14 de mayo de 2018

Tristeza

-Imagen Albert Soloviev-
Es la tristeza
una estación opaca
donde el alma deshoja primaveras.
Viste velos vaporosos
y se mece como el humo.

La tristeza
dibuja sombras en el rostro,
sabe a hielo
y deja el interior deshabitado.

Traslúcido ser es,
que llega y se instala en silencio.
Difícil es desalojarla,
ya que adormece, a quien la siente,
entre sus etéreos brazos de nostalgia.


-Verónica Calvo-

46 comentarios:

Rafael dijo...

Es una situación que acontece de una manera inesperada y cuesta desprenderse de ella.
Un abrazo y feliz semana.

Verónica Calvo dijo...

Así es, Rafael, tal y como dices...

Abrazo y feliz semana para ti también.

Marian Ruiz dijo...

Tremenda paradoja que sean dolor y tristeza los ingredientes que alumbren cosas tan bellas.

Siento contigo, Verónica, y te acompaño con mi mejor abrazo.

Carmen Silza dijo...

Has dibujado la tristeza com tal, has embellecido a tristeza. Precioso Verónica, mehor imposible.
Mi felicitación.
Feliz semana.
Un beso

Verónica Calvo dijo...

La tristeza, paradójicamente, tiene su belleza, cierto. Yo lo veo en cuadros, en poemas, en rostros anónimos en la calle...

Gracias por ese abrazo.
Hoy se mueven demasiadas sensaciones dentro.

Abrazo grande, Marian.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Carmen.
Cuando la tristeza llega queda nutrirse del silencio y de la belleza.

Feliz semana y muchos besos.

Pitt Tristán dijo...

Me acompañan tus poemas en mis sueños, embriagado con tu sensibilidad, mecido con tus palabras.

Un beso, Vero.

Verónica Calvo dijo...

Gracias por tu compañía y buenos momentos, Pitt.
Hoy más que nunca.

Besos.

Sergio dijo...

Difícil es desalojarla. Y tanto. Más bien se va sola a base de tiempo y paciencia y alguna que otra ayuda pero sobre todo con eso, tiempo, el paso de los días. La tristeza es eso que cuentas. La tuya y la de todos. Un abrazo y mis deseos de alegría para ti.

Maite Lorenzo dijo...

Deja el interior deshabitado. Es verdad, la tristeza es tal y como la versas.
Es inevitable sentirse triste en algunas ocasiones. Mejor que venga de visita, tome un té y luego se marche... Besossss, Verónica.

Marisa dijo...

La regenadora savia de
primavera transformará
en esperanza la adormecida
nostalgia.

Mil besos

Verónica Calvo dijo...

Coincido en todo contigo, Sergio.
Fíjate, tan únicos que somos y en lo esencial, iguales con nuestros matices.

Muchas gracias.
Seamos felices y serenos :)

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Mejor que venga como dices , Maite, porque si se instala se vuelve okupa.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Sea.
Ojalá... no se ha de perder la esperanza ni el esfuerzo.

Besos, mi querida Marisa y gracias.

Anónimo dijo...

Hermoso poema. Es cierto q.en ocasiones se ven rostros que conmueven con ese adormecer y bajada lenta de la mirada.

Besos. Buena semana!!! LDV.

Noelplebeyo dijo...

Tristeza que adormece la sonrisa

Besos

Verónica Calvo dijo...

Si nos tomásemos el tiempo de observar a propios y ajenos, veríamos la cantidad de tristeza que habita interiores.
Cómo no conmoverse ante esos rostros...

Buena semana LDV.
Besos y alas.

Verónica Calvo dijo...

Y la vida entera, Profe.

Besos.

Lujan Fraix dijo...

No tengo palabras. No puede ser más bello este poema.
La tristeza es eso... yo la conozco.
Siento mucho lo que te ha pasado pero todos sabemos que poder expresarlo ayuda a sanar.
Un beso grande.

Verónica Calvo dijo...

La tristeza que persiste es como la bruma de la mañana. A veces levanta y otras cae a plomo. A pesar de ello los colores son nítidos.
Lo sé. Lo sabemos, querida Luján.
Y seguimos.

Otro beso para ti y mi gratitud por todos estos años.

Poseidón dijo...

HOLA VERONICA,
un gusto (triste) leerte, pero entiendo tal vez yotb naci triste por momentos..
Saludos

Elisa Alcántar dijo...

si no existiera la tristeza nunca podríamos apreciar la alegría

besitos de sol

TORO SALVAJE dijo...

Es mi novia.
Mi mujer.
Mi amante.
Mi fiel sombra.

Besos.

lunaroja dijo...

La tristeza nos envuelve en ese manto frío donde parece que todo queda en suspenso, donde la emoción se paraliza y a veces ni siquiera podemos llorar...
Maravilloso poema.
Te abrazo!

