23 de enero de 2018

Aquella noche de diciembre

-Imagen tomada de la red-

A veces
todo se vuelve tan rápido
que sientes cómo desenfocas la mirada.

Luces y destellos.
Rayas luminosas.
Te agarras en ese vértigo
de velocidad y viento,
de caída al precipicio
y de elevación a la estratosfera.

Y ahí estás,
en una hora trasnochada,
viendo girar el mundo
-tu mundo-
creyendo haber resbalado
por un hueco del tiempo.

Todo tan… ¿distinto?
Es conocido y a la vez, nuevo.

El cielo se vuelve magia.
La luz es más brillante.
Y ahí estás, en la gélida noche,
al borde de la congelación
pero no lo sientes.

Recuerdas un rozar de cuerpos
y sonríes, ajena, a los que te miran.
Vuelves a tu casa sintiéndote
parte de algo, y a la vez, ajena.

-Verónica Calvo-


-Para J.-

37 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Pasaré a leerles en la semana.
Muchas gracias por sus comentarios.

Noelplebeyo dijo...

Recordar para mantener vivo el instante

Besos

Verónica Calvo dijo...

También, Profe.

Besos.

Rafael dijo...

Seguro que es como abrir una ventana y deslizarse por ella.
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Sugerente imagen, Rafael.
También inquietante :)

Abrazo.

José Valle Valdés dijo...

Grande tu inspiración y oficio, amiga. Se me da muy bien. Placer en leerte.

Abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Dicen que el roce hace el cariño...

:P

Sergio dijo...

El mundo lo vemos según nuestra disposición. Este siempre es igual. Somos nosotros los que lo interpretamos según nos sentimos. A veces basta con poco. Ese poco nos satisface y ya nos parece magia. A veces tienes de todo y te parece que estas vacío-a. Yo me quedo con los instantes de tus palabras, ese retrato que regalas con versos. Hoy positivas. Saludos.

lunaroja dijo...

Es muy hermoso! Estar y no,sentirte parte de un todo,pero,a la vez ser tú...
Muy bueno!

Verónica Calvo dijo...

Eres un cielo, Pichy.
Gracias, siempre, por estar.

Abrazo grande.

Verónica Calvo dijo...

Dicen... pero es todo tan efímero, tan... tan .. no sé cómo definirlo.
Ya me entiendes.
Polf y a otra cosa, mariposa.

Bss, Toro Salvaje.

Verónica Calvo dijo...

Así es, Sergio.
Incluso cambian con el tiempo y las circunstancias.
Todo es mente; todo es efímero.

Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Eso de estar y ser y a la vez no estar ni ser es una sensación que no se puede definir pero que todos sentimos cada tanto.
Hay circunstancias en las que cae el velo y te quedas frente a lo que hay... o no hay.

Besos, lunaroja.

Joaquín Galán dijo...

Momentos así van escribiendo el libro de cada vida.Algunos,como este,inolvidables...supongo.

Abrazos,Verónica

Elisa Alcántar dijo...

ser noctámbula es un descubrir y un sorprender constante


besitos de sol

Verónica Calvo dijo...

Nunca se sabe dónde acaban y cómo algunos recuerdos, Joaquín.
Al pasar a poema, con toda la licencia que da, supongo que al menos los recuerdos quedan más bonitos antes de pasar a donde queden.

Abrazos grandes.

Verónica Calvo dijo...

También lo es, Elisa. Para algunos la noche es otro mundo. A mi me gusta.

Besos de sol para ti también.

Alicia dijo...

Estar sin estar. Ser parte de todo y nada a la vez. Gran poema. Besos

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Alicia.

Besos.

Pitt Tristán dijo...

Se perciben en tus versos el calor de cada hora que habitas.

Besos.

Maite Lorenzo dijo...

Contrastes, bello juego de opuestos.
Me gusta: resbalando por el hueco del tiempo...
Precioso poema, Verónica.
Besos

Sandra Figueroa dijo...

Gran y bello poema...un gusto leerte...saludos

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Pitt.
Eso es que como lector te abres y te dejas llevar por las letras.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Opuestos... Maite, tal cual.
Y ahí quedó.
Me alegra que te guste este poema.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Sandra, me alegra que te guste este poema.
Gracias por venir a leer.

Saludos.

Conchi dijo...

Un placer como siempre leerte Verónica, cada día te superas con tus letras.

Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias por tus palabras y presencia, Conchi.

Abrazo enorme.

Anónimo dijo...

A veces,es bueno desenfocar la mirada, romper rutinas, renovar en el tiempo presente. Lo de resbalar por un hueco del tiempo (muy poético), pero da vértigo eh?.
Vivimos en tensión entre la seguridad de lo conocido y la emoción de experiencias nuevas, con sus sorpresas.


Besos. LDV.

Patty dijo...

A veces en las noches/madrugadas es cuando la magia te transporta y tu solo sigues su destello, ;) precioso poema :* besos

Verónica Calvo dijo...

A veces hay que romper hasta con la propia vida.
Resbalar por ese hueco aunque el vértigo imponga o haga reír.

Besos, Lirio del valle.

Verónica Calvo dijo...

Y qué bien cuando lo sigues.
Buenos momentos, sin duda.

Besos, Patty.

Marisa dijo...

De todo necesario
girar con el mundo
aunque el vértigo
nos duela.

Precioso!

Un beso

Verónica Calvo dijo...

A favor o en contra, querida Marisa.
Nunca se sabe lo que ese vértigo puede gustar o no.

Un abrazo enorme.

Rosa dijo...

Sí, ¡me encanta este poema!
Como en otra dimensión, fundida en un todo, y no ...
Y ser consciente de ello.

Un beso, querida Verónica.

LA ZARZAMORA dijo...

En todo caso ese instante de vértigo fue vivido...
Y luego, que la razón, ya si eso, nos quite lo bailao.
;)

Besos, mi Corsaria Oscura.

Verónica Calvo dijo...

Ya te digo... y sonrío de oreja a oreja como el gato de Alicia en SU país de las maravillas.
:)

Besos,  mi querida Corsaria Rebelde.

Verónica Calvo dijo...

Y no veas qué dimensión, querida Rosa...

Besos!!!