20 de junio de 2015

De recuerdos y cenizas





Recuerdos,
lienzos de acuarela
difuminados por el tiempo.

Pátina sepia
sobre aquel rostro
que fue amado.

Invierno en primavera.
Frío que deja la ausencia.
Sombras en la tiniebla.

No hay olvido
en el amor.
Solo cenizas
que el viento esparce.



-Verónica Calvo-

-Imagen tomada de la red-

18 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Paso a leerles pronto.

Gracias por los comentarios.

S. dijo...

Me gusta cómo nos cuentas el pasado que nos queda con el paso del tiempo. La sepia en los rostros y la pintura acuarela difuminada. Todo avocado a su fin y su desintegración lenta pero inevitable. Tu veta nostálgica está llena de belleza.

Rafael dijo...

Los recuerdos muchas veces son como esa ceniza que citas.
Un abrazo.

lichazul alqantar dijo...

PRECIOSO!!!
el amor no permite olvidos... pero sí silencios

besitos y buen fin de semana Verónica

TORO SALVAJE dijo...

Yo prefiero el olvido.
Los recuerdos se alteran y se degradan... y matan la verdad.

Besos.

Joaquín Galán dijo...

Sólo cenizas, restos de una hoguera que un día ardió en toda su plenitud...Lo has dicho de una forma exquisita,Verónica y has acertado plenamente: los recuerdos llegan fríos por la ausencia,como un inoportuno invierno en plena primavera.

Abrazos y buen domingo

una chica de ojos marrones dijo...

me encanta como lo has deletreado... ese olvido que no es olvido, que como dices se convierte en cenizas... que me ha encantado.
besotes guapa!!

ReltiH dijo...

UFFFFF, CREO QUE NO QUEDAN ESPERANZAS.
ABRAZOS

J. R. Infante dijo...

A mí me gusta pensar en el ave fénix, tal vez porque me siento medio ornitólogo, medio mitólogo...Enamoro tu poema, Vero.- Un abrazo

Euterpe dijo...

Me gusta que compares el pasado con polvo o cenizas que, aunque son partículas diminutas, nunca desaparecen del todo.

José Valle Valdés dijo...

Qué bien dice el poema, amiga. De mucho gusto.

Abrazos

Rosa dijo...

Pátina sepia. Sí.

Nunca se olvida.

Un beso y feliz noche, querida Verónica.

Hoy, no tengo ni idea de la música, pero me gusta ...

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Verónica, un bello poema con esos matices propios de ese amor que duele su ausencia, no hay olvido cuando se ha amado, pero los recuerdos se difuminan tras esas cenizas. Un día nos encontraremos sin silencios.
Un abrazo y gracias por tu comentario que me ha gustado.
Sor. Cecilia

Anónimo dijo...

Qué delicado y poético el comienzo del poema:
Lienzos de acuarela difuminados en el tiempo.
Cada palabra, cada estrofa tiene su espacio y su tiempo.
El conjunto te hace sentir, ese sentimiento que deja un amor que por mucho que quieras no se destruye y revive como las cenizas que el viento esparce.
Me ha gustado muchísimo.
Tu sensibilidad es extraordinaria a la hora de componer.

Patricia

Marcos dijo...

Patina sepia de los rostros, ya olvidados...

Mª Jesús Muñoz dijo...

Verónica, gracias por tus palabras...De nuevo estoy con vosotros y soy feliz sintiendo esos recuerdos, que revolotean en el tiempo y nunca mueren...Se difuminaron, se hicieron ceniza...pero siguen moviéndose en el espacio para volver a ser otra vez...cuando el destino quiera.
Mi abrazo de luz y cariño para ti, amiga.
M.Jesús

Mª Jesús Muñoz dijo...

Verónica, gracias por tus palabras...De nuevo estoy con vosotros y soy feliz sintiendo esos recuerdos, que revolotean en el tiempo y nunca mueren...Se difuminaron, se hicieron ceniza...pero siguen moviéndose en el espacio para volver a ser otra vez...cuando el destino quiera.
Mi abrazo de luz y cariño para ti, amiga.
M.Jesús

LA ZARZAMORA dijo...

Bendito viento!!
;)

El olvido es una vieja polilla, que ya sabe a alcánfor.
Besos, preciosa.