el filósofo,ahora falta que encuentren el punto justo de entendimiento...Esta historia la hago mía,Verónica,porque la he vivido...Y es una gozada ser consciente de esa magia y ese sentimiento...
Espero,que tu comentario-mensaje haya llegado donde tiene que llegar,porque a todos nos ha enamorado...sonrío.
Mi gratitud por tu entrañable presencia y mi abrazo grande siempre,poeta y amiga.
FELIZ TARDE-NOCHE,VERÓNICA.
M.Jesús

Verónica C. dijo...

Luna!!!

:)

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Teresa, ¿que verá la sibila en el oráculo?

Agradecida querida Teresa, de corazón.

Besos, me alegra siempre verte :)

Verónica C. dijo...

Querida María Jesús, impresionante entonces tu vivencia porque es un encuentro que jamás se olvida y que de alguna manera, queda.
En tu caso materializada, qué bueno.

La dedicatoria ha sido leída.
El silencio lo envuelve todo.
Está bien que así sea...

Besos con todo mi cariño

Luján Fraix dijo...

Existe algún misterioso idilio entre la sibila y el filósofo?
Ella necesita descorrer los cerrojos...

Precioso poema como siempre, una maestra.
Besitos

Verónica C. dijo...

Querida Luján :D

A saber!!!
Pues de todas maneras el misterioso idilio posiblemente no sea el que entendemos como tal y que escape de toda lógica...

Maestra de nada, soy la eterna aprendiz de todo :)

Besos grandes!!!

aris dijo...

Hoy me has estremecido.. Poema y comentario unidos ..
Hoy no digo nada .. solo te dejo un abrazo desde la soledad y el tibio silencio

Verónica C. dijo...

aris, abrazo bien recibido y en camino va otro para ti con cariño :)

Capitán Placenta dijo...

Qué muerte tan bella de pregunta...
Contestarla en sí mismo sería una apuesta.
Y después el comentario.
Te beso

Luna dijo...

El Filósofo siempre regresará, como el viento...

Saludos, Verónica. Buenas noches.

Gala dijo...

La espera casi nunca es bella, pero tú, la cuentas con esa dulzura que la haces tornarse esperanza.
Seguro que encontrará el modo de inmortalizarla, sacarla de ese silencio a través de las palabras.

Precioso.
Me encantó además tu comentario primero.

Besos mediterráneos.

Verónica C. dijo...

Recojo el beso, mi Capitán, miro a esa muerte de frente, me cuestiono, cuestionate y después, que sea el resto.

Besos ***

Verónica C. dijo...

Luna, regresará.
Los filósofos tienen esas cosas, que cuando crees que no volverá, que ha puesto tanta tierra de distancia por medio y que ya se evaporó, regresa.
A su modo, pero lo hace.
Ahora... la sibila en su silencio, ¿qué pensará? ¿qué determinación tomará? ¿leerá libros en vez de escucharle?
Cuánta incógnita...

Besos

Verónica C. dijo...

Las esperas suelen ser difíciles para quien no conoce la paciencia.
Y qué poca solemos tener ante determinadas esperas, Rebeca.

La sacará de su silencio con su presencia o tal vez no, porque hay silencios expresivos que aunque puedan ser equívocos incluso para una sibila, no dejan lugar a duda.

Besos ***

MAR dijo...

Verónica: eso no vale¡ jajaja
Ve a mi blog de nuevo)))

Verónica C. dijo...

Mar, no puedo, que se enfada jajajaja

Pero te diré que además mide 1´80

:D

ReltiH dijo...

VERSOS ÉPICOS!!!!
UN ABRAZO

Alejandro Aparicio Morales dijo...

Es el filósofo que regresa!!
agradable leerte y decubrirte.
saludos






Alejandro Aparicio en Escribidores y Literaturos
http://escribidoresyliteraturos.blogspot.mx/

Verónica C. dijo...

Épicos amparados en incienso, ReltiH

Besos

Verónica C. dijo...

Bienvenido Alejandro.

Me alegra que así sea :)

Pasaré a conocerte con un poco más de tiempo.

Gracias por leer y comentar.
Vuelve cuando gustes, será un placer recibirte.

Saludos

INMA dijo...

Precioso poema, lo siento cercano. Esos dos seres y sus silencios se escuchan, desde siempre.

Muchos besos guapa, tu palabra es aire donde no queda oxígeno.

Verónica C. dijo...

Querida Inma, tu comentario ha sido aire donde no queda oxígeno.

Y es que estoy cansada, Inma...

Besos y que el viento se lleve las nubes

Amapola Azzul dijo...

Me encantó,parece sacado de otros tiempos, lleno de mistarios.

Muy bonito,como para leerlo despacio.

besos.

Verónica C. dijo...

:) Amapola Azzul, me alegra

Besos

Boris Estebitan dijo...

Hola, que pases un lindo fin de semana, un gusto visitar tu lindo blog, te invito cordialmente a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “El corazón extraviado”, saludos :)

Verónica C. dijo...

Bienvenido Boris.

Que pases un buen fin de semana.

Yo te invito a leer algún poema o prosa de este blog.

Saludos

Menteinvisible dijo...

Subì a la escalera prestada para que me definieran,
Sin definición fuì NADA
No somos NADIE sin que nos definan,

A esta conclusión llegó leyéndote un medio vivo
Le hiciste pensar
y te definió como profunda, entre otros adjetivos destinados a tí.

ALBORADA dijo...

