27 de julio de 2016

Cinco sombras y una luz

-Imagen: Leonor Fini-

Cuando se adormece el sol
cinco sombras pasean las calles.
Llevan aires que envuelven
los jardines fragantes
donde las ninfas ríen desnudas.
Envenenan el agua de las fuentes,
marchitan pieles lozanas
y acallan los murmullos de los parques.


Hoy las cinco sombras me rozaron:

                    Tiranía.
                             Miedo.
                                     Tristeza.
                                                Ira.
                                                    -¿?-
                                    


Mas cuando despierte el sol
volverán las risas de las ninfas,
las fuentes calmarán la sed de los mortales,
rejuvenecerán los inviernos
y los parques volverán a ser los de antes.

Y yo... 
         Seré luz de la Luz que baña las veredas.


-Verónica Calvo-



16 comentarios:

María Perlada dijo...

Un poema de lo más original, me ha encantado, Verónica.

Un beso.

Rafael dijo...

La luz convierte en vida a las sombras.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Sí, ya eres luz.
Lo eres.
Qué gran poema.

Un beso grande, grandísimo, muy, muy ¡grande!

TORO SALVAJE dijo...

Tú eres Luz siempre.
Se irán las sombras y seguirás brillando.

Besos admirados.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Verónica, es cierto...Estamos rodeados de sombras y luces, que nos prueban e influyen.La noche convoca a los espíritus malignos y contradictorios...Gracias que el alba nos renueva la luz y la esperanza.
Mi felicitación por tu genuina y original profundidad,amiga.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Sergio dijo...

Un poema que esconde un cuento con su propia magia. Todo un esfuerzo de concreción, de hacerlo breve pero intenso. Saludos, Verónica

LA ZARZAMORA dijo...

Y es que hay luces que no tienen sombras...


Un besito, preciosa.

Pilar Ortiz dijo...

Las cinco sombras que nos enturbian.
Hermoso poema, escrito con manos de luz.
Un beso.

Anónimo dijo...

un gran poema.
impresiona la fuerza que lleva.
los contrastes de la oscuridad y la luz.
un gran poema

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

sombras y luz nos hacen contundencia Verónica
qué bueno que existan ambos lados de la moneda

felicidades
abrazos

María Socorro Luis dijo...


Que la luz, siempre brille en tu vida, Vero.

Besos

Chesana dijo...

Una de las cosas más bellas es cuando cae la tarde, porque todo se sosiega.

Me ha gustado mucho tu pensamiento. Abrazo fuerte.

Rosana Marti dijo...

Vero tu siempre brillas, no hay sombra que pueda contigo. Bello como siempre leerte y es que lo bordas, un placer para el alma.

Besos!!^_^

Gadi dijo...

Sé la luz que nos guie.

tecla dijo...

Tremendamente hermoso, Vero, altamente poético.

Taty Cascada dijo...

La luz del sol y del interno ser calman nuestro espíritu.
Abrazos Verónica y gracias por tus palabras.