8 de enero de 2016

María Jesús Muñoz: Paisaje de una mujer...




Tomaré en mis manos
la luz caliente y aguerrida del desierto
y desarmaré la espada,
que corta el aire de tu palabra
y tu aliento.

Tomaré en mis labios
la risa gris y negra de las nubes rojas
y asustaré al espectro,
que inspira fríos presagios
en indefensas bocas.

Tomaré en mi frente
los pétalos que abren rosas
en el balcón del cielo
y daré jaque mate al infierno, que teje
la telaraña del miedo.

Tomaré en mi alma
los pinceles del mar, que aletean
lienzos de gaviotas
y romperé las ideas, que aprisionan
el corazón de las rocas.

Tomaré en mis pies
el temple y el murmullo del viento
y encontraré la muralla,
que duerme y aletarga tu íntimo
y eterno sentimiento.

Tomaré los ríos serenos,
que fluyen en el valle de mi senda
y destruiré los planos,
que con odio levantan tu poder
y tu guerra.

Será fácil ser…
luz y calor del desierto,
risa y nube,
pétalo y cielo,
río y viento templado,
mar y gaviota en vuelo,
porque soy el paisaje de una mujer
que habita en mis adentros.




-Imagen: Brooke Shaden-

14 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

María Jesús Muñoz es una poeta manchega unida a la tierra, a la naturaleza, al espíritu que sabe elevarse de lo mundano y trascenderlo.
Sus poemas tienen la fuerza y la calma de quien ha reflexionado y ha incorporado todo aquello que sabemos pero que cuesta poner en práctica.
Siempre solidaria, firme y segura. Ella sabe. Y así se transmite, sin artificios ni retóricas de librillo.
Podéis acceder a su blog pinchando en su nombre.

Gracias, María Jesús, por permitir que este gran poema tuyo a mi blog.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho. El recorrido ha sido muy bello, sensible... muy poético.

Sergio dijo...

Muy interesante. Entiendo que te sientas afín a una poetisa que incorpora esos elementos a su poesía. La tuya también intenta esa huida de lo mundano. Y lo consigue con igual acierto. Saludos

lichazul alqantar dijo...

Abrazos Verónica y feliz fin de semana :D
la poesía dedicada a la Pachamama tiene grandes exponentes a través de los años , volver la mirada al polvo es recordatorio del soplo que somos

Abrazos

Amapola Azzul dijo...

Es muy bonito. Gracias por compartirlo. Bs.

TORO SALVAJE dijo...

Qué poemazo.

Buenísimo.

Besos de cielo y con pétalos.

Rafael dijo...

Bonitos versos que nos dejas de María Jesús. Felicidades y un abrazo para las dos.

ReltiH dijo...

UN CANTO A LA MUJER!!!
ABRAZOS

tecla dijo...

Tomaré en mi alma los pinceles del mar y escribiré en las rocas que tus versos son hermosos como los pinceles de Caravaggio.

Rosa dijo...

Me encanta. Me parece precioso.

Gracias, querida Verónica.

¡Muchos besos!

Marcos dijo...

Me ha encantado, tu vales mucho.

Pilar V dijo...

Una delicia, sin duda

J. R. Infante dijo...

Gracias, Vero,por compartir. Está claro que hay madera poética en ella- Visitaré su blog.- Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Cierto, un poema que transmite esa serenidad que mencionas.
Voy a verla, y gracias por traerla hasta aquí.
Besos, Verónica.