28 de enero de 2017

A la espera


Sal sobre mi cuerpo
y una estrella enredada en mi pelo.
Duermen hipocampos entre mis manos.
Les acuno, les canto y les sonrío.
Me eclipso entre sus sueños,
a la espera de una ola,
que borre las mañanas del pasado,
y deshaga los pesares que atesoro
en estas noches que no acaban.

-Verónica Calvo-


21 comentarios:

tecla dijo...

En estas noches oscuras que no se acaban nunca no existe la manera de espantar los fantasmas que nos amenazan del pasado.
Pronto nos llegará la primavera, Verónica y las amapolas comenzarán a relucir.
Un abrazo.
Exquisito poema.

TORO SALVAJE dijo...

Lo de la estrella en el pelo eclipsa todo lo demás.

Besos.

Rafael dijo...

Sueño y espera...
Un abrazo.

Tracy dijo...

Ya mismo lo consigues, no desesperes

María Socorro Luis dijo...


Qué hermoso! Solo la mar podría...

Besos de sal y arena.

lunaroja dijo...

Es un poema bellísimo,sencillo, etéreo te diría. Me ha gustado mucho!

Noelplebeyo dijo...

alcanzando la sublime imagen de la ilusión soñada

bello

besos

J. R. Infante dijo...

Muy bello, Vero, al tiempo que reconfortante para tu espíritu (espero).- Un abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Muy rico ese mundo interior, que nos eleva sobre la realidad y nos acerca a los sueños dorados de la infancia.
Mi felicitación y mi abrazo, Verónica.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

finura total
le has sacado filigranas a la pluma


abrazos

andre de ártabro dijo...

Me gusta ese eclipse de tus sueños
¡Precioso!
Besos desde Nereidas de André

Pilar V dijo...

Duelen las noches que no acaban, a pesar de la belleza que las envuelve.
un saludo

Lujan Fraix dijo...

Hermoso Verónica, melancólico y profundo... real.
La vida es eso, espera.

Un beso grande amiga.

José Manuel dijo...

Sueños y realidades sobreviviendo al pasado.

Besos

Fernando dijo...

Un poema precioso.

Sergio dijo...

Que poderosa la imagen del hipocampo durmiendo entre tus manos. Esos animales ya de por sí extraordinarios acunados por tus fantasías, asentados en tus versos. Y qué hermoso el resto de poema dedicado al deseo de acabar con un pesar. Un abrazo

una chica de ojos marrones dijo...

una preciosidad...
besotes!!

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un poema muy bien logrado, amiga. Discursa de maravilla. Te felicito.

Abrazos

Anónimo dijo...

Profundo y bello el poema.
Esperanza que está viva para que esas noches terminen y la estrella no se evapore.
Precioso.

Patricia

Rosa dijo...

Me encanta esa estrella enredada en tu pelo ...

¡Un beso!

LA ZARZAMORA dijo...

LLegará esa ola,
y el mar...
Y mientras, esos hipocampos no pudieron encontrar mejor regazo.
Besos, cosa guapa.