11 de noviembre de 2019

Blues

-Imagen tomada de la red-

Caen las hojas,
al ritmo de aquel blues,
que escuchamos
en el Barrio Francés.

Es tiempo de otoño,
de clavar(se) la nostalgia
en el recuerdo.
Es tiempo de cielo y lienzo.


Es hora y deshora.
            Es tiempo y destiempo.


Queda la música,
el sabor del bourbon
en el recuerdo.
Pasos perdidos.
Metal y piedra.


Queda…

Qué poco queda.


-Verónica Calvo-

42 comentarios:

Rafael dijo...

El tiempo va difuminando el pasado y lo que queda de este se escapa entre una niebla de recuerdos.
Un abrazo y feliz semana.

Verónica Calvo dijo...

Rafael, algo así y lo que queda, cómo queda...

Abrazos y que vaya fluida la semana, amigo.

Carmen Silza dijo...

Todo se mueve a tiempo y destiempo, como ese bello y nostálgico blues lleno de hermoso recuerdo, que has dibujado. Me has traído a la mente un poema mío.
Feliz semana querida Verónica. Un beso

Verónica Calvo dijo...

Querida Carmen, a veces todo se ajusta, pero suele durar poco por nuestra mente y porque a la vida, no parece gustarle que estemos "cómodos".

El Blues siempre me acompaña. Me inspira y me hace saltar al gran pájaro de la imaginación.
Dime qué poema es y lo leo :)

Feliz semana.
Mil besos, amiga.

Marian Ruiz dijo...

Ohhh... Maravilla. Qué poco queda, Verónica querida, aunque nuestra ansiedad se deba a cosas mucho más peregrinas que se deslizan en tu poema: cara y cruz, oscilaciones de contrarios; y no con que esto corre que se las pela. Otro otoño ya, de pleno, y de fondo el blues. En el norte, llueve como si se entrenara para una traca final. En quince días, apenas ha parado unas horas.

Fluiremos con lo que se ofrece. (Ganas de ese noviembre... A ver si este aún se deja).

Un abrazo enorme.




Verónica Calvo dijo...

Marian, solo el tiempo es maleable y se detiene cuando fantaseamos o escribimos un poema (entre otras cosas), y todo tiene su cara y su cruz, como este nuevo otoño que deshoja noviembre.
Veremos... Yo, espero que se deje, que ya nos toca.

Añoro la lluvia, añoro el norte... Disfrútalo, aunque la lluvia no cese y se haga ya, algo pesada.

Otro abrazo enorme, querida amiga.

Luján Fraix dijo...

Qué poco queda... hiela la sangre, es como escuchar un reloj acompasado a destiempo.
Las horas giran y se llevan todo hasta la risa.
Besos mi querida amiga.

Pd Veo que mi poema va primero en la lista de visitados. Lo voy a compartir. Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Queeida Luján: el tiempo todo se lo acaba llevando. Los recuerdos, por buenos que sean, también. Incluso la vida cambia perspectivas y, donde hubo, que poco te deja, en el pasar del tiempo.

Sí. Ya sabes que cambia Lo más leído, pero sueles aparecer en la lista :)

Besos, enormes.

Sergio dijo...

Qué buen retrato le has hecho al tiempo que pasa, a nuestra nostalgia... Esa frase final es conmovedora. Cuando miras atrás y ves que tu camino es más grande por detrás que por delante. Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Sergio, gracias por tu aporte a ese final de mi poema.
Tu interpretación es muy válida y, aunque no era esa mi intención, se ajusta.

Un abrazo grande.

Pitt Tristán dijo...

Las sombras no tienen sustancia y, no obstante, siempre son más grandes que nosotros.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Pitt, qué verdad...

Besos.

Tracy dijo...

"Es hora y deshora. Es tiempo y destiempo"
Magnífico.

Verónica Calvo dijo...

Tracy, gracias por resaltar esos versos.

Abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me encanta esa nostalgia lírica el cierre, porque sumaria la nostalgia ne ese adverbio de cantidad. Un abrazo. Carlos

TORO SALVAJE dijo...

Te entiendo tan bien....
Oye, no nos separarían al nacer????

:P

Besos.

Laura dijo...

Es hora y deshora
Es tiempo y destiempo.

La música, siempre queda.

Atesoramos tanto que...
qué poco queda de aquella nostalgia.

