17 de marzo de 2014

Con dos grandes: Jorie Graham y Mark Strand





El pasado día 14, se presentó en La casa encendida  de Madrid, el poemario, Rompiente, de la poeta estadounidense Jorie Graham.
   Al acto asistió la autora, junto al poeta canadiense, Mark Strandque actualmente reside en Madrid.
 Junto a ellos, el editor, Pepo Paz Saz, Eduardo Moga, poeta, crítico y traductor, el poeta granadino, Rubén Martín, traductor de este poemario,  y Javier Lostalé, colaborador y crítico de las revistas Mercurio y Turia, que se encargó de la lectura en español del poema que leyó Graham, introduciéndonos en él a través de un mensaje de los indios Hopi, digno de reflexión para actuar en consecuencia.
   He de decir, que escuchar en vivo y en directo, a dos grandes poetas, ambos ganadores del prestigioso premio Pulitzer de poesía, ha sido un privilegio.
   Graham y Strand son reflexivos, de palabra directa, con personalidades de peso, naturales y cercanos en sus expresiones y presentaciones. Son Humildes, en definitiva. Esto hace que sonría levemente recordando a otros autores con un ego desbordado, que no hacen más que alejar al futuro lector de poesía de esta arte menor (menor en número de lectores, me refiero)
   Graham dijo que la poesía norteamericana se ha visto enriquecida gracias a la influencia de poetas españoles, citando a Lorca y a Alberti. Strand, que se presentó con unas humildes palabras, una vez fui poeta, nombró a tres grandes poetas norteamericanos con un estilo propio pero de fácil imitación, que desaparecieron engullidos por sus imitadores, aquí dijo que en el caso de Graham, esto sería imposible, debido a que su estilo es muy personal y difícil de desarrollar.
   Ambas reflexiones me parecen importantes y creo que deberíamos pensar en sus mensajes.
    Una buena velada con el aforo al completo para recordar.

Bucle de retroalimentación positiva

Estoy escuchando en este silencio que precede. Olvida
todo, empieza a escuchar. Punto de inflexión, punto
de ignición,
chimeneas convectivas en los mares que Groenlandia delimita. Hace tiempo hubo allí trueno y
salvas en las cuatro esquinas del horizonte, era la 
                                               guerra.
En el Infierno vacían de arena tus manos, te dicen que las llenes de polvo e intentes
                                               pensar las Aguas Profundas del Atlántico Norte
                                              que asimismo contienen 
aportaciones del Mar del Labrador y arrastres de otras masas de agua, intenta pensar un
                                               colapso completo, en la corriente del Atlántico, en la
                                               circulación termohalina, esto
                                               ocurrirá,
los peces mueren de hambre en la Gran Barrera de Coral, la nueva Era de las Extinciones ha
                                               llegado
                                               dice el silencio-que-precede—no sabes lo que
se acerca, un tiempo
                                               más allá de lo creíble. ¿Quién es uno cuando uno se llama a sí mismo              
                                               uno? Una orquesta se apaga. Tenemos otros planes
                                               para tu verano es la canción. También para tu
invierno. Quizá las esclusas de Isigny
                                               resistan, iré a
                                               verlas
mañana. Aprenderé cuanto hay allí sobre este mi cónyuge, el futuro, aquí en mi
                                               tierra la casa de mis padres, el jardín de
                                               seguir pensando
en ellos, no existe nada más de hecho que el
                                               pasado, cuenta los días cuenta las ciudades que
                                               has
visitado, incluso lo que viene a mantenerte en vela, o el rocío cuando por fin duermes—¿podrás algún
                                               día penetrar en lo extraño, el nombre que es tuyo, que
                                               “es” tú?—
el lugar donde los muertos te abrazan, y puedes sentirlo, el sabor de la
amargura, y querrías hablar por toda tu especie pero
se reirían de ti—los nombres y la especie—hasta el aire enrarecido se reiría es lo que
hace mira—
pluma, ciénaga invisible,
retroalimentaciones positivas—y otra vez las chimeneas, y cómo es que al rayo de sol se lo asimila
                                               libremente, y acaso podía ser de otra forma para
                                               este huésped
                                               nuestro invitado,
nosotros que empezamos como manos, magia de dedos, levantando umbrales nuestros piedra a piedra,
                                               piel desplegada entre la vida y la muerte,
siempre alzando humo para hacer propicia la estrella que podría oscurecerse, compensadla pronto
                                               antes que os mate, piensa más y más en ella,
                                               hasta que tus mismos pies estén
                                               exhaustos no sólo tu
                                               corazón—la
piel, la carne, el calor, la tierra, el grano, el sonido del canto de cada pájaro escuchado a través de los
milenios, las estrategias del otoño para con el invierno, esquirlas de tiempos de ensoñación, belleza
                                               punzante, sí, siempre fuimos
                                               vulnerables a la
                                               belleza, por qué no iba a ser
así—las maravillas del tiempo cuando pasa y las cosas crecen, y los desgarros de la muerte
                                               cicatrizan, y llegan las flores que uno puede
                                               mirar solo
                                               un instante
                                               más, asimilarlas, y la mente
se encuentra insegura otra vez, llama, algo le cuelga la llamada, tal que así, escuchas
                                               cómo el receptor se apaga, la corriente y su final,
                                               un algo más que sonríe en otro lugar de otro mundo,
nosotros en La Gran Agonía otra vez, la hora en que la vida terrestre vuelve a ser casi por completo
erradicada—debemos ser pacientes—debemos esperar—es un
                                               hermoso atardecer, un poco de comida un poco de bebida—
                                               saldremos
al porche y el atardecer vendrá a envolvernos, descarado,
                                               parpadeante, abundante, como si nos descubriera,
todo dentro y fuera debajo del alero, hasta la hierba que parece empujar dentro de este mundo
nuestro como si brotara de
añoranza por él,
                                               reluciente.

