4 de agosto de 2015

Ingratitud


                                        


Hay personas que llevan la ingratitud en los genes, no me cabe duda.
Personas que son capaces de elaborar un plan a largo plazo, capaces de todo y ciñéndose a su guion.
Este perfil de persona no tiene en cuenta todo lo que se ha hecho por ellas.
Deben dar por hecho que es tu obligación dar generosamente y depositar tu absoluta confianza en ellas.
Te roban, te traicionan, y lo que es peor: te desilusionan.

Hay otra clase de ingratos: los que ambicionan y tiene un ego superlativo y se creen con derecho a tirarte a la basura por motivos que solo sabe esa persona, pero que si observamos su trayectoria y hábitat, llegamos a la conclusión de que se creen la última coca-cola del desierto.
Se endiosan a tal grado que no son capaces de ver lo que tienen delante de sus narices y te echan pulsos. No ganan, por supuesto, a no ser que les dejemos.
En este caso no gana. 

Desagradecidos por ego, por egoísmo, por lo que sea.
Lo bueno es que la vida siempre te pone en tu lugar y suele ser de manera dolorosa para ellos.
Y lo mejor: que lo presenciemos. No como revancha, no. Es una cuestión de justicia cósmica.


Así que, en el camino nos vemos.

-Imagen: Brooke Shaden-

22 comentarios:

S. dijo...

Lo bueno y lo malo de la vida es que tiene tortas y guantazos para todos. Pero para los buenos también.
La gente que usa a sus semejantes o no agradece puede tener también algún trastorno afectivo. Yo, depende del caso, no me espero a que la vida les castigue. Les paso mi propia factura. Pero vamos, tiene que ser algo muy gordo lo que me hagan. En fín, espero que no sea nada. Porque de estos siempre habrá. Saludos

una chica de ojos marrones dijo...

es una cuestión de justicia cósmica... cuanta razón tienes... y que bien me ha venido hoy leerte.
besotes guapa!!

Darío dijo...

Todo vuelve, y el ego se resuelve entre gusanos... UN abrazo.

Rosa dijo...

La vida les enseñará. El ego superlativo, el egoísmo, son terribles.
A mí, la verdad, cuando lo veo, paso absolutamente, tampoco me quedo a esperar, pienso que ya tienen bastante con aguantarse a sí mismos. No les deseo nada malo, simplemente me aparto.

Un beso, querida Verónica.

Tracy dijo...

Es algo que no soporto, paso página.

lichazul alqantar dijo...

lo mejor es no hacer bilis a causa de ellas , esas personas se salen con lo suyo, gozan del instante y más encima siempre tienen un séquito que les sigue

a veces uno se pregunta si donde uno está parada será el lado correcto...

el ego-ismo y todos los ismos surgen de ese punto, desde el yo porque lo que me rodea no me satisface y me invento un mundo aparte donde otros comienzan a emular y así se va creciendo la bola

esto de la individualidad y el desarrollo de la misma nos hace tambalear y caer en ello, los medios, los psiquiatras y terapeutas siempre te dicen, autoestima primero , luego el resto , el sistema todo está enfocado al individualismo , desde niños nos aleccionan con el yo , para afianzar la personalidad, para darnos un sentido y buscar la trascendencia

los yoes mimetizados y los nosotros cada vez más escasos , vamos girando en el pozo Verito, vamos todos hacia la misma fosa

abrazos y buena semana

Rafael dijo...

No es buena la ingratitud y menos como relata tu protagonista.
Un abrazo.

José Valle Valdés dijo...

Dices, y lo dices, muy bien, amiga. Así es.

Abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Es tal como dices.
Lo he sentido así hace años y posteriormente esa maravillosa justicia cósmica los puso en su lugar.
Ahora espero que la muerte los remate.

Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

El respeto y la comprensión a veces brillan por su ausencia...Pero, como bien dices, esa justicia cósmica todo lo pone en su lugar...El ego nos suele hacer mucho daño si no lo limitamos y lo silenciamos...
Mi abrazo de luz y mi cariño, Verónica.
M.Jesús

ReltiH dijo...

