6 de junio de 2011

La última voluntad



Agustina fue siempre una mujer recta, sobria y seria que velaba celosamente por la pulcritud, el orden y la responsabilidad.
Vino a este mundo a enderezar vidas ajenas, a ser mártir trabajadora de un matrimonio insatisfecho y cargado de camisas para almidonar y planchar, rayas perfectas en pantalones y blancos nucleares en las puntillitas de la ropa interior de sus dos hijas, Palmira y Miranda.
Así que todos contemplaban la extraña imagen de Doña Agustina en el ataúd.
¿Cómo era posible que esta mujer que si sonrió alguna vez en vida fue a escondidas, pidiera ser amortajada de esta guisa?
Andaluza de tierra árida jamás toleró una feria ni una copa de manzanilla "banalidades que enturbian el alma", decía. Y ahí estaba ella, amortajada con un vistoso vestido de faralaes "más típico no se puede", lleno de lunares coloridos, mantoncillo brillante, peinetas y hasta una flor grande en rojo vivo en lo alto de la cabeza. No faltaban los zapatos de flamenca tan rojos como la flor ni los zarcillos de coral a juego con el collar de cuentas gordas.
Nadie se atrevía a decir nada hasta que la indiscreta de tía Nieves preguntó a voz en grito:
   - ¿Cómo es que Agustina va así vestida?
El silencio lo llenó todo hasta que Palmira, carraspeando con la conciencia de la expectación creada respondió:
  - Mi madre dejó una carta en la que pedía ser amortajada con las ropas y accesorios que encontraríamos en una caja arriba del ropero.
Todos pensaron que la mujer debió llevar una doble vida o que decidió soltar el moño para airear la melena en la caja como un estallido de libertad a tanta represión auto impuesta.
Así fue enterrada ante el desconcierto de todos.

Seis meses después las hijas se encontraban en la casa familiar poniendo orden, ventilando y guardando o tirando tantas cosas.
Abrieron la ventana del dormitorio de la madre difunta, voltearon el colchón sacudiendo el polvo y abrieron las puertas del ropero para empezar a empaquetar ropa para la iglesia, como fue deseo de Doña Agustina.
Por un lado, chaquetas de punto, faldas, vestidos, camisas y jerséis (todo azul marino, blanco, gris y negro). Por otro lado medias, combinaciones y camisones. Los zapatos a una caja y la ropa interior, para tirar, por expreso deseo de la pulcra difunta.
Palmira pidió a Miranda que descorrieran un poco el ropero pues había algo de humedad en aquella habitación y la pared empezaba a ennegrecer.
Entonces un ruido sordo se escuchó tras la trasera del ropero: una caja había caído.
Se miraron extrañadas, Miranda recogió la caja y la llevó a la cama.
Ambas se miraron interrogantes hasta que Palmira decidió abrirla.
En su interior cuidadosamente planchado y doblado apareció un vestido negro de punto, recto, cuello redondo y magas largas, unas medias oscuras, unos zapatos bajos de cordones y una gargantilla de perlas. También había un sobre que al abrirlo pareció abofetearlas: "Os dejo preparada mi mortaja, recién comprada".
Ambas mujeres se miraron perplejas...
   - ¿Y la otra caja? - se atrevió a preguntar bajito Miranda.
En aquel silencio que pesaba como una losa en la habitación, se miraron y añadieron la mortaja a la caja destinada a la iglesia.

(Dicen que esto ocurrió hace unos años en una ciudad de Andalucía. Me impresionó tanto esta historia que no he podido por menos que escribirla. En cuanto a personajes y diálogos, por supuesto son meramente imaginarios)

(Pintura de Edith Sitwell)

(Fue publicado en este blog el 6 de diciembre de 2009, en "Antología literaria cuentos" y en el blog de mi querido Ricard al que no puedo negarle nada)

72 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me sonaba esta historia.
Alucinante.
Que final más surrealista para una vida tan abnegada.

Besos.

Ananda Nilayán dijo...

Toro Salvaje: bueno, no sé si esta mujer fue así, yo me lo invento para darle un toque negro (más aún), pero dicen que pasó y que nunca supieron por qué la mujer quiso ser enterrada así o si fue un error.

