7 de octubre de 2016

Él

-Imagen Catrin Welz Stein-

Olía a jazmín,
a rosa blanca,
a todo el campo
cuando en el albor
impunemente se refresca.

Sabía a la sal
del mediterráneo
cuando besa la orilla.
A pan de hogaza
en la noche del invierno.

Y ahora,
olor a crisantemo.
Me sabe
a ceniza esparcida.

Donde hubo canto
hay, hoy, un quejido prolongado .


-Verónica Calvo-

18 comentarios:

Julia L. Pomposo dijo...

Bellas palabras con un triste final.
Besos

José Manuel dijo...

Cuando la tristeza sostiene entre sus manos bellos recuerdos.
Me encanta.

Besos

Chesana dijo...

No sé si la ausencia de la que hablas es metafórica o real, pero sea cual fuere, siempre tiene un poso de tristeza. Y es que las ausencias es lo que tienen.

Fuerte el abrazo.

Andres Lopez dijo...

Hermosa nostalgia nos trasmiten hoy románticos tus versos.
Besos
André

Conchi dijo...

Olor a crisantemo, brutal desenlace, su quejido se esparce hasta el infinito. Un placer leerte Verónica.

Besos.

Rafael dijo...

Muy bonito.
Un abrazo.

Sergio dijo...

Los dos sabores que nos deja una relación. El bueno siempre está al principio, claro, si no no habría relación. Pero queda perfectamente retratado en tu puñado de versos que se vuelven a quedar en mi imaginación. Buen fin de semana, Verónica. Cuídalo porque es tu futuro cercano.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

sigue siendo flor y canto en el verso de tu boca
abrazo Verito

José Valle Valdés dijo...

Pienso que es un buen poema, amiga, que logras con buen ritmo y discuerso. Te felicito.

Abrazos

Rosa dijo...

Un beso, un achuchón.
Sigue en ti, y sigue ...

Más besos ...
Feliz día, querida amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Cómo duele tu dolor.

Venga, un abrazo gigante para ti.

una chica de ojos marrones dijo...

triste y precioso...
muchos besos!!!

Rosana Marti dijo...

Vero cuanta belleza aun en la tristeza y el dolor de tus letras.

Besos guapa!!

tecla dijo...

Poesía, pura,Verónica.
Lisa y llanamente.

María Socorro Luis dijo...


El entonces y el ahora de un amor que fue y que duele en la memoria.
Hondo y bello poema, Vero.

Buenas noches.

Anónimo dijo...

desaparece lo vivo y queda solo la ceniza de lo que fue.
fuerte pero bueno, este poema.

LA ZARZAMORA dijo...

Te abrazo.
Sublimes recuerdos, siempre recogidos y con esos quiasmos que le arrancan a una el alma leyéndote, sintiéndote, saboreando cada uno de tus versos.

Mil besos, Verónica.

Luna dijo...

Lo leí varias veces, me encanta la musicalidad del poema. Bellísimo.