19 de enero de 2018

Volví a Toledo

-Imagen (detalle) Edward Hooper-


Me recibió
la misma lluvia tenue
y me llevó, en la memoria,
a aquella tarde de antaño.

La misma mesa.
El mismo té caliente
humeando en la blanca taza.
El mismo frío en el ambiente.

Me levanté y salí a la amplia terraza.
Respiré, como aquella otra tarde,
el aire que se volvió vaho al expirarlo.
Frente a mí, El Alcázar.

Y volvió tu voz al contemplarlo.
Y casi sentí tu mano en la mía,
tu aroma abrazándome como un fantasma.

Volví a mi mesa, a mi té,
a abrigarme en el frío del ambiente.
Y todas aquellas voces,
altas, engoladas, estridentes,
enlatadas, felices,
consiguieron que me sintiera
aún más sola.


-Verónica Calvo-

32 comentarios:

Rafael dijo...

Precioso y duro instante que se recuerda en estas letras.
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

A veces sucede, Rafael. Los recuerdos son así, ya lo sabes.

Abrazo.

Elisa Alcántar dijo...

los lugares son escenarios acomodaticios cuando el paisaje vivo respira en nosotros y con los otros

Besos de sol

Verónica Calvo dijo...

A veces un mismo paisaje cambia en su recuerdo por la intensidad de lo vivido.
Y sí, todo se vuelve según, de hecho dicen los que saben de esto, que nunca recordamos tal cual sucedió.

Besos de sol para ti también, Elisa, buen finde.

Pitt Tristán dijo...

Leo tus poemas y así voy, como si nada, absorbiendo la luz que emana de unos de unos y las penumbras de otros: alambre de espino y esquinas bajo el aguacero, crepúsculos de pechos henchidos de ámbar, ecos de luz de alguna estrella golpeada por la espada de Damocles.

Un beso.

Noelplebeyo dijo...

Bella ciudad

Y los recuerdos no se disipan

Besos

Alicia dijo...

Un mismo lugar, pero diferentes semtimientos. Nostalgico poema. Besos

Amapola Azzul dijo...

Recuerdos vivos.
Muy bonito.

Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Pitt, acaricias el corazón.
Gracias.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Y de noche, además, mágica.
No. Algunos recuerdos quedan como tatuados.

Besos, Profe.

Verónica Calvo dijo...

Sí, Alicia. Los lugares se tiñen con las luces y sombras de nuestro recuerdo.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Casi respiran algunos.
Gracias, amapola.

Abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Jo...
Yo es que no sé qué decir.
Todo me parece mal y poco.

Besos.

lunaroja dijo...

A veces me pasa lo mismo, hay fantasmas con perfumes del pasado, o emociones,o sensaciones que vuelven tan potentes como en ese momento.
Un besazo!

Verónica Calvo dijo...

No entiendo, Toro Salvaje.
Y bueno... a veces no se sabe qué decir. No pasa nada.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

Sí que pasa, lunaroja. Y cuando pasa suele dejar muy adentro el regusto de la nostalgia.

Otro besazo.

Joaquín Galán dijo...

Por mucho que nos empeñemos,nunca conseguiremos que vuelva el pasado. Y,sin embargo,somos legión los que necesitamos creer que sí,que es posible.Y esa necesidad surge del hecho de no haber comprendido en su momento que lo vivido entonces era,no solo importante para nuestra vida,sino además algo único,irrepetible e irrecuperable,algo que jamás volvería a suceder de la misma forma y con la misma intensidad.Y a esa culpa tan íntima,tan terrible y ya para siempre presente en nuestras vidas,es a lo que llamamos nostalgia,aunque en realidad deberíamos llamarlo veneno...dulce,pero veneno al fin y al cabo.

De un nostálgico incorregible a una nostálgica realista (...consiguieron que me sintiera aún más sola").De ahí lo del veneno.

Abrazo,Verónica.

Rosa dijo...

Es preciosa Toledo, una ciudad con muchos recuerdos para mi también.
Y, ay, querida Verónica, suspiro, qué belleza de poema.
Se palpa.
Te leo y siento desde hace tiempo, pero esta última etapa, me parece la más clara, es transparente, muy bella.

Un beso, con mucho cariño.

Tracy dijo...

Al leerte he tenido las mismas sensaciones que describes ¡qué bien!

Verónica Calvo dijo...

Joaquín, yo no quiero que vuelva el pasado y menos este del poema.
Para mi es de hoy en adelante. Querer que vuelva
 el pasado no traerá nada bueno.
Son recuerdos que surgen, a veces buenos y otros tristes.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Se va evolucionando.
Me alegro que te estén gustando estos últimos poemas.

Besos, querida Rosa.

Verónica Calvo dijo...

Se va evolucionando.
Me alegro que te estén gustando estos últimos poemas.

Besos, querida Rosa.

Frontera Esdrújula dijo...

Qué soledad sonora y cortante, Verónica. Una ciudad bella pegada a un recuedo doloroso o viceversa. La vida siempre tejiendo la cara y la cruz.

Te mando un abrazo reparador y toda mi empatía.

Marian

Verónica Calvo dijo...

Así es, Marian. Cara y cruz.
Y la vida con sus cosas.
Gracias por el abrazo y por leer este poema.

Abrazo.

Lola Barea dijo...

Pienso que, para superar la melancolía del pasado, hay que ir al lugar donde un día fue hermoso. Pero es duro, lo digo por experiencia. Ahora a tu poema, me ha encantado poeta,
"Aquellas voces,
alta, engoladas, estridentes,
enlatadas, felices,
consiguieron que me sintiera
aún más sola"
Me encanta el cierre que le has dado, pienso que es el broche o la guinda del pastel. Bellísimo poema.
Un fuerte abrazo y feliz domingo.

Lola Barea.

Verónica Calvo dijo...

También soy de agarrar al toro por los cuernos, Lola.
Me alegra que te haya gustado el final ya que de ahí nació este poema.

Abrazo enorme y buen domingo.

Magdeli Valdés dijo...

Bien dicho
entre mucha gente que puede haber
igual se revive la soledad ...pero de ella
tal vez luego surja un acompañar
y despierte el otro lado de un luminosidad

besos.

Verónica Calvo dijo...

Nunca se sabe, Magdeli.
Todo es incógnita, todo es un ciclo.

Besos y gracias por tu comentario.

Sergio dijo...

Casi te digo que me gustaría haber vivido algo así por el ambiente de melancolía, té y lluvia que pintas. Me gustaba mucho. Salvo por ese final que lo convierte en una expresión de lo que sientes-siente la narradora en primera persona de los versos, esa soledad. Sea como sea, esa tristeza que le pega tanto a lo que escribes te sale tan bien que produce placer estético. Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

De esos ambientes siempre se crea.
Sergio, gracias por dar la oportunidad de separar(me) del contenido del poema.
A veces se escribe en primera persona algo ajeno y a veces se cuenta en tercera algo autobiográfico.

Abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

La melancolía versada en una tarde, y condensada en un paisaje.
Té, soledad, y recuerdos acompasados.
Un ritmo y una cadencia elegante, meciéndose en la memoria.
Aplausos!!

Mil besos, mi Corsaria Dark.

Verónica Calvo dijo...

Mi querida Eva, recuerdos que acuden con toda su viveza y crudeza, dejando dentro el famoso nudo.
Pero vienen las letras y algo calman.
Muchas gracias por tu presencia y palabras.

Besos, Corsaria Rebelde.