17 de diciembre de 2012

La olla




Antes de acostarse puso los garbanzos en agua con un poco de bicarbonato. Luego se fue a dormir pero antes añadió a la lista de la compra la col que necesitaba para el “cocido apañao” que tanto éxito tenía entre sus amistades.
A primera hora fue al mercado, hizo las compras y regresó a casa.
Escurrió los garbanzos, los lavó y añadió a la olla los ingredientes: sal, aceite, zanahoria, puerros, un poco de tocino y un trozo de pechuga de pollo.
Cerró la olla a presión y le dió la media hora que requería.
Mientras, aireó la casa, limpió, ordenó y puso la mesa con el mantel que Kike le trajo de Portugal y sacó la vajilla de su abuela.
Eligió un reserva del Gállego y lo llevó a la mesa para ser descorchado diez minutos antes de servir.
Puso música de fondo y se entretuvo regando las plantas de la terraza.
Una vez transcurrió la media hora dejó que escapara lentamente el vapor de la olla y al destaparla aspiró aquel aroma.
Solo por el olor sabía que había quedado exquisito. Se felicitó a si misma por su obra de arte y pasó todo el contenido a una cazuela de barro para guardar el calor.
Troceó la col y la lavó con esmero, la puso en la olla, cubrió con agua y volvió a cerrar la tapa.
Laminó unos dientes de ajo quitándoles el germen y los dejó en una sartén con aceite y el pimentón cerca para rehogar la col antes de llevarla a la mesa.
Mientras se hacía se duchó y arregló.

Algo pasaba.
Un contratiempo. No había manera de abrir la olla.
Ya estaba dando algún problema, pero justo hoy iba a darlos todos.
Pensó en la ley de Murphy y despotricó.
Recurrió a los trucos aprendidos y volvió a poner la olla al fuego. Se calentó un poco y volvió a intentarlo.
Nada.
Enfrió al grifo.
Tampoco.
Intentó dar golpes con el martillo de madera.
Imposible.
“Bueno-pensó-Kike la abrirá.”
A las dos en punto Kike llamaba a la puerta.
Le explicó el percance con la col dentro de la olla y fueron a la cocina.
Kike intentó todo pero lo cierto es que la olla permanecía cerrada a cal y canto. La col se había acorazado allí dentro.
Desistieron, comieron, hicieron animada sobremesa y cuando Kike se fue, bajó la olla al contenedor.
Este estaba lleno, así que dejó la olla en el alcorque del árbol y se fue.

A las dos horas se escuchó un gran revuelo en la calle a la vez que un policía llamaba a su puerta.
Abrió algo asustada.
   - Señora por favor, desaloje el edificio con la máxima brevedad posible.
Agarró una chaqueta al vuelo y corrió escaleras abajo.
Ya en la calle vio policías y artificieros desplegados en torno a su olla.
No dijo nada pero se moría de vergüenza y sólo deseaba que la maldita olla fuera explosionada, que la col volara por los aires y poder subir de nuevo a casa para llamar a Kike, gritarle hasta quedar afónica y luego morirse de risa.

133 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Por el amor de un dios.

Verónica C. dijo...

Y de una diosa.

:D

Tracy dijo...

Primero me has hecho relamerme pensando en el exquisito cocido,para luego hacer que me desternille de risa con la dichosa col, jajajaja.

Verónica C. dijo...

Tracy, no es para menos.

Imagínate la que puede liar una olla a presión!!!

guille dijo...

He oído rumores de la existencia de una sanguinaria terrorista en la zona sur de España, lindando con Portugal.

Dicen que usa ollas y las terribles explosiones dejan un fuerte olor a col.

También he oído algo de que un tipo llamado Quique, parece que es su colega. Se le reconoce porque lleva un ojo morado.

Alicia Fernández dijo...

jajaja, muy bueno, gracias por hacerme reir vero. Vaya con la dichosa olla. Besos

Verónica C. dijo...

Toma gille!!!

Esa sanguinaria terrorista está mal ubicada pues residía en esa capital llamada Madrid por todos menos por los madroños que la llaman MadriZzzz.

Entonces el atentado es medioambiental por eso de la contaminación aérea.

Si, pero nos estamos confundiendo con el susodicho pues este es Kike y el Quique que me dices es otro que suele ir con una terrorista que habita la frontera aunque él está en LA de los Estates...

Pero no vas desencaminado, no creas... :D

Verónica C. dijo...

Alicia las ollas son un peligro.
Algún día relataré lo que sucedió con una llena de lentejas.

Menos mal que a mi no me pasan estas cosas...
Y espero que a ti tampoco :S

Besos

Mariangeles Ibernón Valero dijo...