Mi querida Vero, vengo a dejarte mi abrazo de fin de semana y mi agradecimiento por poner mis letras en tu espacio, en el espacio donde siempre brillan la magnificencia de las tuyas, mujer vida, mujer tierra, mujer aire, mujer arte...
Es para mi un doble honor y el más hermoso, el de tu amistad.

Gracias por estar,

Mayra

Verónica C. dijo...

Qué gran verdad m.i. No somos nadie sin que nos definan.
Aunque somos, sin más. Quien necesite definir y catalogar que lo haga, yo me río, pues el sentir, el puro sentir, es lo auténtico y es lo que te deja una sonrisa o una lágrima.
Primario, lo sé, pero de ahí parte todo, dual y bipolar.

Gracias por tus palabras, te lo dice otra medio muerta o muerta en vida, según se tercie.

Verónica C. dijo...

Mi querida Mayra, es un honor tener tu poema "Manto de la noche" acompañando este mes de diciembre.
Cuando lo leí me cautivó, lo sabes.
Eres una gran poeta y una gran persona y te agradezco todas y cada una de las palabras que me dedicas.
Con sólo saberte cerca me siento privilegiada.

GRACIAS, por estar, por ser, por dejar que este poema profundo esté este mes (en mi corazón queda, así como en tu blog para deleite de todos)y sobre todo, por tu inmensa bondad, humanidad y ejemplo.

Besos enormes mi querida Mayra

Luján Fraix dijo...

PARA MI ERES MAESTRA, AMIGA.
PORQUE APRENDO CONTIGO Y ESO YA BASTA.
FELIZ FIN DE SEMANA QUERIDA VERÓNICA.
QUE TENGAS BONITOS DIAS DE OTOÑO.
BESOS

Gregori Samsa dijo...

El Filòsofo, al igual que el hombre sin ilustración, vuelve allí donde la sed se calma
Desde tu atalaya lo podrás albirar


que los dioses te sean propícios, alquimista de las letras

Verónica C. dijo...

Luján... Entonces aprendemos la una de la otra, y que sigamos siendo capaces de seguir aprendiendo, de todos.
Cuando dejamos de aprender nos estancamos y caemos en la soberbia.
El ego toma control y ahí viene el dolor.

Maestra de nada, aprendiz de todo.

Gracias, igual, disfruta, y también de la primavera.
Yo ando como loca bebiéndome el otoño :)

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Qué comentario más bonito dejas, Gregori :)

Gracias!!!

Elcaligrafista dijo...

La filosofía, esa pregunta por la certeza, que hace posible la verdad. La sibila esa respuesta por lo incierto que hace posible el futuro.

La sibila desnuda abre el destino frente al filoso vestido que se cierra en verdades....

prefiero la sibila,

mi beso sibilino.

sergio castaño peña dijo...

ABSOLUTELY AMAZING, JUST IN LOVE!!


www.malesclutch.blogspot.com
Sergio,

Lichazul dijo...

qué buen ritmo y que belleza de lírica en las imágenes Verónica
felicitaciones

es un poema para enmarcar
besitos y feliz fin de semana

María dijo...

Dulces versos que miran a la luna y besan los sentimientos, una delicia leer tanto el poema como tu primer comentario.

Un beso.

poppy dijo...

Hola Verónica,paso a saludar y
he leído todo nuevamente :)
te felicito y admiro,cuanto
aprendo contigo ... marcho
en silencio y meditando!

Excelente fin de semana.
Besinosssss

Oréadas dijo...

Es bueno entrar de vez en cuando en la cueva del silencio, aunque no es bueno quedarse de huésped ahí, la vida está en soñar con imposibles, ya que soñar es vivir. Besitos Verónica

Verónica C. dijo...

Caligrafista, la sibila además sabe vivir con la tragedia de ver el futuro pero sin posibles modificaciones.
El filósofo busca la verdad y también sabe vivir con la tragedia de encontrarla entre la mezquindad y lo más elevado.

Besos y brisa

Verónica C. dijo...

Welcome Sergio.

I like your coment, yeah!!!

Verónica C. dijo...

Y qué bueno que ya pintaste, Elisa, se te echa de menos :)

Y justo con este poema al que tengo un cariño especial.

Gracias, siempre, por tu generosidad y presencia.

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Siempre agradecida por tu presencia, María, por tus comentarios y por tu poesía.

Besitos

Verónica C. dijo...

poppy, que vuelvas a leer es de agradecer :)
Me sacas los colores.

Buen domingo, disfrútalo y vive plenamente.

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Hola Oréadas.
No, quedarse definitivamente en una cueva trae desconexión y amargura.
Nos necesitamos los unos a los otros aunque sea para un rato de charla, aunque sea superficial.
Así es.
Pero también es verdad que hay quien dentro de una cueva perenne sabe volar y es feliz.

Besitos ***

LA ZARZAMORA dijo...

En el saber esperar el momento adecuado, el instante, y su propia voz como eco y respuesta, tal vez esté la resolución de ese enigma.

Nadie puede arrancarnos de la ruina y la mortaja sino nosotros mismos.

Besito, linda.

P.S. Llego tarde... pero siempre llego.
;-)

Verónica C. dijo...

Nadie no saca, Eva, pero si que nos tienden manos para ayudarnos.
Eso si, sólo nosotros podemos salir y entrar.
No hay más: ni premios ni castigos.

Me alegra que llegues, pero no te preocupes, yo sé que estás bien cerquita :)

Besos y achuchón

Jon Igual dijo...

Precioso, simplemente. El final me ha gustado mucho.
Besos.

Verónica C. dijo...

Jon, me alegra, ese final es muy vuestro.
Nosotras por muy descreías que seamos, esperamos el cuento del príncipe que nos rescate ;)

Besos