10 de abril de 2016

Alegría


¿Cuánto dura la alegría?       
Acaso un suspiro.
Llena de plenitud,
luces y sonrisas.
Más cuando se va,
deja en el alma
la densa sombra 
de una estrella que agoniza.

-Verónica Calvo-

-Imagen: Alber Solóliev-

19 comentarios:

Rafael dijo...

A veces ese suspiro merece la pena.
Un abrazo.

tecla dijo...

La alegría dura un momento pero también la tristeza, Vero.
Importa mantener el equilibrio entre la una y la otra.
Precioso tu poema.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Dura cada vez menos.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

La vida en sí, en dos cuartetos...

Besos, Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Pasaré a leerles durante la semana.
Gracias por sus comentarios.

Pilar V dijo...

Es curioso como algo tan breve genera una reacción tan profunda cuando acaba.
Un saludo

Conchi dijo...

Hola Verónica, la alegría puede durar un suspiro, pero si es intenso, ¡merece la pena!.

Un beso y feliz tarde de domingo.

Sergio dijo...

Igual que esa estrella. Cuanto mas intensa mas breve. Un saludo

Euterpe dijo...

Qué pesa más, ¿un instante de felicidad o años de tristeza?

Deray dijo...

Por muy pequeño que sea el momento, siempre queda para recordarlo cuando aparezca la tristeza, así se tendrá un motivo para sonreir de nuevo.

Que bellas tus letras Veronica

Un beso y mi cariño

Rosa dijo...

Si es de verdad, creo que dura siempre.
Puede ser un instante que permanezca.

Un beso grande, querida amiga.

Adler dijo...

Y tanto...
¿existe un suspiro eterno? Es lo que todos buscamos, pero la respuesta es demasiado dolorosa.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Muy bueno, Verónica...La alegría es buena para el cuerpo y el alma y debemos buscarla y reir un ratito cada día...Además nos ayuda a mirar la vida con otra perspectiva.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Anónimo dijo...

SI, ME HA GUSTADO ESTA "ALEGRÍA", que viene y se va.
Cuándo se va deja ese vacío que has descrito en el poema.
sencillo y con sabor este poema

Marisa dijo...

Siempre en pos de ella
aunque sea por ratitos.

Mil besos Vero

Ceciely dijo...

La alegría es una dama fugitiva...tal como llega, desaparece.
Un gran abrazo Verónica.

Lyliam dijo...

Si, se hace corta esa sensación y deja como un charquito que se seca con nada. Por eso yo aprovecho cada cada oportunidad que se me da para ser feliz y después revivo el momento una y otra vez. Si hasta me rìo sola por la calle jajjajaja (me disculpas si hay faltas linda, estoy con un ordenar pequeño que no entiendo bien) Siempre un placer encontrar tu obra Vero, màs besos.

Alfredo Ramírez Vega dijo...

Bueno, pues si la alegría dura un suspiro, y la vida dura también un suspiro, quizá podamos aprender a armonizar ambos para que vayan a la par, ¿no?

Gran poema en pocas palabras.

Saludos.

Zuni Moreno dijo...

Qué bonito y simple mi amiga. Nada es para siempre, pero uno quisiera que fueran más los días alegres que los que no. Abrazo con el afecto de siempre.