JAJAJJAJAAJJA.....Pero que bueno es. Esta vez si que te has quedado y bien conmigo....jajajjajaj....que fuerte, y yo toda metida en el texto esperando...esperando?
Eres la leche nenica, que buena eres copón.
Un placer poder leerte y reirme un rato con esa olla dichosa.
Buena semana, felizzzzzzzzzzz días, estos que se aproximan....jajjaj.
Besos y sonrisas cinco estrellas porque te las mereces :)*****

paloma gomez dijo...

Hola Verónica

Te he visto comentar algún que otro blog que yo visito y hoy llego del de Ohma.

Si no te importa me quedo, a leerte, creo que tengo que hacerlo con calma, los relatos me gusta saborearlos y tengo la ligera intuición de que aquí voy a disfrutarlos y mucho

Un beso¡¡

Delion La Barge dijo...

Me he reído hasta congestionarme,tesoro.
Me has recordado el percance con la tostadora y la pizza.
Ahora eres tú la que se ríe,lo veo.

Me gusta mucho tu prosa y ya apenas nos deleitas con ella.

Besos

Verónica C. dijo...

Marinageles, que te lo pases bien con este relato me hace la persona más feliz del mundo :D
Y encima me piropeas.
Voy a ponerme contrapesos en los tobillos jajajaja

Estos días que se aproximan son de vacaciones para mi.
Me es ajeno lo que se avecina, tanto como ponerme ayunar en ramadán, pero te deseo que lo pases feliz tanto si celebras como si no.

Besos!!!

TORO SALVAJE dijo...

La que lió la olla...

Muy ingeniosa.
Gracias por la sonrisa.

Besos.

Verónica C. dijo...

Bienvenida Paloma.

Si, yo te he visto en algunos :)

Por supuesto que no me importa.
Y espero que encuentres lectura a tu agrado.
Poca prosa escribo últimamente en le blog, pero tengo ganas de retomarla.

Gracias por llegar y quedarte.

Besos

Verónica C. dijo...

La tostadora y la pizza, querido Delion... Calla calla que me da algo!!! jajajaja

Si, es verdad, apenas escribo prosa en el blog.
Escribiré más, y micros, me apetece ;)

Besos querido mío

Verónica C. dijo...

Imagínate Toro Salvaje...

Si te digo que está basado en hechos reales y que coincide cuando en España ETA se pasaba el día dejando ollas bomba, me parece que en vez de sonrisa te saco risa :D

Besos

Una Vida... dijo...

Tremendo, hoy has anudado risas. Aprendí dos cosas nuevas: sabes hacer un cocido en condiciones y las ollas pueden ser sospechosas... Vaya vaya.

Buen relato.

Saludos... al gusto.

Verónica C. dijo...

Manel, aprendido de mi madre, la auténtica protagonista de esta historia exagerada :D

Las ollas siempre son sospechosas, di que si.

Saludos nosturnos

carlos Niederheitmann dijo...

Para mí que si era una bomba, pero de risa!!! Me gustó bastante y hoy por la noche a hacer garbanzos con la receta del relato. Lo de la col, bueno lo pensaré. Me has despertado el apetito.

Besos.

Verónica C. dijo...

Carlos, échale un poco de alga kombu, hazme caso ;)

Besos!!!

Pitt Tristán dijo...

Una de nuestras oficinas fue desalojada y vinieron los artificieros por una cacerola, y es que los pucheros llevan muy mala fama.

Aún así, si un día me invitas a comer, me arriesgo incluso a que utilices la olla, ya me estoy imaginando la "explosión".

Besos.

Neuriwoman. dijo...

Menos mal que los artificieros no se pusieron a tomar huellas que la verguenza la hubiera enterrado como a la señora esta que restauro el Ecce Homo.

Tiene guasa la historia y yo que he picado desde el primer minuto, saboreando en mi interior ese guiso y pensando en seguir tu receta.

Besos.

Verónica C. dijo...

Jajaja Pitt!!!

Oiga!!! que una cocina muy bien!!!
Hummmm!!!

Vale, ¿mañana te viene bien?
No te rajes.
Prometo portarme bien... bien.

Besos

Verónica C. dijo...

Pobre mujer, Neuriwoman, pasará el tiempo y permanecerá en la memoria colectiva :D

Si la haces añade un trozo de alga kombu ;)

Besos

xiana dijo...

yo tengo una olla express, pero no la utilizo, dejo cocer las lentejas (garbanzos no suelo hacer) el tiempo que haga falta.
Disfruto de las cosas a fuego lento.

Besos

Verónica C. dijo...

También yo, Xiana, pero cuando tengo tiempo.
La olla es un invento maravilloso, sobre todo la rápida.
Pero el fuego lento le da un toque especial.

Besos

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

He pasado de hacerseme la boca agua hasta quedarme, casi, con la col acorazada en el nudillo de mi carganta, de tanto que me he reído.
¡¡¡Menudo susto para los Policias, cuando saliera toda esa metralla culinaria!!!
Un abrazo y besos...sigo partiéndome de risa con tu permiso.

