25 de septiembre de 2013

Tilde diacrítica




Hablando con una correctora ortotipográfica y de estilo, salió el tema de la tilde diacrítica.
Ella me dijo que prefería usar la recomendación de no usar tilde en palabras como solo, este etc.
A veces se nos hace raro no ver la tilde en esas palabras, incluso sigue generando dudas, pero la RAE recomienda no usar la tilde diacrítica.
Mucho se ha hablado y escrito sobre este tema, pero leí una noticia, publicada por el diario El mundo, donde se hablaba de que “la RAE reconoce su derrota contra los acentos de “solo” y el demostrativo “este”.
Por su parte, Salvador Gutiérrez Ordóñez, recuerda que era una recomendación.

¿Vosotros qué opináis? ¿Habéis adoptado a la hora de escribir, la recomendación de no usar la tilde?

A continuación os dejo lo que decía y dice la RAE sobre la tilde diacrítica, todo ello extraído de la RAE.


La RAE decía en su primera edición, segunda tirada::

   Se llama tilde diacrítica al acento gráfico que permite distinguir palabras con idéntica forma, pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes. En general, llevan tilde diacrítica las formas tónicas (las que se pronuncian con acento prosódico o de intensidad) y no la llevan las formas átonas (las que carecen de acento prosódico o de intensidad dentro de la cadena hablada. Hay algunas excepciones, como es el caso de los nombres de las letras te y de y los de las notas musicales mi y si, que, siendo palabras tónicas, no llevan tilde (al igual que las respectivas formas átonas: la preposición de, el pronombre personal te, el adjetivo posesivo mi y la conjunción si); o la palabra más, que aunque tiende a pronunciarse átona cuando se usa con valor de adición o suma (dos más dos son cuatro) se escribe con tilde. En otras ocasiones, la tilde diacrítica tiene como función evitar dobles sentidos (anfibologías), como en el caso de los demostrativos este, ese y aquel  o de la palabra solo. Salvo en estos dos últimos casos, la tilde diacrítica no distingue parejas de palabras de igual forma y que siempre son tónicas; así, di es forma del verbo decir y del verbo dar; fue y fui, son formas del verbo ir y del verbo ser; vino es forma del verbo venir y un sustantivo, etc.

  Demostrativos. Los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, pueden ser pronombres (cuando ejercen funciones propias del sustantivo): Eligió este; Ese ganará; Quiero dos de aquellas; o adjetivos (cuando modifican al sustantivo): Esas actitudes nos preocupan; El jarrón este siempre está estorbando. Sea cual sea la función que desempeñen, los demostrativos siempre son tónicos y pertenecen, por su forma, al grupo de palabras que deben escribirse sin tilde según las reglas de acentuación: todos, salvo aquel, son palabras llanas terminadas en vocal o en -s, y aquel es aguda acabada en -l . Por lo tanto, solo cuando en una oración exista riesgo de ambigüedad porque el demostrativo pueda interpretarse en una u otra de las funciones antes señaladas, el demostrativo llevará obligatoriamente tilde en su uso pronominal. Así, en una oración como la del ejemplo siguiente, únicamente la presencia o ausencia de la tilde en el demostrativo permite interpretar correctamente el enunciado: ¿Por qué compraron aquéllos libros usados? (aquéllos es el sujeto de la oración); ¿Por qué compraron aquellos libros usados? (el sujeto de esta oración no está expreso, y aquellos acompaña al sustantivo libros). Las formas neutras de los demostrativos, es decir, las palabras esto, eso y aquello, que solo pueden funcionar como pronombres, se escriben siempre sin tilde: Eso no es cierto; No entiendo esto.

