7 de abril de 2018

Máximas mínimas 4

-Imagen Natalie Shau-

I.

Medito y reflexiono sobre la muerte.
Muerte es soledad, miedo
y para algunos, liberación.
Conceptos que asustan
y no están exentos de romanticismo.

II.

Concepto romántico:
buscarnos más allá de ella, la muerte,
porque se hace insoportable,
y hasta insostenible,
pensar que tal vez no existe ese cielo que prometen,
ni ese castigo hirviente de fuego y dolor.
Cuánto más doloroso, insoportable e insostenible,
es pensar que nunca más volveremos a vernos.

III.

Tal vez sea temor a la soledad eterna,
si es que la eternidad se puede cuantificar.
Cuestiones filosóficas que perturban
o dan algo de paz. Otro gran misterio.


-Verónica Calvo-

41 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

la insoportable soledad entre la jauría que nos rodea

besos

Verónica Calvo dijo...

En esa insoportable soledad todo pensamiento cae en barrena.

Besos, Profe.

Maite Lorenzo dijo...

Tal vez sea esa soledad eterna... para pensar.
Feliz y lluvioso sábado
Besosss

Verónica Calvo dijo...

Tal vez...

Disfrutemos la lluvia y que las reflexiones sombrías se diluyan.

Besos, Maite.

Rafael dijo...

Profundo tema, para reflexionar un poco. Gracias.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Verónica Calvo dijo...

Gracias a ti, siempre, Rafael.

Abrazos.

TORO SALVAJE dijo...

Todo eso y más.
Una desazón inacabable.

Besos.

Rosa dijo...

Preguntas inevitables.
La filosofía llega hasta un límite.
Nacimiento, muerte, amor, dolor, temas clave de la existencia humana.
Muy necesario reflexionar sobre ellos.

Un beso, querida Verónica.

Verónica Calvo dijo...

Hay más desazón que tranquilidad.
Y para quienes no se ponen vendas en los ojos, más.

Bss, Toro Salvaje

Verónica Calvo dijo...

Tu comentario me recuerda a aquella entrada tuya del Memento Mori.
Somos pura dualidad.

Besos, querida Rosa.

lunaroja dijo...

Es el ciclo de la vida, nos estamos acercando a la muerte desde el mismo momento en que nacemos. Creo que en nuestra cultura occidental el tema de la muerte es tan tabú,que nacemos con miedo a morir.
Me ha encantado este viaje existencial a través de tu poesía.
Un besazo!

Elisa Alcántar dijo...

lo único seguro es la muerte
yo no le temo,
más le temo al abandono y al desamparo
voy pa'vieja y acá se ve mucha gente así

besitos de sol

Rosa dijo...

Y como el mar,
y como el mar
pretendes
saberlo todo
de la lejanía.

Carmen Pallarés

Lo recuerda, es cierto :)

Verónica Calvo dijo...

También lo creo, lunaroja, aunque vamos cambiando y a los niños ya se les explica.
También creo que hay miedo a desaparecer del todo y para siempre.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

La vejez es así a nivel planetario y es un drama.
Otro fallo del sistema: sobran y molestan... qué barbaridad.
Quien no teme a la muerta ha dado un paso muy importante hacia la vida.
Y quien comprenda esto que acabo de decir, lo entenderá.

Besos, Elisa.

Verónica Calvo dijo...

Si es que al y al cabo somos seres existenciales que quieren y buscan saber el por qué de tantas, cosas, de tantos desatinos y de tantos misterios.
Pallarés lo versó bonito.

Besos, querida Rosa.

LA ZARZAMORA dijo...

Recuerdo mi primer poema:
La vida
es un vómito
desgarrador
y
sublime
y volvemos
a él,
nosotros,
engendros
de la nada.

Y entre esa nada y la nada, nos queda este tránsito...
el carrusel de la vida.

Sólo sé que no sé nada ya... ;)

Besos, mi Corsaria Dark.

Verónica Calvo dijo...

Primer poema de 10 y diploma.
Es tal cual.
Vamos, recorremos, nos estancamos, seguimos, buen paso que perdemos y recuperamos... Y un día, bye.

Tampoco sé nada aunque algunas certezas tengo. Puede que sean equivocadas o con el tiempo, cambien.
Y la vida... va.

Besos, mi querida Corsaria Rebelde.

Frontera Esdrújula dijo...

Creo que dejar de temer pasa por confiar de manera radical en la vida, por soltar nuestras exigencias. Ella nos hace, ella nos pone aquí, ella se nos lleva. Mientras, nosotros, los de las preguntas, a veces, nos olvidamos de vivir.
Hermosa reflexión, como sueles.

Un abrazo, poeta.

Marian Ruiz

P MPilaR dijo...

Supongo que lo más cruel es lo insoportable de la certidumbre absoluta de que morir es la finalidad de vivir.
Realmente sólo los vivos elucubramos sobre la muerte, sea lo que sea

Abrazo

Verónica Calvo dijo...

Cierto, Marian.
Creo que además no es solo cuestión de creencia religiosa; pasa por asumir que nuestra forma física tiene fecha de caducidad y que deberíamos vivir lo mejor y más en paz posible.