Plebeyo Sir dijo...

probablemente la olla sea un invento aprovechado por las élites actuales y eliminar a los jubilados para que no cobren la pensión

Verónica C. dijo...

Pedro Luis, ¿te imaginas?

Pagaría por ver ese espectáculo!!!

Ríete, es bueno para tu salud y para la del planeta :D

Abrazos, besos y risas

Verónica C. dijo...

PLEBEYOOOO!!!!

Te iba a decir que qué barbaridad (muerta de risa, eso si), pero no, probablemente lo estén pesando.

Ya me espero cualquier cosa de un político...

MAR dijo...

Jajaja muy bueno,Verónica.
La olla, la lío parda, eh?
Eres sensacional,me gusta mucho tu buen humor
Y la foto, chupi¡
Bss

MAR dijo...

Quieres adoptar a una gatita por Navidad?
vale, vale¡ me callo.

Verónica C. dijo...

ya te digo, Mar :D

Te diría que soy yo la de la imagen, pero tengo el pelo negro aunque... Hay algo en ella que se me parece jajajaja

Sin humor nos morimos del asco.

Besos

Verónica C. dijo...

Mar, mira que soy capaz de adoptarla estos días, pobre.
Por la gata y por ti.

Este asunto lo tienes que lidiar, echar el pulso y no flaquear.

He dicho.

xiana dijo...

Recórcholis!! jajaja Se me olvidó poner que me ha hecho mucha gracia
! y comentar jocosamente "hay que ver en qué se gasta el dinero del herario público" jajaja

Besitoooos!!

(estoy yo en modo, trabajo, trabajo y más trabajo... y se me va la olla, digo la cabeza!)

Unknown dijo...

ja ja ya ves por la col. Justo cuando vi los ingredientes me parecía que algo iba a pasar :)

Felices Fiestas.

David de observandocine.com

Verónica C. dijo...

Jajaja Xiana jajajaja

Y yo estoy en modo "vacaciones el viernes por la tarde hasta el 8 de enero" y se me va la olla,la cabeza y hasta el alma!!!

Besos!!!

Verónica C. dijo...

David, desconfiemos de las coles :D

Felices fiestas.

Hasta después, ya voy a verte

paco kali dijo...

Bueniiiiiiiiiisimo. intrigante y
muy, muy, explosivo.
Una historia ingeniosa.
Un abrazo.

ALBORADA dijo...

Jajajajaja, Vero, para morirse de la pena y a la vez despetroncarse de la risa, me imagino se quedara calladita, calladita mientras escuchaba tanto revuelo, jajajaja.

Gracias por la carcajada, amiga y una linda semana que comienza.

Jerónimo dijo...

Un relato muy bien narrado, Verónica.Cuando se escribe bien,hasta las recetas de cocina son interesante (y no es peloteo).
Lo de la olla no terminó muy bien pero pudo ser peor.A mi hermana una vez se le levantó la olla con muy mala leche de la vitrocerámica y la persiguió por toda la cocina.Menos mal que tuvo tiempo de alcanzar la puerta y salir de allí despavorida.Y no creas que me lo he inventado,es real.

Abrazos y felices fiestas.

Rafael dijo...

¡Ya ves lo que dio de sí una col y una olla, en un acto que seguro, habrá ocurrido alguna vez, en las tareas domésticas!
Genial Verónica, te felicito.
Un abrazo y que tengas un lindo martes.

Luna dijo...

Jajajajajajaa!!! Que explote, que explote!!!
Es por eso que trato de mantenerme alejada de la sala de torturas (llámese cocina...)

Saludo grandote, Verónica!

Lapislazuli dijo...

jajaja muy buena
Menos mal que no salio a la calle como en la foto
Abrazo

Verónica C. dijo...

Paco, explosiva sin duda :D

Abrazo

Verónica C. dijo...

Querida Mayra, calladita y agazapada jajaja

Que tengas una estupenda semana llena de luz y serenidad.

Besitos!!!

Verónica C. dijo...

Jerónimo!!!

OO... jajajaja

Me lo creo totalmente.
A mi nunca me ha pasado nada con ella pero he oído cada cosa que suena a ciencia ficción que ni te digo.
Y con la cafetera también.

Pobre tu hermana, si a mi me pasa no vuelvo a usarla.

Felices fiestas para ti también.

Abrazos

Verónica C. dijo...

Rafael, si te pones a investigar en historias con este artefacto te sorprenderías de todo lo que dan de si.
Conocí una olla que salió volando por una ventana, recorrió unos cuantos metros y ella sola aterrizó en una papelera.
Esa es para hacer la ola.

Feliz día.

Abrazos

Verónica C. dijo...

