7 de octubre de 2019

La noche trae calma

Donde el día abraza a la noche,
fina línea del horizonte,
mi espíritu cimbrea.
Coro de estrellas blancas,
sinfonía placentera,
me uno al canto de ellas.

De este velo azabache,
desprendido del cielo,
recojo el misterio.
Ardo y me rehago,
en esta sutil evocación,
donde la paz abarca
el contenido de este cuerpo,
cansado del día saturado
de obstáculos y palabras.

Donde la noche,
me abraza y despoja
de tanto tanto,
siento que soy lo que Yo Soy,
presencia muda amplificada.

Mis palabras, abandonadas.
Luchas vencidas, otras, ganadas.
Del horizonte perdido,
en la noche, hay calma.

-Verónica Calvo-

34 comentarios:

Sergio dijo...

Esa noche que nos redime de las batallas del día. Es el bálsamo de los que amamos la calma. Y la reflexión.
Me encanta entrar en tu espacio y no saber nunca lo que voy a encontrar. Sólo saber que tendrá calidad y belleza pero no saber el tema. Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Sergio, ante todo, gracias de todo corazón por tus palabras a lo largo de tantos años y, por apreciar así mi poesía :)
La noche es buena aliada, sí. Hay a quienes le altera si están en un mal momento, en cambio a mi, me reconforta.
Sigamos disfrutando de ella.

Abrazo.

Nereidas-andresdeartabroblogpost,com dijo...

Poema lleno de vida, sensatez , apenas dejando traslucir Una bella pasión apenas cotenoda
Precioso
Besos
André

Verónica Calvo dijo...

André, muchas gracias.
La noche nos abre la percepción y nos otorga un camino diferente desde su silencio. Esto o sabes muy bien :)

Besos.

Carmen Silza dijo...

La noche, yo creo que siempre reconforta, en ese morir descansa nuestra alma, y se levanta renovada para seguir en la batalla. Urra!por la noche de este poema.
Feliz semana Verónica.
Un beso.

Verónica Calvo dijo...

Carmen, casi te digo sí a todo.
Hay a quienes la noche les aterra porque los fantasmas mentales, cobran fuerza. El insomnio también puede atacar, sobre todo en momentos de conflicto. Pero pasando por alto lo evidente, sí, Carmen, sí :)

Feliz semana. Van mil besos.

Marian Ruiz dijo...

Definitivamente, en tu noche hay calma: con eso me quedo y celebro tu sosiego. Vendrán noches en que quizá el tono sea otro y habrá que celebrarlo (y, si se deja, compartirlo) de otros modos.

Un abrazo, poeta.

Verónica Calvo dijo...

Marian, tantas noches como poemas...
Sí. No siempre son de calma, por ello, celebremos las que sí que lo son, que para las otras, ya vendrá lo oscuro con su eco.
Hoy tocó esta, mañana, quién sabe??? :)

Abrazo grande.

Rebeca Gonzalo dijo...

Es curioso descubrir como la noche, a menudo, da en el blanco de nuestros miedos, temores, deseos y anhelos, pero también reconforta. Hermosos versos, Verónica.

Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Rebeca, la noche todo lo amplifica, de ahí ese dar en el blanco que dices. La noche siempre es un viaje distinto al del día. Esperemos encontrar calma en ella, incluso si es Oscura.

Abrazo grande.

Rafael dijo...

La noche es una feliz compañera de las almas y en ella podemos encontrar de todo, hasta el equilibrio y la paz tan ansiada.
Un abrazo y feliz semana.

Pitt Tristán dijo...

He oido por ahí que la calma cuesta muchas tormentas...

Besos.

Noelplebeyo dijo...

En la noche hay verdad

Besos

Laura dijo...

Después de la tormenta, la calma.
Después de tus palabras, tú.
Beso enorme.

Verónica Calvo dijo...

Cierto, Rafael.
Hay tantas noches como estados de ánimo.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Pitt, y tanto...
también he oído por ahí que la calma total no existe ;)

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Totalmente de acuerdo, Profe.
Hay verdad porque no hay manera de ponerse vendas.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Laura, sonrío.
Después de la tormena, nosotras. Con el pelo alborotado, pero en pie y dispuestas.

Besos.

José Manuel dijo...

En esa calma encontramos lo necesario para recargarnos de nuevo.
Me encanto el poema

Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Me quedo con la Tempestad, en y la de noche...
en la de las saetas que giran, -aunque soy más de amaneceres y de "aurorearme"
;) - y no cambio un despertar por un atardecer-me.
Y pienso en este instante en el que mis dedos bailan, en la (Tempestad) de Shakespeare, la de Giorgione y en este aria: del sordo Beethoven:

https://www.youtube.com/watch?v=6KMGcOYHSs0
que espero dance entre tus versos ♪♫♪♫♪

Besos, Corsaria.

Verónica Calvo dijo...

José Manuel, me alegra que te guste este poema.
La calma nos lo da todo y sí, nos recarga para seguir enfrentando la vida.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Eva, las Tempestades a las que aludes, son una delicia, como esa pieza de Beethoven (entre mis preferidas). Amanecer, atardecer, momentos donde la calma suele aparecer.
De la Tempestad de Shakespeare, seguramente la frase más conocida:
El infierno está vacío y todos los demonios están aquí.
Algo así se aplica a tantas cosas...
Auroreate siempre :)

Besos, Corsaria.

Julia dijo...

Hacía mucho tiempo que no sabía de ti, me alegro de volver a conectar.
Buen poema.
Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Julia, encantada de tu vuelta :)
Me alegra de que te guste el poema. Pasaré a leerte pronto.

Abrazo.

Noelplebeyo dijo...

Dormir en paz

Besos

Verónica Calvo dijo...

Dormir, tal vez soñar, como dijo Shakespeare en Hamlet :)

Besos, Profe.

Conchi dijo...

La noche y el descanso sosegado de cuerpo y espíritu es necesario para que al día siguiente nos encontremos con poemas te bellos como el tuyo Vero.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Sonrío, Conchi.
Gracias por tu gentileza.
Una noche en calma, es un tesoro.

Besos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La ventaja o desventaja? de llegar la noche después de un día de conmoción, para rumiar los eventos, descoserlos, sacarlos de adentro, entrar en descanso. UN abrazo a tu hermoso lirismo. Carlos

Verónica Calvo dijo...

Carlos, gracias por tus palabras.
Bueno, cuando hemos pasado un día de conmoción, suele costar llegar a la calma. Rumiar los eventos nos lleva al insomnio y esa magia de la noche, amplia, poderosa y serena, no llegará. Esperemos tener pocas noches para rumiar :)

Abrazo.

Rosa dijo...

Sí, hay calma :)
Y es un poema precioso.
Contemplativo :)
Sosegante.

Un beso, con mucho cariño, querida amiga.

Verónica Calvo dijo...

Querida Rosa, me alegra que te guste este poema.
Cuando estás en calma todo es fluidez y sí, algo de contemplación hay.

Beso grande.

Maite dijo...

Calma, sosiego, tan necesario.
Bello poema, Verónica.
Mil besos

Verónica Calvo dijo...

Maite, me alegra que te guste este poema.
Disfrutemos la calma :)

Besos.