26 de mayo de 2017

La añoranza

-Imagen Paula Bonet-


La añoranza
de húmedos besos;
de la caída del cielo
al infierno y viceversa.
Salir de la refrescante penumbra
al ardiente páramo, desnuda.

La añoranza
de llevar el deseo
entre los huesos;
la piel suspendida
de unos dedos.
La fragancia del aroma de tormenta
mientras me engalano con su aliento.

Ta vez la noche regada de espuma
me sorprenda, aun despierta, en su voluptuosidad.

-Verónica Calvo-


14 comentarios:

Rafael dijo...

Preciosa añoranza...
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

No digo nada.

Besos.

Sergio dijo...

Este poema está lleno de sensaciones tan poderosas que se viven casi en presente. Es una añoranza que invoca lo que recuerda. Buen fin de semana

lunaroja dijo...

Me gusta mucho como construyes los poemas, con una estética tan elegante, tan sugerente siempre.

AdolfO ReltiH dijo...

AÑORANZAS MUY INTIMAS.
ABRAZOS

Lichazul oo dijo...

nostalgia y añoranza son primas hermanas
ellas velan las horas
mientras el ojo sueña el refugio

abrazos Verónica

Noelplebeyo dijo...

en las sombras te encuentras grandes semblanzas

besos

Marinel dijo...

La noche es capaz de todo...hasta de saciar ciertos anhelos, aún en sueños.
Hermoso.
Besos.

Anónimo dijo...

una añoranza tierna y sensible.
patricia

José Valle Valdés dijo...

Qué bien se me da este bello poema, amiga. Buenas imágenes y agradable discurso, adornan su buen decir.

Abrazos

Rosana Marti dijo...

Añoranzas de un mañana que vuelve con su tul de nostalgia.
Besos!!

Mª Jesús Muñoz dijo...

En la noche vuelven las añoranzas y nostalgias...Todo es humano y también divino, porque el amor no muere, sólo duerme.
Mi abrazo grande, Verónica.

Rosa dijo...

El amor no muere, no.

Un beso.

LA ZARZAMORA dijo...

Sensualidad y ensueños.
Dulce erotismo trémulo.
Delicia destilan tus versos.

Besos, Verónica.