27 de abril de 2019

Mujer en día de lluvia

-Imagen Albert Soloviev-
El día va muriendo
en un paisaje difuminado.
Llueve, desde el centro del cielo,
y todo es belleza. Y todo es silencio.

Las calles, desiertas,
visten melancolía y se perfuman
con los aires de otro tiempo.

Una mujer, cobijada en su silueta,
espera algún prodigio.
Tal vez una carta que no fue escrita,
tal vez la visita de quien jamás vendrá.

Yo la veo en su ventana.
Tan triste, tan sola.
Ausente y rota.

Y mientras llueve,
siento en mi alegría,
la sombra que deja una mujer,
amparada en su pasado.


-Verónica Calvo-

38 comentarios:

Carmen Silza dijo...

Es cierto Verónica, la lluvia es nostálgica, y nos trae esos recuerdos perfumados de melancolía que no queremos olvidar.Es precioso el título "Mujer en día de lluvia" el título habla por si solo.
El poema es muy bello.
Feliz fin de semana.
Un beso

Verónica Calvo dijo...

Gracias por apreciarlo, Carmen.
La belleza es de esa mujer, anónima, que me sorprendió disfrutando del aguacero :)

Besos, buen finde.

Noelplebeyo dijo...

Maravilla la lluvia

Yo me dejo mojar

Purifica

Besos

Rafael dijo...

¡Dicen tanto estos versos...!
Un abrazo y feliz fin de semana.

Verónica Calvo dijo...

Yo también, Profe.
No sé si purifica, pero revive.
En días de lluvia se piensa, se observa, parece que hay poesía, metáforaz y hay personas que inspiran. Como esta mujer. Qué biografía tendrá...

Besos.

Verónica Calvo dijo...


Decía tanto aquella mujer que, sin duda, habrías poetizado con ella.
Era imposible no sentirla.

Buen finde, Rafael, abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Ahora la veo yo también... y la tristeza se hace sangre...

Besos.

lichazul dijo...

tras los cristales hay un mundo paralelo al nuestro
reflejos de emociones cruzadas


besitos de sol

Verónica Calvo dijo...

Parecía una pintura de otro tiempo, Toro Salvaje.
Su tristeza era infinita.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

¿Quién no ha estado del lado de su cristal?
De ahí esas emociones cruzadas y los reflejos que dices, Elisa. Tal cual.

Besos van.

lunaroja dijo...

Un magnífico poema! De una belleza delicada y triste, todo se desliza como esa lluvia que lo va envolviendo todo. Precioso trabajo, me parece exquisito.
Un abrazo enorme!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Las imágenes que se contraponen, a la hora de la lluvia: una que proporciona un estado de felicidad (a mi llover me deja un sentimiento poético), en vos; otro el de la infelicidad de la mujer de la ventana. Cuánta sensibilidad en estos versos. Un abrazo desde estas lluvias, que no opacan los calores de unos soles infernales. Carlos

Verónica Calvo dijo...

Muchas gracias, lunaroja :)
Me alegra que te haya gustado especialmente este poema.
A veces una imagen se escribe por sí sola.

Besos**

Verónica Calvo dijo...

Así es, Carlos, la lluvia inspira poesía, también felicidad y melancolía.
La lluvia da mucho juego a la hora de escribir.
Esta mujer parecía diluirse tras el cristal. Su escenario era pura agua de tristeza, toda una invitación a parar los pasos y, hacerse una, con ella.

Abrazo grande también para ti.

Julieta dijo...

Empatía total, con estos, tus versos, Verónica...
Abrazos.

Verónica Calvo dijo...

¿Quién no ha sido esa mujer, Julieta?
Todos, en algún momento.

Abrazos.

Amapola Azzul dijo...

Muy bella poesía.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Darle la espalda a la sombra del pasado que fuimos, y empezar a vislumbrar ese algo de luz que regenere... porque vuelve a amanecer...
Sin arrastrar más sombras ;)

Besos, Corsaria!

Verónica Calvo dijo...

Me alegra que te guste, amapola.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Así es, Eva.
Esta mujer estaba en sus recuerdos. Su mirada perdida, más allá del cristal y la lluvia. Conmovía. Los malos momentos también se llenan con palabras como las tuyas. A mi me sirvieron :)

Besos, Corsaria Rebelde.

Sergio dijo...

No puedo evitarlo. En poesía tengo debilidad por esos poemas en los que llueve. Me gusta tomármelos con café. A sorbos. Y repasarlos. Meterme en la historia siempre melancólica que invocan. Si están escritos con tanto talento me llevo un plus. Un abrazo, Verónica

Verónica Calvo dijo...

Gracias, Sergio.
La lluvia también es una de mis debilidades. Me revive.
Y en poemas, siempre es una buena figura.
Una buena imagen: alguien toma café un día de lluvia, parapetado en un libro de poesía :)

Abrazo.

Laura dijo...

La sombra que deja el pasado aun después de haber pasado.
Besos

Trini Reina dijo...

Maravilloso!

Abrazos

Verónica Calvo dijo...

Para esta mujer, me temo que el pasado no ha pasado, Laura.
A veces cuesta desprender.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Qué alegría verte, Trini!!!
Gracias, por tu presencia y comentario :)

Besos***

Trini Altea dijo...

Me gusta ver la lluvia tras un cristal.

Loola dijo...

Hola Veronica.
Me ha gustado mucho tus letras hermosas.
Gracias corazon :0)

Mª Jesús Muñoz dijo...

Totalmente inspirador tu poema, Verónica...La lluvia nos llena con su abanico de sensaciones. También yo siento alegría cuando llueve, sé que me renueva y me alienta...Preciosa esa empatía con la mujer que mira llover, posiblemente también sienta lo mismo que tú...
Mi felicitación y mi abrazo, amiga.

Verónica Calvo dijo...

Trini Altea, bienvenida.
Tiene magia. Nos transporta hacia dentro.

Saludos.

Verónica Calvo dijo...

Gracias a ti, siempre, Loola.
Me alegra que te guste :)

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Querida María Jesús, entonces estamos en sintonía. La lluvia además de necesaria, es nutritiva y nos induce a sensaciones.
Esta mujer del poema  reflejaba mucha tristeza. Era pura agua. Esperemos que salga de ese estado y se renueve :)

Abrazo grande.

lichazul dijo...

muchas gracias por todas tus huellas Verito
abrazos colorinches y buen fin de semana :)

Verónica Calvo dijo...

A ti, siempre, Elisa.

Buen finde. Aquí, calor. Disfruta el otoño.

Besos.

Rosa dijo...

Empatizar con ella, sí.
Mirar la lluvia o la nieve tras los cristales, en otoño o invierno, me encanta.
Muy delicado, Verónica.

Un beso, querida Poeta.

Verónica Calvo dijo...

Esta mujer del poema me taladró el alma, Rosa. Me alegra que empatices con ella.
También me gusta ver llover y nevar tras el cristal. Siempre inspirador.

Besos!!!

Maite dijo...

Lluvia y ventana son elementos que me dan vida.
Mirar la lluvia por la ventana casi siempre tiene una historia, unos versos...
Abrazos

Verónica Calvo dijo...

La lluvia siempre inspira, Maite.
Y sí, siempre tiene una historia. La imagen de alguien mirando por una ventana, suele decir mucho, aunque en prosa sea un recurso fácil.

Besos.