 Interrogativos y exclamativos. Las palabras adónde, cómo, cuál, cuán, cuándo, cuánto, dónde, qué y quién, que tienen valor interrogativo o exclamativo, son tónicas y llevan tilde diacrítica. Introducen enunciados directamente interrogativos o exclamativos: ¿Adónde vamos?; ¡Cómo te has puesto!; ¡Qué suerte ha tenido!; ¿De quién ha sido la idea?; o bien oraciones interrogativas o exclamativas indirectas: Pregúntales dónde está el ayuntamiento; No tenían qué comer; Imagínate cómo habrá crecido que no lo reconocí; Verá usted qué frío hace fuera. Además, pueden funcionar como sustantivos: Se propuso averiguar el cómo, el cuándo y el dónde de aquellos sucesos
 Estas mismas palabras son átonas —salvo cual, que es siempre tónico cuando va precedido de artículo— cuando funcionan como relativos o como conjunciones y, por consiguiente, se escriben sin tilde: El lugar adonde vamos te gustará; Quien mal anda, mal acaba; El que lo sepa que lo diga.
 Sólo/solo. La palabra solo puede ser un adjetivo: No me gusta el café solo; Vive él solo en esa gran mansión; o un adverbio: Solo nos llovió dos días; Contesta solo sí o no. Se trata de una palabra llana terminada en vocal, por lo que, según las reglas generales de acentuación, no debe llevar tilde. Ahora bien, cuando esta palabra pueda interpretarse en un mismo enunciado como adverbio o como adjetivo, se utilizará obligatoriamente la tilde en el uso adverbial para evitar ambigüedades: Estaré solo un mes (al no llevar tilde, solo se interpreta como adjetivo: ‘en soledad, sin compañía’); Estaré sólo un mes (al llevar tilde, sólo se interpreta como adverbio: ‘solamente, únicamente’); también puede deshacerse la ambigüedad sustituyendo el adverbio solo por los sinónimos solamente o únicamente.
 Aún/aun. Este adverbio oscila en su pronunciación entre el hiato [a - ún] y el diptongo [aun], dependiendo de diferentes factores: su valor semántico, su situación dentro del enunciado, la mayor o menor rapidez o énfasis con que se emita, el origen geográfico del hablante, etc. Dado que no es posible establecer una correspondencia unívoca entre los usos de esta palabra y sus formas monosílaba (con diptongo) o bisílaba (con hiato), es preferible considerarla un caso más de tilde diacrítica.
a) La palabra aún lleva tilde cuando puede sustituirse por todavía (tanto con significado temporal como con valor ponderativo o intensivo) sin alterar el sentido de la frase: Aún la espera; Este modelo tiene aún más potencia; Tiene una biblioteca de más de cinco mil volúmenes y aún se queja de tener pocos libros; Aún si se notara en los resultados..., pero no creo que mejore; Ahora que he vuelto a ver la película, me parece aún más genial.
  b) Cuando se utiliza con el mismo significado que hasta, también, incluso (o siquiera, con la negación ni), se escribe sin tilde: Aprobaron todos, aun los que no estudian nunca; Puedes quejarte y aun negarte a venir, pero al final iremos; Ni aun de lejos se parece a su hermano. Cuando la palabra aun tiene sentido concesivo, tanto en la locución conjuntiva aun cuando, como si va seguida de un adverbio o de un gerundio, se escribe también sin tilde: Aun cuando no lo pidas[= aunque no lo pidas], te lo darán; Me esmeraré, pero aun así [= aunque sea así], él no quedará satisfecho; Me referiré, aun brevemente [= aunque sea brevemente], a su obra divulgativa; Aun conociendo [= aunque conoce] sus limitaciones, decidió intentarlo.

En la edición de la Ortografía de la lengua española (2010), la RAE dice:

   La palabra solo, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba un par de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo), así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres (Este es tonto; Quiero aquella) o como determinantes (aquellos tipos, la chica esa), no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras llanas terminadas en vocal o en -s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.
Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad, como en los ejemplos siguientes: Trabaja sólo los domingos [= ‘trabaja solamente los domingos’], para evitar su confusión con Trabaja solo los domingos [= ‘trabaja sin compañía los domingos’]; o ¿Por qué compraron aquéllos libros usados? (aquéllos es el sujeto de la oración), frente a ¿Por qué compraron aquellos libros usados? (el sujeto de esta oración no está expreso y aquellos acompaña al sustantivo libros).
   Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, no tildar nunca estas palabras.
   Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.

