14 de mayo de 2012

Féminas 2




   -No miréis, acaba de entrar Celia.-Dijo Lola.
Todas bajaron la mirada al fondo de la taza que sostenían entre las manos.
   -Es que yo no puedo mirarla, ni cuando me habla.-Dijo Marta.
   - ¿Y cómo haces entonces?-Preguntó Lola con mucha curiosidad.
   -Pues desenfoco la mirada. Desde que Noe me contó el cotilleo de hace once años, es que no puedo mirarla sin verla de rodillas. –Confesó Marta.
   -Pero calla, loca, que te va a oír. –Dijo Lola bajando la voz y haciendo un gesto parecido a un ratoncillo asustado.
   -¿De rodillas?  ¿Y eso?-Dijo Paloma.
   -No me digas que tú no sabes lo de Celia.-Se asombró Lola.
   -No. Y aunque no la conozco nada más que de hola y adiós me encantaría enterarme.-Dijo Paloma estirándose en la silla.
   -Bueno, allá tú, no podrás mirarla a la cara sin verla de rodillas entonces.-Sentenció Marta.
   -Mira que eres sensible, por el amor de dios, Marta.-Casi grita Lola.
   -No es eso Lola, es que no le pega, la verdad. Tiene ese aire de sucedáneo de pija de caseta en feria y que no, que no le pega.-Sentenció Marta a la vez que tomaba la taza entre sus manos.
 Lola empezó a reír disimuladamente y aunque tentada de repasar a Celia de arriba a bajo, se contuvo.
   -Bueno, me lo cuentas o qué –Reclamó Paloma muerta de curiosidad.

Las tres amigas dejaron las tazas en la mesa y a la vez acercaron sus cabezas como en un aquelarre.
   -Bueno, hace once años Celia trabajaba de comercial en “Pleamar” y un buen día entró la mujer de Gonzalo. Como no estaba Celia en su mesa entró sin más al despacho y allí se encontró a Celia de rodillas totalmente entregada a una felación que le dejaba a Gonzalo con los ojos en blanco.-Cuchicheó Marta.
   -¡No me digas, por dios! –alzó la voz Paloma.
   -¡Pero cállate, que nos va a oír y a ver cómo la miramos entonces!-Dijo Lola divertida.
   -No veas la que se formó, imagínate. La mujer empezó a gritar y la gente que pasaba por la calle entró alarmada pensando que algo grave estaba sucediendo y allí se encontraron con Celia aún de rodillas, a Gonzalo con el pantalón de aquella manera y a Cristina agarrándose el pecho como si la fuera a dar un infarto llamando de todo a Celia.-Se produjo un breve silencio.-Y es que desde que me lo contó no puedo verla de ninguna otra manera, es horrible.-Marta miró de reojo a Celia por encima de su taza.

Dicho esto se echaron para atrás, tomaron de nuevo la taza entre sus manos y sorbieron con deleite un poco del té casi frío ya.
No hablaban pero miraban disimuladamente a Celia.
Lola se echó hacia delante:
   -Qué fina estás últimamente, Marta, mira que decir felación…
   -Mujer, es por suavizar la situación, digo yo...-Dijo Paloma.
Marta se quedó callada, ensimismada mirando a Celia de reojo mientras Paloma y Lola se daban disimuladamente codazos.
  -Mira qué incómodo, de rodillas, sin nada debajo.-Dijo Marta.
  -Claro, como tienes las rodillas en puro hueso a ti te dolerían.-Sentenció Lola.
  -Es que no todas llevamos almohadón de fábrica, sabes.-Contestó Marta con tono molesto.
  -Haya calma, chicas.-Dijo Paloma resignada.

Celia se volvió mirándolas.
Todas ellas desenfocaron la mirada mientras Celia, con su taza de café en la mano se acercaba.

79 comentarios:

Verónica C. dijo...

Como estás de bajón te dedico esta entrada de humor, mi filósofo.
Recuerda que siempre vuelve el sol.

Besos

El Joven llamado Cuervo dijo...