Jajajajaja Luna jajajajaja

Oye... Gracias ;)

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Menos mal, Lapislazuli!!!

:D

Abrazo

MAR dijo...

jUSTO AHORA, QUE ACABO DE ABRIR LA OLLA CON LAS LENTEJAS, ME HE ACORDADO DE TI.
JAJAJA RISAS POR LA MAÑANA, ESO ES BUENO
bSS( HOY ME VOY A VER ESCAPARATES)
AUNQUE NO COMPRE, MIRO... JEJEJE
bSS Y ADEMÁS ME GUSTA CORILLEAR, LO QUE COMPRA LA GENTE, PARA LAS FISTAS JIJIJI, COTILLA QUE ES UNA..

Verónica C. dijo...

MAR jajajajajaja

Yo me voy a trabajar, voy a llegar tarde.

Disfruta, cotillea y nos cuentas.
Menos mal que te tengo a ti como nexo con el mundo exterior jajajaja

Besazos!!!

Ian Welden dijo...

Y yo también me he morido de la risa, no me lo esperaba, eres genial.
La olla terrorista.
Me ha llamado la atención tu excelente prosa, Verónica, te felicito.
Un beso desde una Copenhague melancólicamente llovida,

Ian.

Arruillo dijo...

Pienso hacer ese cocido siguiendo los pasos que mencionas, sólo que pondré un olla de toda la vida...digo yo que los protagonistas llamarían a tele-pizza más que nada por salir del paso.
Gracias por la sonrisa que me has sacado.
¡Qué tengas unas felices fiestas!
Un abrazo

S. dijo...

No se me ha escapado la original idea de convertir la primera parte del relato en un híbrido de receta de cocina y cuento. Excelente forma de ir subiendo la tensión del relato y la presión de la olla.

José Manuel dijo...

Yo esperando el desenlace del relato para poder saborear tan suculento cocido, y al final solo he podido reirme a gusto.
Gracias por tan original y agradable relato.

Feliz Navidad, besos.

PEPE CAHIERS dijo...

¡Jejeje, menuda caja fuerte esa olla!. A mi me pasó una vez que el cocido salió a presión por la válvula de escape hecho picadillo. Un horror culinario. Saludos.

Verónica C. dijo...

Ian, justo eso, la olla terrorista.
ETA ponía muchas bombas en ollas, imagínate!!!

Te diré que lo que más escribo es prosa, aunque no en el blog.
Pero esa es otra historia :D

Besos desde esta frontera con calor húmedo y cielo despejado

Verónica C. dijo...

S. estás al quite :D

Había que poner antecedentes sin dar pistas de lo que iba a suceder, y así de paso promociono el "cocido apañao" de mi madre.

A ver si actualizas, que me tienes otra vez de controladora de vecinos :S


Verónica C. dijo...

José Manuel, bueno, quitando la col, hasta te puedes beber el vino :D

Besitos***

Verónica C. dijo...

Bienvenido Pepe.

JAJAJAJAJJA

Eso mismo le pasó a uno que yo me sé con unas lentejas que, increíblemente salieron enteras por la válvula y se quedaron en el techo.
Acabaron en el techo sin deshacerse, increíble.
Los hombres, ¿no sabéis que hay un tope?

Aaaaaissss... :D

Gracias por venir y comentar.
Vuelve cuando te apetezca.

Saludos

Verónica C. dijo...

ARRUILLO, tu comenterio desapareció y apareció... hoy pasan cosas extrañas en este blog, llamaré a "la nave del misterio" :D

Ya me dirás cómo ha quedado, yo le añadiría un poco de alga kombu.

Comieron el cocido sin col y se bebieron la botella.
Y todo con pan.
Tremendo :D

Felices fiestas para ti también.
Yo tengo vacaciones desde el viernes tarde hasta el día 8 que me incorporo.
Así que: rutas, bici, escribir, leer y disfrutar.

Besos

Darío dijo...

Quién sabe qué cosas se cocinan en las sombras...de una olla hermética...Un abrazo.

Verónica C. dijo...

Son un misterio, Darío...

La CIA paga oro a sus agentes por camuflarse dentro de una y filmar.
Pero es algo que creo tardaremos en averiguar.

Abrazo

Ricardo Miñana dijo...

Precisamente estaba pensando en probar el auténtico cocido madrileño y mira
por donde...
que tengas una buena semana
y felices fiestas.
un saludo.

Verónica C. dijo...

Ricardo, pues este es un apaño, no el auténtico cocido madrileño que lleva montones de otros ingredientes.

Si vas por MadriZzzz pásate por La Bola, en la calle de la bola 5
Dicen que es el mejor de MadriZzz y te aseguro que es buenísimo.

Felices fiestas para ti también.

Saludos

Amanecer Nocturno dijo...

