16 de septiembre de 2017

Principio y final

-Imagen Victor Vasarely-


Al principio
las sonrisas,
la mirada llena de chispas.
El abrazo
que te abarca como si fueras salvavidas.
Miles de gratitudes que sabes acabarán en reproches.

Su subida al pedestal
con la mente obnubilada.
Su delegar desde la pretendida importancia.
La estrella fugaz devorada entre cometas.
El ego abofeteado; tiran la piedra y esconden la mano.

Y al final
señalar con el dedo acusador
a quien apostó y perdió más que nadie.
La ofensa de aquellos que se engolaron
y la confirmación de que te desechan como a un apestado.

-Verónica Calvo-

36 comentarios:

Tracy dijo...

No varía, siempre igual.

Rafael dijo...

Así va sucediendo...
Un abrazo.

Lichazul oo dijo...

desechar ...es la consigna arraigada en el siglo XX y para qué decir del XXI
somos solo partes de la fría estadística
solo los que están en las cúpulas pesarán en los libros

el resto solo humus para el planeta


abrazos Verónica

TORO SALVAJE dijo...

Me temo que real como la vida misma.

Un abrazo.

Noelplebeyo dijo...

es ley humana

seres imperfectos

besos

Mª Socorro Luis dijo...


Así es, Vero. Tu poema es puro espejo de la realidad que nos rodea.

Cariños

LA ZARZAMORA dijo...

Así es, sólo que los que esperan ya nada, y ni expectativas tienen, lo ven...
Los demás, se seguirán mintiendo, y vendiendo farsa con purpurina, y así como siguen jugando a la noria, seguirán dando vueltas y más vueltas... hasta perder el sentío propio, y ajeno, y ahí están y siguen y suman...y dan vueltas y vueltas y siguen rodando con los pocos tiovivos que les quedan, porque de lo contrario, se pegarían un tiro en su ruleta rusa, en cualquiera de los casinos que frecuentan, y apostando ya a estas alturas que les quedan, a un doble o nada...

Beso va, mi Corsaria.

Y no es un beso cañonazo...
Es que vislumbré a "la Madrina"...
Sonrío.
;)

Amapola Azzul dijo...

Supongo que es inevitable.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Sí, suele pasar.

Te dejo un beso y un abrazo, querida Verónica.

lunaroja dijo...

Es complicado ir evolucionando con una relación,para no caer justamente en el desecho. Y socialmente hablando, con respecto a este poema de denuncia, es así como lo pintas,tanto vales,tanto eres.
Me encantó tu poema,es angustiante por lo real.

Verónica Calvo dijo...

Así es, Tracy.

Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Siempre, Rafael.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Cierto, Elisa.
Y para el resto, los no poderosos lo somos también. Todos acabamos seleccionando y etiquetando.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Sí, Toro Salvaje.
Y en este caso doy fe.

Bss.

Verónica Calvo dijo...

Ley dictada por nuestro egoísmo.

Beso, Profe.

Verónica Calvo dijo...

Soco, menuda sociedad y qué educación. Así vamos por eones haciendo historia.

Un beso.

Verónica Calvo dijo...

Mi querida Rebelde,
efectivamente. Ya es doble o nada y apostaría a que siguen llevando bala en la recámara. Clavos ardiendo, nada más.
Cualquier día La Madrina sale por patas, y nunca mejor dicho, y se pasa a la Bretaña sin bandera y sin rebaño, tiempo al tiempo :D

Un beso enorme, Corsaria!!!

Verónica Calvo dijo...

Lo es, linda Amapola, porque el ego-ismo es tal que sucede.
Y nadie está libre. Así somos.

Besos y gracias por pasar :)

Verónica Calvo dijo...

Tan habitual ya, querida Rosa...

Beso enorme.

Verónica Calvo dijo...

Lo has dicho muy bien, lunaroja: complicado ir evolucionando y tanto tienes tanto vales.
Y lo peor es cuando eres la barita mágica en mente ajena y acabas en ese deshecho sin haber dado motivos.
El pan nuestro de cada día, qué pena.

Besos.

Sergio dijo...

Las lealtades humanas son variables. Tanto que no te puedes fiar mucho. Más vale no esperar nada. Duro pero real. Un abrazo

Fanny Sinrima dijo...

Cuando uno se sube al pedestal y señala con el dedo acusador a quienes no creen en sus estrellas,algo malo está a punto de ocurrir.

Gracias por no renunciar a la poesía, frente a la prosa del presente.

Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Todo con pinzas, Sergio.
Qué pocas personas conocen la lealtad.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Todo lo que viene del ego-ismo acaba mal, por eso vamos como vamos.

Gracias a ti por pasar a leer este poema, Fanny.

Abrazo.

Patty dijo...

La verdad es que te leo muy real, como dicen el cielo en su mejor momento y un infierno al terminar, un abrazo :*

Maite Lorenzo dijo...

Una triste realidad...
Besos, Verónica

Verónica Calvo dijo...

Lo has dicho muy bien, Patty.
Nunca se fue tan bueno ni tal malo, pero del cielo al infierno hay un paso.

Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

A todos nos ocurre, ya sea de un lado o del otro.

Besos, Maite.

Alicia dijo...

Es triste pero cierto.
Siempre ocurren cosas asi.
Besos

José Manuel dijo...

Todo apariencias falsas y al final la inevitable y cruda realidad.

Feliz día
Besos

Verónica Calvo dijo...

Siempre, Alicia. Es inherente a nuestra esencia humana.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

José Manuel, tod@s estamos en un lado o en otro. No nos libramos. Como especie dejamos mucho que desear.

Feliz día para ti también :)
Besos.

Marisa dijo...

Amor y desamor.
Tan triste como cierto.

Un beso

Verónica Calvo dijo...

También el amor tiene principio y final, Marisa.

Besos grandes.

joaquín galán dijo...

Bueno,nada es para siempre,aunque hay que procurar que todo final sea lo menos traumático posible.

Abrazo Verónica

Verónica Calvo dijo...

Qué sabio eres, Joaquín :)
Cuánta verdad has dicho.

Gracias.
Abrazo inmenso.