Y es que en ese momento, en el que Celia las mira, habrá vuelto, otra vez, aquel instante, maravilloso o funesto, según desde qué perspectiva se mire...
Un abrazo

Toni Barnils dijo...

A mi que tanto cuchicheo me da por pensar en la envidia... y Celia? qué dice Celia?

Verónica C. dijo...

Cuervo: si, así es.
Lo que si te digo que cada vez que la veo... no, ni modo, no te lo cuento :D

Un abrazo

Verónica C. dijo...

Toni: no dice nada, ella disfruta, va a lo suyo y ha dejado a todos con un palmo de narices porque nadie daba ni medio mes a la historia y lleva once años y tres preciosos cachorros sanos y felices.
Ella quería esa vida y la tiene.
Y es feliz :)

Eso te cuento...

LA ZARZAMORA dijo...

La verdad es que hay poses más cómodas...

:)

Besos, Verónica.

Verónica C. dijo...

Eva: jajajajaja

Pos si, mira... :D

Besos!!!

Sarco Lange dijo...

Celia es inteligente. Eso.


Bs.

Verónica C. dijo...

Sarco: Celia es total, ya te digo.
Ella a lo suyo, como debe ser :)

Bss

TORO SALVAJE dijo...

Celia a lo suyo y las demás que ladren.

Besos.

Verónica C. dijo...

Toro Salvaje: que ladren, si, es lo único que en definitiva saben hacer :)

Besos

tecla dijo...

Es que es lo que digo yo. Nunca jamás te arrodilles ante nadie. Que luego pasan las cosas que pasan.
¿Y qué pasó con Celia? Nos dejas con la miel en los labios, Vero.
Envidio tu manera de hilar las historias.

Amanecer Nocturno dijo...

Qué exageradas estas féminas! Si es una postura natural y muy placentera xD

Un abrazo.

Verónica C. dijo...

tecla: jajaja, si es verdad!!! jajaja

Se casaron. Les daban un mes, claro. Tienen tres hijos guapísimos y sanos, les va muy bien con la vida que querían tener y ella sigue a su bola, que es como mejor se está entre tanto cotilla.

Gracias tecla, es alentador que guste mi prosa :)

Besos

Verónica C. dijo...

Amanecer Nocturno: yo debo ser más como Marta, que me hago daño :P
Esto me hace pensar en tus rodillas, ya ves :D

Otro abrazo

ALBORADA dijo...

Bueno y yo me pregunto: A quién le importa si las rodillas son de Celia y el instrumento del otro...
Pues que toquen la sinfonía como les venga en ganaaaaaaaaa.

Aynsssss, con la humanidad, carijiss.

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Ay, Verito, gracias, gracias por la sonrisa, ya me imagino esas lenguas sin freno, o sin un Gonzalo, que es peor, jaaaaaaaa.

Linda semana, amiga

Verónica C. dijo...

Alborada: jajaja
Qué sería de las lenguas sin Gonzalos??? :D

La verdad que a la ex si que le importó, seguro!!!

Besos querida Mayra, que sea una semana llena de luz y diversión

Juan Antonio dijo...

Mmmmm... esas rodillas de Celia...

Verónica C. dijo...

Juan Antonio: Mmmmm...

MAR dijo...

Muy bueno Verónica, en serio.
No sabemos si al estar de rodillas, tenía los brazos en cruz, lo dudo...jejeje.
Besos,talento¡

Verónica C. dijo...

MAR: jajaja, lo dudo también, me parece que la "penitencia" era otra y el cirio de otra manera.

Gracias, me alegra verte de nuevo y con Rompetechos, qué arte :D

Besos!!!

Teresa dijo...

Qué criticonas o qué envidiosas, porque si Celia es tan feliz, quizá alguna (o todas) piense porqué no se arrodillaron ella antes jejeje

Estupenda tu narración.

Besos Verónica.

Verónica C. dijo...

Teresa: que no te extrañe :D

Besos Teresa y gracias

Pedro Luis López Pérez dijo...

