27 de enero de 2018

Decir y no decir

Imagen Katia Chausheva-
No sé callar algunas cosas.
Por eso te las grito si es preciso.

Sé callar cuando el tiempo
me demuestra lo indebido.
Por eso te lo digo
desde el silencio que me habita.

Y así andamos
por el vértice del tiempo.
Que si digo, que si callo,
que si escuchas o me olvidas.

Y ahora callo.
Y mañana, te lo digo.

-Verónica Calvo-

41 comentarios:

lunaroja dijo...

Me ha encantado.
Me siento muy identificada en ese ir y venir de palabras y silencios,de no dichos,de interpretados.
Preciosa forma de mostrar esa parte del amor o de las relaciones que a veces nos deja tan exhaustos.

Maria Rosa dijo...


A veces es bueno callar, otras, mejor hablar antes que se desate la tormenta.

Muy buen blog.

mariarosa

Verónica Calvo dijo...


A veces todo esto es con una misma, lunaroja, vaya caos.
Me alegra que te identifiques.

Besos, Ale.

Verónica Calvo dijo...

Efectivamente.
No hay nada peor que una explosión de palabras en un arrebato o aquellas que quedan atravesadas y mudas.
Mejor decir desde la calma.

Un placer volver a verte, mariarosa.
Abrazo.

Elisa Alcántar dijo...

hay hombres que no saben escuchar al otro y necesitan que se les repitan las cosas
hay hombres que solo saben escucharse a sí mismos
hay hombres que prefieren un envase a un individuo pensante
hay hombres que comparten su tiempo pero niegan lo expresado
hay de todos lados bichos para repartir
decir o no decir esa es la intuición
ya sabes a oídos necios vuelos de gaviotas jajaja

besitos :)

Verónica Calvo dijo...

Elisa, no es cuestión de sexo.
De todo hay y todos somos sirdos e implorantes.
Pero sí. Vuelos de gaviota ante la sordera instalada.

Besos.

Elisa Alcántar dijo...


los hombres se refiere al genero humano (casi siempre) sin especificar su condición sexual
lo aclaro porque al parecer no me explique en el comentario
en fin para la otra seré acotada :(

besitos :)

Anónimo dijo...

"Depende, de qué depende, de según como se mire todo depende....." (Jarabe de Palo).
Entre decir y callar......calibrar( aunque joda un montón ).

Besos. Buen finde. LDV

Maite Lorenzo dijo...

Sabiduría, Verónica... saber callar a tiempo y hablar cuando es necesario. Uff!!! Todo un acierto.
Besos, y feliz tarde

Verónica Calvo dijo...

El comentario suprimido fue por spam.
Al menos que se lea, se comente.
Un genérico de "hola,  me gusta tu blog/me gusta como escribes/te leo" y a la autopublicidad, en mi blog, no.

Gracias.

Verónica Calvo dijo...

Lirio del valle, saber filtrar, esperar el momento o cómo decir, puede ser un arte o todo un acto de control/contención.
Al menos para mi, lo que queda atravesado ha de decirse empleando lo ya dicho.
Y sí, a veces no queda otra que joderse.

Besos

Verónica Calvo dijo...

Mira que es difícil, Maite.
Y la de veces que se nos seguirán escapando palabras.
Y tragando, ni te digo.
Todo un arte, sí.

Besos y buena tarde.

Verónica Calvo dijo...

No, Elisa, no lo serás.
Son interpretaciones. Aclarado y entendido queda.

Más besos.

Carmen Silza dijo...

Los arrebatos no llevan a buen puerto.
A veces o casi siempre ese monstruo que llevamos dentro nos hace pasar mal rato.
Un silencio dice más que mil palabras.
Feliz sábado.
Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Y tanto, Carmen.
Quien calla, otorga, dice la sabiduría popular. Y es cierto.
Los silencios están llenos de elocuencia, palabras y fuerza.

Besos.

Rafael dijo...

Es como deshojar la margarita.
Un abrazo y feliz fin de semana.

TORO SALVAJE dijo...

Si callo, reviento.
Cuando no debo, lo escribo.
Y si me desbarajusto lo grito.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

En algunas ocasiones, sí.
Buen finde, Rafael.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Haces bien, Toro Salvaje.
No hay que dejar que se enquiste.

