6 de abril de 2015

La suave caricia de una brisa

Despertó con los primeros albores adornados con el bello canto de un mirlo posado en una rama. Sus pestañas fueron abriendo un mundo de luz, tenue, de tono violáceo, que llegó a sus pupilas de esmeralda.
   Se dejó inundar por la calma que en el ambiente se respiraba…

   “Es solo tiempo lo que necesito en mi mente y en mi esencia. Concededme ese don, no lo desaprovecharési a mi presencia acudieras…”

   Ella, sonrió y siguió prestando atención a aquellas palabras que llegaban traídas por el viento. Se desperezó, y ante el espejó adornó sus largos cabellos con una estrella de plata. Una pulsera de cascabeles en sus tobillos, con su alegre sonido, llenó la estancia. Abrió la puerta, sintió la cálida brisa de la eterna primavera enroscarse entre los tules de su vestido, y se dejó llevar, como el humo, hasta el corazón del que había pronunciado en el éter sus palabras…

   …Allá, en la ciudad, un poeta se mesa los cabellos. Siente una poesía dentro que no logra anclar en su alma. Una noche se sucede al día, y el día, inexorablemente, vuelve a dormir en la noche, y en él, ese vacío habita. A veces se desespera; otras, busca la inspiración en la rendija de sus recuerdos.
   Pero nada ocurría.

   Hoy ha despertado sintiendo la suave caricia de la poesía en su corazón, y rápidamente, ha anclado el poema.
   Bellos versos que hablan del eco de una caracola y la fragilidad de una sirena. Deliciosa y lírica poesía plasmada sobre el blanco de una hoja.
   El poeta sonríe, abre la ventana al fresco día y siente, como una extraña fragancia a brisa de primavera, le envuelve.
   Queda en silencio, escuchando, en el ambiente, cómo se pierde la melodía de unos cascabeles.



-Verónica Calvo-


16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El poeta se siente feliz.
Y yo también.

Besos.

J. R. Infante dijo...

Una bella estampa del despertar poético.- Un abrazo, Vero.

LA ZARZAMORA dijo...

La brisa de la Musa, besando la Primavera del poeta...
Besos, Verónica.

lichazul alqantar dijo...

hay brisas que son toda cura y promesa cierta...

bello trabajo Verónica
esperemos que esa brisa de sanación se dirija al sur , a este sur que solo duele

abrazos

S. dijo...

Una concatenación de bellas imágenes y de regalo la historia y el mensaje que dejan. Asi se empieza mejor el Lunes.

Rafael dijo...

Precioso relato.
Un abrazo.

Euterpe dijo...

Precioso y delicado. Me encanta la habilidad que tienes con las palabras. :)

Lyliam dijo...

Que de lejos puede llegar una caricia, un viaje montado en sentimientos. Musa lejana para un poeta vacío. Siempre hermosa escribiendo Vero. Un abrazo poeta amiga.

Esencia dijo...

Interesante relato, lleno de sensibilidad...
Un abrazo

Darío dijo...

Hay una melodía que no cesa en los intersticios de estas líneas... UN abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Me encantó...Cómo la musa escuchó las palabras del poeta y acudió a la cita para darle su inspiración...La plenitud del poeta al sentir la vidsita de la musa es algo inefable y misteriosos, sin duda...Mi felicitación y mi abrazo grande por tan bella y etérea historia, Verónica.
M.Jesús

maduixeta dijo...

La musas aparecen, inspiran y nos dejan bellos sueños, bellos relatos, bellos poemas.
Las tuyas estan activas!

una lluvia de besos

Conchi dijo...

Un placer haber pasado a leerte. Gracias por compartir tan bonito relato Verónica.
Un abrazo.

ReltiH dijo...

ME ENVUELVEN TUS VERSOS.
ABRAZOS

Rosa dijo...

Me encantaaaaa, no me había dado cuenta de este texto, es como una suave caricia.

Un beso, mil gracias, querida Verónica.

Verónica Calvo dijo...

De Patricia Hernándezz por email:

Me parece delicada y bella, llena de sensibilidad, musical y brillante con el desarrollo. Es un puro deleite. Sorprende gratamente tus creaciones artísticas.