Besos

Nacida en África dijo...

Mi querida Ananda: No sé si fue la vida o la muerte la que se vengó de toda una vida sin echarse ni una canilla al aire ni pegarse una buena "cogorza" que a veces va bien para el espíritu. :)

Buenísima la historia y la forma de contarla. :)

Brisas y besos.

Malena

P.D/ (Tienes razón. El quejío no es privativo de Andalucía :( )

Ananda Nilayán dijo...

Malena: ya te digo jajaja Nada como desvariar de vez en cuando y más cuando se vive tan encorsetada.

Besos mi querida Malena

Patricia dijo...

una historia increíble!!! pobre mujer, qué pensaría, si pudiese, al verse así engalanada?
ya que de surrealismo se trata, juego a imaginar posibles reacciones de la impecable difunta!

un abrazo fuerte, Ananda querida!!!!

Madame Vaudeville dijo...

Desconocía la anécdota real, pero esta pequeña ficción envolviéndola está muy, muy bien narrada. Grande, Ananda. Besos admiradores.

Madame Vaudeville dijo...

Y encima me ha tocado la música de Bach de fondo... Mezcla genial.

Ricard dijo...

Hola Ananda.
Me parece una entrada genial.
Que buena la historia!!!!
Me imagino la situacion y todavia me estoy riendo de la pobre mujer, nunca mejor dicho.
Me darias permiso para publicarla en mi blog en alguna ocasion?...
Es que me parece muy, muy buena la historia y merece ser leida.
Te mando un fuerte abrazo.
Con cariño.
Ricard

Melvin dijo...

La vida es una sucesión de anécdotas y malentendidos. Filtrado por un guionista británico ya tienes servida la comedia negra... Jejeje...¡Y que digna ella toa folklórica! Mira, eso que se llevó. Recibí el correo, hablamos. Muakataka y sarakatraum.

Ananda Nilayán dijo...

Patricia: jajaja, qué pensará??? Pues mira, yo prefiero que se vea así y aproveche del tirón ya que lo lleva todo puesto y se lo pase bien, y ya que ahora es El Rocío, que disfrute jajaja
Y tú??? Qué crees que haría???

Besos

Ananda Nilayán dijo...

Madame querida: es que hay historias que dan mucho juego, y más cuando no se sabe bien qué pasó y por qué. Me alegra que le guste la música de fondo. Y espero que a "Doña Agustina" también.

Besos mi siempre admirada Madame

Ananda Nilayán dijo...

Querido Ricard: a ti no puedo negarte nada :)
Permiso concedido.

Besos y abrazos

Ananda Nilayán dijo...

Melvin: totalmente de acuerdo. De hecho para mi los británicos tienen un excelente toque para la comedia, así que no habría mejor director que one british for it jajaja
Y que le de un aire tipo comedia de Noel Coward, te parece???

Rakatakán muak muaks

Anónimo dijo...

Mientras la estaba leyendo, me decía –qué imaginación tiene Verónica- y al llegar al final y leer que fue un hecho real me ha sorprendido mucho más. Ciertamente pasan cosas en esta vida que no te dejan de sorprender y esta es una de ellas difícilmente de olvidar.

Patricia H

Ananda Nilayán dijo...

Patricia H: jajaja, bueno, ya sabes que sobrada de imaginación voy, pero si, parece ser que a una mujer la enterraron así porque dejó una caja con la ropa que quería por mortaja y nadie entendía el por qué.
Difícil de olvidar dices??? jajaja Te imaginas???

Besos ma ami!!!

elisa...lichazul dijo...

cuantas Agustinas aún sobreviven en el alero de sus casa, remendando vidas y soportando señores almidonados

hermosa y triste historia Ananda
besitos y buena semana

Ananda Nilayán dijo...

Elisa: demasiadas... y la "tradición" sigue, tremendo.

Besos, que tengas una semana estupenda y que la luna te susurre

Luján Fraix dijo...

HOLA ANANDA
EXCELENTE RELATO.

LA VERDAD SORPRENDIDA DE QUE HAYA SIDO REAL.
TAMBIEN ESTÁ EL HECHO DE RESPETAR LA ÚLTIMA DECISIÓN ELABORADA CON ANTICIPACIÓN Y ESMERO POR PARTE DE LA POBRE MUJER.

