28 de mayo de 2018

Asifixia

-Imagen Brooke Shaden-


Olvidad que hubo una guerra
y que las cunetas siguen llenas.
Que nadie desentierre el pasado.
Cubrid con una pátina de ceniza
vuestra rabia o prepotencia.
Que hubo Trece Rosas
 y para otros cuarenta magnolias,
que, para el caso del oprobio, ¿es lo mismo?

Míralos debatir desde su alta cima.
Que si la casta y en el fondo,
burgués y tradicionalista,
que si sentaron a una Infanta
y a un presidente del (des)gobierno
en un banquillo y de rosas les vistieron,
que si te acuerdas
de tantos nombres de corruptos
que van cayendo en el olvido,
-y te preguntas si entraron a la cárcel-,
muñecos de vudú
cerrando sus ojos con vergüenza
ante la insistencia de su dueña,
en negar lo evidenciable,
desde un despacho de ayuntamiento,
que si te amordazo con la ley
y te multo y te hundo.

Sentencias de la Edad Media.
Que no se legisla en caliente.
Que un calentón, de estos
del enfado, nunca fue bueno.
Pero en frío tampoco se legisla
para que nadie cambie.
Petrificados en la vergüenza,
en lo indigno y el desamparo.

Y por si no tenías suficiente
bilis que tragar durante el día,
morderán tu yugular
si permites suscripciones en tu blog;
si te publicitas o linkeas
a una web con tu producto.
Te van a sangrar
en nombre de la Protección.

Las alimañas siguen sueltas.
Pero qué es esto.
Me asombra la capacidad
de tragar que tenemos
en este país de oscuridades arrastradas.


-Verónica Calvo-

21 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Que tengan una buena semana y no olviden revisar la nueva ley de protección de datos.

Por favor, no compartir este poema.

Gracias por sus comentarios y compañía.

Sergio dijo...

Pues gracias por el aviso por la parte que me toca. Ahora sí que podemos estar seguros por si había dudas que estamos retrocediendo en nuestras libertades. Pero todo tiene un límite. Buena semana. Un abrazo, Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Sergio, revisa bien la ley en lo tocante a blogs.
Está claro que es control, no protección, además de mentiras y escusas.
Me sigo sorprendiendo de la capacidad de aguante que tenemos. Con mirar hacia otro lado no se solucionada nada.
En fin, que el panorama es desolador.

Buena semana.
Abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Iré por partes pues expones múltiples planteamientos.

Para mí y hablo sólo por mí, y desde mi currículum -que nunca he falseado-, no es lo mismo un bando y otro. La vida nos posiciona incluso antes de nacer. Y por la parte que me toca estoy del lado de los vencidos. Y sé por qué, y sobre las Trece Rosas sé también de lo que hablo y sobre todo, de su icono Aida de La Fuente Penaos sobre quien sigo trabajando desde hace años ya.

Sobre la política actual de corrupción que campa a sus anchas a lo largo y ancho del planeta, que cada cual se posicione donde su conciencia todavía se lo permita. Ya que muchos siguen rezando y besando al santo a escondidas.

Hoy siento empatía con algunos jueces, cuyo nombre no mencionaré porque sé que luchan por una justicia independiente, y por lo demás, sí, dejar a las tripas razonar suele tener mala sentencia. Suelo pensar en esos casos en la cinta “Matar a un ruiseñor” hoy incluso censurada en los Estados Unidos tras la llegada de la supremacía blanca. Los populismos vengan de cualquier tendencia me dan arcadas, ya sean de extrema izquierda como de extrema derecha.

Sobre la protección de datos todo tiene su cara y su cruz, como en la política…. Y es lo que hay. Y habrá que responder ante ello y/o seguir callados una vez más ya que las tragaderas suelen ser grandes mientras sirvan y se puedan pagar una caña en los bares.

"España, aparta de mí este cáliz", versaba Vallejo, y cuánta razón tenía.

Besos, mi querida Corsaria Dark.

Verónica Calvo dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que dices, Eva.
España eternamente dividida ni ama ni olvida. Queda mucho rencor y siempre se busca un enemigo al que culpar.
Sé de lo que hablas con las Trece Rosas, sí. En la pared donde fueron fusiladas, a día de hoy siguen arrancando flores e insultando. Una muestra más de "más de lo mismo".
Jueces buenos, los hay, por supuesto. Pero desgraciadamente quedan los otros, a los que hay que barrer junto a tanta ley obsoleta.
De los populismos también huyo, como de toda falta de argumentación.
Matar a un ruiseñor deja de ser una metáfora y gana fuerza en estos tiempos. Por cierto, otro de mis libros preferidos.