Seguro que esas risas eran para ocultar que más que a una se le caería la baba.
A ver que pasa después. Buen Relato y buena Postura.
Un abrazo, Verónica C.

Verónica C. dijo...

Pedro Luis: buena postura??? Para quién??? :D
A mi las rodillas de Celia me llegan al alma!!!

Después??? Nada.
Celia es muy feliz con Gonzalo, tienen tres hijos, llevan la vida que han querido y se ponen al mundo por montera.

Un abrazo para ti también

Tracy dijo...

De rodillas ni hablar, y en el suelo menos que salen callos.

Verónica C. dijo...

Tracy: Jajajajaja

lichazul...elisa dijo...

Celia si que sabe!!!

muy buen relato Verito
felicitaciones

besitos

Verónica C. dijo...

Elisa: si que sabe :)

Gracias, me alegro que te guste.

Besos y que tengas una buena semana

MAJECARMU dijo...

Verónica,el relato aparentemente frívolo y ciertamente divertido entraña grandes verdades.No puede juzgarse a nadie por las apariencias,en este caso críticas sobre algo que se ha oído,y se desconoce...La actitud de cada persona conlleva un entramado de muchas cosas,moral,nervios,experiencia,sueños,esperanzas...Por eso las críticas no son acertadas casi nunca...El tiempo pone todo en su lugar,las palabras se las lleva el viento y lo que queda son los hechos...
Mi felicitación por este relato,que en principio divierte,pero...hace pensar,amiga(siempre profundizo,soy asi...Verónica)
Mi abrazo inmenso por tu variedad de temas y maestría para emprenderlos.
Feliz semana y hasta pronto.
M.Jesús

MTeresa dijo...

Qué bien reflejas
la hipocresía de la sociedad,
las buenas individuas
que despedazan carnaza ajena
sin constatar su`propia madeja,
un abrazo,
eres genial

José Manuel dijo...

"Los animales son buenos amigos, no hacen preguntas y tampoco critican." GEORGE ELLIOT

Un relato muy bien construido.

Besos

Arruillo dijo...

Pues si que ha durado tiempo el cotilleo, es lo que más me asombra dentro de tu historia. Lo demás forma parte del círculo mediático en el que estamos inmersos.
Un abrazo

Verónica C. dijo...

M.Jesús: gracias por tu comentario, es una reflexión, un análisis, da gusto leerte :)
Te tomas tu tiempo para leer y reflexionar, igual analizas que intuyes y eso no es fácil y tu lo haces magistralmente.

Y quién está libre de nada???
Si en vez de darle tanto al chisme nos mirásemos este mundo era otro.
Habladurías, ganas de escándalo... Y lo que las molesta que ella pase de todo!!!

Besos, feliz semana

Verónica C. dijo...

MTeresa: es que es real.
Nada peor que una vida vacía, mucho aburrimiento y una falso pudor.
Todo es verdad, meos los nombres.
Es mi homenaje a Celia.

Abrazos

Verónica C. dijo...

José Manuel: excelente frase. Soy defensora de los animales y me parecen grandes maestros.

Gracias. El relato es auténtico menos los nombres.

Besos

Verónica C. dijo...

Arruillo: ya sabes: "pueblo pequeño, infierno grande"

Abrazos

Tropiezos y trapecios dijo...

Pero que malas son las mujeres jejeje, luego decís de nosotros :-)

En fin, al menos me ha sacado una sonrisa.

Un abrazo.

Oski

Verónica C. dijo...

Oski: si, es verdad, pero damos juego :D

Abrazo!!!

guille dijo...

Hacer lo que hace Celia lo hacen muchas.

Que sea de rodillas es lo insignificante (yo le hubiera alcanzado un cojin).

Si además es una historia con final feliz para dos, mejora.

Verónica C. dijo...

guille; muy atento por tu parte :)

Si, hubo final feliz para ellos, para el resto me parece que mucha envidia.

Rosana Martí dijo...

De qué me sonará a mí esto?? uffff. Certero relato. Me alegra tu visita y volver a tu lado.

