4 de junio de 2012

Tripensantes

Los tres tenían la mirada clavada en la camisa que sujetaba él.
Ella pensó:
"¡Lino! Para nada, que luego no hay quien lo planche y me va a tocar a mí."
Y resuelta le dijo a él:
   -Mira otra, que esto no hay quien lo planche.
La dependienta pensó:
"¡Cómo lo sabe!... pero me tengo que quitar estas camisas de encima como sea, menuda cabrona..."
Y contenida dijo:
 -Mujer, lino lino, no es, que lleva un 2 % de algodón y se plancha mejor...
Él pensó sin apartar la mirada de la camisa que le encantaba:
"Hay que ver las mujeres como son, siempre pensando en esas chorradas."
Y dejando la camisa en su sitio, se giró para mirar otras sin decir ni una palabra.

(Imagen: "Achrome" de Piero Manzoni)


(Fue publicado en este blog el día 15 de julio de 2009) 

130 comentarios:

Verónica C. dijo...

Este cortito basado en hechos reales está dedicado a toda mujer que en pleno 2012 sigue esclava de planchas ajenas :D

Besos a todas las que se han liberado y a las que no, un abrazo de consternación :(

Juan Antonio dijo...

Yo me plancho todo todo. Jum.

Verónica C. dijo...

Ese es mi chico!!!

:D

lichazul...elisa dijo...

jajaja yo no plancho, hace años que dejé de hacerlo, solo en raras ocaciones cuando es absolutamente justo, por lo general doblo la ropa apenas se seca tal cual lo hacen en las tiendas, y zaz!... planchado instantáneo jajaja

buen relato Verito, lo bueno es que ahora cada quien se curra su planchado

besitos y feliz lunes

Verónica C. dijo...

Elisa!!! Como yo!!!

Si es que ya sabemos más que los ratones coloraos!!!

No te creas: todavía hay muchas mujeres que planchan lo suyo y lo del otro.
Conozco a muchas, y me miran como bicho raro :D

Feliz lunes de liberación querida
poeta.

Besos

Tropiezos y trapecios dijo...

Primero: Mal por planchar la ropa del otro. Nadie es esclavito de nadie.

Segundo: Mal por hacer caso y comprarse lo que le digan.

Tercero: Hay que joderse con la dependiente, siempre queriendo colarse a otros xDD.

Cuarto: Aunque denuncia una realidad triste me hizo reír.

Un abrazo y espero de corazón que los hombres aprendan que las mujeres no están para planchar sus camisas, leñe.

Oski

guille dijo...

Desde los 21 (y eso hace mucho) nadie me plancha.

Algo que considero innecesario.

Cuando Adolfo Dominguez saco su famoso eslogan "la arruga es bella" mis amigos me dijeron, ¡anda! estás de moda.

Verónica C. dijo...

Oski:

Primero: ole tu!!!

Segundo: lo mismo se dio cuenta de que no era práctico comprarse aquella camisa. Pero me temo que no fue por eso...

Tercero: algunas dependientas asumen retos así de difíciles y las pobres se frustran mucho. Que las den!!! El "todo vale" que se lo coman (y en este caso, lo planchen)

Cuarto: bien sabes que la tragedia tiene connotaciones de comedia.

Si, hay muchos que todavía tienen que cambiar la mente, pero muchas mujeres también, no lo olvidemos.

Abrazos

Verónica C. dijo...

Allá cuando esa famosa frase de Domínguez, guille, una buena amiga trabajaba de relaciones públicas para firmas de moda y presenció el nacimiento de esta frase que ha quedado para la posteridad:

Se estropearon las planchas y toda la colección arrugada.
No había tiempo: o suspendían el desfile o había que improvisar.
Aquello se estaba volviendo un drama, entonces Domínguez dijo alegre: "se queda todo así... La arruga es bella..."

Abrazos

guille dijo...

Osease, llegó a la misma conclusión que yo por caminos diferentes.

Lo mío erá que me daba pereza planchar -nunca he dejado que nadie me planche- y las arrugas no me importaban demasiado.

...sigo igual, lo esencial nunca cambia.

Pero, por una temporada, es cierto que la genial frase me salvó de comentarios varios.

Verónica C. dijo...

A más de uno y de una, guille :)

Y sigue en vigencia, por eones!!!

(Y menos mal... qué permiso nos regaló!!!)

Teresa dijo...

De lino tengo una mantelería que nos regaló mi cuñada. Solo la saqué una vez y la malplanché ¿lo haría aposta? jajaja es broma, que es muy buena chica.

Yo tampoco plancho en invierno, estiro la ropa sobre la cama y la no queda muy bien, debajo del jersey y del abrigo no se ve jejeje... en verano ya es otra cosa, uummm esas camisas de algodón son un poco rollo, pero ¡tan fresquitas!

Buen microrrelato, cada uno con sus intereses.

Besitos.

MAR dijo...

Muy bueno,Verónica.
jajaja me has hecho reír un montón... uf¡ ese tanto por ciento que lleva de algodón... jejeje¡ ná que apenas es lino.
Bess

Verónica C. dijo...

Teresa!!! Una buena chica jamás regala a otra mujer nada que sea de lino jajajaja
Pobre!!! Encima vamos a hacer leña del árbol caído!!!
Hace algunos años (tantos???) se llevaba mucho el lino (más allá de la época de Cleopatra, me refiero)

Planchar lo justito, vamos.
Las camisetas de algodón, otro rollo pero imprescindibles por aquello del decoro :)

Si, cada cual con sus intereses.

