8 de abril de 2017

Aquí


-Imagen tomada de la red-


Aquí está la eternidad del instante.
Momentos de vida,
-recuerdos y marejadas-.
No es más correcto atesorar pruebas
que escupir lo que te tragas.
Mira la noche estrellada
y olvida lo incorrecto.
Aquí puede ser páramo o vergel.
Al infierno o al cielo
va la mente y se dispersa.
Sea acantilado o cordillera,
si vences tus ideas,
ganarás la guerra de tus dudas.
Y aquí me quedo,
envuelta en la mañana,
sonriendo a las estrellas.


-Verónica Calvo-

19 comentarios:

Rafael dijo...

Y es que aquí estamos, en presente, siendo testigos y protagonistas de la vida.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Acabo de publicar un poema desbordado de estrellas y vengo aquí y mira...

Será que estamos conectados?

Besos.

lunaroja dijo...

Es muy hermoso tu poema, tan conectado al presente,tan vivo y lleno de luz!

tecla dijo...

Madre mía, qué bien te encuentras envuelta en la mañana y sonriendo a las estrellas.

Lo de ganar la guerra de mis dudas ya lo veo más complicado, Verónica.
Un beso.
Es un poema exquisito.

Marisa dijo...

Instantes para ser
y recordar.

Mil besos

Marisa dijo...

Instantes para ser
y recordar.


Mil besos.

ReltiH dijo...

YESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS.
ABRAZOS

Marinel dijo...

La eternidad de un instante estrellado donde dispersarse y a la vez...recogerse en esa dispersión lumínica.
Precioso!
Besos.

J. R. Infante dijo...

Qué inportante es eso de vivir el instante, Vero. Hermosa composición.- Besos

Noelplebeyo dijo...

En el cielo las respuestas son brillantes

Besos

una chica de ojos marrones dijo...

me encanta!!

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

qué importante es el aquí y el ahora
es la certeza del respiro

bello poema Verónica
besos de sol

Mª Jesús Muñoz dijo...

Hay que dejar de lado las ideas y sentir esas estrellas, que vibran en el corazón...Muy bueno tu poema, disfrutar de cada instante, sin preocuparnos.
Mi abrazo y feliz semana, Verónica.

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un poema logrado con mucha belleza de imágenes, amiga. Un gusto.

Abrazos

Anónimo dijo...

que buena reflexión.
y que razón tiene la parte - si vences las ideas ganaras la guerra de las dudas -.

Patricia

Sergio dijo...

Hoy me quedo con el verso y el deseo de vencer a mis propias ideas. Difícil saltarse así de radicalmente nuestro propio software (que a veces nos hace daño) pero un deseo que a veces podemos llegar a tener. Sí, ganar la guerra de nuestras dudas. O por lo menos una batallita de vez en cuando. Un saludo y buena Semana Santa.

Lola Barea dijo...

Aquí me quedo para disfrutar de tus versos. Bello poema, siempre es un placer leerte, y si puede ser dos veces mejor que mejor.
Saludos y un abrazo Verónica.

Lola Barea.

Rosa dijo...

"Envuelta en la mañana,
sonriendo a las estrellas".

Maravilla.

Un beso, querida Verónica.

LA ZARZAMORA dijo...

Las dudas mueren cuando son certezas, y matan nuestras ideas, dejan de serlo y pierden su encanto.
Si nos colgamos en un ojalá o un depende respiramos, y nos limitamos a ver esas estrellas sin guerras, luchas ni batallas, si no bajo el deleite de ese instante de plena serenidad.
Cobran entonces valor de firmamento e infinitud...
Sí.
Y sonreír, hasta el infinito y más allá;)

Besos, Verónica.