Supresión de la tilde diacrítica en la conjunción disyuntiva o escrita entre cifras:

   Hasta ahora se venía recomendando escribir con tilde la conjunción disyuntiva o cuando aparecía entre dos cifras, a fin de evitar que pudiera confundirse con el cero. Este uso de la tilde diacrítica no está justificado desde el punto de vista prosódico, puesto que la conjunción o es átona (se pronuncia sin acento) y tampoco se justifica desde el punto de vista gráfico, ya que tanto en la escritura mecánica como en la manual los espacios en blanco a ambos lados de la conjunción y su diferente forma y menor altura que el cero evitan suficientemente que ambos signos puedan confundirse (1 o 2, frente a 102). Por lo tanto, a partir de este momento, la conjunción o se escribirá siempre sin tilde, como corresponde a su condición de palabra monosílaba átona, con independencia de que aparezca entre palabras, cifras o signos: ¿Quieres té o café?; Terminaré dentro de 3 o 4 días; Escriba los signos + o  en la casilla correspondiente.

(Imagen tomada de la red)

18 comentarios:

elisa lichazul dijo...

pues yo escribo como aprendí a hacerlo, me importa nada lo que la RAE diga jajja, de seguro en dos años más sólo dirá que los famosos tildes diacríticos son un adorno casual o que quizá sea mejor remarcar cada palabra con uno de ellos para evitar confusión y mejor comprensión lectora jajaja, los integrantes de la RAE sin duda son mareas cambiantes como lo son las palabras, pues ellas avanzan o retroceden según cuan vivas se les use

;)

besitos

LA ZARZAMORA dijo...

Soy y siempre seré una señorita Rotenmeier en ese sentido...
Que no me toquen la lengua.
Y los que tengan algo que reprocharse en ese sentido.
Que se lo hagan mirar...
;-)
Besos, princesa.

MAR dijo...

Yo lo haré en días con sol,en nublados, me como la tilde.
bss

TriniReina dijo...

Pues yo prefiero seguir usándola. Sobre todo en sólo-solo.
Me niego a eliminarla, ea. Al menos ahí.

Besos

Luján Fraix dijo...

Hola Verónica
Estuve escribiendo un mensaje y de repente desapareció... Ufff.

Bueno te decía que yo seguiré escribiendo como he aprendido a fuerza de tanto estudio. Es difícil dejar de seguir una forma de escritura cuando uno ya lo tiene tan arraigado.

No me gustan estas nuevas directivas, el castellano es complicado para aprenderlo y una vez que ya está para qué tratar de modificar. Yo recuerdo a Saramago que escribía sin comas ni puntos, sólo él podía hacerlo.

Yo a veces contesto mensajes todo con mayúsculas (perdón) para hacer más rápido pero igual pongo acentos.

Un beso grande querida amiga.

una chica de ojos marrones dijo...

pues me pasa un poco como a zarza... soy muy mía para algunas cosas...
además, (como dice en uno de los ejemplos) si alguien te escribe:
"estaré solo este fin de semana"
sin acentos, como sabremos si estará solo (pobre, solito...) o solamente ese fin de semana en cuestión...
por ejemplo...
ays... que de momento, las manías son las que son, y a mi edad empezar a cambiar ciertas cosas que me enseñaron en el colegio, como que me viene mal...
besos!!

TORO SALVAJE dijo...

Soy más raro que un perro verde.

En sólo, si.
En este, no.

Debí darme algún golpe que no recuerdo.

Besos.

Marinel dijo...

Pues yo depende...
Como también leí sobre esto, a veces me acuerdo y otras no.
Pero si he de ser sincera,me acostumbré a ponerlos y casi siempre lo hago,digan lo que digan.
Besos.

Nómada planetario dijo...

No quiero quitar hierro al dilema, creo que la RAE yerra al relajarse de este modo en lo referente a la tilde.
A título de anécdota. En el siglo XIX un comerciante bilbaíno hizo un pedido a Noruega de bacalao. Consignó en su orden "1 o 2" toneladas de este pescado. Los proveedores nórdicos entendieron 102 toneladas, las mismas que enviaron a la ciudad vasca. Al principio el tendero no sabía qué hacer con tanta mercancía. En aquellas fechas la zona se agitaba con las guerras carlistas. Pusieron sitio a la ciudad, escasearon los alimentos y el empresario hizo el negocio del siglo. La confusión le salió provechosa.
Saludos.