Besos Teresa, muchos

Verónica C. dijo...

Jajajaja MAR, imagínate... hay que huir de esa mezcla al no ser que sigas por pura comodidad y desplante la famosa frase de Adolfo Domínguez como bien nos recuerda guille.

BSS

María dijo...

Sí que plancho, y es algo que no me gusta hacer nada, pero no me queda más remedio... por cierto... me acabas de recordar que tengo que planchar jajajaja.

Un beso.

Verónica C. dijo...

Yo, María, lo llamo "mi tarea sexual" porque te imaginarás por dónde me da... Para cuatro cosas que plancho, se acumula :(

Y mira, también tengo que planchar, pero como dijo Escarlata O´hara: MAÑANA SERÁ OTRO DÍA!!!

:D Besos!!!

TriniReina dijo...

Lo confieso, me encanta planchar:)
Claro que, cada vez plancho menos y, por supuesto, nunca he comprado ni usado camisas de lino. Pero sé que son difíciles de planchar porque durante varios años planché, y mucho, en casas ajenas, que sí se podían permitirse usar camisas y pantalones de lino. Porque podían pagarlas y porque tenían quién (yo) se las planchara.
Imagino "el cuadro" :):)

Besos

Verónica C. dijo...

Te gusta, Trini???
oo
Bueno, "para gustos, los colores". A mi me relaja fregar platos a veces, ya ves.

Entonces hablas con mucho conocimiento de plancha, digo, de causa!!!
Yo tuve un vestido de lino y un día mi madre me plantó la plancha en la mano y nunca más, claro.
Además, nada más ponértelo se arruga.

Besos querida Trini y disfruta como tu quieras :D

(En verano... qué caló, iya!!!)

Tranquilino González dijo...

Pobre hombre...tener que estar abocado al pensamiento del lino y el algodón. Lo compadezco. Un abrazo.

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Bien él, por pensar también en ella.
La convivencia puede ser muy amena dependiendo de pequeños detalles.
Yo de última, me la pongo arrugada.
Te dejo un beso

Verónica C. dijo...

Jajajaja, eso se llama solidaridad masculina, Tranquilino!!!

Abrazo :)

TORO SALVAJE dijo...

La dependienta una bruja eh?

Besos.

Verónica C. dijo...

Interesante tu puto de vista, Osvaldo :)

Más bien creo que cada uno debería hacerse responsable de sus cosas o ir rotando en ciertas tareas, cosa que siempre es complicada y acaba generalmente en trifulca.

Pero eres un amor... te pondrías la camisa arrugada antes que dar por hecho que una mujer tiene como misión en la vida ocuparse de los asuntos domésticos :)

Besos

Verónica C. dijo...

Toro Salvaje, a mi algunas me dan pavor!!!

Besos :D

Amanecer Nocturno dijo...

Pues yo no tengo plancha y mi ropa es completamente feliz. Me he liberado y del todo! :)

Un beso.

Verónica C. dijo...

Entonces, Amanecer Nocturno, para ti un beso *!!!!!!!!!!!!!

tecla dijo...

Hubo un tiempo en que las prendas de lino se llevaban sin planchar y así quedaban más elegantes.
Por aquello de que: La arruga es bella.
A mi me encanta el lino a pesar de todo, Verónica.

Sarco Lange dijo...

El hombre le dijo: mujer, plánchame la vida que mañana será la última noche. La mujer, abrió la ventana, entró a un águila y entonces todo lo oscureció el grito.

Marisa dijo...

Veo que aquí se pensaba mucho...
para planchar poco.
Adolfo Domínguez hizo el intento
para liberarse del artefacto pero
duró poco.

Yo...lo menos posible.

Muy bueno Verónica.

Un beso

Verónica C. dijo...

Poco, lo imprescindible, Marisa, yo como tú.
Lo de Adolfo Domínguez precisamente fue porque se estropearon las planchas antes del desfile y hasta hoy :)

Si pensaban y poco planchaban jajaja

Besos

Verónica C. dijo...

tecla, gran solución la de Domínguez. Dicho y hecho: desde entonces fuera complejos, todos glamurosos y la plancha lo justito.

Planchas, tecla???

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Sarco, me gusta el comentario, es aterrador, poético y reflexivo.
Y lo mejor: suena a profecía.

Delion La Barge dijo...

Te dejaría un comentario en tono irónico pero me da que me lo devolverías con creces y eso me deja en franca desventaja,más que la de él ante una conversación entre mujeres que me parece no llegó a captar.

Te dejo un beso por el no comentario

Zunilda Moreno dijo...

Ay!!!Verónica, qué tema has tocado, yo que un día le dije por teléfono a mi hermana menor, que me gustaba planchar y que en el silencio de la siesta me encontraba con mis pensamientos, que me daba paz el va y viene de la plancha. . . Su respuesta fue lacónica, ni la repito. Bueno, digo. . . pero la raza humana está en franca evolución, así que como yo considero que estoy desarrollándome como ser, casi he dejado la plancha y trato de encontrar un poco de paz cuando entro a buscar mi bulto de ropas en el Laverrap, cuando espero que la empleada me lo alcance, ja,ja, Hermoso y certero micro. Actual y perfectamente aplicable. Además ese "saber"de más abajo, Sí que me ha enseñado cosas que sé. Un fuerte y perfumado abrazo, mi querida amiga.

Verónica C. dijo...