BESITOS
ME ENCANTÓ!!!

Rosana Martí dijo...

Una historia muy peliaguda con un final bastante sorprende e inesperado, además de triste.

Besitos mi linda Ananda, pasa una hermosa semana y cuídate mucho.

Mª Carmen dijo...

QUE HISTORIA MÁS TRISTE Y QUE FINAL TAN SORPRENDENTE, MIRA IGUAL AHORA DONDE SE ENCUENTRE ESTÁ DISFRUTANDO DE LO QUE SE PRIVÓ EN VIDA.BESITOS ANANDA

Ananda Nilayán dijo...

Luján: la verdad que es una historia que da para pensar. En su día me pregunté si mandarían exhumarla para cambiarla las ropas, ya ves... aquí cada loca con su tema...

Besos con mi cariño

Ananda Nilayán dijo...

Rosana: si, da para pensar mucho. Es una historia pintoresca que te deja en silencio pensando.

Disfruta enormemente de la semana y de la vida. Besitos

Ananda Nilayán dijo...

Mari Carmen: a saber :D
Espero que si!!!

Besos guapa!!!

Ojosnegros dijo...

Quiero pensar que ella dejó allí los dos vestidos aunque en realidad quiso que se la enterrase con el de faralaes(su deseo de toda la vida). El otro fue para confundir a sus dos hijas, para que siguieran manteniendo esa imagen severa de su madre.
Las apariencias...
Pobre mujer y pobres hijas.
Muchos posibles finales, puedes pensar y pensar...
Me da repelús esta historia aunque me ha fascinado por lo extraña que es.
Un abrazo Ananda.

Ananda Nilayán dijo...

Ojosnegros: no está nada mal lo que planteas, hummmm... desde luego la pega ;)
Pobres, si. A mi me dejó mucho tiempo rayada esta historia.

Besos y disfruta

Bett dijo...

Sin parecer morbosa ni mucho menos, creo que eso fue lo mejor que le pudo pasar, porque vivió toda su vida sumamente encasillada, sin disfrutar las "delicias" de la vida, así que creo que fue como un ultimo "suspiro de relajo" a tan estructurada disciplina.
Muy interesante el post Ananda!

Te dejo un abrazo y te cuento que puse tu enlace en el bosque, espero no te moleste.

Sldos

Anónimo dijo...

Querida Ananda, me ha sorprendido tu relato. Hay tantas Doña Agustinas sonriéndo a escondidas en éste mundo pero especialmente ésta Agustina ha creado una duda en mi corazón. no sé si reir o llorar.
Haré ambas cosas entonces.

un gran abrazo desde Copenhague y mil gracias por la experiencia,

Ian.

TriniReina dijo...

Acaso, ese vestido con el que fue enterrada, estaba allí porque de noche y a solas, se lo ponía para bailarse unas sevillanas, a escondidas, claro, por el qué dirán y el llevarse hasta la tumba sus aires de señorona estirada. Y, mira tú por donde, el destino, la hizo aparecer, tal como se guardó toda la vida, en el momento de su sepelio, ante todo el pueblo. Dios, mío, creo que su espíritu aún perseguirá a las dos despistas de sus hijas:):):)
Qué arte

Besos

Ananda Nilayán dijo...

Bett: de morbosa nada :) A veces la vida (y la muerte, por qué no???) hace que saquemos todo aquello que sentimos y lo pone en bandeja.
Gracias por el enlace, todo un detalle.

Besos y felicidad

Ananda Nilayán dijo...

Ian: jajaja, si mejor será, haré lo mismo, vaya tela. Hay situaciones que uno no sabe qué hacer. Hace poco murió una persona que se había dedicado a hacer la vida imposible a su mujer y yo no sabía si darla el pésame o la enhorabuena, en serio.

Un abrazo enorme mi querido Ian

Ananda Nilayán dijo...

Trini: a saber, pero puede que tengas razón, ya te digo. Desde luego estas cosas de "doble vida" son más común de lo que creemos y de quien creemos. Pobres hijas si la madre las está penando!!! Calla calla... madera madera!!!

Besos enormes

Arruillo dijo...