Jajaja, la col-bomba!
Y todo por culpa del 11S, del 11M, del 11J y de lo rápido que se alarma la gente con estas cosas.
Muy bueno.

Abrazo!

Verónica C. dijo...

Amanecer!!!

si!!!

Y eso que tu al ser mucho más joven no recordarás o sabrás que hubo una época en que ETA ponía ollas bomba por toda España.
Ahora se asuntan más de una mochila que de una olla en la calle.

Te diré que en un polideportivo no me dejaban entrar por la mochila OO

Besos

MarianGardi dijo...

Querida Verónica qué idea más genial y yo he aprendido a poner el repollo con los ajos y el pimentón mientras te he visto hacer las faenas de la casa jejeje
Muy divertido el relato.
Un gran abrazo y que sepas que no te olvido mi alma.
Felices Pascuas si no nos vemos antes.
Besos

Verónica C. dijo...

Querida Marian, a mi no, en todo caso la musa de esta exageración es mi madre :D

Ayer te iba a escribir, pero estos días son una locura en el trabajo y cuando llego apenas tengo tiempo para ir al día de lecturas y comentarios.
El viernes tarde, vacaciones. Ya te escribo.

Felices fiestas.
Y esas cosas ;)

Besos grandes

MAJECARMU dijo...

Verónica,cuántas veces nos entregamos de lleno a una labor o preparación de un evento,que luego la vida se encarga de enredar y trastocar...Al principio,nuestra confusión e impotencia es evidente,pero una de dos...sufrir o verle el lado positivo,que sin duda lo tiene...
Ahí estás tú dejándonos la muestra o la lección...aunque no sea tu intención,pero así lo siento...Nos has hecho reír y sobrevolar el momento,ese momento que nos deja un buen recuerdo a pesar de todo...
Mi gratitud por tu cercanía y excelentes temas.
Que vivas y sientas estos días la paz y la plenitud,que mereces...y que el nuevo año te traiga salud,alegría e inspiración para seguir con nosotros,compañera y amiga...Hasta pronto,Verónica.
M.Jesús

Marisa dijo...

En este día de lluvia
me vino bien una risa.
¡Eres única!

Un beso

Luján Fraix dijo...

HOLA VERONICA
JIJII ME HE REÍDO CON ESTA BENDITA OLLA, SEGURO QUE A MI ME PASARÍA LO MISMO PUES SOY PÉSIMA EN LA COCINA.

UN RELATO DIFERENTE CON GRAN SENTIDO DEL HUMOR.
ME GUSTO MUCHO.
UN BESITO QUERIDA AMIGA.

ReltiH dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJJAAJAJA, QUÉ BACANERIA DE RELATO, JAJAJAJAJAJA.
BESOS

STARLIGHT dijo...

Buena receta pero mejor el relato, me la he gozado en serio, que tengas felices fiestas y recibe un abrazo a la distancia desde mi querida Guatemala

Verónica C. dijo...

Querida María Jesús, al a vida hay que ponerla humor, y más ahora con tanta "crisis en todos los sentidos".
Incluso en mitad de un drama puede suceder algo que haga que no de un ataque de risa.
La vida es bipolar y te lo pone todo para que actúes de manera positiva o negativa.

No celebro estas fiestas, de hecho ni voy a ir a ver ami familia.
Necesito descansar y tener estos días que tengo vacaciones para mi.
Así que tendré Paz y espero que esa Plenitud se instale, en todos nosotros.

Muchas felicidades, disfruta con tus seres queridos y que el año nuevo te traiga toda la luz que necesites para seguir en el Camino :)

Abrazos con mi cariño

Verónica C. dijo...

Eso está muy bien, Marisa ;)
La risa es sana, contagiosa y gozosa.

Besos mi querida Xanela

Verónica C. dijo...

Querida Luján, no quiero ni imaginarlo jajajajaja

Tengo anécdotas de cocinas para escribir un libro, y todas ajenas a mi.
Esto le pasó a mi madre. Está exagerado, claro.
No vinieron los artificieros pero se formó un revuelo jajajaja

Besitos con mi cariño

Verónica C. dijo...

Ole tú, ReltiH!!!

Me gusta tu risa!!!

Besos

Verónica C. dijo...

Qué bueno, STARLIGHT :)

Felices fiestas para ti también.

Luego voy a leerte.

Abrazos

Rosa dijo...

¡Qué buen cocido!, lo digo en serio, y ¡qué lío con la olla!

Me ha gustado mucho, con buen humor.

Un beso.

Capitán Placenta dijo...

JAJAJA!! No puedo contigo...
Por partes: A ese cocido le falta morcillo, ¡por favor!¿Eh?¡Por favor!.
Lo del mantel de Portugal es un puntazo.
Ah! También te hago responsable directa del agravamiento de mi trauma/miedo a las ollas a presión. Desde que leí de pequeña en una página web que iba a morir de una explosión de olla (de la de cocinar), pánico me dan. Jajaja, sí.
En fin, besos, que lo he disfrutado mucho.