Estás en baja forma mi querido Delion, que no te atreves a entrar en uno de nuestros combates dialécticos irónicos???
Tu crees que él no se enteró de nada??? También lo creo... a medias :D

Vale, tomo ese beso a falta de tu "no comentario" y te reto: pon el tema y lo debatimos bajo la luna de junio.

Besos mi querido Delion

Verónica C. dijo...

Sois varias ya a las que conozco que os gusta planchar, Zuni, y aunque a mi no, te entiendo, algo parecido me pasa con el acto de lavar platos a mano, que entro en un estado de no mente y me siento fluir con el agua.
Y me dirás: pues vete a un spa!!!
Y es que también voy, me fascina le agua, pero ya ves: la cabra tira al monte, será.

Evolucionamos, es así, cada uno a su ritmo, pero hacia delante.
Que nadie te quite tu montón de ropa, vía al silencio interno... qué paz :)

Me alegro que te hayas visto reflejada en lo que sabes en "Saber".

Gracias por ese abrazo, huele a tus flores.

Yo te mando otro, con olor a limón esta noche

Capitán Placenta dijo...

Si ya me resulta difícil buscarle un lugar digno al tendedero en mi cubículo... He sido testigo de cómo algunos meten las camisetas debajo del colchón. Ese es el nivel. Somos la Generación antiplancha, estos comentarios son la confirmación. Yuju!

Tracy dijo...

¿Dónde habré oido yo antes esa conversación?

Verónica C. dijo...

Bienvenido Capitán Placenta.

... Es que el colchón es una plancha estupenda, ecológica y no gasta nada!!!

Si, todos somos de la generación antiplancha. Supongo que será porque antes se ha planchado tanto que el péndulo ahora va al otro lado :D

Verónica C. dijo...

Es como un eco ancestral, Tracy...

una chica de ojos marrones dijo...

me ha encantado!!
yo planché una vez... y a dios puse por testigo de que jamás volvería a planchar una camisa...
besos!!!

Pedro Luis López Pérez dijo...

Creo que soy un hombre moderno y mis funciones de planchar, cocinar, poner la lavadora...etc las hago yo y me satisface ayudar a mi esposa y, también, sentirme autosuficiente.
Muy buen Relato para que algunos aprendan a defenderse solitos.
Un abrazo, Verónica C.

José Manuel dijo...

Vaya cuadro entre los tres, lino si o plancha no. Lo mejor es que cada cual use lo que le guste y a su vez cada cual se planche lo suyo. Seguro que de esa forma se acabarán esos dilemas a la hora de elegir.
Por cierto en casa plancho yo, y no puedo decir ni que me guste ni que no, simplemente lo hago y punto, mi pareja solo lo hace cuando no estoy a ella no le gusta nada.

Besos

MAJECARMU dijo...

Verónica,espero que estés difrutando de tu tiempo y tu libertad,que ahora son tuyos verdaderamente,amiga...
Te dejo mi gratitud y mi abrazo por tu variedad de temas y tu profundidad.
FELIZ SEMANA Y MI ÁNIMO SIEMPRE.
M.Jesús

MORGANA dijo...

Por eso plancho lo imprescindible.Lo odio y no puedo hacerlo.
De todas maneras es mi marido quién plancha pero no le sobrecargo.
Una entrada buenísima mi Vero.
Besos sin planchar

*L* dijo...

A mí me tuvieron de esclava de plancha (y de más cosas). Una vez liberada del cabrón y -para más inri- nada agradecido del amo, si quiero me lo plancho y me lo pongo, si quiero me lo guiso y me lo como... Sólo si yo lo quiero, y sólo lo mío y lo de mis niños. Ale.

Que me habré vuelto una egoísta, digo yo... :P

Besosssss.

Verónica C. dijo...

Otra como Escarlata O´Hara :D

Un beso para la chica de ojos marrones!!!

Verónica C. dijo...

Ese es otro de mi chicos!!!

Pedro Luis, ole tú!!!

Pero permíteme una pequeña corrección: no es "ayudar", es "colaborar" o hacerse cargo.
Pero claro, cuando se pide ayuda siempre es bueno poder echar una mano si se puede, si es ese el caso.

Un abrazo y un aplauso!!!

Verónica C. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, José Manuel :)

Y mira, si a ella no la gusta y a ti te da igual y lo llevas bien, por qué no???
Estos asuntos también suelen acabar en una trifulca sexista y tampoco es eso.

Gracias por aportar COHERENCIA.

Besos

Verónica C. dijo...

Pues M.Jesús, querida poeta, he llegado hace nada de la playa, de disfrutar de este tiempo.
Me he llevado los poemas de Baudelaire, buena música y he estado también meditando.
Y ¿sabes?, siempre me he sentido una privilegiada y ahora además, lo agradezco de corazón.
Ya vendrá otra etapa!!!

Gracias a ti, por todo, por estar, por ser luz y calma.

Besos

Verónica C. dijo...

Querida Morgana, este tema de la plancha siempre levanta polémica.
Lo justo para unos, lo imprescindible para otros, inexistente y alabando a Adolfo Domínguez, ni frío ni calor, una gozada para otros...
Y tu marido un sol, porque a muchos solo con pensarlo y por una cuestión meramente sexista, les da un sarpullido.

Me alegra verte.

Un beso grande

Verónica C. dijo...

De Patricia H por correo electrónico:

Sí, lo has descrito con gracia la psicología de la mujer y la del hombre ante un hecho que parece insignificante pero que tiene su historia.