Muy buena puesta en escena por tu parte -no podía ser de otra manera-, de esa historia que se te grabó en su momento.
Desde luego hay gente pa tó, menos mal que no se encontraron en la caja un cd de sevillanas, sino el número hubiese sido completo.
Un abrazo

Scarlet2807 dijo...

Ananda
No sabes lo que he disfrutado tu historia, me la imaginaba con ropa de andaluza y no paraba de reír al pensar que fue un error, la vida nos prepara jugarretas incluso después de la muerte...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Ananda Nilayán dijo...

Arruillo: jajaja, lo que faltaba entonces. Un velatorio innovador, desde luego. Con rebujito, por favor!!!

Muaks

Ananda Nilayán dijo...

Scarlet2807: te imaginas qué pensarían??? Me acuerdo que fue muy sonado y que un familiar preguntó por qué estaba así vestida y el hijo se encogió de hombros atónito ante la última voluntad que seis mes después se descubrió el error pero aquello dejó aún más estupor.
De todas maneras la vida y la muerte dan mucho juego ;)

Besos y abrazos

Luján Fraix dijo...

HOLA ANANDA
A MI ESTA HISTORIA ME PONE COMO SENSIBLE EN EL SENTIDO DE QUE LA GENTE QUE VA A MORIR DECIDE DETERMINADA COSA PARA SU ULTIMO MOMENTO.

ME PONE MAL QUE NO PUEDAN CUMPLIRLE SU DESEO; SERÁ QUE ME TRAE RECUERDOS DE MI MAMÁ QUE ME PEDÍA DE TODO.

BESITOS AMIGA QUERIDA.

Ananda Nilayán dijo...

Luján: a mi me apena que muchas voluntades no se cumplan por un desacuerdo en la mente del ejecutante. Por difícil o raro que nos parezca deberíamos pensar que estamos cumpliendo con la persona, no juzgar y si no vamos a ser capaces, decirlo en vida y liberarnos.
Nos estamos poniendo muy serias y eso no!!!! A mi también me toca, no creas.
Por hoy suficiente. Ahora miremos el cielo y mandemos una sonrisa. Luego bebamos "por la vida" en un brindis.

Besos mi querida Luján

Prudencio Hernández Jr dijo...

Una anécdota hecha cuento..Y la confusión llevo al desenlace...que momento para las hijas..cumplieron una parte de lo que pedía su madre..es que madre hay una sola..y muerte también hay una sola..La vida a veces parece un cuento
Buenisimo tu relato..
Besotes desde el sur

Mª Carmen dijo...

Querida Ananda,cada cuál tiene que ser consecuente en la vida de sus hechos, sabes por lo que te lo digo, lo mejor es una gran sonrisa y mirar al futuro con optimismo.Cada uno tendremos lo que nos merezcamos.Besitos guapa.

Ananda Nilayán dijo...

Prudencio: te imaginas??? qué horror!!! A mi esta historia me impresionó tanto que no la olvido y siempre me he preguntado qué habría hecho yo y cómo habría reaccionado.

Besos, desde este sur hoy con aire fresquito

Ananda Nilayán dijo...

Mª Carmen: efectivamente!!! Hay veces en que hay que llevar la cabeza bien alta porque quien tiene que bajarla es otra persona. Y en este caso podemos levantarla con orgullo y dignidad. Y el otro... bueno, bastante tiene con lo que tiene y tendrá por todo lo que siembra.

Besos mi querida poeta

*L* dijo...

Si tenía una caja con un vestido de faralaes de su talla y zapatos de su número, me inclino por lo de la doble vida... O por lo de su verdadera alma...

¿Y si sufría algún tipo de maltrato y se le vetó la posibilidad de vivir tal y como ella deseaba? ¡Cuántas Agustinas hay en este mundo! :*

Besos, Ananda

Penélope Sierra dijo...

La sensibilidad que hay en estas letras ponen de manifiesto la belleza de la vida y de sus últimas luces.

Tu blog es así, completo y lleno de emocionantes pensamientos!!

Un beso enorme

Ananda Nilayán dijo...

