4 de diciembre de 2017

La hora imposible

-Imagen Adriana Veyrat- 
El ocaso,
nuestro encuentro.

Yo soy cielo,
tú eres aire.

Es la hora del poniente.
Es la hora que evapora
la fina línea que separa
tu evanescencia y mi materia.

El lucero vespertino
nos alumbra.
Un abrazo gaseoso
entre velos imposibles.

Y de vuelta a mi mundo de ruidos.
Y tu vuelta a la negrura que todo lo traga.


-Verónica Calvo-

50 comentarios:

Rafael dijo...

Parece que es esa hora especial.
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Hay horas especiales en días especiales, Rafael.
Basta creerlo y escribir un poema :)

Abrazo.

Alicia dijo...

Es la hora de vivir antes de volver a ls realidad. Besos poeta

Verónica Calvo dijo...

Así es, Alicia.
A veces estas horas imposibles son bálsamo.

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

El último verso me ha dejado KO.
Brutal.
Doloroso.
Pena, pena y pena....
Ufffffffffffffffffffffff

El poema un 10.
Tú, otro 10.

Besos.

Demian dijo...

Hay horas que golpean dentro... Que mejor que hacerlas poema Vero. Hermoso escrito

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un poema muy bien logrado, amiga. Estupendo!

Abrazos

Noelplebeyo dijo...

el momento de la oscuridad llama a la candela

besos

Verónica Calvo dijo...

Porque sabes perfectamente de qué habla, de dónde viene y dónde acaba.

Gracias, Xavi.
Espero que el lobo aúlle.

Petons.

Verónica Calvo dijo...

Y lo dabes bien, Demi.

Muchas gracias por pasar a leer.
Besos.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Pichy.

Un gran abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Sí, Profe.
Aunque a veces dure.

Besos.

Pitt Tristán dijo...

Siempre sublime.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Y así, un día tras otro...
hasta vislumbrar un recodo en el camino,
donde la sombra ya no se recueste en tu luz.
Mil besos, mi Corsaria gótica.

lunaroja dijo...

Coindido con Toro,los dos últimos versos son demoledores,le dan todo el sentido al poema.
Muy muy bueno!

Amapola Azzul dijo...

En mi mundo hay negruras y ruídos.
Pero tu verso me trae silencio , algo que necesitaba y ...también luz.

Un abrazo.

Andres Lopez dijo...

Hermoso desprendiendo nostalgias
Besos
André

Frontera Esdrújula dijo...

Se me ha quedado atragantado el último verso. Back to black. Touché, Verónica. Sin aliento.
¿Puede un verso matarte, dejarte sin recursos?

Abrazo literario, amiga.

Marian Ruiz

Elisa Alcántar dijo...

entre los mantos del inconsciente aflora aquello que nos humedece la nostalgia de la vigilia solitaria

abrazos

Verónica Calvo dijo...

Y usted, señor Tristán, siempre atento :)

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Querida Eva, si me lo dices, lo creo.
A veces se teme a la luz porque alarga las sombras.
Y tal vez un día todo se equilibre.

Besos, Corsaria Rebelde!!!

Verónica Calvo dijo...

Ese sentido final es el motivo de este poema.

Besos, Ale.

Verónica Calvo dijo...

Linda amapola, tu mundo no es diferente al de tantos.
Cuando se vive en la espesura del claro y el oscuro sobran las palabras y falta el aire.
Sé cómo te sientes, y si este poema te trajo algo de calma, exprímelo.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Gracias por pasar a leer, André.
Desprender nostalgias como hojas de otoño.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Querida Marian, supongo que ese final toca porque todos tenemos una hora imposible donde el resumen es ese.
Y claro... duele. Por mucho que queramos, es imposible. La muerte nos deja esa evanescencia manchada de nostalgia.

Un gran abrazo :)

Verónica Calvo dijo...

Tal cual o has dicho, Elisa.

Besos.

Sergio dijo...

Lo leí ayer pero sabía que regresaría hoy para retomar la delicadeza poderosa de sus imágenes. Esto es poesía. En su mayor grado de expresión. Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Eres muy amable, Sergio.
Me alegra que veas así este poema.

Muchas gracias, siempre.

Abrazo.

Anónimo dijo...

¿ Que es lo que te ha izado, una vez más, un poco más arriba sin convencerte?.

No hay sitio puro.

Rene Char de "Yo habito un dolor".

Me gusta el poema.
Besos. L.del Valle.

Adriana Alba dijo...

Hermoso!
El lucero vespertino como fiel testigo de tus nostalgicos versos.
Te dejo un abrazo, y aunque un poquito temprano, mis mejores deseos para las proximas celebraciones.
Siempre gracias por tus visitas,

Verónica Calvo dijo...

Char sabe.
Me alegra que te guste este poema.

Besos, Lirio del valle.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias Adriana.
Disfruta las fiestas que se vienen encima como gustes. Pero sobre todo con paz, amor y humor.

Saludos.

anuar bolaños dijo...

La negrura puede ser tibia penumbra, abre tus ojos, suelta tu luz

Marisa dijo...

Siempre llega el día
en que las sombras
dan paso a la luz.

Besos

Verónica Calvo dijo...

La pebumbra se compone de luz y sombra.

Saludos, anuar.

Verónica Calvo dijo...

Y viceversa. El ciclo de la luz a la oscuridad y de esta a la luz.

Besos, querida Marisa.

Lujan Fraix dijo...

Cuánto silencio en ese duelo de ausencias cuando la hora separa y une, cuando lo imposible parece cercano aunque esté inalcanzable.

Bellísimo y triste pero único.
Besos mi querida amiga.

Verónica Calvo dijo...

Ese es el sentido de este poema.

Gracias, mi querida Luján.

AMBAR dijo...

Gracias por este poema, reflexión profunda.
me ha encantado de principio a fin.
Un abrazo.
Ambar

Verónica Calvo dijo...

Gracias a ti, Ambar, por leer este poema.

Abrazo.

Patty dijo...

Esa oscuridad que no se deja atrapar, bello Verónica. besos :*

Verónica Calvo dijo...

Esa oscuridad tan negra...

Gracias, Patty. Besos.

Mª Socorro Luis dijo...


Yo velero.
Tú viento...

Y beso

Verónica Calvo dijo...

Puede ser también, Soco, en esa hora imposible.

Besos.

Rosa dijo...

Dos mundos y, sin embargo, tan entrelazados.
Tan luminosos.
No se siente oscuridad.

Un beso, mi querida poeta.

Verónica Calvo dijo...

Depende, Rosa.
Te aseguro que en este caso la oscuridad devora todo. Y tal vez sea mejor así.
Tu comentario trae consuelo.

Besos, querida amiga.

Maite Lorenzo dijo...

Hay dos momentos misteriosos en el día, el amanecer y el ocaso. Único instante en el que la luz y la oscuridad pueden encontrarse y saludarse, abrazarse o besarse... y así pasa la vida, eternamente. Un breve y efímero encuentro en el momento más bello del día. Me gusta tu poema.
Besosssssss

Verónica Calvo dijo...

Cierto, Maite.
Y quién sabe qué pisibilidades traen...

Besos.

Magdeli Valdés dijo...

Me gusta como buscas entre las sombras
encontrar el momento para retomar alas...
construyendo desde lo más profundo
lo que es vivir la vida.

Verónica Calvo dijo...

En esas sombras se buscan personas, situaciones y casi siempre a uno mismo.
Luego vienen las alas :)

Abrazo, Magdeli.