17 de febrero de 2019

La pintora de nubes




Tenía siete años cuando se fijó que en el cielo pasaban cosas curiosas. Por más que insistió en que había una oveja saltando una nube, nadie la creyó.
Cuánta imaginación, decían los mayores. Pero ella no solo vio esa oveja ese día, también vio un elefante.
A los diez años la regalaron por su cumpleaños una cámara fotográfica. No había día en que no retratase alguna nube que, generalmente, tenían formas de animales, aunque alguna cara también se dejaba ver. Rostros amables, sonrientes, incluso traviesos.
A los veinte años empezó a pintar al pastel, algunas imágenes de las nubes que había fotografiado. Sus pinturas eran buenas, decían.
Ya cumplidos los veintisiete, expuso en una galería. La prensa se hizo eco y empezó a cotizar. Por aquellos meses, se enamoró y ya solo veía corazones en el cielo. Etapa rosa, dijeron los entendidos.
Siguió mirando el cielo y pintando, pero ahora también encontraba formas llenas de misterio, con aquellos claros y oscuros que aportaba el crepúsculo.
Una tarde de mayo él la abandonó entre el bullicio de una cafetería del centro.
Empezó a ver caras siniestras, oscuras, delirantes. Etapa negra, sentenciaron.
De esto han pasado quince años y ella sigue pintando lo que las nubes sienten, y lo sabe muy bien, porque se han metido en su cabeza, nublando la luz de la razón.

-Verónica Calvo-

31 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Pasaré a leerles durante la semana; demasiados frentes abiertos y el tiempo no da para más :)

Gracias por sus comentarios y compañía!!!

Rafael dijo...

Y que nunca deje de pintar y soñar con esas nubes...
Un abrazo y feliz domingo.

Verónica Calvo dijo...

Lo sé, Rafael; se intuye en tus poemas :)

Buen domingo. Disfruta y todo lo mejor para ti.
Abrazos.

lichazul dijo...

eso tienen las nubes , son ideas cabalgando por los aires

besitos de sol y feliz semana

Verónica Calvo dijo...

Inspiradoras y a veces, aterradoras.
Curiosas siempre.

Besos, Elisa, y a empezar la semana por todo lo alto.

Noelplebeyo dijo...

Nubes para cabalgar en universos

Besos

TORO SALVAJE dijo...

A mí me parece más cuerda que nadie.
Un prodigio.
Adelantada a su tiempo de idiotas e ignorantes.

Besos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Dos miradas interrogativas: ¿nubes o sentimientos? eran determinantes de su pintura. Asumo que ambas.Tanto el científico, como el artista, se deja seducir por un elemento externo, que excita sus sentidos. Un abrazo, Verónica, desde aquí donde el sol es un estallido de luz. Carlos

Carmen Silza dijo...

Las nubes se transforman constantemente
Copiemos de su renovación día a día.
Feliz semana Verónica.
Un beso amiga.

Verónica Calvo dijo...

Qué sería del cielo sin ella, Profe.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Hay mucho loco cuerdo, Toro Salvaje, y más en estos tiempos de encefalograma plano.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

Carlos Augusto, siempre que observas, sientes, como bien dices.
Esto contesta a tu pregunta :)

Abrazo desde esos días de primavera anticipada.

Verónica Calvo dijo...

Carmen, son efímeras pero fluyen :)

No puedo entrar en tu blog. Te han pegado una página que se ejecuta sola y tiene virus. Vaya lata.

Besos y que tengas una buena semana.

Maite dijo...

Comtemplar el cielo y sus misteriosas nubes. El estado de ánimo interno arrastra lo que que se percibe en el exterior. Haybtormentas internas que nublan la razón. Buen texto. Besossss

Verónica Calvo dijo...

Y tanto, Maite.

Gracias por tus palabras.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Las nubes hablan...
Y muy pocos las entienden...
Los críticos de arte... los que menos;)

Besos, Corsaria.

Sergio dijo...

Pues a mí me parece una suerte poder ver todo eso en las nubes. Yo que solo veo lluvia. Menos cuando cae en desgracia y la imaginación se le torna oscura.
Pero coincido con la mayoría en que no hay locura en lo suyo. La imaginación es otra parte de la inteligencia. Y esta pintora es pura creación. Un saludo

Verónica Calvo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Eva.

Besos!!!

Verónica Calvo dijo...

Sergio, seguro que ves formas en las nubes :)
Esta pintora se dejó llevar y se "nubló".

Abrazo.

José Valle Valdés dijo...

Me resulta estupendo, amiga. Qué bien dice y discursa con maestría. Te felicito!

Abrazos

Unknown dijo...

Pintar sus sueños, sus sentimientos, la magia del interior de su corazón.
Es muy bello, de una pureza muy sutil y real, me encantó, saludos Verónica un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Siempre agradecida por tu generosidad, Pinchy.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Jorge.
El interior siempre crea realidades.

Abrazo.

Laura dijo...

A mi me encanta fotografiar las nubes, pero creo no haber pasado por las diferentes etapas... :) besos

Verónica Calvo dijo...

Laura, también yo las fotografío, pero tampoco he pasado por esas etapas :)
Y menos mal...

Besos.

Rosa dijo...

Qué bello, que siga pintando.
Fluyendo.

Un beso, me encantó el paseo.
Cómo te entiendo, a veces, el tiempo no da para más. :)

Verónica Calvo dijo...

Querida Rosa, seguro que seguirá pintando, lleva el arte en la vena.

El tiempo es escaso. Demasiados frentes abiertos, pero bueno, espero que todo mejore :)

Besos!!!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Verónica, entiendo a la protagonista de la historia, también yo miro las nubes, que siempre nos hablan, a veces hasta gritan...Inspirador texto, amiga.
Mi gratitud y mi abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Las nubes siempre inspiradoras, querida María Jesús.
En ellas vemos cosas curiosas, divertidas, tenebrosas... Quien las mira, se inspira :)

Abrazo.

Julieta dijo...

Cuantas veces mirando las nubes vemos infinidad de cosas, que bien lo expresas Verónica. Ya de vuelta de unos días por Galicia, me gusta reencontrarme con vuestras letras.
Feliz semana, abrazos.

Verónica Calvo dijo...

Qué buena tierra Galicia, Julieta :)
En las nubes podemos ver tantas cosas... me encanta observarlas.

Feliz semana, abrazo y felicidad.