Verónica:

Hay situaciones que pese a que pueden ser dramáticas tiene su punto cómico, si.

Tesorillo, un abrazo

salvadorpliego dijo...

En esta época nos dan a planchar la ropa de ellas… Gracias por compartir y un fuerte abrazo.

ALBORADA dijo...

Sin comentarios, si hablo hoy, lo que quiero es plancharme la vida...

Besitos muchos, amiga.

Verónica C. dijo...

:D si Salvador, ocurre y mucho!!!
Es la ley del péndulo: que ha estado en un lado por siglos y ahora se va para el otro.
Esperemos que el equilibrio impere y que cada cual se responsabilice cómo quiera y sienta de sus cosas.

Gracias por venir.

Abrazos

Verónica C. dijo...

Mayra... un buen paseo, no falla.
Pero con música, no sea que encima escuches taradeces!!!

Besos grandes querida mía

La sonrisa de Hiperión dijo...

La frasesita sobre las mujeres del final... ofú... (y lo dice un hombre).

Saludos y un abrazo.

Verónica C. dijo...

Antonio, algo de razón tiene, porque se ve que el no está acostumbrado a planchar, pero cuando se ponga a ellos seguro que mirará las etiquetas :D

Ya le preguntaré cuando le vea, ya...

Abrazos

Alma naif dijo...

Antes hasta los toallones y sabanas... inclusive las perfumaba... ahora las doblo y al placar.. jajja!!!
El elemento ese llamado plancha no es muy amigo mío... aunque a veces me llama y debo acudir a la cita!!!
Tambien me resulta conocido ese diálogo... supongo que a mas de una/uno.
Besos a tu alma y gracias por tan amable bienvenida en mi casa!!!

lichazul dijo...

muchas gracias por tus palabras Verito
ten un martes precioso!!

Luján Fraix dijo...

Pues gracias por el abrazo de consternación jijii.
Yo plancho pero lo hago de tanta mala gana que me sale horrible.
Jijii es que no nací para eso.

Besos
Me encantó el relato.
Cariños querida amiga, dejemos las profecías que no va a pasar nada.

Verónica C. dijo...

Qué horror Almita!!!
Pero... Reconozco que una vez planché una toalla y una sábana para demostrar que podía hacerlo :D
La toalla quedó bien, la sábana fue otra historia...

También yo acudo a veces a la cita si es inevitable y luego me quedó de recuperación por un mes, imagina.

Me alegra tu vuelta.
No te desaparezcas tanto.

Besos linda!!!

Verónica C. dijo...

Gracias a ti siempre, Elisa.

Martes, ya casi finalizado para mi... Dentro de pocas horas caerá la noche y se encenderá la magia.

Disfruta mucho.

Besos

Verónica C. dijo...

Ay Luján... gran abrazo de consternación para ti, amiga del alma!!!
Tampoco yo nací para la plancha... acaso nos ven una adosada a la mano??? POS ESO!!!

Las profecías son meros manejos para el terror, pero esa malaya que me has enseñado hoy al menos tiene su lado hermoso.
Pero... Si llegase el fin del mundo a mi me encuentra en paz y sólo pediría irme mirando a un poderoso a los ojos para reírme de él o ella y decir: de qué te ha servido??? Dónde están tus tesoros???

Besos, mi querida investigadora

Elcaligrafista dijo...

A ver, yo no sé mucho de esto pero como buen hombre que soy plancho mis camisas. El lino no se plancha. El algodón es dificil, nunca queda bien, asi que es mejor mezclado con poliester.....

Y ademas, me gusta planchar desnudo: un dia voy a tener un accidente que he de lamentar !!! jajajaja

mi beso,

Lapislazuli dijo...

El otro dia regale una camisa de lino, ni quiero pensar, jajaj
Un abrazo

Verónica C. dijo...

Caligrafista, veo que eres todo un entendido en esto de las mezclas :)
El lino una vez planchado se arruga, es imposible llevar nada de lino sin arrugas.

Desnudo??? Hummm... Haces bien, sobre todo en verano que hase musha caló.

Besos

Verónica C. dijo...

Ay Lapislazuli :D

Bueno, lo importante es el detalle y el cariño :)

Abrazo

Arruillo dijo...

El micro muy bueno, con toda la sal necesaria para que resulte atractivo.
En cuanto al fondo, el asunto está en la importancia que se le da a cada cosa, al orden que tengamos para nuestras "cosas" y además en tener la oportunidad de tender la ropa lo mejor posible para ahorrarse unos cuantos planchados.
Un placer, leerte, Vero.
Un abrazo

Verónica C. dijo...

Si, Arruillo, la importancia que cada uno le de a sus cosas, ahí es la base para casi todo, inclusive esto de la plancha.

Gracias :)

Abrazo!!!

lichazul dijo...

gracias Verito por la huella, sin duda pasteles hay habemus, bombones escasemus jajaja

besitos y luz :)

Verónica C. dijo...

Jajajaja Elisa, es verdad!!!

Besos :D

Pitt Tristán dijo...

"Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga".
Homero (que también se planchaba la ropa).

Verónica C. dijo...

Es cierto, Pitt, qué sabio Homero... y qué bien que se planchara la ropa.
Un beso para él *

Juan Antonio dijo...

Nena, no estés tú triste, por favor. Y sí, acósame, por favor. Será un placer. Jajaja. Un montón de besos.