*L*: lo bueno de una historia donde apenas se sabe nada, sólo un detalle, es que te hace pensar. Y me gusta lo que dices, abre un mundo para escribir otra buena historia o para una reflexión constructiva.
Vete a saber qué pasó porque parece ser que si que era de su talla.

Besos

Ananda Nilayán dijo...

Penélope: la vida siempre es estupenda aunque a veces sea u auténtico drama sobrevivirla, pero tienes estos guiños y estas cosas para quitar hierro al asunto.
Gracias, siempre eres muy generosa conmigo.

Te abrazo fuerte

elisa...lichazul dijo...

pasa una semana genial Ananda, muchas gracia spor estar al pendiente de esta pizpireta pluma que de repente avanza en sus cosa y otras se retrae como la marea

besitos:)***

Ananda Nilayán dijo...

Elisa: hoy desde luego has estado de pleamar con ese poema!!!
Así es, unas veces vamos mejor y otras aprendemos del error ;)

Besos, me gusta tu pluma

rombo dijo...

Un placer para los sentidos leerte...
Un beso.

Luján Fraix dijo...

HOLA ANANDA

GRACIAS POR PASAR POR MI RINCONCITO.

EL CUENTO QUE ESCRIBÍ SE PRESTA A DIFERENTE FINALES, USTEDES CASI TODOS ME DIERON OTRA ALTERNATIVA.

EL HOMBRE QUE CANSADO CON LA PERFECCIÓN DECIDE TERMINAR CON SU VIDA; YO LE DI OTRO FINAL...

AQUEL SACERDOTE ERA TAN PERFECTO QUE DESPERTÓ CELOS O ENVIDIAS, ENTONCES "ALGUIEN" SE ENCARGÓ DE ÉL, LO ASESINÓ Y COLOCÓ UN REVÓLVER EN SU MANO. SE BURLÓ DE EL... PARA DEMOSTRAR A TODA ESA SOCIEDAD QUE EL HUMILDE PÁRROCO NO ERA QUIEN TODOS CREÍAN... TENÍA SUS DEBILIDADES.
LA IGLESIA NO ACEPTA EL SUICIDIO.

ES REBUSCADO EL FINAL NO?.

BESITOS

Ananda Nilayán dijo...

rombo: más que las gotas cayendo lentamente por la espalda??? no creo... jajaja

Besos, supermaño ***

Ananda Nilayán dijo...

Luján: se ve que cada cual ante un final abierto a interpretaciones ve lo más cercano a su momento de realidad. Cuando lo leí me acordé de una mujer que conozco y me dio hasta un escalofrío.
Tu final es buenísimo. Y lógico. Cuántos hay que hacen estas cosas y siguen su vida como si nada???
No me parece rebuscado :) en al vida sucede y más habitualmente de lo que creemos. Qué pena, los muertos se han vuelto un trofeo para lucir cuando conviene y se disfrazan acciones para burlar las miserias propias.
De todas maneras es un relato que te deja pensando, al menos a mi, me dejó así pues luego me vinieron otras ideas. Esta bien esto de reflexionar... pura gimnasia neuronal.

Besitos mi bella Luján

Sneyder dijo...

Una historia Increíble y surrealista…qué momento de asombros aquellos que la vieron con traje de faralaes en el ataúd, siendo ella tan sobria y poco amiga de fiestas…

Un fuerte abrazo Ananda

Ricard dijo...

Hola Ananda.
Vi tu ofrecimiento para publicar tu entrada en mi blog.
Mil gracias.
Eres un cielo.
Con cariño.
Ricard

Marisa dijo...

Una historia con una pizca
de humor negro, quien sabe
si en su interior no deseara
más de una vez vestirse
de faralaes.

Besos

Ananda Nilayán dijo...

Sneyder: te imaginas??? en los velatorios ocurren cosas surrealistas y es donde más chistes se cuentan. Dan mucho juego para anotar y luego echar imaginación, pero esto se lleva la palma.

Abrazos mi admirada poeta

Ananda Nilayán dijo...

Ricard: como me pediste permiso para publicarlo en tu blog y a ti no puedo negarte nada... ^^

Besos mi querido Ricard

Ananda Nilayán dijo...

Marisa: a saber... porque desde luego las cajas estaban allí.

Besos mi querida Xanela

MA dijo...

