25 de marzo de 2020

Vida presente


-Imagen tomada de la red-


¿Te acuerdas, Jota,
de cuando vivíamos
sin valorar lo sencillo
que ofrece la vida?

(Cada momento pasaba con nosotros en todas partes;
con nosotros en ninguna parte;
con nosotros caminando por todas partes;
con nosotros vagando hacia ninguna parte).

Ahora…
            ahora tenemos el único Ahora.

-Verónica Calvo-


Present life

Do you remember, Jota,
from when we lived
without valuing the simple
what does life offer?

(Every moment passed with us everywhere;
with us nowhere;
with us walking everywhere;
with us wandering nowhere)

Now…
          now we have the only Now.

-Verónica Calvo-


28 comentarios:

Hidra dijo...

Aunque parezca triste, no hay nada como perder lo importante para valorarlo más. Tus bellas palabras nos lo recuerdan.
Abrazos de esperanza por recuperarlo pronto.

TORO SALVAJE dijo...

Te acuerdas
cuando no éramos
puro miedo?

Tu poesía me reconforta.
Tus palabras también.

Un abrazo gigante.

Rafael dijo...

Y es cierto...
Un abrazo, Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Hidra, aprendemos desde la pérdida y el dolor. Ojalá no fuera así, ¿verdad?
Todo pasa y queda como anécdota o cicatriz.

Otros abrazo de esperanza para ti.
(Y una sonrisa).

Verónica Calvo dijo...

Toro Salvaje, el miedo que nos habitó, nos habita y habitara.
En el paso de estos días, parece que el miedo va perdiendo fuerza en pos de la conciencia.

También me reconfortas :)
Y agradezco tu presencia.

Bss, cuídate y sigamos adelante.

Verónica Calvo dijo...

Rafael, creo que sí :)
La momentos que hemos pasado sin valorar.
Lo cotidiano, la rutina... ahora solo tenemos el Ahora.
Ahora valoramos y sentimos de otra manera. Ahora nos miramos a la cara desde las ventanas y la pantalla del móvil ya no nos abduce como antes.
Cuando esto pase, ¿cambiaremos hábitos o quedará, como otras situaciones importantes, en la anécdota?

Abrazo, amigo.

Noelplebeyo dijo...

joder, en bilingüe

Yo recuerdo todo

por eso no decaigo

besos

Verónica Calvo dijo...

Profe, soy una sorpresa, ¿eh?

Bien por ti. Consciente y presente.

Besos.

Laura dijo...

Un titular en prensa del otro día :
Éramos felices y no lo sabíamos.

Me gustó, entonces y ahora, y me puse a pensar.
En todos esos detalles sencillos que nos da la vida a diario y que no valoramos.

Da igual el sitio, si es con nosotros. ❤

Beso enorme bonita.

lunaroja dijo...

Absolutamente cierto, certero,real, y contundente. El único momento que tenemos es el aquí y ahora. Y solo podemos agradecer. Ojalá este tiempo tan incierto nos ayude a vernos mejor internamente,aprender a valorar de verdad aquellas cosas que a diario consideramos normales.
Me encantó el poema, fluye con ritmo,con belleza y siempre con tu sensibilidad.
Un besazo poeta!

Patricia K dijo...

Valorar lo sensillo, ir a ninguna parte, simplemente estar presentes en el momento y tomar consciencia de lo que tenemos.
Abrazos!

Maite dijo...

Ahora somos más presente que nunca...
Mil besosss

Verónica Calvo dijo...

Laura, ese titular lo dijo una chica en un podcast hace meses y desde entonces, va y viene siendo utilizado por muchos como propio.
Lo dijo a raíz de la muerte de Chicho Ibáñez Serrador.
Y es así: somos felices y no lo sabemos. Tiene que venir algo tremendo para que lo apreciemos.

Todo da igual cuando estás bien.
No es el cómo, es con quién.

Besos, van, muchos.

Verónica Calvo dijo...

lunaroja, ojalá...
Todo pasa, como pasaron las Torres gemelas, los trenes en nuestro país, la Guerra Civil... Esto a nivel colectivo, porque en nuestra biografía, también toda pasa y queda como un eco lejano o una anécdota. Lo que de verdad nos marca, deja su cicatriz y un "antes y después".

Sí, ojalá cambiemos hábitos y sintamos que realmente somos una unidad. Pero tengo casi nula fe en el ser humano. Cuando pase, a los seis meses, ¿seguiremos ensuciando el aire, el agua y la vida en general?

Cuídate, querida poeta.
Gracias, siempre, por tu presencia y palabras.

Beso, A.

Verónica Calvo dijo...

Patricia K, así deberíamos vivir, pero estamos muy poco en el presente :(

Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Querida Maite, ahora, sí.
Hay situaciones que nos obligan a parar y pensar, aunque para algunos, ni que les pase un huracán por encima.

Un beso grande.

Ani dijo...

