4 de junio de 2017

Nick

-Imagen (detalle) Christian Schloe-

Que leen un nick
y la imaginación vuela
saturando los rincones insatisfechos.
Reverbera como un lucero
adornando la eterna noche solitaria.
Nick que se hace nombre. Inspira,
eleva, rescata, revive y resuena.
En sus cuerpos tiembla y desea.

Y no saben quién
tras ese nombre se esconde,
vive, sueña, ofrece o perece.
El deslumbramiento
refleja el vacío, el hastío,
el aburrimiento de la vida,
o su falta de ella.

Y no lo dudes que llegará el día,
y sobre todo la noche,
en que ese nick/nombre 
se haga la más brutal realidad
y no sea ese lucero maravilloso
que inventaron en sus expectativas.
De ahí al desencanto
y, por ende, al drama,
mediará un segundo
y serás responsable subsidiario
de toda la ira que puede habitar
en un corazón humano.


 -Verónica Calvo-

21 comentarios:

Rafael dijo...

Por desgracia suele pasar como dices en tus letras.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

En realidad soy Jake La Motta.

:P

Nueva York, años 60. Mientras Jake La Motta, cómico, ensaya su papel ante el espejo, un flashback nos lleva hacia atrás en el tiempo, mucho más atrás, a los años 40. En esa época, Jake es un magnífico boxeador que sufre su primera derrota como profesional tras una exitosa carrera. A partir de aquí, asistimos al relato de aproximadamente quince años de vida del boxeador, en los que alcanza glorias que nunca parecen hacerle feliz, para después sumirse en los infiernos de la decadencia física y personal, que a su vez le harán descubrir su dignidad.

Besos.

lunaroja dijo...

Uf, qué buen poema, qué gran reflexión!
Me quedé prendada de tus versos leyendo cada palabra como dardo de verdades!
Precioso!

Noelplebeyo dijo...

Y poco puede hacese

Besos

tecla dijo...

A veces corremos el peligro de crear corazones egoístas.
Hermosos versos.

Rosa dijo...

Muy buen poema.
Para reflexionar.

Un beso, querida poeta.

Marisa dijo...

Cuando no se cubren
las expectativas
surge el desencanto,
urge no quedarse ahí
y remontar el vuelo.
Un gran poema Vero
te felicito.

Besos

Pilar V dijo...

Viven bajo una máscara, quizás el miedo los retiene, quizás se conocen demasiado, quizás sea el único modo de ser libres.

Un saludo

LA ZARZAMORA dijo...

Hay momentos de la existencia que es mejor intentar no recordar...
Por aquí afuera, lejos de lo virtual, las máscaras también están a la orden del día y cuando van cayendo,Judas, sonríe.
Y sí, lo malo suelen ser como casi siempre, los daños colaterales.
Hay que protegerse, la gente de fiar escasea.
Besos, preciosa.

una chica de ojos marrones dijo...

sí, pero... la realidad a veces supera todas las expectativas... pero sólo a veces...
besotes!!

Fanny Sinrima dijo...

Así es, Verónica; me ha encantado sentir en un poema este tema tan de nuestro tiempo.Todo Nick despierta fantasías necesarias, pero también lleva a frustraciones: si es algo bueno, porque no se puede alcanzar; y si es una falsedad, por la decepción que se sufre.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pura REFLEXIÓN tu poema.
muy bueno.

Patricia

José Valle Valdés dijo...

Vivencial, en su filosofía de vida, me llega el buen discurso de este buen poema, amiga. Te felicito!

Abrazos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Verónica, la mente humana suele inventar lo que necesita para seguir viviendo con ilusión...Un nombre puede ser un lucero o una sombra, como bien dices...El tiempo pone todo en su lugar...Lo importante es aprender la lección y quedarse con lo positivo de tal experiencia...
Mi felicitación y mi abrazo por tu rotunda claridad, amiga.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Veronica!!!

El hombre no sabe lo que inventar en su propio beneficio, aunque con ello jorobe a los demás o así lo entiendo; en tus letras se aprecia un análisis filosófico que da mucho para pensar.

Ha sido un placer pasar a leerte.
Te dejo mi gratitud y mi estima, por cierto, me gusta tu libro del que trato de aprender. Si echas un vistazo y no está bien, ríñeme bajito eh. Gracias de antemano.

Un abrazo y feliz semana.

Rosana Marti dijo...

Todo se esconde tras algo y por algo, sublime poema Vero. Besos preciosa:))

Sergio dijo...

Todo lo bueno y lo malo que hay en un nick está en la cabeza del que se lo imagina. El dueño del nick no debería hacerse responsable de los sueños o pesadillas que cause en los que lo imaginan. Debería quedar claro.
Me has hecho pensar con este poema. También es reflexión muy certera sobre una vertiente de Internet que no pasa de moda. Nuestras máscaras virtuales que tanto nos acaban afectando. No somos el nick. Pero a veces tenemos que responder como si lo fuéramos. Y no deberíamos hacerlo. Saludos

Ceciely dijo...

Sin ilusiones sería muy duro traspasar el límite de la realidad. A veces hay que jugar a los dados.
La vida es eso, en su más elemental ciclo.
Filosofía en tu acertado poema, Verónica.
Abrazos.

José Manuel dijo...

Al desencanto hay muchas formas de ir y una expectativa demasiado alejada de la realidad es el priemer paso para llegar a él.
Precioso!!

Besos

Demian dijo...

Tu poema tiene la belleza de lo real. LO que esperamos encontrar, lo que creeemos, lo que nos equivocamos y a veces la fortuna de lo maravilloso. Hermoso tu escrito Vero

María Socorro Luis dijo...

Un pacer recrearse enos verdaderos poetas.

Siempre mi abrazo, Vero