26 de abril de 2016

Éxtasis

La sangre
se hizo espuma.
Un borbotón rojo
asoló el corazón.

Y se hizo playa,
arena blanca,
inmensidad azul.

Una gaviota
voló libre entre sus venas.
Adornó el olvido
con un caracol de nácar.

Y se entregó,
gozosa de su causa,
al viento mistral
que en sus cabellos jugaba.

La sangre –otra vez la sangre-,
se hizo océano…
¡Qué éxtasis lleva la plenitud
del último momento!

-Verónica Calvo-

(De Agua)

-Imagen tomada de la red-

16 comentarios:

Marcos dijo...

Me ha inquietado su lectura. Reflexionar sobre tus letras nunca deja insensible.

Rafael dijo...

La sangre que desborda las venas del alma.
Un abrazo.

Alfredo Ramírez Vega dijo...

Muy hermoso, casi se puede sentir la playa, la arena blanca, el mar azul fundiéndose con un cielo limpio, la brisa suave... Las palabras casi transportan hasta ese mágico lugar.

Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Joder... qué bueno!!!

Aplausos.

Y besos.

Artza Bastard dijo...

Un poema realmente precioso, me ha encantado. Un saludo!!

Auroratris dijo...

Un uso de metáforas muy bien conjugadas.
Precioso poema.

Mil besitos.

Sergio dijo...

Un paisaje onírico para seguir perdiéndose en la vigilia, conscientemente. Me parece de tus poemas con imágenes más contundentes. Me gusta que además de escribir bien, también sorprendas. Saludos

María Perlada dijo...

Me parece un poema de lo más bonito.

Un beso.

Rosa dijo...

Sí, qué bueno es, me encanta.

Un beso, querida Verónica.
Todavía tengo pendiente este poemario.

Entre palmeras... dijo...

Me toca, tanto como las olas del mar, su espuma y la sangre que busca su recorrido, donde busca la mirada, y un poco me recuerdas dos cosas.
Alfonsina Storni y yo misma en la playa, cuando el mar me escucha.

Ay, Verito, Verito, escribes tan bello.

Besos

tecla dijo...

Paseamos nuestra sangre, fiel compañera en nuestras vidas, Vero.
Y que tengamos la suerte de que no nos falle nunca.

LA ZARZAMORA dijo...

Le vi dos lecturas... la petite mort, en el éxtasis, y la vida fluyendo entre la espuma de ese devenir que hasta la muerte conduce.
Muy bello, sí.

Un beso, Verónica.

Claudio Ariño dijo...

Increíble poema. Increíble estilo.

Euterpe dijo...

Me recuerda al nacimiento de Afrodita, que surgió de la espuma de mar... siempre y cuando a raíz del dolor de Urano.

Anónimo dijo...

Energía vital. Mágica y poderosa.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

El Alma se vuelve azul cuano la secillez del amor vive.

Un Abrazo.