20 de enero de 2015

Pizarnik: Hija del viento



Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.


Han venido

a incendiar la edad del sueño.

Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.



Tú lloras debajo del llanto,

tú abres el cofre de tus deseos

y eres más rica que la noche.



Pero hace tanta soledad

que las palabras se suicidan.

-Imagen: Albert Soloviev-

23 comentarios:

María dijo...

Me encanta Alejandra Pizarnik, gracias por compartirlos.

Un beso.

Rafael dijo...

Hermoso poema de la Pizarnik.
Un abrazo.

Entre palmeras... dijo...

Tristeza enorme el suicidio de las palabras...

Ando de a poquito, menos que más, pero no te olvido, Verito.

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Se suicidan sin despedirse, sin ni siquiera autoescribirse.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Suicidar la palabra, es suicidarse uno mismo...

Besos, preciosa.

una chica de ojos marrones dijo...

la adoro a ella, y adoro este poema... no sabes la de veces que me he repetido a mí misma esos últimos versos...
así que mil gracias por traerlo!!!
besotes!!!!!

S. dijo...

Pizarnik es el lado seguro de la belleza. Pero como no la conozco toda me viene muy bien encontrarme con ella a sí, a sorbos, seleccionada por ti. Saludos.

poemas lichazul dijo...

todas quienes escribimos somos pizarnik
, todas quienes escribimos sacamos al aire nuestros demonios
solo que ... algunos tienen más suerte que otros para hacerse conocidos

José Manuel dijo...

Espacio que llenan las maravillosas palabras de Pizarnik. Todo un lujo para compartir.

Besos

Rosana Martí dijo...

Una poetisa que escribe y siente...profundos versos que acompasan los sentidos.

Un beso amiga y mi cariño.

Sergio Guillén dijo...

Maravilloso... un buen poema que no conocía :)
Un beso <3

Esencia dijo...


Tremendo escrito...

Abrazos

Marinel dijo...

Inmensa como siempre, Pizarnik.
Y también como siempre,abriendo el silencio de las palabras, trasformándolo en letras que huyen hasta de sí mismas...
Besos.

Verónica Calvo dijo...

Sergio Guillén ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Pizarnik: Hija del viento":

Maravilloso... un buen poema que no conocía :)
Un beso <3



Publicado por Sergio Guillén para Tinta de Sueños a las 20 de enero de 2015, 22:39

maduixeta dijo...

Precioso poema, aunque duela.

una lluvia de besos

poemas lichazul dijo...

mil gracias Verito por cada una de tus huellas
ten una jornada preciosa
besitos y abrazos colorinches
:D

J. R. Infante dijo...

Poeta que no conozco, pero que gracias a tus aportaciones, terminaré descubriendo.
Gracias por compartir.
Un abrazo

ReltiH dijo...

linda poesía. gracias por compartir.
abrazos

Euterpe dijo...

Precioso.

Rosa dijo...

Demasiada tristeza, muy honda.

Un beso, querida Verónica.

Te recuerdo siempre.

Lujan Fraix dijo...

Hola querida Verónica
Alejandra Pizarnik una escritora muy especial que ha transmitido tanto a través de sus letras. Siempre he tratado de indagar en cada palabra para descubrir aquello que sutilmente decía y sentía... como una manera de ir despediéndose.

Te dejo un beso y un abrazo.

Pd Te cuento que publiqué con algunos retoques el homenaje que allá por 2012 edité para ti. Me gusta hacerlo, ya lo realicé con Princesa Nadie. Espero que te guste, perdona que no deje abierto los comentarios pero no me encuentro motivada para contestar mensajes luego de la muerte de mi papá. Igual escribir me hace bien.

Muchos besos y te felicito por tu carrera como escritora, eres grandiosa amiga.

Verónica Calvo dijo...

De Patricia Hernández por e-mail:

Conmueve por su gran sufrimiento, su miedo, su soledad.

Verónica Calvo dijo...

Querida Luján,
Te lo agradezco con toda mi alma.
Me ha encantado, de verdad :)

Sé que estás pasando días muy tristes por la pérdida.
He perdido tu dirección de correo.
No puedo contactar contigo, al no ser que sea por el face, y no me parece oportuno.

Te mando un abrazo con todo mi cariño.