Verónica C. dijo...

Oh!!! Juan Antonio, te ha faltado tiempo!!! :D

Hoy me han tirado al cubo de la basura :(
Me doy una ducha y te acoso jajaja

Pero en público??? Tu crees???
Mira que tu club de fans me come!!!

Mucho pero que MUUUCHOS besos!!!

lunnagris dijo...

Mira que de planchar ni hablar que jamas se me ha dado ni en verso y letras,...y en mi hogar no plancho a marionetas =)
hermoso espacio sin duda diferente a los demas pero me guto
besos para ti! de esta Lunna Gris.

Marc Verlén dijo...

Es cruel, muy cruel y ginecocrático.

Reivindico al hombre que plancha sus camisas. Yo me las plancho y la idea me gusta; plancar, evidentemente, no.

Un saludo.

Verónica C. dijo...

Bienvenida Lunnagris :)
Haces bien. No planches marionetas, plancha lo que te plazca y vive.

Gracias, si te gustó este espacio, me alegro :)
Y me alegro de haberte conocido.

Besos ***

Verónica C. dijo...

Ginecocrático???
Tal vez, pero es una realidad: muchas mujeres siguen creyendo que planchar es cosa nuestra y no sé por qué.
Muchos hombres aunque no les guste planchar, lo hacen como reivindicación, porque no queda otra o por otros motivos.

Cruel es que existan a día de hoy con tanta tecnología, tejidos que haya que planchar.

Pero me gusta tu postura :)

Abrazos

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy buena entrada. Nada más desagradable que planchar, de hecho, hace años que renuncié a este oficio. Cuando más, doblo la ropa y si algo queda arrugado , me siento un rato encima y listo. Un abrazo.

Verónica C. dijo...

Jajaja Alma jajaja
Lo probaré!!!

Cuídame a nuestra querida amiga :)

Abrazos para las dos

Luján Fraix dijo...

Hola Verónica
La plancha es algo horrible, yo tendría que asumir eso por la edad que tengo pero soy terriblemente inmadura en los temas domésticos, no van conmigo.

Las profecías ya me cansa, me aburren, siempre anunciando el fin del mundo.
La del pañuelo es elegante y sutil no?

Besos

Verónica C. dijo...

Luján, entonces soy inmadura como tu :)
No tengo más remedio que hacer las cosas, el día que me haga rica me las harán. Eso si: con contrato y sin abusos.

Si esa del pañuelo al menos es elegante, sutil y no amenaza, qué alivio!!!

Besos linda, disfruta

(Cómo está SuperCat???)

MAJECARMU dijo...

Verónica,me emocionaste,te echaba de menos,amiga...Gracias por tus palabras,que no merezco.
Mi abrazo siempre y sé feliz...lo serás,estoy segura.
M.Jesús

Verónica C. dijo...

Qué linda eres, María Jesús :)

Si que las mereces. Las grandes almas han de ser reconocidas, es justo.

Tu actualización no ha salido hasta hace unos minutos.
No es la primera vez que pasa, a veces hay actualizaciones que no aparecen.

Seré feliz :)
Hoy ha sido un día duro, pero un buen sueño todo lo repara.
Sé feliz y disfruta!!!

Besos ***

Romek Dubczek dijo...

Me hubiera encantado ver la cara de la dependienta en todo momento, sobre todo al final, cuando dejó la camisa. Las dependientas son muy expresivas. A veces hasta parecen estar haciendo conjuros. Creo que son de otro planeta, por lo menos las del Corte Inglés, esas vienen de las entrañas de la Tierra.

besicos :)

Romek

Verónica C. dijo...

Jajaja Romek :D

ROMEK!!! ya era hora de leerte!!!

Si, inspiran y mucho.
Las del corte inglés, dices???

Anda lee... verídico.

http://anandanilayan.blogspot.com.es/2010/04/numero-22.html

Besos enormes, no te desaparezcas

Ojosnegros dijo...

Ese hombre es una joya.
Lo malo es que sea una historia real.
Besos.

Kasioles dijo...

Si ellos supieran el trabajo que cuesta planchar una camisa de lino, estoy segura que ni la mirarían.
Yo no pertenezco a la nueva ola, lo digo porque me ha tocado, casa, comida y plancha, sigo al pie del cañón.
Los hombres actuales suelen saber cocinar y planchar y ayudan en las tareas de la casa.
Años atrás, todas estas labores eran exclusivas del ama de casa, léase YO.
Te dejo un fuerte abrazo.
Kasioles

Jerónimo (J.Galán) dijo...

A ver,desde mi punto de vista,y a riesgo de perder tu amistad,veo que en esta historia solo hay una que se sale con la suya y es la "sufrida planchadora".
El pobre consorte (no le veo yo pinta de negrero) se queda sin su camisa y la dependienta se queda sin venderla.
Verónica,¿no has arrimado un poco el ascua a tu sardina en la historia y en los comentarios?.Pregunto si ánimo de ofender,que conste.

Un abrazo.

peyote dijo...

Ufa no entiendo de esos dilemas. Mis camisas se planchan una vez y luego terminan arrugadas.
Saludos.

http://youtu.be/E206ROAYSEE
+
http://fuecasialcomenzar.blogspot.com/
+
Viaje [x] la colgadera
=
Tripp completo.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola vero, ya tenía deseos de llegar a tu casa.
Buen relato y me has hecho sonreír. a mi no me disgusta la plancha, de hecho a los 7 años empecé a planchar los pantalones de policía de mi padre, la primera vez, hice una doble ralla, y mi abuela me la marcó en la cara ! jaja!!Después ya espabilé.
Gracias, todo va como había soñado.
!Madre mía cuánto cuesta alcanzar los sueños!Pero soy feliz
Te dejo mi ternura con un beso
Sor.Cecilia

Verónica C. dijo...

