8 de diciembre de 2016

Días de tempestad


                                     -Imagen: Paula Bonet-





En esos días de tempestad
te das cuenta de todo.

Las palabras que escuchas, hartan.
Como tu intento de explicar
que no estás triste
porque pasas un mal momento,
que la fuerza no se acaba,
aunque estés agotada
y que eso de mirar hacia delante,
lo sabes desde la Noche de Los Tiempos.

Y te dejas en el plato
la comida removida,
en el baño trescientos llantos
y te miras al espejo de reojo.

Mirad:
El sol luce tras la tempestad.
Y yo lo espero con mis gafas de sol.
No sea que me deslumbre.

-Verónica Calvo-

13 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

:)

Excelente!!

Yo también lo espero.
Con un parche en el ojo izquierdo.

Un beso guiño, preciosa.

Rafael dijo...

Saldrá el sol, como bien dicen tus letras, y volverá la luz.
Un abrazo y feliz día.

Lola Barea dijo...

Ay, esas gafas que las utilizamos tantas/os. Y lo peor de ello es que, estábamos en la oscuridad y aunque salga el sol seguimos a oscuras.

Hola querida Verónica, bellísimo poema, bellísimo. Lo he disfrutado, y he dado mi opinión, no se si cierta o no, pero, ahí está.

Besos y abrazos grandotes.

Lola Barea.

Rosa dijo...

¡Precioso!!!
Te deslumbrará.
:)

Muchos besos y un achuchón, querida amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Qué decirte que no sepas ya...

Nada.

Un beso y un abrazo inacabable.

lunaroja dijo...

Me ha encantado tu poema! Me parece precioso, tus metáforas,las imagenes que has escogido...todo brilla!

Rosana Marti dijo...

Después de la tempestad, siempre viene la calma, o por lo menos eso dicen. En tus letras veo una luz, así que de seguro sale un resplandeciente sol.

Besos y feliz fin de semana.

Sergio dijo...

El problema de esas palabras que intentan animar es que efectivamente ya las sabemos. Pero una parte de nosotros no las entiende. El que no pasa por lo que pasamos nosotros lo tiene fácil para aconsejar. Pero al final solo nos soluciona la tempestad el tiempo. Me ha parecido excelente todo el poema, incluyendo su solución final. Esperanzadora, al fin y al cabo. Y a pesar de la ironía.

tecla dijo...

Ritmo y cadencia al paso, te leo y te releo feliz paseando entre tus versos mientras espero que luzca el sol tras esa tempestad.
Todo es cuestión de buscar el punto luminoso de la vida.

Anónimo dijo...

la tempestad lleva a la desolación, pero no hay que olvidar que el sol siempre está.

Patricia

José Manuel dijo...

Solo el que sufre esa tempestad sabe lo difícil que se hace volver a ver el sol.
Precioso!!

Besos

José Valle Valdés dijo...

Se me da un poema muy bien logrado, amiga. Te felicito!

Abrazos

J. R. Infante dijo...

Es como aquello de pescar en aguas revueltas. Reflexivo.- Besos