30 de junio de 2014

El sabor de las cerezas



Vivía en lo más profundo del frío bosque, en un lugar inaccesible, no lejos de un río.
   Por propia voluntad se había alejado de todos y todo a la edad de veinticinco años.
   No era un hombre huraño, no era un misántropo, era un hombre solitario y desencantado. Nada más.
   El bosque le proporcionaba aquello que necesitaba, pero Martín, a sus ochenta y cinco años, seguía añorando el sabor de las cerezas.
   Una mañana salió en su ronda habitual para revisar cepos y le pareció ver a una joven entre los árboles. Fijó su mirada pero no vio nada. Pensó que las cataratas que nublaban sus ojos le habían jugado una mala pasada entre la luz y la sombra.
   Pero era tan real… No dándole más importancia, prosiguió su camino.
   Atardecía cuando regresó a su cabaña, y para su sorpresa, encontró a una joven sentada bajo el árbol donde él solía contemplar la puesta del sol.
   —Hola.
  Los dedos de Martín, instintivamente, se cerraron sobre el mango de su machete.
  —Hola –respondió el anciano dejando traslucir un tono de inquietud.
  La joven percibió el nerviosismo de Martín, y sin levantarse, y enseñando sus manos, dijo:
  —Llevo una semana recorriendo estos bosques. Tuve un accidente y perdí mis provisiones. De hecho perdí mi mochila y no tengo nada.
   Martín entrecerró los ojos pero no puedo distinguir signos de un accidente. Pensó que lo mejor era sacársela de encima cuanto antes y estar prevenido.
   —No se le niega agua al sediento. Espérame aquí.
   Se dio toda la prisa que pudo para entrar en la cabaña, sin perder de vista la puerta, sumergió la cantimplora en la cuba, y salió ofreciéndosela. La joven la tomó y bebió hasta saciar su sed. Le miró a los ojos, y sonriendo, dijo:
   —He sido muy osada al lanzarme a estos bosques sin más compañía que una mochila, un mapa y una brújula.
   —¿Te has perdido? –Inquirió el anciano frunciendo el ceño.
   —No. He ido dejando señales por el camino. No me resultará difícil volver a la civilización. No tengo mal sentido de la orientación.
   Calló. Ambos se miraron en silencio un buen rato.
   —Bueno, -dijo la muchacha poniéndose en pie y acercándose para devolverle la cantimplora- será mejor que me marche. He de buscar un refugio para la noche.
   Y sin más, comenzó a caminar hasta perderse de vista. Martín se quedó en un estado de alerta que le sobrecogía.

Pasaron dos semanas cuando volvió a encontrarse con la joven, esta vez en el río. Se saludaron. Martín seguía en estado de alerta, pues hacía tanto que no tenía contacto con otro ser humano, que no podía evitar pensar en un peligro. Pero había algo en aquella joven que a la vez le tranquilizaba.
   Martín lanzó su hilo con un anzuelo al agua y de tanto en tanto miraba a la joven. Ella, tranquila, disfrutaba del sol y el frescor del agua metiendo sus pies en ella. Martín no podía evitar pensar que tal vez se había perdido y no quería decirlo. La observaba. Se sorprendió a sí mismo diciendo mientras cargaba el pescado:
   —Muy bien, jovencita, si quieres comer pescado tendrás que ayudarme a llevarlo y prepararlo.
   La muchacha pareció encantada, tomó el pescado entre sus manos y siguió al anciano entre los árboles. Martín no salía de su asombro por la invitación. Volvió a aferrar el machete disimuladamente.

 Mucho podría contaros de las semanas que siguieron a aquel encuentro en el río, pero sería tedioso. Lo importante realmente, es que la joven se iba de la cabaña con el ocaso y volvía a la mañana siguiente. Así fueron conociéndose algo. Martín se relajó y la muchacha le ayudaba en sus quehaceres.
   Una tarde la joven le preguntó que echaba de menos y él, sin dudarlo, dijo:
   —El sabor de las cerezas.
   Ambos callaron.