Amiga Verónica felicitaciones por tu relato una historia genial paso de una vida a otra vida como la cara y la cruz de una moneda en este mundo no rómpio un plato, santa ella y en el otro monjigata. jajaja

Mil gracias mil por tu huella amiga.

Besos de colores y feliz día amiga poeta.

Ananda Nilayán dijo...

MA: jajajaja, las cosas que suceden, verdad??? Hay vidas que dejan una reflexión profunda y además, un desconcierto mayúsculo para que sigamos dando vueltas al tema.

Es un placer leerte siempre mi querida Poeta.

Un beso y una vez más: enhorabuena por ese premio que has recibido recientemente

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Me ha gustado tu historia, no es para decir que sea triste, la muerte al fin y al cabo de esta señora fue apacible,se preparó su mortaja, pero las circunstancias hicieron de fiesta, cuando, cuando Doña.Agustina, era de las clásicas. Una equivocación, que para ambas hijas las debería de dejar tristes, pues al fin y al cabo no se llegó a cumplir la voluntad de la madre,
Gracias.
Te dejo un beso de ternura
Sor.Cecilia

Luján Fraix dijo...

HOLA ANANDA
INTERESANTE REFLEXIÓN SOBRE MI CUENTO, SABES ME HAN LLEVADO VARIAS PROFESORAS RELATOS PARECIDOS A LOS COLEGIOS SECUNDARIOS PARA ANALIZARLOS.

ES MÁS MIS LIBROS DE POEMAS TAMBIÉN LOS UTILIZAN EN LAS ESCUELAS.

ESTOY MUY CONTENTA PORQUE SE VE QUE TIENEN BUEN CONTENIDO; ESO ES SIEMPRE LO QUE QUISE REFLEJAR.

BESITOS AMIGA QUERIDA.

Ananda Nilayán dijo...

Sor Cecilia: también me gusta tu interpretación de lo que pudo suceder, por qué no??? si esa no fue su última voluntad desde luego es para quedar aplastada para los restos. Si tenía su ropa preparada y también la otra con la que fue enterrada, vaya tela. Decididamente esta historia me quitará el sentido durante años!!!

Abrazos Sor Cecilia, muchos

Ananda Nilayán dijo...

Luján: te he dejado comentario en tu blog pero aquí también te lo digo: eres una gran poeta, una fuente continua de inspiración y creación, tienes una sensibilidad grande. Tu prosa es interesante, o deja indiferente. No me extraña que analicen tus poesías y tus prosas, no es para menos.
Y yo, orgullosa de conocerte :)

Te mando un beso lleno de cariño, mi querida Luján

Nómada planetario dijo...

Había leído algo de esta historia en otra parte, cosas así se cuentan por ahí. Un despiste lo tiene cualquiera.
Besos sin traje de rociero.

Ananda Nilayán dijo...

Mi querido nómada: aquí la leíste y además fue bastante sonado el tema sobre todo en Andalucía. Un despiste lo tiene cualquiera y yo al quite.
Gracias por ese beso sin traje rociero, uffff...

Besos y abrazos

merce dijo...

Lo leí en su momento aquí y me habia encantado, ese final.


Un abrazo Ananda.

Ananda Nilayán dijo...

Merce: y te acordabas??? como para no!!! ya te digo!!! Cosas así no pasan todos los días (no sé si decir qué pena o menos mal)

Besos mi bella Merce

David C. dijo...

No se porque cuando hablaste de la muerte de esa mujer y la caja me recordo el filme "Los puentes de Madison".

Ananda Nilayán dijo...

David C: estupenda película con magistrales interpretaciones. También hubo una campanada cuando ella muere y aparece la caja con las cartas y los recuerdos, ya ves el hijo, se atraganta y todo con lo que descubre al principio jajajaja
Cuando uno se va a veces deja todo destapado para que sepan cómo era en realidad.

Un abrazo

*Sechat* dijo...

Ja, ja. ¡Ya decía yo que me sonaba! Besotes.

Ananda Nilayán dijo...

*Sechat*: hay cosas difíciles de olvidar :D

Muaks!!!

Ananda Nilayán dijo...

*Sechat*: hay cosas difíciles de olvidar :D

Muaks!!!