Esperemos que tanto control sea para bien aunque no lo creo. Intereses y nada más.

Gracias por tu presencia en este poema. Muchos besos, mi querida Corsaria Rebelde.

Noelplebeyo dijo...

La rabia de los asesinados debe ser referente a la resistencia activa de hasta donde estamos soportando

Besos

Verónica Calvo dijo...

Pues sí, Profe.
No hay que olvidar para aprender. Y se aprende pensando y analizando.
Algo estaŕá en nuestras manos.

Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Detrás de las guerras pasadas y presentes siempre están los egos y sus ambiciones...El poder corrompe y enfría el alma, está presente en la política, en las empresas y en todas partes...A veces es difícil optar por el grito o el silencio, porque ambas cosas duelen...Pero, es bueno decirlo, soltarlo al aire y que no anide en la entraña...
Mi felicitación y mi abrazo, Verónica.

Conchi dijo...

De acuerdo total contigo Verónica. No voy a compartir tu poema, pero es ideal para llenar con el país de pancartas de el.

Un besos de espíritu sin Nombre.

TORO SALVAJE dijo...

Nada que añadir a este magnífico poema...
Si acaso decirte que creo que el problema es más grave que lo que siempre hemos visto, no es sólo la casta dominante... hay una parte muy importante de la población, yo diría que más de la mitad de la sociedad, bastante más, que ha sido adoctrinada en el franquismo sociológico y lo van transmitiendo generación tras generación.
Ese si que es un problema grave...

Besos.

Rafael dijo...

"...Sin palabras..."
Un abrazo y feliz semana.

Verónica Calvo dijo...

Mejor gritar que calar. Al menos así lo veo yo, querida maría Jesús.
Llega un momento que no se puede más y ante abusos, el silencio hace cómplices.
El poder todo loo corrompe, sí.

Abrazo y gracias por tu comentario.

Verónica Calvo dijo...

Gracias por apreciar así este poema, Conchi.
Al fin y al cabo, es lo que tenemos en la cabeza, dicho a mi manera.
Y callamos y bajamos la cabeza...

Besos, Espíritu sin Nombre.

Verónica Calvo dijo...

Toro Salvaje, en este país la guerra marcó mucho, de ahí el miedo y hasta la sumisión que llevamos en vena.
No sé si es solo el franquismo sociológico, ya que esta España dividida siempre ha tachado de "fachas" y "rojos" como consecuencia de las secuelas dejadas por la guerra.
Pero sin duda cuarenta años han dejado herida profunda.
No sé, mal arreglo veo, la verdad.
Queda la coherencia, los principios propios y ser valiente cuando toque.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Rafael.
Buena semana para ti también.
Y que nos lluevan mejores tiempos.

Abrazo.

Maite Lorenzo dijo...

POEMA PROTESTA, Verónica.
Qué tendrá el poder que todos lo quieren???
No quiero olvidar la historia porque no me gustaría tener que vivir lo que me han contado. Aprender, parece que no avanzamos, y retroceder no es bueno.
Es axfisiante el panorama que tenemos, lo has descrito de maravilla.
Un abrazo, querida poeta.

Elisa Alcántar dijo...

inmenso poema Verito
felicidades
creo que el tiempo gira y esto sigue y seguirá pasando
es triste
pero los humanos no aprehenden

abrazos

Verónica Calvo dijo...

Maite, quien olvida no aprende y entonces se repite. Los que hemos crecido,como bien dices, escuchando vivencias, no queremos vernos en ello, pero hay tantos intereses...
Queda llevarlo lo mejor posible y levantar la cabeza y la voz ante lo que ya bajo ningún concepto, es aceptable.
Busquemos oxígeno, porque esto va para muy largo, me temo.

Besos y hasta una sonrisa.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Elisa.
Y sí, no aprendemos y nos han llevado ya a dónde nos querían.
Y pese a ello, sigamos diciendo todo aquello por lo que ya no pasamos. Que no nos quiten la motivación de hacerlo lo mejor que podamos y no traguemos ruedas de molino.
Que quede la coherencia del propio principio, que es dignidad y conciencia tranquila.

Abrazos.

Sandra Figueroa dijo...

Intenso poema......te dejo mis saludos desde Mexico.

Verónica Calvo dijo...

Si te llega intenso, Sandra, entonces me alegro de haberlo publicado, pues esa sensación de intensidad es la que respiro en esta España donde vivo.

Mis saludos y una sonrisa.