Lo único que no sé si será real o no son los pensamientos, Ojosnegros.
El resto, tal cual.

Besos

Verónica C. dijo...

Así es, Kasioles, pero no solamente ellos, cualquier persona se da cuenta de que hay tejidos muy difíciles para la plancha y al no ser que te de igual ir arrugado (aunque bello, ya sabes)simplemente por planchar.

Es verdad que hoy en día las cosas son muy diferentes, pero hay lugares donde todavía hay esa mentalidad de que una mujer es para la casa :(
Y no lejos, no, en España.

Abrazo, querida Kasioles

Verónica C. dijo...

Jerónimo, yo sólo presencié la escena, pero te puedo decir que no creo que en este cortito le haya pintado como un negrero, más bien lo contrario, de hecho la camisa se quedó allí.
Si lees el texto te darás cuenta de que ella dice "me va a tocar a mi", es decir, comparten labores.

No, para nada.
La gente comenta lo que le da la gana :)
Dan su opinión y yo la mía.
Ahora, si hay quien lee los comentarios para comentar (cosa que entiendo si es un texto farragoso) o quieren darme cera porque plancho lo imprescindible, es asunto del que lo hace.

No, no creo que esto de para tanto.
No he arrimado el ascua a mi sardina; no me gustan las sardinas, no es una historia personal, no me ha sucedido a mi y simplemente comento comentarios personales.
No creo haberme alzado en un púlpito en una campaña anti no se qué.

En fin, Jerónimo, qué revuelo :D

Abrazo

Por cierto, no serías tú el marido de la dependienta???

Verónica C. dijo...

Tiempo si verte, Peyote.

Si, tienen la manía de arrugarse siempre :D

Miraré ese enlace de youtube.

Verónica C. dijo...

Querida Sor cecilia, me alegra leerte y me alegra mucho saber que ya llegaste, bien y feliz.
Si, algunos sueños cuestan mucho, pero mira, has trabajado duro por conseguirlo y estás en camino :)

¿Con siete años? 00
¡Toda una experta en el arte del planchado entonces!
Jamás he hecho una raya de pantalón, pero me parece Arte con Mayúsculas.

Besos con mi cariño ***

lichazul dijo...

FELIZ JUEVES!!!
besitos y luz Verito
muchas gracias por volver siempre

Verónica C. dijo...

Elisa, feliz jueves :)

Siempre, gracias a ti

***

Luján Fraix dijo...

Hola querida Verónica.
Sigamos siendo inmaduras que es mejor jijii, por lo menos pareceremos siempre jóvenes.

Besos enormes y gracias por tus reflexiones que me enriquecen muchísimo, sabias palabras.

Besos

PD Supercat, no quiere ponerse una pomada, se la quita todo el tiempo y no sigue bien, pero he tenido tantos problemas de papelería, de contratos, etc que no he podido ocuparme bien de supercat. La tengo que volver a llevar al veterinario pero para ponerla en el bolso de viaje necesito a los bomberos jiji.

Cariños

Verónica C. dijo...

Si, Luján, para muchas cosas es lo mejor, al menos puedes escabullirte de tu propia conciencia :D

Tu si que me enriqueces, con tus investigaciones, tus poemas, tu prosa, tus entradas de pintores... Ofreces un mundo enorme donde quedarse para aprender, disfrutar, sentir y soñar.

No me digas!!! Anda con SuperCat!!!
Uf, Luján, ve avisando a los bomberos y como están tan estupendos, avisa con tiempo y voy yo!!!

Besos!!!

ReltiH dijo...

DISCULPA MI EXPRESIÓN: EL TEXTO TE QUEDÓ DE PUTA MADRE!!!! ME TRAMA.
BESOS

Verónica C. dijo...

Bien ReltiH... Eso quiero yo, que te guste y sientas que es de puta madre :D

Besos

Fabiana Andrea Molina dijo...

Ja ja ja! Me encantó!
Y ellos... esclavos de quien planche, porque al final sin decir nada dejó la camisa que le gustaba...
Si tan solo hubiese pensado: "Pero me gusta... la quiero... yo la plancho..."

Besos!!
Fabi

Pitt Tristán dijo...

Querida Verónica C., inventé eso de que Homero se planchara la ropa ya que no se encuentra documentado pero no dudo que lo hiciera, como no dudo que supiera amar como merece a una mujer como tu; por algo era sabio.
Besos.

Lyliam dijo...

Me encantó Vero! Y si, era Jerónimo que había encontrado justo la camisa que le gustaba ajajjajajaj. De mi parte la odio, plancho dos minutos algo antes de salir haciendo la prueba de: si al caer una moneda se pierde en la arruga es que lo necesita ajajajajajajjaj,,, Broma, broma preciosa. Un texto que da para mucho y aquí nos ves aprovechando para dejarte un abrazote!

Verónica C. dijo...

Puede ser Fabi, pero lo mismo pasó que pensó en la plancha...
Pero no, vas a llevar razón :D

Besos linda!!!

Verónica C. dijo...