Gracias, como siempre, por tu cercanía.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

La vida en si misma es un continuo vivir-morir-renacer-vivir-morir-renacer.
El final de tu comentario me lleva a otra pregunta:
Si seguimos siendo consciencia y conciencia más allá de esto que llamamos vida, ¿seguiremos pensando en vida y muerte?
Todo es un misterio. Si hay algo después, lo sabremos. Si no lo hay, no sé si nos dará tiempo a saberlo.
Incógnitas.

Abrazo, Pilar.

Teresa dijo...

Bonitos poemas Verónica. Gracias y besitos.

P MPilaR dijo...

Total, Eva!!!

P MPilaR dijo...

sí:tiempo habrá en tanto vivamos. Después, ni faltarán quienes incluso deliberen sobre qué es y qué infiere 'TIEMPO'...?

Verónica Calvo dijo...

Gracias a ti, siempre, Teresa.

Besos.

Sergio dijo...

Cuando la vida duele, liberación. Cuando la adoras, miedo. Y así podríamos pasar días hablando de la muerte. Es el primer y último misterio. El que más deseamos desvelar pero no por nosotros mismos. Me gusta cómo desarrollas el tema en tus versos. Hay mucha complejidad en lo que expones pero fluye limpio. Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Pilar, he escuchado a muchas personas hablar de qué hay tras la muerte.
Pero muy convencidas, como si fuera demostrado por la ciencia o una Gran Verdad.
Todo se resume a que la vida sigue. Algunos dicen que en otra dimensión y otros que en otros planetas.
A día de hoy nada se sabe.
Creencias. Eso y también miedo a desaparecer.
Hay que perpetuarse más allá del legado hijos o lo que sea.

Verónica Calvo dijo...

Qué verdades, Sergio.
Cuando todo es oscuro que venga la Parca, cuando estoy feliz ni nombrarla...
Todos en el fondo queremos saber qué nos espera y creo que todos hemos llamado a alguien que se fue con la esperanza de que nos cuente y así quedar en paz (o lo mismo nos aterrábamos).

Gracias por apreciar el trabajo e intención que pongo en mis escritos.

Abrazo

Lujan Fraix dijo...

Para mí la muerte es un tema no asumido... de psicólogo.
La enfrento pero no la acepto. Soy de las personas que han presenciado la muerte de los seres queridos de cerca y me parece dolorosa, intempestiva, cruel... La negación de la vida.
A los 7 años mi abuelo murió delante mío, estábamos los dos solos y eso me marcó para siempre.
Yo muchas veces digo que me persigue, no sé si para alcanzarme pero sí para demostrarme su presencia.

Besitos

Entre palmeras... dijo...

Tal vez el temor sea del pensamiento, ese que crece desde nosotros mismos y no podemos evitarlo, tal vez sea tanto sentimiento acorralado en la soledad de tanto mundo.

Te dejo mi abrazo, querida Vero, desde mis muchos tal vez...

Verónica Calvo dijo...

Terrible la experiencia que me cuentas, Luján.
Ha de marcar de por vida.
Para mi la muerte es liberadora. Ya estuve casi muerta una vez y desde entonces no la temo.
Me pasó al contrario que a ti.
Es muy duro perder a seres queridos, eso sí, pero en si misma no me asusta.
La añoranza y ese vacío es insoportable y consume.
Mi experiencia es de paz pese a los malos ratos.

Besos y un gran abrazo.

Verónica Calvo dijo...

También puede ser.
Como la incertidumbre de cómo será ese momento, si estaremos solos, si habrá esa otra vida placentera y volveremos a estar con los que amamos y también con los que no...
Vivamos.

Muchas gracias por venir, mi querida Mayra.
No te olvido aunque esté desaparecida :)

Mª Jesús Muñoz dijo...

Verónica, vamos creciendo, madurando...Vamos asimilando la vida en profundidad y también la muerte. Todo ello lleva su tiempo, tiempo que es un regalo de amor infinito, que aún no acabamos de ver...
Mi gratitud por tu generosa profundidad, amiga.
Mi abrazo y feliz semana.

Verónica Calvo dijo...

Querida María Jesús, es como bien dices, aunque hay quienes lo aceptan desde siempre y otros no pueden.
A mi personalmente no me da miedo, lo que no quiere decir que no sufra ante la muerte de mis seres queridos.
La Parca es compañera silenciosa desde que venimos a este mundo.

Muchas gracias por tu presencia.
Abrazo y buena semana!!!

Alicia dijo...

La muerte es un tema que da miedo, porque en realidad no sabemos que hay detras. Yo creo que la muerte conduce a la vida de nuevo. Besos poeta

Verónica Calvo dijo...

La muerte siempre es una interrogante.

Besos, Aluicia.

José Valle Valdés dijo...

Se me dan muy bien logrados, amiga. Ya nacemos con la muerte. No ganamos nada con pensar en ella: Viene cuando le da la gana.

Abrazos

Verónica Calvo dijo...

Así es, Pichy.
Es una cita ineludible.

Abrazos.

Pitt Tristán dijo...

Siempre proporcionas toda la rica urdimbre de lo simbólico con los medios formales de tu palabra, lo cual es una hazaña técnica y mental.
¡Qué escalofrío!

Verónica Calvo dijo...

El escalofrío  es mío después de leer tu comentario, querido Pitt.
No sé. La forma, el estilo y hasta la vida.

Besos.