LA VIDA SIEMPRE NOS DA LO QUE HEMOS DADO. MUY VERTICAL TU REFLEXIÒN.
ABRAZOS

Taty Cascada dijo...

Como diríamos en mi tierra "justicia divina". Sucede que algunas personas olvidan sus raíces, del lugar donde provienen y, pasado el tiempo se agrandan pero con pies de barro. Después la vida los coloca en su lugar, es cosa de tiempo y de ver, como se acomodan las piezas del lugar donde una vez fueron removidas.
Abrazos querida Verónica.

Anónimo dijo...

querida Verónica
tu descripción ha sido tan real como la vida misma.
su capacidad de aniliquilar a la otra persona es ilimitada. tienen esa condición de destrucción.
hay que alejarse de ese tipo de personas.
un beso fuerte.

María dijo...

Tienes razón, hay personas que son prepotentes y se creen mas que nadie. Pero se les ve venir.

Me gustan las personas humildes.

Un beso.

TriniReina dijo...

Cósmica o poética, la justicia siempre los alcanzan...

Besos

Euterpe dijo...

Hay personas para todo, pero para algo están. Hay que ser optimistas al fin y al cabo o nos fastidiarán la vida.

Joaquín Galán dijo...

Gran verdead,arrieros somos y al fin y al cabo la vida,que es sabia,sabe dar a cada cual lo que se merece,de una forma o de otra.
Tienes razón,nos cuesta ser generosos y agradecidos,pero son cualidades imprescindible para que exista armonía en el mundo.

Abrazos.

Alicia Montero dijo...

Querida Verónica, cuasi compatriota...;-)
La piedras son tan irregulares y para pulirse "necesitan rozarse, fricción"...
La oscuridad necesita de la luz para poder identificarla....
la bondad necesita de los que la carecen para apreciarla...
Si miras los dedos de tu mano verás que todos son diferentes, (decía mi madre), asi somos las personas...
A través de las Constelaciones Familiares he podido "comprender" o ver desde otra mirada por qué algunas son así, y no es para justificarlas, sino para reconocerlas y "ver qué lugar " están ocupando, desempeñando su "rol"...

Magnífica tu entrada....justa y necesaria...y disculpa todo este preámbulo, lo sentí necesario...

A raíz de la justicia divina, me recuerda una amiga que decía: "me sentaré ver pasar el cadáver de mi enemigo".... y no es necesario guardar esa emoción: la venganza, porque como bien dices... la vida se encargará!

Siempre cerca...porque me enamoré de tu poesía, de tus letras..
gracias por tu pluma maravillosa!

Ali

Lujan Fraix dijo...

Que bien que has dicho una gran verdad. A todos nos pasa de cruzarnos con personas así, es cuestión de no hacernos problema pero sí nos desilusionamos y mucho.
Un beso grande Verónica.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Todo en la vida se paga, tarde o temprano la justicia hace su labor.

Un abrazo.

Ángeles Medina dijo...

Así es, Verónica hay que gente que se piensa como dices "la última coca cola del desierto", (que tiene su gracia, esta expresión la verdad). Lo mejor que podemos hacer frente a estos "personajillos" es seguir nuestro camino; a fin de cuentas, la vida es un eco, donde todo vuelve... mientras tanto, vive tu vida...
Abrazos solidarios.

LA ZARZAMORA dijo...

Hace mucho que dejé de creer en todo tipo de Justicia, ya fuere humana o divina, la cósmica... ya ni te digo!
De existir, no quedaría nadie en el planeta.
Todos tan dadores de morales y consejos, y apuntalando y tirándose piedras, arrinconándose y abrigándose en su mísera hipocresía, viendo las vigas en los ojos ajenos sin molestarles la paja en los propios.
A ese tipo de personas no les alcanza el castigo, y es que están también por encima de él...

Besos, mi cielete.