Querido Pitt:
Pues ya supuse que lo inventaste pues no hay nada documentado, de hecho repasé un antiguo pergamino que se conserva en los húmedos sótanos de un vetusto School, y jamás se menciona una plancha entre sus pertenencias.

En cuanto al piropo que me echas: te mando una caída de pestañas sólo para ti :)

Besos

Verónica C. dijo...

Lyliam no seas mala con Jerónimo jajaja, que el sólo ha dado su opinión desde su lectura jajajaja

No, ni modo, amiga, el es definitivamente el marido de la dependienta!!! Si lo lees, Jerónimo, no te enfades, por favor, tu comentario a mi me parece de lo más auténtico!!!

Y eso de la moneda???
Anda, cuenta cuenta!!!

Tengo unas cosas que planchar... desde hace tres semanas. Se me amontonan las dos cosas que plancho, qué horror!!!

ABRAZOOOO!!!

merce dijo...

Lo recordé tan pronto como empecé a leer....

Que bueno...!!!


Abrazosss, Verónica

Verónica C. dijo...

Merce, si lo recordaste será porque al menos te hizo gracia :)
Y eso ya es mucho en estos tiempos veloces.

Abrazos querida amiga

lichazul dijo...

FELIZ FIN DE SEMANA VERITO!!!
abrazo grande , luminoso y fuerte

muchas gracias por tu palabra
:)

ALBORADA dijo...

Vero, espero todo esté bien.
Te dejo un abrazo fuerte y mi deseo de un bello fin de semana...

Sin plancha

Verónica C. dijo...

Igualmente Elisa!!!

Disfrutemos y alegrémonos por los nuevos días.

Besos

Verónica C. dijo...

Mayra querida, todo bien, desconectando un poco, sólo eso :)

Disfruta mucho.

Besos grandes

bixen dijo...

Poco sabéis del lino:
-Cuando yo era niño, teníamos plancha que se calentaba en la plancha. Las sábanas de lino (baratas) eran las amarillentas (por mucho que mi abuela las tendiese en la yerba (antes lo de césped...)).
-La primera eléctrica, que le regaló mi padre a mi madre (habitual en la época) ponía "Nylon-Lino-Crayon-Algodon" en la ruedita.
-La que me hace la casa y me lava la ropa, planchó mi camisa de lino hasta dejarla lisa. Fui donde ella enfurecido y cuando me contó que estuvo más de una hora, se me pasó y me entró la risa.
-El lino se rompe por donde se dobla y desdobla: cadera y sobaco.
-Los pantalones eran de Tergal, grises o marrones (dependía el Tiempo). "Tergal" no decía en la ruedita, para no quitarle categoría a la plancha.
-Lo que era realmente jodido, era cardar la paja del lino y llegar a formar hilo (ese que tenía bolitas duras). Siempre lo hicieron mujeres y nadie las valoró.

Verónica C. dijo...

Bixen... menuda cátedra!!!

En la ruedita ya no pone eso???
Espera, voy a ver... No, en la que hay aquí no pone nada, pero me acuerdo.
No ponía tergal, es verdad :D

Las mujeres hacemos muchas cosas, tediosas, agotadoras y demás y suelen agradecerlo o valorarlo poco.

Me alegro de verte.

Jerónimo (J.Galán) dijo...

Estimadas damas (Verónica y Lyliam):

Si un buen marido,trabajador,fiel serio y,además colaborador con las tareas domésticas (cosa que no capté),desea comprarse una camisa de lino que le gusta mucho y su señora esposa le ordena ( no le ruega) que no se la compre porque se plancha muy mal,ustedes perdonen,pero para mí y en mi tierra eso se llama dictadura femenina.Y si además el susodicho suelta la camisa sin ni siquiera protestar,entonces la cosa adquiere tintes de tragedia conyugal.
Yo entiendo ,Verónica,que tú te has limitado a contar una historia,pero en tu primer comentario dices:

"Este cortito basado en hechos reales está dedicado a toda mujer que en pleno 2012 sigue esclava de planchas ajenas :D

Besos a todas las que se han liberado y a las que no, un abrazo de consternación."

Esta dedicatoria me parecería de perlas si le hubieras dedicado a su vez aunque solo hubiera sido una palabra al resignado consorte que se queda sin la camisa.A mí es que me da pena de ese pobre hombre,qué quieres que te diga,le he tomado cariño.
En cuanto a la vendedora,ella está ahí para vender,aunque sea intentando engañar al comprador (otra joyita de mujer).Nunca me hubiera casado con una mujer así,por tanto no soy el marido de la vendedora (estaba soltera por la mala leche que tenía)

Reitero,en este relato,la única "víctima" es el resignado marido y sigo creyendo que merecía alguna palabra de consuelo...Y es que yo,ya que os intriga a ambas,soy su más íntimo amigo (alguien tiene que defender al pobre calzonazos...jajajaja).

En fin,esta noche no tenía otra cosa mejor que hacer y me apetecía contestar a tan "solidarias" damas con la causa femenina.Espero no haber ofendido con ello,no ha sido mi intención...

Abrazos.

Verónica C. dijo...

Expresado queda, Jerónimo.

Las letras llegan a quien las lee como las siente y no tengo que defenderlas, ya te expliqué mis intenciones y el resto sobra.
Simplemente es un corto, no una avalancha de insultos hacia nadie.