Pasó una semana sin que la joven apareciera por la cabaña de Martín. El anciano al principio se preocupó, pero comprendió que ella, no era alma de bosque y que habría vuelto a su hogar.
   No le dio más importancia y siguió con su vida, aunque de vez en cuando se sorprendía mirando alrededor por si volvía.
   Doce días más pasaron. Ya Martín no esperaba verla, pero al volver del río, vio a la joven sentada bajo el árbol con algo en sus rodillas.
   Ambos se alegraron y la joven corrió con una inmensa sonrisa en los labios hacia el anciano.       
    —¡Martín, le he traído una tarta de cerezas hecha por mí! Espero que le guste.
   El anciano no podía apenas contener las lágrimas. Por su regreso, por esa tarta de cerezas, por cada año de soledad, por toda una vida.
   Pasaron a la cabaña y dieron buena cuenta de la tarta. No hay palabras para expresar la felicidad que Martín sintió degustando cada cereza de aquella exquisitez.
   —Gracias, muchacha. Me has hecho feliz.-Dijo Martín con voz pausada
   —Me alegra. –Dijo la joven levantándose y acercándose al anciano.- Ahora, has de venir conmigo, Martín, no temas…
   Y tomándole con cariño la cara, le besó ambas mejillas.
   Martín murió en paz.
  
Verónica Calvo

-Imagen: Sirius-

18 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Dedicado a Momia Australiana, que me inspiró este relato.

Gracias!!!

TORO SALVAJE dijo...

Martín se fue inmensamente feliz.

:)

Besos.

elisa lichazul dijo...

cuanta paz me dejó tu relato Vero, será que el beso final ha de ser dulce como las cerezas ?, ojalá ...

felicitaciones
besitos

Rafael dijo...

Bonito relato el que nos dejas.
Un abrazo.

Marcos dijo...

Repartir felicidad es gratis

Mª Jesús Muñoz dijo...

Un relato muy sugerente e inspirador, Verónica...Sin duda no estamos solos, siempre haya alguien que vela por nosotros y nos acuna en los últimos momentos...Mi felicitación y mi abrazo grande, amiga.
M.Jesús

S. dijo...

Y a pesar de esa vida aparentmeente perdida, se va con paz y calma y todo lo demás no importa. Todo el mundo querría una muerte así. Menos mal que nos queda la buena literatura para inventarla en tu caso y leerla en el nuestro.

Verónica Calvo dijo...

De Patricia Hernández por e-mail:

Acabo de leer tu relato, SORPRENDENTE, BELLO, DELICADO, lleno de TERNURA. El final MAGISTRAL.
Cómo nos deleitas con tus CREACIONES, tanto poesía como prosa.
Enhorabuena Vero

Marisa dijo...

Siempre pensamos que la muerte
espera con una guadaña,es más bello imaginarla con una tarta de cerezas.

Precioso Vero.

Un beso

ReltiH dijo...

EXCELENTÍSIMO RELATO!!!!!!!!
UN ABRAZO

J. R. Infante dijo...

En la jungla urbana donde vivimos, hay tantos y tantos "Martines", que bueno seria más de una muchacha dispuesta a llevar tartas.
Me parece un cuento que pone en evidencia la necesidad de amistad y relaciones humanas que podemos tener como especie. Una simple caricia o una tierna mirada puede ser la clave de la entrada en la felicidad.
Buen trabajo, Vero.
Besos

Zunilda Moreno dijo...

A propósito de la muerte (acabo de atravesar el duro trance de despedir a mi madre, luego de un año y medio de sufrimiento), es alentador escribir sobre ella. Recorriendo Blogs amigos me he encontrado en algunos de ellos con el "tema" tratado de una u otra forma. El enfrentarla, te hace fuerte. Nada tiene mayor certeza que el final de la vida. Aunque la inteligencia la razona, el corazón llora y la conciencia le teme. Agradable tu relato, querida amiga. Recibe un cálido, largo y perfumado abrazo, como siempre. La vida continúa. . .

DKTMK7 dijo...

Precioso, esperaba que le trajese las cerezas pero no ese final.

Me ha encantado volver a leer un relato tuyo.

Un abrazo.

Amapola Azzul. dijo...

y, ahora vive en el cielo...
Besos.

Entre palmeras... dijo...

Un bello relato, donde presentas a la muerte de manera sutil y delicada, llena de ternura y compasiva.
Martín emprendió el viaje con el dulce sabor de la cereza, con el cariño que le negara la soledad.

Un abrazo grande, querida Vero y linda semana

LA ZARZAMORA dijo...

Bellísimo, mi niña!
Cuánto me gustaría que me acompañaran las cerezas, o alguna flor de almendro llegada esa hora, y también alejada del mundanal ruido.
irse con la delicadeza hasta en el sudario...
y arropados de recuerdos.
No pediría más.

Besos, mi cosita guapa.

Mario dijo...

Y murió con la felicidad puesta... Qué maravilla de relato. Y de tus letras salto al café siguiente. Gracias.

Mario

Amapola Azzul. dijo...

A mi me parece algo triste...
Besos para ti.