S. dijo...

¿Qué diablos es una col?

Muy bueno tu post, me han dado unas ganas terribles de comer garbanzos, con una longaniza frita arriba, o en su defecto, ají de color.

Un beso.

José Ramón dijo...

Verónica Feliz Navidad te deseo lo mejor Saludos de José Ramón

Menteinvisible dijo...

Feliz navidad

TriniReina dijo...

¡Ay, Vero, qué arte!

No sabes cómo se parece esa olla a la mía. A la mía desde que mi marido le cambió la goma a la tapa. Niña, una lucha casi diaria que mantengo con ella. Y todos esos trucos de los que habla el relato, aquí, la muá, los ha empleado:):):)
Tomo nota para si un día he de tirarla, meterla bien al fondo del contenedor:):):)

Has conseguido que se me salten las lágrimas de risa:):)

Besos

Verónica C. dijo...

Rosa, un buen cocido "apañao", un sucedáneo del cocido madrileño.

La olla suele liarla.
Y la ponemos tan tranquilas jajajaja

Me alegra que te guste y te rías con esta historia.

Besos

Verónica C. dijo...

Mi Capitán, a ese cocido le falta de todo, por eso es "apañao" jajajaja
Le falta: jamón, chorizo, morcilla (aparte), morcillo y la bola, que todo buen cocido madrileño que se llame así sin la bola es extraño ;)

Imaginemos el mantel lleno de gallos, por supuesto.

Así que te acojonaban con lo de la muerte por atentado de olla... A mi me decían que tuviera mucho cuidado, que era peligrosísima, con lo cual me quedaba sorprendida del acto de inconsciencia de las mujeres poniendo una olla al fuego.
Hoy en día me salva la vida jajajaja

Pues me alegro que este relato te haga reír.
Con tal de hacerle la contra a los Amos del Mundo que nos quieren cabreados y matándonos los unos a los otros, capaz soy de dejar las penumbras y volver a la comedia :D

Besos!!!

(Y cuida la olla, la propia y la del fuego jajajaja)

Verónica C. dijo...

S. la col es una verdura, especimen que nace de la tierra y que los hombres, exceptuando los franceses, no soléis incluir en vuestra alimentación :D

Y yo te leo y ganas me han dado de comer ajiaco...

Besos!!!

Verónica C. dijo...

José Ramón, igualmente :D

Gracias.

Luego me paso a verte

Verónica C. dijo...

m.i.

Feliz navidad, próspero año y felicidad.

Verónica C. dijo...

Trini, las gomas y sus problemas.
La mía tiene nada de tiempo y ya gotea.
Para comprarla tengo que ir al hipercor de Huelva porque en otro sitio es imposible.
Así que las compramos a pares.

¿Será cosas de las manos de los hombres?
Probemos a cambiarla nosotras a ver... jajajajaja

Si, bien al fondo, aunque hoy en día lo que mosquea ver es una mochila.

Besos!!!

INMA dijo...

Mi querida Verónica, eres un encanto, escribes de lujo. Nunca imaginé el final de la historia, lo leía saboreando tus palabras a la par que el cocido, y me sales con estoooo...uff qué genio!

Gracias por estos momentos tan apetecibles, necesarios.

Un beso grandote preciosaaa

PACO GACELA. dijo...

Buscando nuevos amigos, feliz navidad, y me hago seguidor tuyo, un saludo.

Melvin dijo...

Típica situación que en la ficción resulta un relato rebosante de comicidad y en la ficción una historia surrealista digna de un día de mierda o de un gafe o de esa bendita ley de Murphy que hace de lo peor de nosotros el mejor anecdotario que pueda existir... Yo lo veo muy real, jajajajaja.... Me he visualizado a mi mismo jajajajaaaa, esta es de las mías... Como cuando robé mi propia casa por que me dejé las llaves... Besitos querida mía, gracias por las risas, muy necesarias hoy.

Verónica C. dijo...

Inma, cuando me pase por MadriZzz con tiempo te voy a hacer la ola porque eres incondicional, siempre te gustan mis letras, y eso me halaga :)

Si, se necesitan momentos de desconectar de la realidad.
Pues hoy también tuve mi momento: fui con mis chicas a comer y menudo akelarre hemos montado.
Necesitamos desfasar a base de bien.

Besitos preciosa!!!

Verónica C. dijo...

Bienvenido Paco.

Encantada de que te quedes.
Pasaré a conocerte.

Feliz navidad.

Saludos

Verónica C. dijo...

Mi queridísimo Todo, ya te digo.
La ley de Murphy es lo más grande!!!
Sin ella la vida sería una tragedia.

