2 de mayo de 2018

Soy yo

-Imagen Elena Baca-

Soy yo,
lágrima de mujer hecha verbo,
alegría cristalizada de un sueño,
vientre fecundo que pare ideas
y sombra de mis luminiscencias.

Soy yo,
la que danza estelas en el cielo,
fuente agitada de viento,
serena candela nocturna
y amante compañera en tu poema.

Vengo a ti,
sin más piel que la mía
siendo yo, así, yo misma,
desnuda de campo y marisma,
amapola instalada en la brisa.

Déjame penetrarlo todo,
abarcar la incógnita del absoluto
y déjame descansar mecida por el arroyo.

Soy yo...
               Yo misma...
                                        Efímera poesía.


-Verónica Calvo-

 (Esta poesía fue publicada en este blog el 15 de febrero de 2012)

26 comentarios:

Carmen Silza dijo...

Hola Verínica, que ese vientr no deje de parir hermosos poemas como este retoño.
Ungusto leerte amiga.
Que pases una buena tarde.
Un beso

Rafael dijo...

Pues siguen estando vigentes estos versos...
Un abrazo en la tarde.

Noelplebeyo dijo...

Una maravillosa poesía que se hizo mujer

para deleitarnos

besos

TORO SALVAJE dijo...

Han pasado más de seis años.
La buena poesía no envejece.
Eres tú, latiendo.

Besos.

lunaroja dijo...

Ser siempre una misma, con toda la riqueza y la luz que tenemos para aportar,para gestar,para amar y crear.
Preciosísimos versos!
Un besazo!

Elisa Alcántar dijo...

somos lo efímero ...aunque quisiéramos ser trascendentes
más que la Natura y eso es imposible

besitos de sol

Teresa dijo...

Una belleza. Besitos.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Carmen.
Sigamos poetizando y que sigan las estaciones con sus musas :)

Buena semana. Besos.

Verónica Calvo dijo...

Hay poemas que no caducan, cierto, Rafael.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Profe, muy amable :)

Un beso grande.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Toro Salvaje.
No sé si es buena, pero cuando la escribí, fue sentida.

Bss.

Pilar Ortiz dijo...

Hay emociones que no caducan y hay poemas que al leerlos, son mecidos por el viento y renacen, al igual que revive la flor que cada uno guarda dentro del pecho.
Bello poema.

Maite Lorenzo dijo...

Eres... poesía.
Bello poema, es precioso, me gustan todos los versos. A seguir danzando estelas en el cielo.
Besossss

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Pilix.
Cuidemos esas flores y revivamos en la poesía.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Maite.
Estelas, poesía y magia siempre.

Besos.

Marian Ruiz dijo...

No sé dónde me llevas, pero me llevas. Es una danza sutil y delicada.
Pura seda.

Gracias, Verónica. Un abrazo.

J. R. Infante dijo...

Tu misma lo dices: no importa que pase el tiempo, cuando algo se cuece con tanto sentimiento permanece en el tiempo por encima de cualquier almanaque al uso. Un abrazo, Vero.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias por apreciar este poema, Marian.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Teresa.
Perdona que conteste tan abajo, no me salía tu comentario.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, Pepe.
La poesía es atemporal y siempre tiene vigencia.

Abrazo.

Rosa dijo...

Efímera y, a la vez, lo que permanece, la esencia. La Poesía.
Maravilloso poema, verso a verso.
Uno de los poemas tuyos que más me ha gustado.
Y la imagen me encanta, la tengo guardada. :)

Un beso, querida poeta.

Verónica Calvo dijo...

Me alegra que te guste este poema, querida Rosa.
Elena Baca es una gran artista. Hace años que soy fan suya.

Besos.


Anónimo dijo...

Tus versos son como los lirios en un jardín ¡hermosos!

Feliz tarde!!! LDV.

Verónica Calvo dijo...

Me alegra que te gusten, LDV!!!

Que tengas un buen cierre de semana.
Besos.

Pitt Tristán dijo...

La nostalgia aleja lo desconocido y todos los caminos llevan al amor, pero no a Roma.

Un beso.

Verónica Calvo dijo...

No sé, Pitt...
El amor es tan abstracto, mal entendido y lo complicamos tanto, que prefiero irme a Roma.
:P

Besos.