2 de mayo de 2017

Hastío

El enfrentamiento absurdo
que no busco
y en el que me debato.
El silencio que me imponen
y que rompo con firmeza.
Las palabras que muerdo,
que trago o escupo.

Por lo que ya no paso.
Por lo que ya no trago.
Por lo que no es mi vida.

De nuevo a empezar,
con la mirada cansada,
la salud deteriorada
y la credulidad evaporada.

Será respirar el humo de los días
                       qué verdad…
esperando al piadoso velo del olvido
                         qué mentira.

-Verónica Calvo-

19 comentarios:

Lichazul oo dijo...

es verdad eso de que es mentira el velo del olvido
al final todos seremos de algún modo recordados

besos de sol

Rafael dijo...

Quizás es cansancio, ¿no crees?...
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Cuando la vida ya no es vida...
Se me quitan las ganas de luchar.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Cuánto desvelo por tanta y tanta sinrazón...
Qué pesados, los más.
No los dejes entrar más allá de tus límites pues te comerán hasta lo que creías cierto, y que hasta vale/valió la pena.

Un beso, y abrazo grande, Verónica.
Y ya sabes...

lunaroja dijo...

Me he sentido muy identificada con tus palabras Verónica, creo que es un momento en general donde nos movemos en este tipo de sensaciones,de emociones.
Gracias por plasmarlas con tanta delicadeza!

Noelplebeyo dijo...

Evita tensiones

Besos

tecla dijo...

Despierta, Verónica, despierta. Y ríele a la vida.
No te dejes hundir.
Hay demasiadas cosas bellas que no te puedes perder.
Un beso grande.

Rosana Marti dijo...

No creo en ese velo. Y menos cuando el dolor ha sido la causa de ese recuerdo que queremos olvidar y no podemos. Besos y feliz semana.

Rosa dijo...

Descansa.
Y tranquila.
Que te dejen en paz.

Un gran poema.

Un beso, muchos, muchos, querida Verónica.

Sergio dijo...

A veces nos sentimos cansados de la vida. Los días y sus continuos golpes nos van volviendo más desconfiados. Pero no todo el tiempo es así. La ingenuidad total está perdida para siempre. Aunque algunos buenos ratos todavía quedan. En cualquier momento pueden suceder. Claro que si tienes gente cerca que no te los aporta, deberías pensar en sustituirlos por otro tipo de personas. Saludos

ReltiH dijo...

LA VERDAD ES QUE A VECES LA VIDA LA CONVERTIMOS EN UNA RUTINA DESPRECIABLE.
ABRAZOS

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien logrado el poema, amiga. De mucho gusto.

Abrazos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Tu poema nos lleva a la reflexión...La realidad nos cansa y nos abruma. A veces es necesario vaciarnos de ideas y palabras y empezar de nuevo con la luz nítida y renovada del alba...La verdad y la mentira sólo son espejismos...Sólo nos queda lo que vivimos con intensidad, amiga.
Mi abrazo y mi cariño por tu profundidad poética.

Anónimo dijo...

un gran poema,
de un gran sentimiento,
de una gran verdad.

Patricia

Marisa dijo...

Aunque es verdad
que cuesta el olvido
debemos vivir lo mejor que podamos
con esa mochila.
Pero también tenemos derecho a respirar
un aire limpio.
No permitas que
te lo contaminen.

Marina Fligueira dijo...

Alguna vez en la vida, nos enfrentamos a algo que precisamente, no buscamos, mas de todo se sale.
Me encantan tus letras reflexivas y directas. Es un placer leerte.

Verónica, el martes pasado recibí el libro que por cierto me gusta, me enseña. Bien pues ese mismo día te hice la transferencia. Dime si la tienes, por favor.

Te dejo un besito y mi gratitud e inmensa estima.
Se muy, muy feliz.


José Manuel dijo...

Verdad y mentira, las dos conducen al mismo hastío, pero de forma distinta.
Preciosos versos.

Besos

Verónica Calvo dijo...

Marina:

Sí, recibida.
Muchas gracias por tu interés y apoyo a "Japonismo".
Deseo te guste y si quieres, me compartas tu opinión. Será bien recibida.

Abrazo.

AtHeNeA dijo...

Con la mirada cansada pero el alma elevada y las ganas de ser.
Con la emoción en la piel.

Mi abraz☆