4 de agosto de 2021

El tiempo detenido

-
  -Imagen tomada de la red-


La extrañeza de los días
que empiezan y no terminan.
La hora de siempre
es la hora infinita.
De la longevidad de la mañana,
a la eternidad del fin del día.
 
Alguien debería sostener
                         tu mano en la alborada.
 
Alguien debería regalarte
                         una estrella vespertina.
 
Interrogar a la vida.
Rechazar las respuestas de los necios.
Buscar la luz en la pleamar y en la tormenta.
Encontrar lo mismo que ayer;
salir a recibir lo mismo de mañana.
(No caer en el girar de los días).
 
Alguien debería gritar y romper
                         el silencio contenido.
 
Alguien debería sacudirse
                         la sombra de los días.
 
-Verónica Calvo-


28 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Alguien nos salvará de nosotros mismos?
Ojalá...
Aunque en la sombra de los días yo creo que ni se nos ve.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Toro Salvaje, que va.
Mientras no nos vengan con palabras y consejos de buenismo, ya es bastate.
Esa sombra, viéndola así, es protectora.

Bss.

Republicano si pragmático, anarquista si utópico dijo...

Magnífico poema, Verónica. Siento que hablas del tiempo que se detuvo en marzo del año pasado y el silencio al que nadie grita. Un saludo.

Verónica Calvo dijo...

Hola Repablicano, sí, bien podría ser; encaja.
Es un poema que se abre a interpretaciones. Gracias por aportar la tuya ☺

Saludos.

De barro y luz dijo...

La esfera del reloj es una rueda de hamster en la que si te detienes te atraviesan las carnes y el alma las afiladas saetas. Sólo la mirada escapa, vuela y crea. Y si la mirada encuentra tus versos: Sueña.


Bss

Verónica Calvo dijo...

De barro y luz, esa rueda de hamster no para de girar aunque todo esté detenido. Tal vez la paradoja sea la saeta de la conciencia y la imposibilidad.
Tan sencillo. Tan complejo.

Besos.

Carmela dijo...

El tiempo no deja de avanzar y lo hace en linea recta y nosotros debemos intentar no caer en la ruda que girando llega siempre al mismo sitio. Solo nosotros podemos dar esos pasos en linea recta y acompasar nuestro tiempo al de la vida. Y qué bueno es encontrar esa mano que agarra la nuestra en ese caminar.

Un beso, Verónica, y ojalá no dejemos de gritar y sacudirnos esas sombras.

Verónica Calvo dijo...

Carmela, a veces todo se para por causas ajenas a nuestra voluntad.
Y por lo demás, ojalá.
Que nunca nos falte esa mano.

Gracias por tu aporte al poema.
Besos.

Rafael dijo...

Alguien debería "poder para el tiempo"...
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Rafael, el tiempo es como la lluvia que dice la frase hecha. A veces queremos que se pare y, otras, que se mueva.

Abrazo.

Noelplebeyo dijo...

estás pidiendo milagros, sobre todo en verano

besos

Verónica Calvo dijo...

Profe, no creo en milagros.

Besos.

Maite dijo...

El inescrutable paso del tiempo.
Si alguien sostiene mi mano en el alba y me regala una estrella vespertina...
Maravilloso.
Bellísimo poema, mi querida amiga.

Abrazossssss

Verónica Calvo dijo...

Querida Maite, me alegra que te haya gustado este poema.
A falta de mano y estrella, al menos que tenganos serenidad en los malos momentos.

Besos.

A.S. dijo...

Muito belo o teu poema Verónica!
Gostei muito.

O tempo é uma breve melodia!
É cada dia que renascemos,
sentir que estamos de passagem,
como uma nuvem que se dissipa lentamente no horizonte!

Um bom fim de semana para ti.
Te dejo un abrazo!

Sergio dijo...

