28 de abril de 2014

Evocación en Nocturno


Se retiró,
-al compás
de un nocturno de Chopin.

En sus ojos,
la sal del mar,
y en su cuerpo,
el frío invierno.
Quiso evaporarse,
ser humo de fogata,
estela dorada
borrando la memoria.

Mientras,
afuera la lluvia caía.

   …Qué inmenso es el dolor
      de un alma partida.


Verónica Calvo


-Imagen: Elena Baca-

20 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

:)

Bajo el silenci y la dignidad...
No cabe mayor duelo en el dolor ni almas más grandes que congelen mejor ese instante.

Una joyita más para guardar entre bambalinas...
;-)
Gracias.

Bss, preciosa!




TORO SALVAJE dijo...

Y que grandes poemas inspira ese dolor.

Como este.

Besos.

S. dijo...

Con Chopin me subrayas ese dolor tanto que casi lo siento más que lo entiendo. Hermoso de principio a fin.

Rafael dijo...

¡Qué música más tierna dejan tus letras...!
Un abrazo en la noche.

Tracy dijo...

Tú lo has dicho: inmenso.

elisa lichazul dijo...

precioso Verónica
y es que el dolor y las pérdidas siempre dejan estelas de nácar
para nuestra luna en soledad

besitos

Marcos dijo...

Chopin, inspirador de los atardeceres estivales, para mi.

TriniReina dijo...

Inmenso e irreparable. Aunque parezca que sane, siempre queda la cicatriz.

Maravilloso

Besos

Darío dijo...

Pareciera, en ese instante, que no habrá reparación... Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

De Patricia Hernández por email:

Me ha encantado esta “Evocación en Nocturno” .
Cómo has transmitido a través de este poema- el dolor de un alma partida -. Te llega y mucho.
Belleza-dolor-amor.
Gracias por compartir este poema.

José Manuel dijo...

Precioso...cuanta hermosura que deja ese dolor.

Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

El poema dentro del dolor que muestra, de forma admirable, tiene una esperanza interna...Esa lluvia, que va cayendo va lavando el dolor y hace humo de fogata y estela dorada...La naturaleza está ahí acunando y curando con su bálsamo.
Mi felicitación y mi abrazo siempre, Verónica.(la música muy bella)
M.Jesús

María dijo...

La lluvia cae desde fuera mientras el alma se parte en dos.

He sentido tus letras con dolor y ese nocturno de Chopin.

Bellísima tu entrada, Verónica.

Un beso.

DKTMK7 dijo...

La combinación con la música es brillante, casi he visto a ese alma desvanecerse.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Precioso y con la música perfecta.

Hoy, encargué tu libro, en unos días, llegará...estoy deseando leerlo...

Un beso.

carlos Niederheitmann dijo...

Que compleja es el alma, para entenderse tuvo que inventar a billones de almitas confusas en su eterno ego. Al parecer de ahí nace el dolor...

Bello poema, grande.

Besos.

J. R. Infante dijo...

Más que bello... emocionante.
Besos

ReltiH dijo...

NOTAS MUY MELANCÒLICAS.
UN ABRAZO

marisa dijo...

Evocación de un nocturno
que cala en el alma.

¡Sublime!

Un abrazo muy grande

una chica de ojos marrones dijo...

que inmenso es ese dolor...
y que preciosidad tu poema...
besotes!!