4 de diciembre de 2015

Carta a la RAE



Buenas noches RAE,
   A veces asisto atónita a sus recomendaciones. Ustedes, que tan defensores son de la lengua castellana, que no admiten palabras, o si lo hacen, es a regañadientes (ya les escribiré otra carta al respecto), no entiendo esta dejadez con las maravillosas tildes diacríticas que enriquecen nuestro idioma.
  Hay tildes necesarias para enfatizar. Lean lo siguiente:
 «Estaba solo esperando en la esquina».
 ¿Qué entienden por ese «solo»? ¿Esperaba solo, es decir, sin nadie, o solamente estaba esperando?
 «Mi hermano, el que vive en el este, me dio este regalo para ti. El mío es este».
Aquí no he tildado; lean ustedes y sitúense.

Sí, ya sé que en un contexto se entiende, pero perdónenme que insista: esas tildes diacríticas que recomiendan no utilizar, marcan la diferencia.
Sentiría mucho que acabáramos perdiendo las tildes diacríticas por «comodidad», que yo las aprendí en E.G.B y aquí me tienen: sin trauma alguno y feliz de conocerlas.

Pienso seguir con «sólo» y demás tildes diacríticas en pronombres que ustedes recomiendan no usar.
   Y cómo me digan que «la RAE dice que», contestaré que la RAE dice y desdice a su antojo.
   Sin más, reciban un cordial saludo.


Extraído de la RAE. No se pierdan el final:


[…}Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, la de no tildar nunca estas palabras. 
Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.





12 comentarios:

Chaly Vera dijo...

En este asuntechi yo siempre me perdi.


Besos

TORO SALVAJE dijo...

Pues si.
La RAE está perdida y además sus miembros sufren desde hace mucho una pérdida irreparable de neuronas.

Besos encontrados.

Sergio dijo...

Seguimos con el proceso de simplificar el lenguaje. Lo que me sorprende es que llegue incluso a la RAE. Perder esas tildes es afinar menos con la expresión. Pero tus ejemplos no pueden ser más claros. El contexto ayuda a entender... menos cuando no ayuda(parece una frase obvia de Rajoy pero es así). Saludos

lichazul alqantar dijo...

hace poco en el facebook también comentaba sobre ello
"según pase el tiempo con suerte usaremos alguna que otra regla para escribir así como va de flexible la RAE , el idioma español o castellano como le conocimos va en franca retirada"
era por este enlace referido
http://www.rae.es/consultas/palabras-como-guion-truhan-fie-liais-etc-se-escriben-sin-tilde

abrazos

una chica de ojos marrones dijo...

suscribo tu carta!!
yo sigo acentuando "solo"... tantos años haciéndolo, no me lo puedo quitar...
me siento menos rara y menos incomprendida después de leerte, así que gracias!
besotes!!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Verónica...Lo que aprendimos en su día tenía sentido y expresividad, así que lo sigue teniendo a pesar de lo que digan. Seguiremos con las tildes.
Mi abrazo y feliz finde, amiga.
M.Jesús

Anónimo dijo...

Llevas razón. El "tomar café solo" se ha convertido en nuevo enigma. Interesante sería tratarlo en la Nave del Misterio.

¡Sonrisas... Verónica!

ReltiH dijo...

EXCELENTE TU POST. GRACIAS POR COMPARTIRLO.
ABRAZOS

Rosa dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Suscribo todo lo que dices.
No comprendo estas reglas que empobrecen nuestro idioma.

Me cuesta mucho seguirlas, la verdad. No entiendo el porqué de esta decisión.

¡Un beso!

Pilar V dijo...

Entiendo que no debe ser sencillo proteger el legado de una lengua e impedir que no se convierta en una reliquia cuyas normas la distancien de quienes la usan para amar, odiar y soñar, pero sinceramente llevan una temporada en la que parece que "todo vale" y tampoco es eso.
Un saludo

Euterpe dijo...

El comportamiento de la RAE a veces me saca de quicio. La lengua debe adaptarse a las nuevas palabras, pero no hasta tal extremo de perder lo que hace única a la lengua. Para mí está bien que acepten el uso o no de las tildes diacríticas, pero prefiero que, a cambio, den privilegios a los acentos. Además, como tú has dicho, son muy importantes en los contextos y dan riqueza y madurez al texto.

LA ZARZAMORA dijo...

Están perdiendo el norte con tanta pérdida de significados... pero como eso ahora es ir de guay, y no complicarse la vida, pues nada, todos a desacentuarse, y a tirarnos a lo ligth!!! si cuánto menos pensemos y nos compliquemos la vida mejor... hasta que sólo nos quede el beeeeee.
Qué a gustito me he quedao, eh?
:))

Besos y sólo besos y más besos, que un beso solo, pa ti, me sabe a poco.
;)