¿Robaste tu propia casa? jajajaja
Si yo te contara de las mías...
Oye, podríamos escribir sketcs!!!

Me alegran esas risas.
Yo desfasé hoy al punto de liarla fina.
A faltado nada para caerme al mar entre dos barcos.
pero esa es otra historia de la ley de Murphy...

Besitos enormes... vamos a contar estrellas




Kasioles dijo...

He seguido, paso a paso, el desarrollo de ese rico cocido, ya me estaba imaginando lo buenísima que tenía que estar esa verdura con el refrito preparado y... ¡Mira que la ley de Murphy nunca falla!
Quiero dejarte mis mejores deseos para que disfrutes de una FELIZ NAVIDAD y añadir cariños y abrazos de
Kasioles

Verónica C. dijo...

La ley de Murphy, kasioles, es la sal de la vida :D

Feliz navidad para ti también, querida mía, disfruta con tus seres queridos y haz sitio en le corazón para llenarte de todo lo bueno que te traerá el año nuevo.

Besos y mi cariño

perla dijo...

ola tienes un blog genial quiero invitarte al mio y si te gusta nos podemos seguir mutuamente un besos desde perlitalizardo.blogspot.com

Verónica C. dijo...

Hola perla.

Yo no funciono así.
Igual a ti te gustará que se interesen por tu blog, igual me pasa a mi, que me gusta que me lean, no atesorar seguidores :)

Saludos

Inma_Luna dijo...

Bueno que juego de risas puede dar una simple olla.
Me ha gustado y me he reído me hacia falta.
Un besito

Verónica C. dijo...

Pues me alegro de haberte sacado risas Inma :)

Estamos escasos de ellas y eso no puede ser.
Todos los días, al menos, unas risas.

Besito *

Lichazul dijo...

jejejje que buen remate!!
en lo personal no me gustan los garbanzos ni la col
estoy con los polis, que destruyan la olla y la col jejejeje

besitos y felicitaciones VERITO

Verónica C. dijo...

Si, que la explosionen y que les hagan la ola :D
Pero sólo por el ridículo jajaja

Elisa, besos grandes

Beatriz Martín dijo...

JAJAAJAJJAJAJAJAJAJAAJAJJAAJ NO COMENTS JAAJAJJAJA FANTÁSTICO JAJAJAAJAJJAJ , DULCES SUÑO SGUAPA JAJAJAJA, BESOS DESDE MI BRILLO DEL MAR ME PARTO

Verónica C. dijo...

Me alegran esas risas, Beatriz.
Hay que reír todos los días.
La risa nos salva de los políticos ;)

Besos, desde la frontera que se levanta entre bruma atlántica

Gala dijo...

No me gustan las ollas expres, esas que cocinan rápido y a presión.
Me dan mucho respeto, prefiero perder un par de horas más y cocinar en la olla de toda la vida.
La verdad es que tu historia es muy divertida, y que las ollas se atoren más habitual de lo que parece... demasiadas ollas explotando, aunque el tema de los artificieros es desternillante sin duda.

Besitos mediterráneos y felices fiestas.

Verónica C. dijo...

Gala, son bombas domésticas, como la cafetera exprés y nuestras hormonas arrebolaítas :D

Cuando hay tiempo... Y ezo qué eh??? OO

La verdad que lo hecho a fuego lento sabe mejor.

Besos atlánticos y felices fiestas.

Para mi, fiestas, si, vacaciones desed mañana tarde hasta el 8 de enero!!!

María dijo...

Yo uso la olla todos los días, aunque se de gente que las ha cogido miedo porque en alguna ocasión les ha explotado.


Por cierto mmmmmmmmmmmmmme encantan los garbanzos, yo los pongo en la olla una vez a la semana jajajajaja.


Te deseo unas felices fiestas llenas de amor, paz y felicidad, y que el nuevo año 2013 venga lleno de deseos e ilusiones cumplidas para ti.

Un beso y un abrazo.

Verónica C. dijo...

También yo, María.
Vivo prácticamente de verdura, imagínate...
Menos mal que nunca me ha pasado nada con la olla, pero también conozco a gente que las ha pasado mal.

También me gustan los garbanzos, y el hummus ni te digo :D

Felices fiestas para ti también María.
Que el año nuevo sea sobre todo NUEVO.

Todo lo mejor para ti, querida amiga.

Un beso

Megapili dijo...

Que bien acompañada te veo!!! Me he tomado tiempo para leer detenidamente el relato y despues, cada uno de los comentarios. Me encanta verte tan bien arropada y veo que has recuperado el animo.
Me alegra ver que vuelves a la prosa. Leerte siempre me have sonreir y hoy te he imaginado con una malevola sonrisa sentada delante del ordenador escribiendo el relato. Te echaba de.menos

Verónica C. dijo...

