22 de mayo de 2018

Cansancio


-Imagen tomada de la red-

Amanezco en el mismo páramo,
bajo la misma bruma
y navego las mismas aguas de ayer.
Me levanto y me armo
contra canallas,
  mentirosos,
      plagiadores,
        ególatras,
           farsantes
               y políticos.
Me canso de faltas de ortografía,
de aquellos que presumen de incultura,
de las mansas ovejas de falsa vida,
de los aplausos y elogios
entregados desde la hipocresía.
Los insultos, desprecios y agravios
me rozan, pero sigo mi camino.
Me reconozco a veces, bestia.
Otras desapegada hasta el paroxismo.
Y casi siempre atenta a la balanza
que cargo entre razón y herida.
Y me queda… la poesía.
Pero a quién le importa de verdad
si la mayoría no leen a los Poetas,
si no se aprende ni se versa
en esta competición hueca
del mercado de oropeles.
Puede que este poema sea el último.
Si han de venir otros los guardaré
en mi armario de locura.

No puedo elegir las batallas que me presentan,
pero sí mis guerras.

-Verónica Calvo-

26 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Por favor, pido que se respete mi deseo de que este poema no sea compartido en redes ni en ningún sitio.
Muchas gracias por su comprensión y compañía.

Maite Lorenzo dijo...

Respetado queda.

Has hecho una fotografía perfecta de la realidad. Te aplaudo este poema.
Millones de besoss, quedida poeta.

Sergio dijo...

Sergio: Tu deseo es más que lícito. Yo siempre pido permisos para citar pero está bien que avises por si acaso. Sobre tu poema has dicho lo que hay sin florituras. Me gusta el verso de los que presumen de incultura. El verso sí pero ellos me ponen de los nervios. Por lo demás sí importa que escribas o leas versos contra viento y marea. Le guste a más o menos gente. Estas cosas se hacen por encima de todo por uno-a mismo-a. Y lo que venga después ya va de bonificación extra. Un abrazo, Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Maite, por dejar comentario.
El poema puede ser incómodo, por eso te lo agradezco.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Así es, Sergio, principalmente por uno, aunque quien escribe gusta de ser leído, lo sabes.
Son tiempos movidos, de cuestionarme y tal vez de cambios.

Gracias por tus comentarios que tanto aprecio.
Abrazos.

LA ZARZAMORA dijo...

Plas,plas,plas.
Pienso algo similar por no decir lo mismo.


Beso grande mi querida Corsaria Dark.

Verónica Calvo dijo...

Lo sé, lo sé...
Y te contesto con palabras tuyas, magníficas y que todo lo dicen:
Leamos Poesía.
Y añado: ilustrémonos y leamos.
:)

Besos, mi querida Corsaria Rebelde

Noelplebeyo dijo...

Quien copia, no existe

Besos

Verónica Calvo dijo...

Como metáfora, no existen.
La realidad es otra. Incluso al descubierto siguen existiendo. Lamentablemente.

Besos, Profe.

Rafael dijo...

Te entiendo perfectamente querida amiga...
Un abrazo Verónica y feliz tarde. (No te desanimes. Eres muy fuerte)

TORO SALVAJE dijo...

Tu look bestia mola mucho.
Al menos a mí me gusta.

No puedes luchar contra este mundo asqueroso.
Cuando antes lo aceptes mucho mejor.
Yo doy consejos pero para mí no tengo, me cabreo, escondo el blog, lo recupero, quito comentarios, los pongo, los modero, los dejo de moderar... esta es una guerra que jamás se gana.
El mundo está lleno de humanos asquerosos.
Es lo que hay.

Besos.

lunaroja dijo...

Muy buena declaración de intenciones! Muchísima fuerza en tus palabras,en el mensaje que transmite!
Me ha encantado!
Un besazo!

Rosa dijo...

Estoy de acuerdo, me gusta el poema.
No soporto el 'buenismo', es nefasto.

Un beso, querida Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Rafael, claro que me entiendes... :)
No me desanimo, solo me asqueo.
Los dos versos finales lo dicen todo: ni me escondo, ni me vengo abajo, ni me acobardo. Levanto la cara y alzo bandera.
En fin...

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

No sé, Toro Salvaje, cuando me posee la bestia más vale cerrarme la puerta. Como a todos, vaya.
Aceptado está. Es solo un golpe en la mesa y soltar lo atragantado.
Ayer pasé a leerte y me hago una idea, además de que has cerrado comentarios.
Te entiendo; de hecho algo de esto que digo en el poema lo sufrimos muchos y tu no estás exento.
Y no, no se gana. Se han hecho nido y se extienden. Queda ignorar. Pero conociendo el Mundo Blog, más vale un comentario de más que cinco de menos. Una lástima.
En fin... que nos dejen en paz.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

Me alegro que te haya gustado este poema, lunaroja.
Solo espero que cuando vengan a curiosear, a ¿leer?, a anotar ideas, palabras y mensaje, se vean en cada palabra y se sientan al descubierto.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Tampoco lo soporto, yo, querida Rosa.
Fíjate si se camuflan que no las detectas...

Besos grandes.

Fanny Sinrima dijo...

Verónica, mi más sincero y sonoro aplauso. ¡Qué perfectamente expresado lo que muchos pensamos pero no tenemos tu don de dejarlo plasmado en un poema.

Escribes muy bien y agradezco que compartas con nosotros tus versos.

Un abrazo-

Alicia dijo...

La gente asi no merece la pena, y duele que hagan cosas asi. El poema es enorme. Y tu mas grande y fuerte todavia. Un abrazo poeta.

Verónica Calvo dijo...

Y yo agradezco tus palabras y apoyo, Fanny.
Yo creo que vas sobrada de talento para escribir lo qie quieras.
A veces sale mejor y otras nada. Es lo que tiene escribir.

Creo que lo que queda es ser coherentes y consecuentes.
Estoy cansada de todo lo expuesto. Cansada de ver cómo se roban y plagian contenidos, ideas y estética de blog. Ya está bien.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Alicia.
No soy grande. Estoy harta y muy cansada, nada más.
Para mí si merece la pena plantar cara a todo lo expresado.
Si no lo hiciera, qué me queda.

Un abrazo.

Sandra Figueroa dijo...

Un poema muy fuerte ....tu sentir tan bello como siempre... triste realidad amiga....saludos.

Verónica Calvo dijo...

Sandra, en mi opinión, fuerte es todo lo que declaro en el poema, esa actitud.
No he sabido decirlo de otra manera.
Triste realidad, sí, y además, dañina.

Saludos y gracias por tus palabras.

J. R. Infante dijo...

Sirva la poesía para lanzar al viento todo aquello que nos abrasa, no importa su color, no importa que duela, hay que liberarse verso a verso.- Fuerte abrazo, amiga.

Verónica Calvo dijo...

Gracias por tus palabras, Arruillo.
Sirva. Es necesario.
Sigue ondeando tu bandera, amigo.

Abrazo grande.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Ese cansancio doloroso que muestra tu poema es la vida misma cuando profundizamos en ella, Verónica...Nos queda la poesía y no debemos dejar que ella nos abandone, si descubre la frustración, la tristeza y el desencanto, que a veces nos habita...Quizá es bueno elevarse de vez en cuando, olvidar y empezar de nuevo, como en tu anterior poema...
Mi abrazo y feliz semana, Verónica.