Besitos amiga mía y pasa una estupenda semana, no hay como el calor de la amistad y sobre todo de las buenas amigas.

Verónica C. dijo...

Rosana: es la eterna cantinela mundial, nada más.

Y yo me alegro de verte.

Besos y fluidez, la semana será estupenda, no lo dudemos :)

Pitt Tristán dijo...

Siempre es una dicha leerte. No te diré nada más porque no es prudente poner gran confianza en palabras pronunciadas en momentos de emoción. Muchísimas gracias, aunque no sea suficiente.

Verónica C. dijo...

Pitt: no diremos nada, no hace falta, lo sé.

Gracias a ti, siempre.

Besos

una chica de ojos marrones dijo...

que sepas que he acercado yo también la cabeza, como en un aquelarre, para escuchar mejor el cotilleo...
que me ha gustado...
muchos besos!!

Verónica C. dijo...

una chica de ojos marrones: pues ya sabes... no podrás mirar a Celia sin desenfocar los ojos!!!

Besos

Rosa.E dijo...

Veronica, Sencillamente un excelente relato
Buen miercoles

Verónica C. dijo...

Rosa E: buen jueves :)

Muchas gracias y que nos fluya

ReltiH dijo...

MUY INTERESANTE Y JOCOSO TEXTO. UN PLACER VISITAR SU ESPACIO.
UN ABRAZO

Verónica C. dijo...

BIenvenido ReltiH. Jocoso, si, pero respetando enormemente a Celia y sirva de espejo para el resto y sus cosas.

Gracias por venir, así te he podido conocer en tus letras :)

Un abrazo

azpeitia dijo...

Enhorabuena por tu relato...un abrazo desde azpeitia

Verónica C. dijo...

Azpeitia: es una alegría verte por aquí.

Abrazo

Verónica C. dijo...

De mi amiga Patricia H por correo:

Esta es la historia que me contaste, hace un tiempo.
No es para menos imaginarte a los tres en esa situación, ¿qué situación?.

Verónica:

Si, es la historia que te conté.
Celia es un auténtico ejemplo de pasar de todo el mundo, ponerse el mundo por montera e ir a lo suyo :)

Es inevitable verlo a veces, hay que ver cómo somos todos de entrometidos!!!

Besos

Ian Welden dijo...

Celia me hace pensar en un cisne. Los cisnes son criatúras muy independientes y libinidosas que llevan un almohadón de plumas a todas partes, por ai acaso...

He disfrutado mucho tu relato, Verónica.

Abrazos y besos desde una Copenhague de rodillas y sin almohadón,

Ian.

Verónica C. dijo...

Ian: cuando era pequeña me atacó un cisne y no precisamente en plan libidinoso... Sus razones tenía, es verdad.
Ahora gracias a lo que me dices los veo de otra manera, no como belleza "a lo lejos" :D

Me alegra que hayas disfrutado con le relato.

Besos y cuídate entonces las rodillas!!!

Loui Delion La Barge dijo...

Eres terrible y divina.
Debrías dedicarte a escribir y dejar que las cosas mundanas de tu vida no te desgasten.
Besos

Verónica C. dijo...

Loui: bienvenido otra vez porque hace pocos días desapareciste con tu blog. Ya veo que hay cambios.

Terrible y divina... no suena nada mal, la verdad.
Dedicarme a escribir??? Definitivamente tu tienes más fe en mi que yo.
Pero se agradece.

Besos para ti, muchos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Si, te debieras dedicar exclusivamente a las letras... (déjalo, voy vender letras, hace que se pase hambre) Pero mientras tanto disfrutamos nosotros con tus cosas.

Saludos y un abrazo.

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA VERÓNICA
MAGNÍFICO RELATO, TIENE HUMOR Y ES BIEN REALISTA; CONOZCO ESAS AMIGAS QUE HABLAN TODO EL TIEMPO DEJANDO ENTREVER CIERTA MORBOSIDAD EN SUS COMENTARIOS.

CADA UNO CON SU VIDA NO?