Megapili!!!

Bueno, ahí voy.
Mejor. El tiempo lo va curando todo :)

Tengo ganas de darle a la prosa por el blog, si.
Y si, una malévola sonrisa, tétrica y todo.

A ver si vienes, que también te echo de menos, estamos ambas muy perdidas.
Pero tu sabes que te llevo en el corazón.

Besos

Lyliam dijo...

Me has hecho morir de risa Vero, me imagino todo ese despliegue policial por una olla con col dentro jajajjaj. Hace años no las uso, cocinando un puchero mi hija la abrió sin sacar la presión y el trozo de carne dió varias vueltas en la cocina hasta escracharse contra la heladera ¡y nosotras tiradas en el piso! jajajjaja. Gracias bella por la risa, me encantó tu forma de narrar, besotes por miles.

Verónica C. dijo...

Jajajajaja

Lyliam, la que se ha muerto de risa he sido yo!!!
Qué terror!!!

Menos mal que sólo quedó en eso...

Hay que reír todos los días.
Es salud y hace la vida menos trágica.

Besos ***

Amapola Azzul dijo...

Tanta presión tenía la olla..., besos.

un abrazo.

Verónica C. dijo...

Las ollas se prestan a juegos peligrosos, Amapola Azzul :D

Abrazo

Jon Igual dijo...

Muy divertido. Siempre he tenido pánico a las ollas a presión, la semana pasada me animé a cocer unas acelgas, pero después de tu relato creo que no volveré a hacerlo.
Besos.

Teresa dijo...

Un buen relato al que no le falta ni un ingrediente, bueno solo el repollo :) El final, genial. No me extraña nada el mosqueo de la poli.

Besotes.

Verónica C. dijo...

JON!!!

:D

Besos!!!

Verónica C. dijo...

Jajaja Teresa, si, faltó, pobre.

Imagínate, era en aquellos tiempos cuando ETA dejaba ollas bomba por todas partes.
Ahora pasa con las mochilas.

Besos

Shang Yue dijo...

si es que... para un solo día que queremos que todo nos salga bien redondo!!!

Verónica C. dijo...

Y tan redondo en este caso, Shang Yue...

Basta que pongas interés y viene la ley de Murphy.

LA ZARZAMORA dijo...

A mí lo que me parece una pena dentro de toda esta historia es que la olla de marras les fastidiase la noche y el polvete...

Si es que, como ya sabes, no tengo arreglo.
:)

Besazo, preciosa!!!

Verónica C. dijo...

Jajajajaja

Bueno, Eva, las letras están para reflejar en ellas, está bien.

Aunque te digo una cosa, si por ahí fueran los tiros entre ellos, menudos gilipollas!!!
No te parece???

Besazo querida mía *

Patricia dijo...

genial!

si no fuese por tus respuestas yo también me hubiese quedado sólo en lo humorístico y el absurdo de una olla que se niega absolutamente.
excelente prosa, querida Vero.

un abrazo fuerte!!!

Verónica C. dijo...

Querida Patricia, las ollas, la vida y todo tiene su humor.
Y menos mal :)

Por aquí seguimos con poco humor, por eso hay que tratar de reír.

Abrazo fuerte, mi querida amiga del alma!!!

Poppy Wes dijo...

Que bien escribes Vero! jajajjaj
que gracia me ha dado,ya me
apetecían esos garbanzos con lo que me gustan jajajajaj pero la ollas
estas tienen lo suyo, ya me ha pasado darme un trabajo abrirle puuuffff excelente, te felicito
por partida doble jajajajaja

Pasa unas felices vacaciones y
que el Año Nuevo 2013 =) lleno
de dulces momentos y sueños
realizados.
Besitos de paz,amor,luz y salud
para disfrutarlo =)




Verónica C. dijo...

Gracias poppy :)

Si, a veces se ponen muy desesperantes.
Pues ya ves la de trucos que hay jajaja

Igualmente para ti, corazón, que seas muy feliz, que los sueños cristalicen y que te llegue todo lo bueno que mereces.

Besos

MAR dijo...

Veronique¡ ( esq hoy vengo muy afrancesada)
Te gusto la peli?
El Cuerpo)))
bss

Verónica C. dijo...

Maggggjjj, pues no, pero voy esta tarde jajaajja

Ya comentamso el final por todos lados mañana jajajaajajjaja

BSS

Verónica C. dijo...

De patricia H por correo electrónico:

Divertido esta historia y parece como si esto hubiese ocurrido de verdad. El ingrediente final de la policía, es la chispa que hace reír.
Por cierto, Verónica , me comería ese preparado tan rico, ahora mismo. (se me hace la boca agua).

Verónica:

Es una exageración de un hecho verídico que le ocurrió a mi madre.

Si, imagino... ahí en el trabajo sin reponer energía...