Jorie Graham

-Poema extraído de Rompiente y del blog de Rubén Martín-


Una mañana

Me deslizaba como una estrella oscura sobre la inundada mitad
del mundo hasta que, empujado por una urgencia indefinida,
me asomé por la borda y vi un espacio luminoso bajo la superficie,
una tumba llena de luz; por vez primera contemplé el único
y diáfano lugar que nos es dado cuando estamos solos.

Mark Strand


-Imagen: Alexander Jansson-

18 comentarios:

Marcos dijo...

Gracias por traernoslo.

TORO SALVAJE dijo...

Muchas gracias buscatesoros.

:)

Besos.

María dijo...

Gracias por compartirlo.

Un beso.

TriniReina dijo...

¡Qué privilegio!

Imagino que lo pasarías de lujo.

Los buscaré y leeré.

Besos

Arruillo dijo...

En vivo y en directo todo es diferente.- Para los demás nos queda el consuelo de tu disfrute.- Un abrazo

Mª Jesús Muñoz dijo...

Gracias por informarnos de ese interesante evento, amiga...Y traernos a estos poetas,originales, profundos y llenos de luz.
Mi abrazo grande y mi ánimo siempre,Verónica.
M.Jesús

S. dijo...

Un auténtico poemazo el de Jori, lo he leído con placer. Tengo varios versos que se me han quedado grabados y además toca temas poco vistos en poesía.
Por otro lado qué razón tienes con la necesidad de ser más humildes en poesía. Vaya mundo más beligerante este.

José Manuel dijo...

Un gran momento para recordar siempre.

Besos

Marisa dijo...

Es un lujo el haber estado ahí,
Gracias por compartir palabras tan
llenas de luz.

Un beso

elisa lichazul dijo...

los poetas ingleses dejan la vara alta siempre

un super post nos compartes Verito
abrazos y buena semana

elisa lichazul dijo...

pd... a ingleses me refiero a la lengua
:D
muak

elisa lichazul dijo...

este poema me gusta mucho de Jorie Graham

Mind

The slow overture of rain,
each drop breaking
without breaking into
the next, describes
the unrelenting, syncopated
mind. Not unlike
the hummingbirds
imagining their wings
to be their heart, and swallows
believing the horizon
to be a line they lift
and drop. What is it
they cast for? The poplars,
advancing or retreating,
lose their stature
equally, and yet stand firm,
making arrangements
in order to become
imaginary. The city
draws the mind in streets,
and streets compel it
from their intersections
where a little
belongs to no one. It is
what is driven through
all stationary portions
of the world, gravity's
stake in things, the leaves,
pressed against the dank
window of November
soil, remain unwelcome
till transformed, parts
of a puzzle unsolvable
till the edges give a bit
and soften. See how
then the picture becomes clear,
the mind entering the ground
more easily in pieces,
and all the richer for it.

Sneyder C. dijo...

Seguro que será un recuerdo imborrable él haber asistido.

Un abrazo

ReltiH dijo...

POETAS CON MUCHA CALIDAD!!!! GRACIAS.
BESOS

elisa lichazul dijo...

FELIZ DIA DE LA POESIA POETA!!!
abrazos energéticos Verito
muakkk
:D

Princesa Nadie dijo...

¡Feliz Primavera!
Besos y flores para tí

Verónica Calvo dijo...

De Patricia Hernández por correo electrónico:

Te diré que no había leído nada sobre estos dos poetas norteamericanos, ni sabía de su existencia.
Sí, me ha gustado lo que he leído de ellos

LA ZARZAMORA dijo...

Voy a buscarlos, porque también los desconocía.
Y me gustó la temática que comparten sobre la vida y la muerte.

Besazo, abrementes!!!