5 de junio de 2016

A nadie le gustan los temporales


-Imagen tomada de la red-


Tan oscuros,
pavorosos, peligrosos
y siniestros.

A nadie le gustan los temporales.
Pero algunos son adictos
a sus resacas.



-Verónica Calvo-

10 comentarios:

Rafael dijo...

Es verdad...
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Debe ser que les gusta ver como sufren los demás.

Besos.

J. R. Infante dijo...

Y es que hay gente para todo, Vero, solo que las resacas depende del cómo y el cuando.- Besos

Sergio dijo...

Porque tal vez esas resacas suponen el alivio del temor o el agobio del temporal. No nos gustan los temporales pero que buenos versos han dejado las olas. Saludos

LA ZARZAMORA dijo...

No, a nadie le gustan...

Y si vemos lo bueno de las resacas es que también pueden llevarse lo malo.

Besos, preciosa.

Rosa dijo...

Sí, puede ser.

Un beso grande :))

Alfredo Ramírez Vega dijo...

Y la cosa que los temporales suceden al margen de nuestra voluntad, nos gusten o no, estemos preparados para afrontarlos o no...

Chesana dijo...

A mí me gustan los temporales... siempre vistos con un paso atrás dado o lo que es lo mismo: desde la distancia protegida. Por su enormidad, majestuosidad y por la tremenda calma que queda después y el sentimiento de la pequeñez propia. Lo malo es la destrucción, pero todo suele tener un pago.

Abrazos.

Carmen Troncoso dijo...

Excelente poema!

Lichazul lichazul dijo...

soy rara
me gustan las tormentas más que esas lluvias suaves
me gusta sentir ese viento salvaje y esa agua derramada como para arrasar con todo
es un giro espeluznante que nos hace sentir mínimos , frágiles , pasajeros

otro abrazo