25 de diciembre de 2016

Emily Dickinson: 246


-Imagen tomada de la red-

Para siempre a su lado caminar,
lo más pequeño de nosotros dos.
Cerebro de su cerebro
y sangre de su sangre,
dos vidas y un solo ser.

Para siempre probar este destino,
si es dolor, la mayor parte,
si es dicha, entregar mi parte
por ese anhelado corazón.

Toda una vida para conocernos el uno al otro,
a quien nunca podremos conocer,
y de vez en cuando un cambio
llamado cielo,
raptos confraternizados de hombres
solo para descubrir lo que nos perturbaba,
sin palabras.



-c. 1861-

16 comentarios:

Rafael dijo...

Muy acertado.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Para siempre ese dolor en el corazón.

Un abrazo.

lunaroja dijo...

Magnífico!

Rosa dijo...

Sí.
Es dicha, lo siento así.

Un beso bien grande.
Feliz Navidad.
:)

Mª Jesús Muñoz dijo...

Nos dejas un poema profundo...En el que se une lo humano y lo divino, amiga...Eternos peregrinos en busca del amor incondicional.
Que tengas felices días con los tuyos y que te llenes de paz y buenas vibraciones, Verónica.
Te dejo mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

José Valle Valdés dijo...

Gracias mpor compartírnoslo, amiga.

Abrazo y buenos deseos

Pilar V dijo...

Sin palabras, porque en ocasiones ya se ha dicho todo.

Un abrazo

Felices fiestas

Sergio dijo...

Una de las grandes para leer estas fiestas. Espero que lo estés pasando muy bien. Un abrazo.

Anónimo dijo...

un gran poema
la dicha de amar y ser amado.

patricia

tecla dijo...

La angustia de perder a lo que más se ama.
O así lo he entendido.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

escribir desde el dolor
en dolor con dolor y por el dolor
es todo un viaje y sanación


abrazos gorditos y energéticos
que el 2017 traiga mucho amor , salud y poesía !!!

una chica de ojos marrones dijo...

me encanta!!!
mil gracias por compartirlo!!
muchos besos!!

Conchi dijo...

Bello e intenso poema Verónica, gracias por compartirlo. Feliz noche-vieja y venturoso año 2017.

Besos.

Lujan Fraix dijo...

Es la vida querida amiga.
Se aprende a vivir con los vacíos porque no queda otro camino.

Un beso grande.

Te quiero agradecer ahora que termina el año todo lo que has hecho por mí, lo que me has ayudado, lo valoro muchísimo.
Te deseo lo mejor, yo sé que es difícil pero se puede.

Un beso grande.

Verónica Calvo dijo...

Querida Luján:

Nada que agradecer, por favor.
Sabes de mi admiración hacia tus letras y de mi cariño hacia ti.
Mereces ser leída y reconocida.

Un beso grande.

LA ZARZAMORA dijo...

Así es.
Como ella lo expresa.
Como tú también sabes expresarlo...
Sólo que a veces el silencio o la palabra ajena,
es la mejor manera que encontramos para decir esa aguja que llevamos dentro.
Un abrazo enorme, Verónica.