La dedicatoria es una risa, un guiño simpático. No tengo tampoco por qué justificarme, ¿o acaso no puedo expresarme?
Por favor, lee la pestaña "Ananda Nilayán"

Sin ánimos de ofender: me parece que te has visto reflejado en esta corta historia que no cuenta nada más que un breve momento puntual donde no se dice nada de sus vidas.
Las letras tienen la capacidad de hacernos crear un mundo entre líneas, con lo cual, me siento feliz de ver cómo han calado en alguien :)
Este cortito y su dedicatoria han generado en un lector una reacción!!!
Y eso, Jerónimo, tu que tienes sensibilidad para las letras, sabes que es motivo de al menos, una amplia sonrisa :))

Y te diré lo último:
A la dependienta no la conozco de nada. De hecho esa tienda no la frecuento nunca.
Ella es una mujer de bandera y muy práctica.
Él "el pobre calzonazos" como le has calificado, es un hombre muy noble, una buena persona de verdad y si quieres saber por qué no se compró esa camisa de lino te lo tendría que contar él porque yo ya no justifico nada.

A mi no me has ofendido.
Por expresar una opinión no me ofendo. Puedo estar o no de acuerdo, nada más.
Eso si, no nos juzgues tan a la ligera, por favor. No me conoces de nada y no sabes que "solidaria causa femenina" o no defiendo si es que defiendo algo :D

Abrazos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

(Escribiré de mariposas y flores, que eso siempre gusta jajajaja)

Jerónimo (J.Galán) dijo...

Hola Verónica.

Hay que ver,en este mundo de los blogs,como se puede llegar a enredar una madeja de simple hilo.Lo que empezó siendo una leve crítica a un corto,lleva tintes de terminar siendo un asunto polémico donde hemos estado a punto de decir cosas desagradables para ambas partes.Por eso lo dejo aquí y no añado nada más.Tan solo pedir disculpas e insistir en que mi intención solo ha sido hacer una leve crítica a un texto donde me ha parecido ver una situación injusta.Parece ser que me he equivocado en todo.Hasta en el hecho de intentar darle al asunto un poco de humor.Debe de ser que para conseguirlo hace falta precisamente eso,sentido del humor.Es posible que no tenga todo el sentido del humor necesario para transmitirlo,tendré que hacérmelo mirar.
En cuanto a los calificativos a estas personas,como puedes comprender,si no las conoces tú,yo mucho menos.Mis calificativos no iban dirigidos a ellas como personas,sino a lo que representan en la historia.La próxima vez,intentaré explicarme mejor.

Mis disculpas de nuevo.Y no dejes de escribir,aunque sea sobre flores y mariposas,que lo haces muy bien.

Abrazos.

Verónica C. dijo...

Jerónimo :)

Insisto: las palabras escritas muchas veces son fuente de malentendidos.
Por mi parte en ningún momento ha habido acritud ni mala onda.
Me parece perfecto que expreses lo que de verdad sientes, es más, me gusta, a veces un comentario que no es del todo "amable" es una bendición porque el ego es el ego y no está mal que se lleve un par de bofetones.
Nos pasamos el día clamando por comentarios sinceros y cuando llegan...
Tu comentario no lo he sentido en ningún momento ofensivo.
Y espero no haberte resultado ofensiva ni agresiva, de hecho he tratado de transmitirte que acepto tu comentario con el corazón abierto y que me parece que has hecho de este relato corto algo personal, nada más, y seguro que me equivoco.

No, no te has equivocado, es tu opinión, tan respetable como otra cualquiera, no te tienes que disculpar por nada, Jerónimo, en serio :)

Conozco a "ellos", no a la dependienta. Presencié la escena, pero lógicamente no sé qué pensaban.
Me resultó tan cómica la situación que por eso la escribí hace algunos años, sólo eso.

Un abrazo enorrrrrme!!!!

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Si en el fondo las pragmáticas siempre hemos sido nosotras. Está claro.

Besotes.

Verónica C. dijo...

Es lo que tiene arrastrar tanta memoria colectiva por el hecho de ser mujer.

Besos Sechat

Melvin dijo...

Pues yo no plancho nada.... Pero cuando lo hago me relaja tanto... Es como entrar en una burbuja domestica que me abstrae de la insoportable levedad del ser y me centra en lo tremendamente valioso que es lo pequeño, el detalle, ese pliegue irreverente que asoma en el cuello de la camisa. Que nadie sea esclavo de ataduras innecesarias y que la mujer sepa delegar sin prejuicios, ni miedos, que ya es hora (pienso mucho en mi madre al decir esto) Un besito querida mía.

Verónica C. dijo...

Melvin, a mi no me queda más remedio, cuando algo es necesario, pero no me gusta nada.
Pero entiendo esa sensación, a mi me pasa cuando lavo los platos a mano.

Qué importante lo que dices: que la mujer sepa delegar.
Ahí reside gran parte del principio para cambiar muchas mentalidades :)

Besos

Ian Welden dijo...

Típico o clásico de hombre. Afortunadamente yo no soy así. Creo que es porque viví rodeado de mujeres. Mi abuela, mi madre y mis hermanas me enseñaron desde muy pequeño a valorarlas.

Un beso desde una Copenhague donde la Sirenita se ha declarado en huelga,

Ian.

Verónica C. dijo...

Basta leerte, Ian, para saber que eres una persona muy especial.
Te lo digo siempre: hacen falta en este mundo más personas como tú, querido Ian.

En serio se puso de huelga??? Esa es mi chica!!! :D

Besos

Maria H. Sanchez dijo...

^^ que bonito escribes!! love love love