Bss.

tecla dijo...

Me ha gustado mucho, Verónica.
Como has ido hilvanando las palabras y los silencios.
Ahora te lo digo.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias por decírmelo, tecla :)

Abrazo enorme.

Tracy dijo...

Desde el silencio que me habita..., ¡qué bonito!

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Tracy.

Abrazo.

Pitt Tristán dijo...

Tu poesía, como demuestra este poema, es un microcosmos con vida propia. Un artefacto con un corazón enorme que enmudece ante la sinrazón alimentándose de ella.

Un beso.

Marian Ruiz dijo...

Decir a veces y callar otras hasta dar con el momento y con el ánimo adecuado. Hay quien por decir a toda costa y sin filtro incurre en un crimen que se llama "sincericidio". Creo que hay que decir y tratar de que no corra la sangre.

Tu poema se hace eco de todo ese devenir. Gracias por atinar como lo haces.

Un abrazo, poeta.

Enca Gálvez dijo...

Un juego de palabras que dice mucho... Un placer leerte.

Verónica Calvo dijo...

Pitt... gracias!!!
En serio, no sé qué decir.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Qué verdades dices, Marian.
Anodada con la palabra ante la que me quito el sombrero.

Muchas gracias por tu cercanía.

Abrazo enorme.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Enca y bienvenida.
Pasaré a leerte.

Saludos

Noelplebeyo dijo...

Decir diciendo y callar asintiendo
Besos

Verónica Calvo dijo...

También, Profe, también.

Besos.

Sergio dijo...

Creo que con este poema nos sentimos identificados e identificadas la mayoría. A mí me encantaría saber cuando debo decir lo que tengo que decir. Tener intuición para el momento adecuado. Pero se me va la mano con el silencio y luego me explota el borbotón de barbaridades. Desaconsejable cien por cien. Buen inicio de semana.

Verónica Calvo dijo...

Y a quien no le ocurra, como dijo aquel, que yire la primera piedra.

Buena semana, Sergio.

Rosa dijo...

Es todo un arte. Callar es mucho más difícil que hablar.
Pero aclarar es necesario.
El poema creo que lo refleja muy bien.

Un beso, Verónica.

Sandra Figueroa dijo...

Bellas letras......yo siempre callo......pero lo grito en mis versos.....saludos

LA ZARZAMORA dijo...

Pienso que hay un tiempo para todo, uno para decir, y otro para callar.
Callé mucho y por mucho tiempo, demasiado, y luego hablé también demasiado quizás.
Un justo medio,tal vez?
Lo que no me gusta, es el silencio cobarde que tan de moda se ha impuesto como modo de castigo o de contención a modo de una educación falsamente elegante.
Se habla, se dice, frente a frente, y lo que no se solucione, adiós.
Es sencillo, es simple, y así uno se evita de paso un mal trago y pérdidas de tiempo.
Besos, mi querida Corsaria Dark ;)

Verónica Calvo dijo...

Totalmente de acuerdo, Rosa.
Lo malo es cuando callamos y se enquista.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

La escritura también es catársis y sanación , Sandra.
Cuántos poemas han dicho, incluso gritado, todo aquello que hemos callado o no nos han permitido decir.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Dicen que siempre hay un término medio y lo creo a medias. Hay personas con las que es imposible hablar, incluso nosotros mismos lo somos para otros.
A veces hay que esperar el momento y otras, filtrar.
Ese silencio que castiga es una patología que ejerce control y destruye.
El otro silencio para mi es el que se da cuando no hay entendimiento ni modo.
Pero aclarar, siempre, aunque se tenga que dejar un tiempito de asentamiento.

Besos, mi querida Corsaria Rebelde.

P MPilaR dijo...

Dosificar silencio y palabra, priorizar callar frente a otorgar, saber la conveniencia entre hablar y no decir... todo es un reto al que nos enfrentamos día a día. A veces, sin que nos lo propongamos.

Verónica Calvo dijo...

A veces el reto somos nosotros mismos frente al oponente.

Saludos, Pilar.