21 de septiembre de 2015

Patrick Rothfus: Caminos a lugares seguros




Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.

   La primera es la puerta del sueño. 
   El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanece o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.

   La segunda puerta es la puerta del olvido.
   Algunas heridas son demasiado profundas para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos , y no hay curación posible. El dicho "el tiempo todo lo cura" es falso. El tiempo cura la mayoría de heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.

   La tercera es la puerta de la locura. 
   A veces, la mente recibe un golpe brutal que se esconde en la demencia. Puede aparecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.

   La última puerta es la de la muerte. 
   El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso al menos nos han enseñado.

-Extraído de "El nombre del viento, capítulo Caminos a lugares seguros" de Patrick Rothfus-


-Imagen: Brooke Shaden-

14 comentarios:

Marcos dijo...

Las cuatro puertas de la mente me han venido de nuevo. Muy curioso.

LA ZARZAMORA dijo...

Creo que las abrí todas.
Me falta sólo ya la última.

Beso, mi Verónica.

S. dijo...

Creo que uso mucho la del sueño porque soy el hombre marmota y luego un poco la del tiempo que también. Lo de la locura ya es cosa de que lo valoren otros, los locos no se declaran como tales. Por cierto, ese libro también lo leí hace un par de años, creo.

lichazul alqantar dijo...

La resilencia se aloja en lo profundo de la psique, sin duda en todos los seres humanos esa capacidad se despierta ante hechos que generan un fuerte impacto en el individuo o en la sociedad

abrazos

Tracy dijo...

Hay que persistir en las dos primeras.

una chica de ojos marrones dijo...

muy interesante! gracias por compartirlo!!
besotes!!!

Mª Jesús Muñoz dijo...

La mente que aún no conocemos tiene muchos recursos para defenderse, es cierto...En cuanto al tiempo, a veces va tan deprisa que es necesario pararlo de vez en cuando, porque nos lleva por delante a nosotros mismos... Muy interesantes estas teorías, que son ciertas.
Mi abrazo de luz y mi cariño, Verónica.
M.Jesús

TORO SALVAJE dijo...

Estoy en la tercera puerta.

Besos.

José Valle Valdés dijo...

Muy, filosóficamente, interesante, amiga. Gracias por compartírnoslo.

Abrazos

Euterpe dijo...

Pero tampoco sabemos qué hay más allá de la muerte. Quizás eso nos muestra que los humanos somos seres defectuosos.

Encantador.

J. R. Infante dijo...

Yo me quedo apoyado en la primera puerta, que las demás ya se abrirán, si quieren. Gracias por compartir, Vero. Un abrazo

ReltiH dijo...

FULL INTERESANTÍSIMO!!!!!
ABRAZOS

Anónimo dijo...

quién no ha pasado por alguna de esas puertas?.
la cuarta puede llegar en cualquier momento.
es así.
un beso fuerte, vero.

Joaquín Galán dijo...

Interesante.Nuestra mente está viva y como tal se defiende del mal con mecanismos de defensa que a veces ni siquiera apreciamos.

Abrazos.