Y que importante es ese ahora, verdad Verónica?
Un abrazo esperanzador y besos cariñosos.
Te me cuidas amiga.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Verónica cuánto nos hace pensar tu poema, y reafirma nuestras elucubraciones sobre a dónde nos precipitaría un capitalismo que últimamente se volvió más agresivo contra la naturaleza , y el hombre mismo:el desaforado espíritu neoliberal de la competencia, del arribismo, de pasar por encima del otro; de producir de manera irracional arrollando los recursos naturales. LO humano debe primar, y no ese corre sin pausa por solo subsistir. UN abrazo. Carlos

Verónica Calvo dijo...

Ani, y tanto :)
Ahora, más que nunca, no nos queda más remedio que estar más en el presente.

Muchos cariños van de vuelta para ti, Ani.
Sigamos cuidándonos :)

Verónica Calvo dijo...

Carlos, me alegra que este poema te haya llevado a esa reflexión y además, me la compartas :)
He leído detenidamente tu comentario y sí, del poema se puede desprender todo lo que dices.
Lo cierto es que todo es una unidad. Ahora, en este confinamiento, se hace balance, se recuerda, se aprecian hasta aquellos momentos en los que ibas y venías en la rutina.
Ahora valoramos hasta el pequeño gesto cotidiano que antes era inercia.
Y claro, tu comentario es una reflexión de todo lo absurdo que nos envuelve.
Lo que está claro es que cuando la pandemia pase, hay que cambiar el modelo de sociedad que tenemos. Tenemos que cambiar hábitos como individuos, en pos del planeta.
Tenemos que exigir cambios a los políticos y si no sirven, al paro.
Pero sabes, Carlos???, Ahora todo está en caliente. Luego pasará, será anécdota y volveremos al paisaje desolador en el que habitamos y dices.

Un abrazo.

Luján Fraix dijo...

Tiene que suceder esta tragedia que nos llena de miedos para darnos cuenta del valor de la libertad y de esas cosas simples que parecen rutinarias.
Qué importantes son!
Precioso tu poema.
Un abrazo.

Enca Gálvez dijo...

Amiga, tus bellas palabras lo dicen todo... Ojalá aprendamos, siendo consciente de nuestro "aquí y ahora" tantas veces olvidado...
Un gran abrazo, cuidate.

Rosa dijo...

Y sí, Verónica.
Siempre lo he valorado. Lo sencillo de la vida.

Lo que dices en este último comentario, nos costará salir sudor, y no, no podemos olvidar cuando haya pasado.
Mantener la serenidad, pero que no nos tomen el pelo nuestros gobernantes y cierta prensa bochornosa, que ya está bien. Demasiado.

Y también mucha bondad, desinterés, caridad, ayuda entre la gente.
Para mí el silencio es una bendición, y agradezco a tantas personas que cada día sirven a los demás y cumplen con su deber.

Un beso, querida amiga.
Preciosos tus poemas. Limpios, preciosos ...

Verónica Calvo dijo...

Querida Luján, exactamente :)

Actos cotidianos que ahora, más que nunca, apreciamos.

Besos grandes.

Verónica Calvo dijo...

Enca, algo aprenderemos, en lo que ya no tengo fe, es en mantener lo aprendido, que no es más que cambiar hábitos, ser solidarios y querernos más. Parece fácil y lo entendemos día a día en este confinamiento. No tengo ninguna fe en el ser humano y ojalá me equivoque, pero cuando pase, con el tiempo, esto será anécdota y otra vez al mismo destino de vida.

Sigue cuidándote :)
Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Querida Rosa, en lo simple y sencillo, está Todo :)

Veo los canales de Venecia transparentes, cómo se ha reducido la contaminación planetaria, siento en los aplausos a sanitarios mucha unidad, los egos se van callando con el paso de los días (me refiero a la saturación de personas grabándose videos como si fueran los únicos a los que "les ha pasado algo excepcional", hay bastante solidaridad...
También hay descerebrados, pero de esos voy a pasar ahora.
Cuando esto pase, ¿cuánto tardaremos en dejarlo como anécdota? ¿Cuánto tardaremos en volver al coche, de mal humor, y a seguir en lo mismo?
Espero que vayamos cambiando hábitos y el modelo de sociedad porque no funciona. Pero amiga, qué poca fe tengo en el ser humano...

De gobernantes ni te digo que me caliento y un día me llevan presa. Inútiles, mentirosos, manipuladores. Viven en su gloriosa estratosfera y nos tratan como a pánflios (que diría Joker). Y de cierta prensa, sí, mejor vamos a dejarlo.
Les estamos demostrando a los políticos que tenemos más cabeza y sensatez que ellos.

Besos grandes,

Conchi dijo...

De esta saldremos valorando el doble todo lo que hemos vivido y lo que está por venir. Me encanta pasar por tu espacio.

Abrazos.

Verónica Calvo dijo...

Conchi, es una oportunidad para reflexionar y cambiar hábitos. Y desde luego, para valorar, como bien dices.
En nosotros está.

Un abrazo y gracias por pasar :)