Me fui, no sé donde, pero me fui.
Besos preciosa.

Noelplebeyo dijo...

Susurros

No los pierdas

Besos

lunaroja dijo...

Tu poema en sí es un blues, con su ritmo acompasado y lento, se desliza como una caricia.
Tiene aire nostálgico, otoñal, como son esos recuerdos que se miran con cariño.
Me ha encantado todo el poema, porque te acaricia con recuerdos que nos son comunes a todos creo yo.
Gracias!
Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Queda este poema que no es poco.

Besos.

Ani dijo...

Queda.. Que poco queda
Abrazos y feliz semana.

Verónica Calvo dijo...

Carlos, me alegra que te guste el cierre. Le di muchas vueltas :)

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Toro Salvaje... :P

Eso, o somos unos cuantos bajo la misma estrella.

Bss!!!

Verónica Calvo dijo...

Laura, siempre queda la música. Para mi, la vida sin ella es un vacío.
Vuelve ;)

Besos, wapa!!!

Verónica Calvo dijo...

Profe, qué haríamos sin los susurros y más, sin los de la musa (o muso).

Besos.

Verónica Calvo dijo...

lunaroja, muchas gracias por tus palabras.
Sí, todos estamos hechos de recuerdos similares, incluso cuando los imaginamos.
Me alegra que te haya llegado así este poema, con la caricia y cadencia del blues.

Besos grandes.

Verónica Calvo dijo...

amapola, quedará hasta que se lo lleve el viento :)

Un beso grande.

Verónica Calvo dijo...

Ani, que quede solo lo que cuenta :)

Feliz semana y un beso grande.

Sneyder C. dijo...

Queda la magia que envuelve la nostalgia y se desliza con la suavidad del blues.

Un fuerte abrazo Verónica

LA ZARZAMORA dijo...

Los pasos perdidos, no dejan huella...
pero los otoños, sus hojas, el resabio del bourbon, y la seda de la nostalgia bien se brindan al ritmo de un blues.

Besos, mi Corsaria sin rebaño ni Madrina's. ;)

Verónica Calvo dijo...

Sneyder: sí. Con un blues de fondo, la magia queda.

Un placer verte :)
Paso a leerte pronto.

Abrazo fuerte también.

Verónica Calvo dijo...

Eva, los pasos perdidos son vapor, sin huella ni profundidad, pero un blues, y si lo acompañas con un bourbon, sí queda. Banda sonora de fondo, siempre :)

Me has hecho reír con eso de las ovejas. Ná, que solo se admiten aquellas que acompañan desayunos. Ya sabes cuáles (jejeje, así, con E).
Y sin Madrina´s, no nombremos a la Bicha (vuelvo a reír).

Besos, Corsaria St. M!!!

Maite dijo...

Acabo de apagar la música, y aún resuena la última canción que acabo de escuchar y la tarareo: "Nobody loves me, Nobody seems to care,
Yes, nobody loves me Nobody seems to care...


Me encanta, siempre es tiempo del blues, Vero.
Bello letra para un blues, amiga.
Besosssssssss

Unknown dijo...

Grcias por acercarnos un poco mas a nuestra propia esencia en este otoño que nos libera de distracciones con la compañía de la nostalgia, el blues y que no falte el bourbon, y el buen humor. Bss

marisa dijo...

¡Ay! la nostalgia,
la pálida melancolía
que transita tan asiduamente
por el otoño de la hoja caída.

Un abrazo fuerte
mi querida Vero

Verónica Calvo dijo...

Maite, siempre es tiempo de blues, ya sea para poner una nota de nostalgia o de alegría.
Yo escuchaba ayer "Sitting on the top of the world" :)

Besos, amiga.

Verónica Calvo dijo...

Unknown,gracias, a ti, siempre :)

que no nos falte, no!!! Y sobre todo, otoño, blues, bourbon en buena compañía.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Querida Marisa, has dejado por comentario, un poema precioso!!!

Mil besos.

Conchi dijo...

Duele la nostalgia de este poema Verónica.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Conchi.

Besos.

Rosa dijo...

"Tiempo y destiempo".
Me encanta esa imagen. :)

Un besooooo :)

Verónica Calvo dijo...

Querida Rosa, gracias :)
Todo es tiempo y destiempo.

Besos**