A mí el poema me evoca más el deseo de romper un tiempo detenido, en sombra, vacío, que se alarga precisamente porque no sabes con qué llenarlo. Sólo esa mano en la alborada o esa estrella vespertina parecen una de las posibles soluciones al fin de la rutina, algo que llene ese tiempo(esa hora infinita que es la de siempre) y lo coloree con vida de verdad o le aporte sabor(evitar el girar de los días y los necios que son lo opuesto a ese deseo de "vida verdadera"). Veo un conflicto o problema, el tedio del día a día. Y luego una solución que puede ser tan peligrosa como buscar esa luz en la pleamar o en la tormenta pero preferible a los días interminables.
Como un poema no es un mueble de Ikea me lo puedo montar en mi cabeza sin seguir unas instrucciones que de todos modos no tiene. Eso es lo que me gusta. Aunque disculpa si el resultado está a kilómetros de lo que que querías. Lo importante es evocar y a mí me ha parecido perfecto de principio a fin. Saludos

P.D. Hace tiempo que leí ese libro de Martin Amis con el que estás. Me gusta todo lo que escribe este autor. Ese también lo recuerdo con agrado a pesar de que la segunda guerra mundial ya me cansa y hasta siento que la he vivido de tanto que la ficción la han sobreexplotado. Buen verano.

Verónica Calvo dijo...

Albino, sim, estamos de passagem,
como uma nuvem que se dissipa lentamente no horizonte.E assim a vida passa.

Bom fim de semana, Albino.
Abraço.

Verónica Calvo dijo...

Sergio, pues es como dices; solo a falta de unos pequeñísimos detalles de interpretación que no son importantes :)
A veces el tiempo se nos para por causas ajenas a nuestra voluntad.
Gracias por decírmelo.

Martin Amis también me gusta mucho, sobre todo porque no se anda con buenismos y, para prueba La zona de interés, que sus editores no se atrevían a publicarlo.
Este lo tenía pendiente y me está gustando mucho.

Buen verano. Ya queda menos, menos mal.

Abrazo.

eli mendez dijo...

.."alguien deberia sostener tu mano en la alborada, alguien .."Que belleza! Definitivamente creo que todo es mas simple cuando tenemos con quien transitar las dificultades .
La vida no nos da todas las respuestas en los momentos en que preguntamos, algunas cosas simplemente suceden y sucederan, no todo tiene respuestas logicas..el tiempo de alguna manera condiciona todo y sobre todo nuestra vida que es finita. Gran poema Veronica!Mi abrazo grande para vos y buen inicio de semana

Verónica Calvo dijo...

eli, siempre es todo más llevadero en buena compañía.
Me alegra que te haya gustado este poema aunque ses denso.

Buena semana. Que fluya.
Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Anáforas que podrían regular el destino de incertidumbres, de dudas o darnos una cabal liberación. Un abrazo. Carlos

Verónica Calvo dijo...

Carlos, nunca se sabe.

Abrazo.

Jorge M dijo...

Nosotros mismos podemos sacudirnos esa sombra, esa rutina, porque todos los días son iguales cuando la magia en la poesía no obsequia suspiros.

Hola Verónica , como estas amiga, este poema es tan profundo que me inspiro ciertas cosas, de tu sentir y que tocan el mio.
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Jorge, uno mismo es quien ha de hacerlo. Pueden acompañarnos pero siempre es uno y es de agradecer tener a alguien generoso hoy en día.
Hay estados comunes a todos pues todos pasamos más o menos por lo mismo. Y luego está la empatía :)

Un abrazo grande.

Rocío G. Tizón dijo...

Preciosas palabras capaces de parar el tiempo.
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Rocío, muchas gracias.
El tiempo detenido también nos hace.

Abrazo.

Frases Bonitas dijo...

Tenemos que reflexionar

Verónica Calvo dijo...

Bienvenida, Frases Bonitas.
Y poner en acción.

Gracias por tu tiempo en leer el poema y comentar.