ESTUPENDO TEXTO.
BESITOS Y GRACIAS POR PASAR POR MI NOVELA.

CARIÑOS MILES.

Verónica C. dijo...

Antonio: qué razón tienes...
Gracias, eres un sol.

Besos, y un abrazo :)

Verónica C. dijo...

Querida Luján: si, para mi es un relato de humor aunque es verídica la historia.
Las mujeres somos así, por muy buenas que seamos, la cabra tira al monte y estas conjuras son tentadoras... qué horror!!!

La novela ya sabes que me tiene enganchada :)

Besos mi querida amiga, ya te contesto, estoy un poco en la cuerda floja de la emoción

Juan Antonio dijo...

Mmmmmmmm...

Verónica C. dijo...

Juan Antonio:

... Si si... tu provoca encima...

Juan Antonio dijo...

Sólo expresaba en un susurro cuánto me complace el perfume derramado sobre la piel. Jo.

Verónica C. dijo...

Juan Antonio: provoca, di que si ...

Esta noche ni mi sombra me quiere, me derramo perfume, vienes, me dices Mmmmmmmm y yo te digo Mmmmmmm

MMMMMmmmmmm!!!

Juan Antonio dijo...

No me lo puedo creer. Alguna sombra acechará esas gotas de perfume que resbalan por tu piel.

Verónica C. dijo...

Juan Antonio: bueno, vale, alguna :)

Pero ha sido por el perfume :D

TriniReina dijo...

Espero que Celia les de un buen rapapolvo a estas cotillas que a saber qué hacen sin inoportunos testigos:):)
Nadie le dijo a esa mujer que antes de entrar hay que llamar? :):)

Niña, espabila y ponte al sol.

Besosssss

lichazul...elisa dijo...

muchas gracias por la huella Verito
abrazo grande grande ( es un proyecto)

Verónica C. dijo...

Querida Trini: no te creas, las da, las da :D
NO hay cosa que más fastidie que verla siempre sonriendo, guapa (porque es un pedazo tía, con su inseparable Gonzalo feliz y ella con el mundo por montera.

Ay Trini, que no espabilo... esta primavera me tiene desmayá perdía.
Ayer fui y me quedé dormida.
Mañana espero poder ir un rato, el finde os lo dejo a los de tierra adentro :D
Eso si, el agua está fría pero es una gozada...

Besos y también tu espabila!!!!

Verónica C. dijo...

Elisa: gracias a ti bella mujer, siempre.

Un proyecto??? qué bueno!!!

Besos grandes

Tropiezos y trapecios dijo...

Los cotilleos son inevitables... ¿quién no lleva algún cuchicheo en sus espaldas?

Un abrazo
Ehse

Verónica C. dijo...

Ehse: y qué bueno siempre que no sean difamatorios.
Cuando cuchichean de ti detrás lo hace la envidia.

Abrazo y gracias por leer y comentar

Mª Carmen dijo...

Jajajaja amiga, me encanta, las chismosas por un lado y la que de rodilla magistralmente se llevó el gato al agua, ella si que supo.Besitos guapa.

Verónica C. dijo...

MªCarmen: ya veo, te hubiera gustado estar en esa mesa, eh??? :D
Yo creo que acabarías siendo amiga de Celia, ya ves, es un amor de mujer. Sólo por lo que lleva aguantado merece que nos arrodillemos ante ella!!!

Besos guapa ***

Verónica C. dijo...

JUAN ANTONIO: con los nervios he borrado tu comentario jajajaja

Y hoy? Me preguntas...
HOY??? hoy... hoy más perfume y la luna recorriendo los sentidos :)

Besos

xiana dijo...

Gran combinación la de rodillas y ojos en blanco jajajaja.

Saber que la historia tiene esa continuación la hace todavía más genial.

Impresionante :)

Verónica C. dijo...

Xiana: Ya te digo!!! Si yo fuera hombre querría a Celia en mi vida.

Gracias por venir a leer, comentar y quedarte.

Un beso de bienvenida