Alicia Montero dijo...


Días atrás me sentí así...tal cual..y es difícil e injusto para quienes no saben, ni tienen por qué saber, sin embargo en medio de tanto...la nostalgia llega, abriga, y te envuelve...y dejé que así fuera. Al otro día amanecí increíble!
Gracias preciosa, por tan hermoso poema.
Besos,

Ali

Verónica Calvo dijo...

Bienvenido, Poseidón.
Bueno, la tristeza forma parte de nuestra existencia. Va y viene, aunque a veces se instala y marca.
Gracias por tu presencia y comentario.

Saludos.

Verónica Calvo dijo...

Elisa, pero fíjate cómo son las cosas, que cuando estamos alegres, como mucho, cruzamos los dedos para que no venga una tristeza o un sobresalto.

Besitos de sol para ti también.

Verónica Calvo dijo...

Todos los días vemos caras sonrientes que lloran para dentro.
Qué te voy a decir sobre ella,Toro Salvaje...
Queda el hueco donde se respira y la tribu de la bruma.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

Y qué tremendo cuando ya no podemos llorar, porque esas lágrimas caen hacia dentro directas al corazón.

Muchas gracias, lunaroja.
También te abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Querida Ali, qué decirte, si ambas hablamos este mismo idioma con pocos meses de diferencia.
Me alegra que ese abrazo te dejará bien y serena.
Yo siempre te apoyaré, lo sabes. Y me alegra cada paso que has dado, das y darás.

Un beso enorme y una sonrisa.

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien el poema, amiga. Discursa y dice muy bien —a mi gusto.

Abrazos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Esa pequeña estación, que llega, nos deshabita y nos deja el alma helada...Tiene sus puntos positivos, nos trae la humildad, la fortaleza y el equilibrio, siempre que sepamos pasar a la estación de la alegría...Todo en su justa medida.
Preciosa reflexión, que saboreamos, Verónica...
Mi abrazo y mi cariño.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Pichy, me alegra que te guste este poema.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Querida María Jesús, qué verdad.
La tristeza, enseña. En general los malos momentos son profesores.
Lo malo es cuando se instala y ya la alegría se vuelve opaca.
Muchas gracias por tu conentario.
Abrazo.

Patty dijo...

A veces a pesar de la tristeza que sentimos en el alma, sonreímos, excelente descripción, me sentí al leerte muy identificada Verónica, besos :*

Anónimo dijo...

Así me siento hoy, muy triste por la desaparición del blog de Marian. Esto es una violencia cultural. Se ha generado en el imaginario colectivo la idea de q. tras el anonimato se oculta algo malo para justificar y acelerar su desaparición.

Verónica, si me permites esto es para Marian y Marieta de las que no he podido despedirme : ha sido un placer conoceros, mi cariño lo tenéis, virtual pero sincero. Estáis presente en mi vida con vuestros libros. Os deseo lo mejor y os dejo una palabra que me gusta:
Apapachos!!!

Gracias Verónica, eres un sol. LDV

Verónica Calvo dijo...

Sí, Patty, así es.
Nadie está en un mismo estado veinticuatro oras seguidas. Y menos mal.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Claro que sí, LDV, para ellas.

Me entero ahora por ti.
He estado sin parar. Voy a ver si contacto con Marian.
Me sumo a tus palabras.

Anónimo dijo...

Veronica, esa ley controladora obligará tb a tu blog a eliminar el anonimato por tanto me despido con las mismas palabras dedicadas a Frontera Esdrújula.

Te echaré de menos. Un abrazo enorme.LDV

Verónica Calvo dijo...

LDV, no entiendo nada... con la cantidad de perfiles falsos que hay y con que Blogger quite la opción de "anónimo", se soluciona.
He buscado información y solo encuentro sobre amenazas de anónimos etc.

Te echaré también de menos.
Una lástima :(
Cualquier cosa ya sabes dónde estoy.

Besos.

Rosa dijo...

Las fragilidades humanas que tanto nos enseñan.
La tristeza que puede ser preludio de la alegría interior.
Nos moldea también.


Un beso, querida Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Cierto, Rosa.
Nunca sabemos qué nos traerá la vida al minuto siguiente y toda tristeza es preludio de alegría. Incluso en el estado más sombrío, hay momentos en que ríes.

Besos, querida amiga.

Teresa dijo...

Precioso, como todos tus poemas. Un beso.

joaquín galán dijo...

Compañera de soledades,a veces hay que darle una patada en el trasero para que se vaya.Otras,en cambio,nos arropa el corazón para que no perezca de frío ahí fuera.

Abrazo

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Teresa, por tus palabras y por tu tiempo en leerlos.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Así es, Joaquín.
Cuando se ha instalado, es muy difícil de patear. Pero hay que insistir, poner empeño y un día se irá.

Abrazo.