Tracy dijo...

Soy de la vieja escuela y pienso conservar la tilde diacrítica.

Arruillo dijo...

Yo ceo que a pesar de todo la gente de la Academia cumplen su función y de vez en cuando tratan de adaptar a la RAE aquello que es un clamoroso grito. Cuesta adaptarse, sobre todo luego del trabajo que nos costó en su día aprenderlo, pero al final entraremos por el aro.
El caso de "solo", los demostrativos y algún que otro monosílabo es notorio porque al leer puede perder el sentido y ya sólo por eso deberían de llevar acento... pero en fin, donde hay patrón...
Un abrazo, Vero.

MAJECARMU dijo...

Verónica, estoy de acuerdo con los compañeros, es difícil borrar lo que ya hemos aprendido y asimilado con lógica, seguiremos poniendo acentos y no pasará nada...Todo evoluciona y dentro de poco cambiarán otras cosas...Ya veremos. De momento, cada cual es libre de hacer lo que crea conveniente.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tu información, ciertamente interesante.
M.Jesús

ReltiH dijo...

DEFINITIVAMENTE ESTO DE ESCRIBIR ES MUY COMPLEJO. ¿SERÁ POR ESO QUE NO SOY POETA?. JAJAJAJAJJA. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR TAN INTERESANTE POST.
UN ABRAZO

INMA dijo...

Hace tiempo que ya pongo solo sin tilde, la verdad es que no sé por qué, quizá porque no soy escritora como tú, igual me dejé llevar por la moda.

Interesante tu entrada mi guapa Verónica, nos traes deberes importantes.

Muchos besoss

marisa dijo...

Pienso como tú tambien se me hace raro no ponerle tilde.

Un beso

Eugenia Cristina dijo...

También prefiero seguir usando los acentos como los aprendí.
Me ha llamado la atención que de lo que decía la RAE en su primera edición, segunda tirada, en la parte "Demostrativos" dice: "Por lo tanto, solo cuando en una oración exista riesgo ..." y le falta el acento ya que ahí significa "solamente". Soy pesadísima como observadora de la ortografía, no lo puedo evitar, es como si las faltas de ortografía me saltaran a los ojos. Eso no es lo mismo que ser creativa al escribir, encuentro que no tengo esa gracia; y sí hay personas muy creativas en sus expresiones e ideas, pese a sus faltas de ortografía. Si son creativas y de buena ortografía, es excelente. Me acordé que vi un afiche en "internet" que decía que la mala ortografía es a la escritura como el mal aliento al habla: se entiende pero apesta.

Estoy cansadísima, después de un tiempo en marzo en que creímos que nuestro hijo mayor había dejado atrás graves problemas de salud, empezó mal abril, fue empeorando, lleva más de cinco meses hospitalizado, recuperándose, con muchos ejercicios de kinesiterapia y terapia ocupacional, de una reacción autoinmune que ataca el sistema nervioso periférico, lo encontró débil después de lo del verano; llegó a estar paralítico de brazos, manos, músculos exteriores del tronco y piernas, sin alcanzar a afectarse la cabeza, el sistema respiratorio ni la parte más vital del sistema digestivo, gracias a Dios; va mucho mejor en manos, brazos, tronco, aunque todavía no logra tenerse en pie más que muy pocos minutos. Todo ha sido largo y laborioso.

Un cariñoso saludo.

Amanecer Nocturno dijo...

Mi amor por las tildes es enorme, y si éstas ayudan a evitar confusiones aún más. De modo que creo que jamás dejaré de tildar sólo o éste sólo porque la RAE se aburra de vez en cuando.

Un abrazo. Es un placer leerte.

PD: La canción de Yann que tienes es ♥♥♥

Zunilda Moreno dijo...

Hola Verónica.Interesante e informativo tu artículo. Por mi parte, ya debes de saber que soy "de la guardia vieja", seguiré con mis acostumbradas tildes, que por otra parte me gustan. ¿Cambiar para que nada cambie? Primero cambiemos el Mundo!!! Abrazos perfumados, mi amiga querida.