18 de mayo de 2017

Del vendaval y la guerra


-Imagen Brooke Shaden-

La mente como un vendaval
produce la palabra violenta.
Quieres el alivio del olvido
mientras desenfundas
el reproche y dejas libre
el caos donde habitas.

Provocas incendios
donde quemar la ira
que te alimenta;
la ira que te produce
tu incapacidad de vivir.
Y te vuelves víctima
acusadora de pareceres.

Saber dañar no es meritorio.
Si te defraudé fue por tus altas miras
ajenas a la verdad que ofrecí.
A tus intenciones de guerra,
le brindo mi mente oscura.
Es decir, el más absoluto mutismo.


-Verónica Calvo-

20 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Evidentemente la mejor respuesta al dañino es la ignorancia

Besos

Rafael dijo...

Quizás todo está ya expresado en tus versos.
Un abrazo.

Marinel dijo...

La indiferencia y el silencio suelen ser respuestas válidas y menos virulentas ...
Doloroso poema.
Besos.

Rosa dijo...

Saber dañar no es meritorio, no.
Así es.

Un beso muy fuerte.

LA ZARZAMORA dijo...

Sigue protegiéndote...
como mejor puedas.
El silencio es un arma cargada de futuro... ;)
Para mí, me vengas como me vengas, sabes que sabré escucharte.
Un cariño, Verónica.

TORO SALVAJE dijo...

Silencio, olvido y seguir caminando.
Nada más.
Nada menos.

Besos.

lunaroja dijo...

Tremendísimo poema Verónica.
Excelente!

Demian dijo...

Una estaca el poema Vero. realmente... Un abrazo poeta

José Manuel dijo...

Ignorar es dejar que el silencio lo diga todo.

Feliz día
Besos

Sergio dijo...

Como buena poeta sabes del poder de la palabra. Conoces el poder de las palabras para curar o dañar. Y cómo no, también sabes que el manejo de los silencios se parece al de la palabra, también es clave.
Escribir sobre lo que nos duele alivia. Silenciarnos frente al que nos molesta, deja al otro sin batalla.
Este poema es duro pero sincero como todos los tuyos. Saludos

una chica de ojos marrones dijo...

es lo mejor que se puede hacer...
el poema me encanta!!
besos!!

Lichazul oo dijo...

el mutismo es el mejor remate ante la parafernalia de la expectativa ajena

besitos de sol Verónica

María Socorro Luis dijo...


A veces, el silencio, es el grito mas potente.Buen poema,Vero.

Cariños

Marisa dijo...

El silencio y el mutismo
es el mejor antídoto
contra la ira.

Mil besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Gran poema, Verónica...La mente con su egoísmo, su afán de poder, su odio y sus laberintos...Es bueno resistir en silencio y no entrar a esa guerra sin sentido...Un largo silencio nos devuelve la calma y nos remite al sentimiento, que nos lleva a la luz.
Mi abrazo y feliz finde, amiga.

tecla dijo...

Es difícil, Verónica, encajar los unos con los otros sin arañarnos la piel ni los sentidos.
Cómo con cuatro pinceladas lo has sabido expresar.
El Silencio a veces, es la mejor respuesta.
Mu bueno, princesa.

AdolfO ReltiH dijo...

EXCELENTE FORMA DE CONSEGUIR LA PAZ.
ABRAZOS

lola lobastark dijo...


Pues si. Te entiendo perfectamente,a veces,ya solo queda el silencio,cuando ya no te quedan hagas ni de chicharrón,
Saludos desde mis sombras y mucho ánimo.
Pd,como decía un buen amigo mio,todo pasa.

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios!!!

Anónimo dijo...


la mente puede hacer eso y mucho más.

Patricia